Los fundamentos mentales y jurídicos de la asgeria

simbolizando los fundamentos de la mente

Cambiar las premisas mentales dominantes en el tiempo presente significa desarrollar un nivel de consciencia que acepte analizar otras posibilidades de organización social, diferentes a las prevalecientes en el tiempo presente, donde se aceptan como naturales la existencia de poderes militares, redes bancarias, y la posibilidad ilimitada de acumulación patrimonial.

Las razones de la prevalencia de la injusticia en el tiempo presente

La causa del fracaso histórico del liberalismo ha residido en contradecir en su desarrollo práctico su principio fundacional básico, el de colocar al ser humano como centro neurálgico en torno al que ha de girar toda construcción económica.

La teoría del “dejar hacer”, que el liberalismo filosófico expone por medio de la expresión francesa Laissez faire, ha conllevado que el ser humano se vea irremediablemente condenado a ser un mero objeto al servicio del poder financiero, el cual utiliza al estado y al poder militar que le es consustancial, para imponer en el mundo la inhumanidad que en el tiempo presente percibimos como inherente a la forma de vida que los seres humanos nos hemos dado.

Para el Liberalismo, el ser humano no cuenta más que como parte del engranaje que hace funcionar los intereses financieros de las grandes corporaciones empresariales.

Esta consideración del ser humano genera un pensamiento que hace del Liberalismo una doctrina política y económica indisolublemente ligado a la filosofía que concibe la guerra como un instrumento legitimo, necesario, y eficaz, en la imposición de ese orden político y económico que ha de someter a la sociedad humana a la codicia y a la depredación de las poderosas corporaciones “Laissez faire”, entendidas estas como grandes emporios empresariales o estatales que han de imponer su voluntad en el mundo para supeditar los recursos financieros a su control absoluto.

Los fundamentos de la psicología bélica

Analizando la razón del surgimiento de los primeros núcleos urbanos en Mesopotamia, podemos conocer como aquellos comenzaron a ser levantados sobre elevaciones del terreno a fin de procurar guarecerse con ciertas probabilidades de éxito de los ataques de tribus vecinas que codiciaban los recursos alimenticios derivados de sus trabajos agrícolas.

La práctica agrícola había obligado a muchas poblaciones antes nómadas, a fijarse en lugares concretos ante la necesidad de buscar la forma de optimizar los ciclos productivos de la tierra a través de las sucesivas cosechas. La domesticación de determinadas plantas solo adquiriría efectividad a la hora de satisfacer las necesidades alimenticias si la misma se acompañaba de un asentamiento sedentario mediante el que las comunidades humanas podrían cuidar de su crecimiento y cosecha.

Al principio se trató de una agricultura individual de subsistencia, que no producía excedentes agrícolas, pero un factor determinó a agruparse en poblados construidos sobre terrenos elevados, las amenazas bélicas provenientes de tribus vecinas que perseguían apoderase de sus recursos agrícolas para saciar el hambre que los agobiaba.

Tenemos entonces que la urbanidad, pese a ser evidentemente una consecuencia de la agricultura, también lo fue de la necesidad de guarecerse del impulso bélico.

Las familias se agrupaban sobre terrenos elevados en los que construían sus casas, formando así aldeas que acababan rodeándose de murallas, deduciéndose de ello que tanto lo uno como lo otro constituyó una práctica impelida por una intención defensiva.

La tendencia a agruparse en poblados se debió así al impulso de la dinámica de guerra, la cual a su vez provocó el paso de una agricultura individual caracterizada por la economía de subsistencia, a una agricultura colectiva de excedentes agrícolas, entrando con ello en un nuevo ciclo económico.

Este trajo como consecuencia la posibilidad de especializar el trabajo, que liberó muchas manos para hacer viable que se ocupasen de otras actividades como la artesanía, la elaboración de armas, o la función de guía religioso, entre otras..

De tal manera la dinámica de la guerra continuó formando parte indisoluble de la conformación psicológica que caracterizaba a los seres humanos que formaban parte de las comunidades ahora sedentarias y urbanitas.

Los grupos nómadas llevaban igualmente en su mente el impulso bélico que les hacía atacar a otras tribus, como ellos nómadas, con la intención de apoderarse de su patrimonio, especialmente ganado y mujeres.

El expolio del otro siempre ha formado parte de la justificación de la guerra.

Vemos como todo forma así parte de un mismo ciclo de desarrollo; nomadismo y guerra de expolio, sedentarismo y guerra de expolio, urbanismo, excedentes agrícolas, especialización del trabajo, posibilidad de acumulación ilimitada de riqueza…y guerra de expolio..

Las causas psicológicas de las guerras residen tanto en la necesidad de procurarse medios de subsistencia como en el posibilismo social que históricamente ha permitido la acumulación ilimitada de patrimonio, y que ha supuesto la activación de los mecanismos cerebrales que acrecientan la necesidad desenfrenada de satisfacer el afán de codicia.

¿Por qué hoy en día se admite la guerra como recurso legitimo y necesario en las relaciones inter humanas?..

Los fundamentos de la sociedad de cooperación

La sociedad de cooperación postulada no supone un mero cambio de sistema político o económico, sino de una transmutación de las relaciones inter humanas, y de la de los seres humanos con la naturaleza de la que se nutren sus necesidades.

La solidaridad lleva a la sostenibilidad, y esta a la justicia, bien anhelado y a la vez desconocido en el tiempo presente.

La necesidad de limitar la posibilidad de acumulación patrimonial viene entonces dada por la de erradicar la dinámica de la guerra como recurso legitimo y necesario.

Las pautas de desarrollo económicas y financieras nos han sido impuestas históricamente por dinámicas bélicas..erradicar la dinámica bélica conlleva entonces deconstruir las premisas mentales que han dado pie a la edificación del orden económico y financiero que hoy en día padecemos.

Claro que ello requiere de un cambio en la voluntad humana, pues mantener las mismas premisas mentales que nos han conducido hasta el tiempo presente no supone más que aceptar un grado de conformismo y resignación acorde con el nivel de dominio mental al que actualmente nos vemos sometidos.

El ser humano debe ser el centro neurálgico en torno al que debe girar toda construcción económica, y no los intereses expansionistas de corporaciones empresariales o de los estados totalitarios, unos y otros al amparo del corrupto e inhumano poder financiero.

Para ello se requiere de la disolución de las estructuras militares a nivel mundial, de la deconstrucción del orden bancario y la imbricación de la esencia de este en las entidades locales, así como de la eliminación del posibilismo que en el tiempo presente permite la acumulación ilimitada de patrimonio.

Las tres premisas debieran ser parte de una misma determinación. Ninguna tiene sentido si a la vez no se demandan las otras dos.

El pensamiento de lo posible y hasta ahora desconocido en la práctica, solo será realizable si se eligen las premisas adecuadas y existe una verdadera voluntad humana para materializarlo.

La asgeria no es una sociedad independiente, porque no es en si misma el equivalente a un micro-estado. No tiene ejército ni frontera, y la jurisdicción en el ámbito de la aplicación del Derecho y la actuación policial no está restringida al área delimitada por la asgeria.

No es una unidad política en el sentido que hoy conocemos por tal. Una ciudad como Londres puede constar de una docena o una quincena de asgerias. Ninguna de ellas habrá de ser por tanto independiente pero interconectada.

Lo que hace la asgeria es propiciar una forma de organización social donde sea posible prescindir del poder financiero y militar.

La Asamblea de Gestión Solidaria (asgeria) es una unidad político-económica, pero también se denomina de igual manera al órgano de gestión de esta estructura administrativa, de carácter asambleario, dirección colegiada y rotativa, y temporalmente limitada.

En la asgeria no solo desaparece el poder financiero y militar, sino también el político, que se transforma en un concepto de mera dirección administrativa.

Las redes sanitarias o educativas son comunitarias..no tienen relación alguna con el ámbito territorial de la asgeria.

Las pensiones o las ayudas sociales de otra naturaleza salen de la red integral de Fondos Comunes, así como otros recursos financieros destinados a infraestructuras de desarrollo o bienestar social.

La disolución del ejercito y de las estructuras militares liberarán ingentes recursos financieros que deberán ser destinados a financiar la sociedad de cooperación.

La banca, el ejercito, y el posibilismo social que permite la acumulación ilimitada de patrimonio son los tres ejes sobre los que descansa la injustica y la barbarie del mundo presente..

Solo tenemos que desestructurarlos..

La solidaridad concebida como bien jurídico protegido

¿Como se marca un límite a la acumulación de riqueza?

Evidentemente, habrán de ser tomadas en consideración las diferentes realidades económicas actualmente vigentes.

En España, por ejemplo, hay establecido un salario mínimo interprofesional.

Se establece un baremo similar para cada realidad económica, y a partir de ahí, ¿para que ganar más de ocho o nueve veces ese mínimo establecido?.

Cualquiera que llegue a ese tope es millonario, le sobrará de todo materialmente, y podrá permitirse cualquier tipo de lujo.

Vivimos en un mundo de enfermos mentales..¿para que una acumulación de patrimonio infinita que no le sirve de nada al acaparador de la misma?..

Se establece entonces un baremo máximo de sueldo para todo el mundo, incluidos altos directivos de empresas. Se establece un baremo máximo de acumulación patrimonial para cada persona. Se establece un baremo máximo de acumulación patrimonial para empresas.

La posibilidad de acumulación de patrimonio queda delimitada en un mundo donde además no existen ejércitos ni bancos.

Vivimos en un mundo inviable, lleno de barbarie e injusticia.

Los ejércitos, la banca, y la posibilidad sin límites de acumulación de patrimonio, sostienen la inviabilidad en la que vivimos. Si aceptamos la inviabilidad vigente es porque es nuestra voluntad hacerlo así..no porque sea utópico construir una sociedad humana sostenida sobre parámetros distintos a los conformados por aquellos tres.

La propuesta de una sociedad de cooperación edificada sobre las asgerias se basa en una idea tangible y analizable desde el punto de vista de su disección para estudiar las posibilidades de su implementación como sistema práctico de organización social.

La organización social sugerida conlleva un cambio en la forma de vida de los seres humanos, a la altura de lo que supuso el paso del modo de vida nómada al sedentario y urbanita. Este cambio se sustancia en la edificación de una forma de vida a partir de la disolución de las premisas sostenedoras del mundo actual, esto es, poder militar, posibilidad ilimitada de acumulación patrimonial, y estructuras bancarias que sustancian la omnipotencia del poder financiero.

La consecuencia de estas tres premisas se manifestan en la existencia de los estados y las corporaciones empresariales con poder equiparable o por encima del de estos estados.

El cambio de forma de vida conllevaría un nuevo concepto de seguridad jurídica que habría de tener como centro de atención al ser humano, y por lo tanto al principio de solidaridad como bien jurídico susceptible de máxima protección.

La solidaridad entendida como bien jurídico protegido constituye en la sociedad de cooperación el principio rector que debe regir a su vez el de sostenibilidad..

Sostenibilidad medioambiental, de explotación y utilización de recursos energéticos, de relaciones trabajador-empresario, de las políticas de mercado y consumo, del concepto de productividad empresarial, o de las relaciones financieras entre las distintas asgerias.

El petróleo es una fuente de energía prescindible, pues es perfectamente sustituible por otras.

La codicia humana que sustenta sistemas como el Liberalismo, el Marxismo, o lo híbridos surgidos de la mezcla de ambas, mantienen la vigencia de la injusticia en el mundo, sostenida sobre la idea de que ejercito, banca, y posibilidad ilimitada de acumulación de patrimonio, constituyen instituciones consustanciales a la naturaleza humana..y por lo tanto inseparables de esta.

En esta idea perversa reside la utopía que vivimos en el tiempo presente.

La solidaridad habrá de ser el bien jurídico protegido que proyecte la sostenibilidad, esto es, el equilibrio, entre necesidad y demanda, en todas las relaciones humanas, incluidas las del ser humano con la realidad natural en la que ha de vivir.

La implementación fiscal del Pago Límite en Efectivo (Palivo)

La sociedad de cooperación implementa la premisa de que toda operación de compra de bienes o servicios está sujeta a una legislación comercial y fiscal que reconoce legalmente un Pago Límite en Efectivo (palivo).

La cuantía que se fija por este concepto puede quedar comprendida entre el 30 y el 60 % del salario mínimo establecido.

Se establece también un Pago Límite en Efectivo por período anual, de tal modo que si por ejemplo un palivo se fija en 400€, se pueden pagar cuantías en efectivo por valor de 12, 20, o 30 palivos anuales.

Todo importe superior al valor del Pago Límite en Efectivo se ha de efectuar en tarjeta, cheque, o transferencia.

La finalidad de sujetar los pagos en efectivo a un límite legal reside en implementar un nuevo posibilismo social, el cual ha de repercutir en la lucha eficaz contra la corrupción, el crimen, y el blanqueo de dinero organizado.

Los sistemas de cuentas de depósitos de dinero imbricadas en las asgerias y las limitaciones a la acumulación de patrimonio, se complementan con el establecimiento de los mecanismos fiscales y económicos que habrán de derivarse de la implantación del Pago Límite en Efectivo, todo ello en la dirección de transformar el posibilismo social que rige en el tiempo presente, disolviendo de tal modo las nefastas consecuencias que este tiene sobre la estimulación mental del afán humano de codicia.

La ambición entendida como afán de superación y acceso a bienes materiales por encima de lo necesario no es en si misma un impulso negativo; la codicia depredadora que rige el tiempo presente es en cambio causa de incontables abominaciones.

El análisis de la sociedad de cooperación postulada

El comunismo ha demostrado ser en la práctica una ideología de poder bárbara, criminal, y tiránica.

El comunismo es otra cara más del sistema global imperante. Capitalismo de estado, poder militar, posibilidad ilimitada de acumulación de patrimonio, de la que hacen uso las personas que pertenecen a las jerarquías de la clase dominante.

Cambiar las premisas mentales dominantes en el tiempo presente significa desarrollar un nivel de consciencia que acepte analizar otras posibilidades de organización social, diferentes a las prevalecientes en el tiempo presente, donde se aceptan como naturales la existencia de poderes militares, redes bancarias, y la posibilidad ilimitada de acumulación patrimonial.

La voluntad humana está homogenizada hoy en día, precisamente porque solo concibe formas de organización social edificadas a partir de aquellas tres premisas pseudo esenciales que han conformado el mundo vigente.

Nuestra mente ha creado la injusticia y la barbarie en la que vivimos, debido a las erróneas premisas sobre las que ella se fundamenta.

La asgeria es una propuesta para un análisis diferente de la realidad. Las nuevas premisas mentales sugeridas constituyen realizaciones tangibles, pues conllevan la materialización de otras pautas políticas, económicas, y financieras..

La jurisprudencia es un elemento esencial en el camino de marcar nuevas formas de relaciones políticas, económicas, y financieras. Y la naturaleza de la red integral de Fondos Comunes que ha de entrelazar las distintas asgerias ha de sustanciar esas jurisprudencias.

El espíritu de cooperación, o el estado de felicidad que puede caracterizar a cada ser humano es algo que solo atañe a cada cual individualmente. Ninguna ley puede obligar al ser humano a cambiar sus premisas mentales, ni nadie puede pretender racionalmente esto.

Si es viable repensar la forma en que nos organizamos socialmente, y hacerlo buscando formulas prácticas que permitan que esta organización social se edifique sin estructuras militares, bancarias, y posibilismo que permita la acumulación ilimitada de patrimonio.

El cambio de voluntad humana supondría entonces considerar como viables y necesarias la implementación de nuevas premisas al margen de estas.

La propuesta de la asgeria tiene la intención de motivar un análisis en este sentido, no la de una petición idílica y naif para que todos los seres humanos se transformen en seres felices y cooperativos, sin prejuicio de considerar este deseo como muy loable.

Anuncios

2 comentarios en “Los fundamentos mentales y jurídicos de la asgeria”

    1. Buenas tardes Carmen

      No conozco el libro, he comenzado a leer el resumen que me has remitido.

      Pienso que no se trata de diseñar una nueva ideología, sino de diseñar otra forma de vida a través de la implementación de un nuevo posibilismo.

      Eliminación de las redes bancarias, no su nacionalización, eliminación del poder militar, no ponerlo en manos de un supuesto poder popular, y limitación de la posibilidad de acumulación de patrimonio, no eliminación total de la propiedad privada.

      Es una idea para el análisis, y estas son premisas para un punto de partida.

      El fracaso de las ideologías que se han opuesto al capitalismo reside, desde mi punto de vista, en que intentan proyectarse sobre lo conocido para parchearlo..banca para nacionalizarla, ejercito para controlarlo, o estado para dominarlo.

      Todo ello basado en premisas mentales erróneas.

      Hay que edificar entonces sobre otras premisas mentales, no aplicando la idea de que lo que se debe hacer es dominar las estructuras conocidas desde el poder emanado de otra ideología.

      Gracias por tu aportación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s