La Síndone y la burla de la Iglesia hacia sus propios creyentes

la burla como arma de manipulación masiva

En el año 2002, un químico estadounidense llamado Raymond Rogers esgrimió una tesis acerca de la Sábana Santa según la cual, las muestras de tela tomada de esta por los laboratorios de la Universidad de Oxford, la Universidad de Arizona y la Escuela Politécnica Federal de Zúrich en 1988 estaban contaminados por una sustancia química denominada vanilina.

Según su teoría, esta sustancia se había incorporado a la estructura del sudario tras una reparación efectuada a raíz de un incendio que afectó a parte de esta hacia 1532.

La tesis de Rogers ha sido adoptada desde el 2002 por los defensores de la sobrenaturalidad del Sudario de Turín con la finalidad de poner en entredicho las conclusiones de los tres laboratorios antes mencionados, cuyas investigaciones mediante la aplicación del método del carbono 14 dieron como resultado que cada uno de los pedazos de tela por ellos analizados estarían datados entre 1260 y 1390, por lo que la elaboración de la Sábana Santa habría tenido lugar en algún momento de este lapsus temporal.

Posteriormente, la tesis de la contaminación por vanilina de Rogers fue a su vez cuestionada por químicos, que dudaron de la fiabilidad de su trabajo, y por expertos en conservación de tejidos, como Flury-Lemberg.

En su tesis cuestionadora del valor de los análisis efectuados por los tres laboratorios, Rogers habló de una supuesta “reparación invisible” que según algunos especialistas no fue tenida en cuenta por la señora Flury-Lemberg a la hora de desacreditar la hipótesis de Rogers.

Casualmente, y según Rogers, la sustancia contaminante solo se encontraría precisamente en las muestras tomadas para su análisis, descartando que la misma se encontrase en el centro de la sábana, donde está impresa la imagen.

La propia especialista Flury-Lemberg lo volvió a refutar argumentando que el supuesto “remiendo invisible” al que aludía Rogers hubiera sido perfectamente visible para los ojos de los expertos que extrajeron las muestras en el 88, así como que por otro lado era imposible de realizar un remiendo como el que el pretendía que se había realizado, en tejidos livianos como el lino, todo según Flury-Lemberg.

¿Como podía decir Rogers catorce años después de que se tomasen esas muestras que entonces los especialistas fueron incapaces de ver el “remiendo mágico” que el decía que había allí?..

La coartada histórica para justificar que los tres laboratorios habían analizado cada uno de ellos una muestra de la Sabana Santa contaminada por vanilina, sustancia desconocida en el siglo I pero si hacia el siglo XIV, momento hacia el que fue datada la sábana (entre 1260 y 1390), fue un incendio acontecido en 1532, que habría dañado parte del Sudario de Turín, y que habría obligado a su reparación con un tejido diferente al original de la sábana.

Entonces, las monjas que hicieron la reparación del tejido dañado, habrían tomado restos de telas, elaboradas estas entre 1260 y 1390, y las habrían cosido en 1532 a los extremos dañados del sudario. Por ellos ninguno de los tres análisis del 88 tendría validez alguna, al haberse realizado sobre muestras contaminadas.

Desde el año 1988, todos los estudios sobre la Sábana Santa no se habrían hecho directamente sobre el tejido de esta, sino sobre fotografías de ella tomadas, que luego serían relaboradas en tres dimensiones y digitalizadas, para visualizarlas por ordenador de todas las maneras posibles. Hecho que gran parte de la opinión pública desconoce, al considerar que cuando se habla de este o aquel estudio de la Sábana Santa, se hace de investigaciones que se han efectuado directamente sobre este lienzo, lo que es totalmente falso, y no sobre fotografías y especulaciones acerca de deducciones derivadas de esta, que es lo que realmente ha venido ocurriendo desde 1988.

La Sábana Santa no tiene ningún misterio..la Iglesia solo tiene que permitir que se realicen estudios directos sobre ella, y así veríamos que fácil resulta saber como se formó la imagen, y en que época fue elaborado el tejido de la misma. Pero la Iglesia no permite estudios directos de los especialistas en el tejido mismo de la Sábana Santa.

Ciertamente, se ha alegado que el permitir que el tejido sea manipulado por la mano humana o aparatos puede causarle daños irreparables..¿pero como puede ocurrir esto en un tejido que hace dos mil años resistió una explosión de rayos ultravioletas de un objeto, el cuerpo de Cristo, que estaba en contacto directo con el?..

Por otro lado, todos estos estudios fotográficos constituyen una manera de desviar la atención sobre elementos más sencillos y determinantes de la naturaleza de la sábana y de la imagen en ella grabada.

Las proporciones de los brazos son inhumanas, las manos están colocadas en una imposible y absurda posición que tapa los órganos sexuales, y en un estado en el que es también imposible de mantenerse de manera natural. Si las manos fueron atadas con cuerdas para mantenerlas en ese lugar no hay rastro de ellas en el sudario.

Y si el cuerpo fue sepultado en una tumba incrustada en una cueva, donde según la tradición permaneció durante cuarenta horas antes de resucitar, ¿para que exenderle los brazos hasta que con sus manos se cubriese los órganos genitales?..¿de que miradas impúdicas se estaba ocultando?..

Con los antebrazos flexionados, tal como aparecen en la imagen, es imposible llegar a posicionar las manos por debajo de la ingle hasta cubrir completamente el pene y los testículos. Ni siquiera con los brazos estirados del todo sería posible poner las manos en esa posición, y mantenerlas allí sin que los músculos de brazos y antebrazos se relajasen y cayesen a los lados durante el rigor mortis..

Como ejemplos históricos de engaños masivos en el que han intervenido gobiernos, organizaciones internacionales, medios de comunicación, o especialistas, citaré dos ejemplos..

Como primero expondré el que justificó la Guerra de Irak en 2003, con el respaldo que tuvo la repetida falsedad de que en Irak había armas de destrucción masiva, respaldada y alentada por gobiernos, Consejo de Seguridad de la O.N.U., medios de comunicación de proyección mundial, y especialistas internacionales en armas químicas y atómicas..

Y como segundo el que alentó el miedo a la propagación de una supuesta y mortal gripe  A que podía acabar con una parte de la población mundial, para satisfacción de determinadas corporaciones farmacéuticas, bulo que fue mundialmente difundido por gobiernos, Organización Mundial de la Salud, medios de comunicación de proyección mundial, y especialistas en medicina y epidemiólogos..

Como se puede comprobar, sostener un bulo desde altas instancias de poder, poderosos medios de comunicación, generalistas o especializados, y especialista en materias concernientes al bulo, es perfectamente factible, lo ha sido históricamente.

Hacia finales del 2009, un equipo de arqueólogos descubrió un sudario en una excavación en Jerusalén.

Datado en la primera mitad del siglo I, la tela era muy diferente a la del tejido de la Sábana de Turín. El catedrático del Instituto WF Albright de Investigación Arqueológica en Jerusalén Shimon Gibson, participante en la investigación, afirmó al respecto:

“Mientras la tela de Turín tiene un tejido mucho más sofisticado y es una solo pieza, la tela del sudario de Jerusalén es más básica, y consta de dos partes, una para la cabeza, y otra para el cuerpo.”

La primera noticia que se tiene de la existencia de la reliquia de la Sábana Santa se remonta a fines del siglo XIV, y la misma fue elaborada con desconocimiento de los rituales de enterramiento entre los judíos de la primera mitad del siglo I.

Los sudarios de entonces no eran de una solo pieza, como el Sudario de Turín del que algunos afirman sirvió de mortaja al cuerpo de Cristo después de su muerte en la cruz y hasta su resurrección, una sábana cuyas dimensiones aproximadas son 4.27 por 1.10, sino que aquellos constaban de dos partes bien diferenciadas, dependiendo de la zona del cuerpo que estaban destinadas a cubrir.

Esto no solo está atestiguado por descubrimientos arqueológicos, sino que además se desvela de esa manera en distintas citas de textos canónicos (Juan 20, 5-7, o Juan 11, 44).

La trampa del sistema consiste en engañar a la opinión pública haciéndole creer que las investigaciones científicas que dicen que la sábana es del siglo I, y que la imagen lo es de origen desconocido, se han realizado sobre el mismo tejido de la sábana, lo que es falso, cuando tales afirmaciones no son más que especulaciones elaboradas a partir de investigaciones seudo-científicas efectuadas sobre fotografías de la Síndone.

Por tal motivo es factible afirmar que los científicos que otorgan credibilidad a la condición sobrenatural de la Sábana Santa no basan sus argumentos en razonamientos científicos..sino que simplemente mienten en el afán de mantener el estatus quo publicitario y comercial de la Sábana Santa.

Los propietarios del Sudario de Turín tan solo tienen que dejar que los especialistas realicen sus investigaciones directamente sobre la sábana..y no parapetarse en la pantomima de los estudios fotográficos de la misma para justificar la apelación a su carácter sobrenatural.

Un ejemplo de manipulación mediática es perfectamente visible en la siguiente noticia, publicada en fecha 21/12/2011, en algunos medios de comunicación.

La siguiente está tomada de El Confidencial:

La Agencia Nacional para las Nuevas Tecnologías, la Energía y el Desarrollo Económico Sostenible italiana (ENEA) ha realizado un estudio durante los últimos cinco años para intentar reproducir la Sábana Santa, que se encuentra custodiada en Turín.

Los científicos han corroborado en su intento por realizar una copia que no se trata de una falsificación, como aseguran algunos, sino que el sudario es real.

Los investigadores sólo consiguieron imitar el efecto de la tela, aplicando en el lino láseres ultra violeta de alta intensidad y abrasando el material. Comprobaron que presenta unas características físicas y químicas tan peculiares que actualmente hacen imposible obtener en el laboratorio una coloración idéntica en todos sus componentes. Por lo tanto, se deshecha la teoría de que un falsificador medieval fue el autor de la reliquia.

Los resultados del informe de ENEA indican que “esta incapacidad de repetir (y por lo tanto de falsificar) la imagen de la Sábana Santa impide formular una hipótesis fehaciente respecto al mecanismo de formación de la impresión. De hecho, al día de hoy la ciencia todavía no está en condiciones de explicar de qué modo se ha formado la imagen corpórea en el Santo Sudario. Los científicos se lamentan de la imposibilidad de realizar mediciones directas en la tela de la Sábana Santa y en parte podría ser una justificación. De hecho, el último análisis experimental in situ de las propiedades físicas y químicas de la imagen corpórea del Sudario fue efectuado en 1978 por un grupo de 31 científicos en nombre de la Shroud of Turin Research Project, Inc. (STURP)”. “Los científicos han usado instrumentos de vanguardia, puestos a su disposición por diversas casas productoras, cuyo valor comercial alcanza los dos millones y medio de dólares. Han efectuado numerosas mediciones no destructivas de espectroscopia infrarroja, visible y ultravioleta, de fluorescencia de rayos X, de termografía y pirólisis, de espectrometría de masa, de análisis micro Raman, fotografía en transmisión, microsocopía, extracción de fibrillas y test microquímicos”, continúan las conclusiones del estudio.

“Las implicaciones son… que la imagen se formó por una explosión de energía ultravioleta tan intensa, que sólo puede ser sobrenatural. No creo que se haya hecho nada igual”, asegura a The Independent Luigi Garlaschelli, profesor de química en la Universidad de Pavía.

El Dr. Paolo Di Lazzaro, investigador principal, asegura que “si sus resultados van a suscitar algún tipo de debate filosófico o teológico, es cuestión de los expertos y de la conciencia de cada persona”.

Leyendo esta noticia, podemos hacer una reflexión acerca de lo fácil que resulta engañar la mente humana, haciéndole creer que está leyendo lo que en realidad no está leyendo..

Emblemática de esta afirmación estaría la primera frase subrayada en negrita en el texto de la noticia:

“Los científicos han corroborado en su intento por realizar una copia que no se trata de una falsificación, como aseguran algunos, sino que el sudario es real.”

Lo primero que se nos pasa por la cabeza al leer esto, es que un estudio científico ha corroborado de manera fehaciente que la imagen del hombre impresa en el sudario es sobrenatural por la imposibilidad de realizarla por medios humanos.

El texto de la noticia incide en esta idea cuando dice:

“Comprobaron que presenta unas características físicas y químicas tan peculiares que actualmente hacen imposible obtener en el laboratorio una coloración idéntica en todos sus componentes”

Y luego otro párrafo:

“Las implicaciones son… que la imagen se formó por una explosión de energía ultravioleta tan intensa, que sólo puede ser sobrenatural”

Probablemente a muchos se nos pase por la cabeza al leer el texto y quedarnos con lo subrayado en negrita, que las investigaciones “sobre la Sábana Santa” han dado como resultado, según estudios científicos, que la imagen en ella reproducida es irreproducible por medios técnicos humanos..a no ser que se utilice una alta tecnología consistente en aplicar sobre la tela “una explosión de energía ultravioleta tan intensa, que sólo puede ser sobrenatural”..

Pero fijemos ahora atentamente..muy atentamente..en el siguiente párrafo:

“De hecho, al día de hoy la ciencia todavía no está en condiciones de explicar de qué modo se ha formado la imagen corpórea en el Santo Sudario. Los científicos se lamentan de la imposibilidad de realizar mediciones directas en la tela de la Sábana Santa y en parte podría ser una justificación.”

Está por un lado el párrafo subrayado en negrita, que incide en la intención de la noticia de vendernos la idea de que la ciencia a demostrado “lo que de sobrenatural” tiene la Sábana Santa..y por otro el párrafo que está a continuación, sin negrita, que en el contexto de la intencionalidad de condicionar la mente del lector en el sentido ya fijado, seguro que a muchos nos pasa desapercibido..

“Los científicos se lamentan de la imposibilidad de realizar mediciones directas en la tela de la Sábana Santa y en parte podría ser una justificación.”..

Solo han hecho experimentos sobre otros pedazos de telas para intentar proyectar las “supuestas” mismas características de la imagen de la Sábana Santa.

Las conclusiones elaboradas a partir de sus experimentos sobre objetos externos..otros pedazos de telas de lino..no pueden pues ser proyectadas sobre un objeto..la Sábana Santa..sobre el que no han experimentado directamente.

Hacerlo supone un ejercicio de manipulación y siembra de confusión malintencionada entre la opinión pública.

La sobrenaturalidad de la Síndone está sostenida sobre argumentos esperpénticos avalados y fomentados desde la propia Iglesia Católica..burlándose de tal manera de la fe ingenua de sus propios creyentes..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s