La conversión de Saulo en el camino de Qumrán

El objeto del presente artículo es exponer los argumentos históricos que convienen en suponer que la Damasco a la que se hace referencia en los evangelios canónicos en el episodio de la conversión de Pablo, no es la ciudad siria, sino el lugar en el desierto de Judea donde la Comunidad de los Hijos de Zadok se exilio por discrepancias teológicas con el sacerdocio oficial de Jerusalén.

Localización de Qumrán-Damasco al sur de Judea

1.- El nacimiento de la Comunidad de Qumrán.

A finales del siglo XIX fueron encontrados en la geniza de El Cairo una serie de antiguos manuscritos que resultarían datados en la Edad Media.

Entre estos se encontraba uno que despertó gran interés entre los especialistas, por las referencias que en el se hacían a una secta judía que se presentaba enfrentada a la autoridad sacerdotal del Templo..

El tal manuscrito fue bautizado como “Documento de Damasco”, por la alusión que en el mismo se hacía a una migración efectuada por los miembros de la comunidad sectaria a un lugar identificado como “Damasco”.

5 Es la fuente de la ley. Los que la abrieron son los penitentes de Israel que salieron de Judá y emigraron 6 a Damasco. A todos ellos Dios los llamó príncipes por haberse  mantenido fieles en su seguimiento. (Documento de Damasco o DC, Columna VI, versos 5-6) (1)

Unas líneas más adelante se habla del pacto establecido por los miembros de la comunidad, que se denominan en esta ocasión así mismos “miembros de la Nueva Alianza”, para establecer un nuevo calendario de festividades y días de ayuno..

19 las festividades y los días de ayuno, según el cómputo de los miembros de la nueva Alianza, pactada en el país de Damasco. (DC VI, 19)

En el Documento de Damasco se presentaba a un personaje como líder de la secta, el Maestro de Justicia”.

La Comunidad se enfrentó a otro personaje al que denominan “El Mentiroso”, que apareció, según consta en el texto, unos 40 años después de la muerte del Maestro de Justicia..

14 Desde el día de la desaparición del Maestro de Justicia hasta el día en que 15 murieron todos los hombres de guerra que marcharon con el hombre de mentira, pasaron cerca de cuarenta años. (DC XVII, 14-22)

Medio siglo más tarde del descubrimiento del Documento de Damasco en la geniza de El Cairo, se descubrieron los Manuscritos de Qumrán.

Entre las 11 cuevas que aportaron documentos, se hallaron transcripciones del Documento de Damasco en tres de ellas. Fueron catalogados como 4Q265, 4Q266, 4Q267, 4Q268, 4Q269, 4Q270, 4Q271, 4Q272, 4Q273, 5Q12, y 6Q15.

En los miles de documentos hallados en Qumram se encontraron numerosas referencias al “Maestro de Justicia”, su contrincante, el “Sacerdote Impío”, y un enemigo de la comunidad sectaria aparecido unos 40 años después de la muerte del Maestro de Justicia, “El Mentiroso”..

Aparte del Documento de Damasco que hacía referencia al Maestro de Justicia y al Mentiroso, fueron encontrados otros manuscritos donde se mencionaba el enfrentamiento del Maestro de Justicia con el Sacerdote Impío, tales como el “Comentario de Habacuc” (1QpHa), o los Himnos de Acción de Gracias (1QH). (2)

Las dataciones paleográficas y los datos históricos aportados han permitido establecer un consenso entre la comunidad científica que sitúa la existencia de la Comunidad entre el 150 a.C. y el 68 d.C. Las cuevas donde se asentaban los miembros de la Comunidad de Qumram demuestran signos de destrucción hacía el comienzo de la insurrección judía contra Roma, pocos años antes de la destrucción del Templo por Tito en el 70.

Hacia el año 150 a.C. se retiraron a las cuevas de Qumrán. Según se desprende de los manuscritos encontrados, la causa fue una disputa teológica mantenida con el sacerdocio de Jerusalén. El documento por el que se tuvo conocimiento de esta disputa se conoce como  4QMMT. (3)

De la lectura del Documento de Damasco se infiere que fue otro el líder que los llevó al desierto por discrepancias con la casta sacerdotal de Jerusalén. El Maestro de Justicia apareció a los veinte años de su estancia en el desierto.

9 Ellos reconocieron sus faltas y admitieron que eran culpables y semejantes a los ciegos que caminaron 10 a tientas durante veinte años. Dios consideró sus obras, y como ellos lo buscaban con corazón sincero, 11 entonces Dios suscitó entre ellos al Maestro de Justicia para que los condujese por el camino recto, según su corazón. (DC I, 9-11)

A raíz del desvelamiento del contenido de los manuscritos de Qumrán, los especialistas se dividieron en dos grupos, los que creían que los sucesos narrados en ellos correspondían al siglo I d.C., y los que consideraban que los mismos relataban sucesos acontecidos en la segunda mitad del siglo II a.C.

Los primeros llegaron a avalar la hipótesis de que las referencias al Maestro de Justicia, el Sacerdote Impío, y el Mentiroso, aludían en realidad a personajes mencionados en el Nuevo Testamento, entroncándolos de esta manera respectivamente con Jesús, Ananías, y Paulo de Tarso. ..

Los segundos los alejaban de este contexto histórico al situarlos en la época macabea-hasmonea, negándoles pues a los personajes qumranicos cualquier relación con los protagonistas del Nuevo Testamento..

La opinión más aceptada entre los especialistas viene a decir que el líder que llevó a la secta a Qumram, lo habría hecho durante la insurrección de Jonatán Macabeo contra los seleúcidas. El “Maestro de Justicia” habría aparecido en Qumram a los veinte años de este suceso, durante el reinado del hasmoneo Juan Hircano, y es durante este tiempo cuando se enfrenta al “Sacerdote Impío”. Y “El Mentiroso”, que apareció cerca de cuarenta años después de la muerte del Maestro de Justicia, habría tenido su tiempo como enemigo de los “Hijos de Zadok”, tal como se denominaban a si mismos los sectarios de Qumram, durante el reinado del rey Alejandro Janeo .

(1) DC son las siglas en inglés que se utilizan en alusión a otro de los nombres por los que es conocido el Documento de Damasco, Cairo Documet.

(2) (1QpHa), donde “p” significa comentario.

(3)   4QMMT, donde 4Q equivale a la cueva 4 de Qumrán, y MMT a las siglas hebreas de Miqshat Ma’aseh Ha-Torah, que viene a significar “Algunos de los preceptos de la Torah”.

2.- El que bautiza con agua y come langostas en el desierto

La Congregación de Qumram no fue fundada por el Maestro de Justicia, otro líder los llevó al desierto separándolos de la autoridad del sumo sacerdocio de Jerusalén. (DC I, 9-13)

Otro de los nombre con el que es conocido el Documento de Damasco es “Documento Sadoquita”, por una de las denomionaciones que asi mismos se dan los miembros de la Comunidad de Qumram, ”Hijos de Zadok”, o Sadoc.

Qumrán es un valle en el Desierto de Judea, situado en las costas occidentales del Mar Muerto. Según los evangelios canónicos, Juan el Bautista predicó en la misma área geográfica donde se asentaba la Comunidad de Qumrán.

1 En aquellos días se presentó Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea, 2 diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos está cerca. 3 Este es aquél de quien habla el profeta Isaías cuando dijo:”Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, haced rectas sus sendas.”. (Mateo 3, 1-3)

Las normativas alimenticias que regían entre los Hijos de Sadoc recogen que era permisible comer langostas, en el Documento de Damasco se dice incluso como debían prepararse estas..

12 Que nadie contraiga impureza comiendo animal salvaje, o reptil, o larvas de abejas, 13 o cualquiera de los animales que nadan en el agua. Que nadie coma peces, a no ser que hayan sido partidos 14 estando aún vivos y que su sangre haya sido derramada. Que se arroje toda especie de langostas en el agua, 15 mientras están todavía vivas, porque de esta materia fueron ellas creadas.(Documento de Damasco, Columna XII, versos 12-15)

La tradición judía avala esta permisión de comer langostas establecida para los Hijos de Sadoc. El siguiente texto Levítico es asimismo taxativo respecto a este asunto..

21 Pero de todos los bichos alados que andan sobre cuatro patas, podréis comer aquellos que además de sus cuatro patas tienen zancas para saltar con ellas sobre el suelo. 22 De ellos podréis comer: la langosta en sus diversas especies y toda clase de solam, de jargol y de jagab. (Levítico 11, 21-22)

Los evangelios nos revelan de que se alimentaba Juan el Bautista:

Juan iba vestido de pelo de camello, llevaba un cinturón de cuero a la cintura y se alimentaba de langostas y miel silvestre. (Mateo 3, 4)

La Regla de la Comunidad (1QS) es un documento en el hay recogidas diversas normativas relativas a la forma en que se han de regir los integrantes de la Comunidad de los Hijos de Zadok.

Por convencionalismo, algunas traducciones del manuscrito lo han dividido en Capítulos y le han dado título a estos, para adaptarlo mejor a la comprensión del lector.

En el Capítulo 4º, que versa sobre lo que se debe enseñar al iniciado, se dice:

No será admitido a la fuente de agua de los perfectos. No será purificado con expiaciones ni lavado con aguas lustrales ni santificado con aguas marinas o fluviales, ni purificado por ninguna otra agua lustral. Impuro, impuro será mientras rechace los juicios de Dios, y no se deje corregir por el consejo de la Comunidad. El espíritu del consejo fiel ilumina los caminos del hombre, expía todas sus iniquidades para que pueda contemplar la luz de la vida. El espíritu santo que le une a la Comunidad en la fidelidad lo purificará de todas sus iniquidades.

El Espíritu de rectitud y de humildad expiará su pecado. Su carne será pura cuando su alma se someta a todos los preceptos de Dios. Sólo después será rociada por las aguas lustrales y será santificada por las aguas de la contrición. (Extracto de 1QS, “Regla de la Comunidad”)

El bautismo es un rito de iniciación y purificación que la Tradición atribuye a Juan el Bautista, era el mismo rito de iniciación y purificación que debían seguir aquellos que entraban en la Comunidad de los Hijos de Sadoc..

La Iglesia sigue el rito bautismal invocando al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo. ¿Tiene algún sentido que también Juan el Bautista invocase la Trinidad cuando bautizaba en el Jordán?.

3.- El nombre secreto de Qumrán

Los Manuscritos de Qumrán la referencia a Damasco no tiene nada que ver con la ciudad Siria. Era el nombre secreto que los Hijos de Sadoc daban al lugar de su refugio en el desierto de Judá.

5 Es la fuente de la ley. Los que la abrieron son los penitentes de Israel que salieron de Judá y emigraron 6 a Damasco. A todos ellos Dios los llamó príncipes por haberse mantenido fieles en su seguimiento.7 Jamás su nombre (de Dios) se alejó de la boca de alguno de ellos. (CD VI; 5-7)

Lo señalaban como el lugar donde establecieron la “Nueva Alianza” para restablecer la verdadera Ley de Moisés..

18 Que distingan lo impuro de lo puro, lo sagrado de lo profano. Que observen el día del sábado conforme a la verdadera interpretación; 19 las festividades y los días de ayuno, según el cómputo de los miembros de la nueva Alianza, pactada en el país deDamasco. (CD VI, 18-19)

El levantamiento judío del 66 llevó a la destrucción de Damasco (Qumrán) por parte del ejercito romano, y la sublevación acabó con la destrucción del Templo de Jerusalén por Tito en el año 70.

Así fue como quedaron ocultos los manuscritos de los Hijos de Sadoc, preservados para la posteridad en vasijas de barro que fueron guardadas en el interior de las cuevas.

4.- Pablo de Tarso y su conversión en el camino de Damasco

En el año 36, la Damasco siria se encontraba bajo el control del rey nabateo Aretas IV Philopatris, en guerra con el tetrarca de Galilea Herodes Antipas.

Al respecto, el historiador judío Flavio Josefo, escribió en el siglo I..

Por este tiempo Aretas, rey de Petra, y Herodes el Tetrarca había una pelea en cuenta lo siguiente;. Herodes el tetrarca se había casado con la hija de Aretas y había vivido con su gran un tiempo, pero una vez cuando estaba en su camino a Roma se alojó con su medio hermano, también llamado Herodes, pero que tenía una madre diferente, el sumo sacerdote, hija de Simón. Allí se enamoró de Herodías, este último de Herodes esposa, que era la hija de su Aristóbulo hermano y la hermana de la de Agripa el Grande.

Aretas también tuvo una pelea con Herodes sobre sus límites en el ámbito de Gabalis. Así que levantaron los ejércitos de ambos lados y se preparó para la guerra, enviar a sus generales para luchar en lugar de sí mismos. (Flavio Josefo – “Antigüedades de los Judíos, Libro XVIII, Capítulo 5, 1)

El emperador romano Tiberio acudió en ayuda de Herodes Antipas en contra del expansionismo de los árabes nabateos. La Damasco siria se encontraba pues en la encrucijada de una guerra que enfrentaba a judíos y romanos contra los nabateos.

En este contexto político, en el libro 9 de “Hechos de los Apóstoles” se nos relata lo siguiente:

1 Saulo, respirando amenazas de muerte contra los discípulos del Señor, se llegó al Sumo Sacerdote, 2 pidiéndole cartas de recomendación para las sinagogas de Damasco, a fin de que, si allí hallaba quienes siguiesen este camino, hombres o mujeres, los llevase atados a Jerusalén. (Hechos de los Apóstoles 9, 1-2)

Judea era provincia romana desde el año 6. Estaba gobernada por un Procurador romano, el cual representaba la autoridad en nombre del emperador de Roma. En el Templo de Jerusalén tenía su cede una autoridad religiosa, el Sumo Sacerdote, que era nombrado y eventualmente cesado por aquel Procurador..

El país de Siria no estaba en modo alguno bajo la autoridad del Sumo Sacerdote de Jerusalén. A pesar de ello, la Tradición cristiana asegura que se trata de la Damasco siria la localidad a la cual el Sumo Sacerdote envió a Saulo de Tarso para que detuviese a probables seguidores del nazareno y los trajese atados a Jerusalén.

Aparte de Judea, Saulo debía atravesar los territorios de Samaria, Galilea, Iturea, y  luego adentrarse en Siria hasta llegar a Damasco.

Pablo de Tarso era además ciudadano romano, a pesar de ser judío. Hechos de los Apóstoles nos dice en el Capítulo 22..

Cuando le estiraron para azotarle, dijo Pablo al centurión que estaba presente: “Os es lícito azotar a un romano sin haberle juzgado?. (Hechos de los Apóstoles 22, 25)

Unos versos más adelante, decide acogerse a su ciudadanía romana para evitar ser juzgado por un tribunal judío. Deja claro a aquellos que pretenden ser sus jueces, que ellos no tienen autoridad para juzgar a un ciudadano romano..

11 Si he cometido alguna injusticia o crimen digno de muerte, no rehúso morir. Pero si no hay nada de eso de que me acusan, nadie puede entregarme a ellos. Apelo al césar. 12 Festo entonces, después de hablar con los de su consejo, respondió: Has apelado al César; al César irás. (Hechos de los Apóstoles 25, 11-12)

Durante su prisión en Cesárea, Pablo se negó a ser llevado a Jerusalén para ser juzgado allí por un tribunal judío, apelando para ello a su condición de ciudadano romano.

¿Cómo podía el Sumo Sacerdote de Jerusalén enviar a un ciudadano romano a un territorio extranjero que escapaba a su jurisdicción, situado a cientos de kilómetros de distancia, con la finalidad de que capturase a los seguidores de una pequeña secta, cuando además ese territorio se encontraban bajo el control de un enemigo con el que en ese momento se encontraban en guerra?.

1 Saulo, respirando amenazas de muerte contra los discípulos del Señor, se llegó al Sumo Sacerdote, 2 pidiéndole cartas de recomendación para las sinagogas de Damasco, a fin de que, si allí hallaba quienes siguiesen este camino, hombres o mujeres, los llevase atados a Jerusalén. (Hechos de los Apóstoles 9, 1-2)

Las disputas entre nabateos y judíos habían comenzado precisamente a el año tradicionalmente aceptado como el de la conversión de pablo, el 36. Al año siguiente de comenzada la guerra, el emperador Calígula se vio obligado a emitir un decreto mediante el que entregaba oficialmente Damasco a Aretas IV Philopatris, ciudad que ya se encontraba de hecho en sus manos desde tiempo atrás.

Todo ello pese a que Lucio Vitelio ostentaba oficialmente el cargo de gobernador romano de Siria desde el 35.

Pero Damasco no volvió a verse sometida efectivamente al control romano hasta muchos años más tarde, cuando en el 106 el emperador Trajano acabó con el reino de los nabateos, anexionándose sus territorios como provincia romana.

Los hechos y la documentación histórica que los avala demuestran fehacientemente que la Damasco siria no era territorio judío ni romano en el tiempo de la conversión de Saulo, cuando este se dirigía supuestamente al territorio sirio a apresar cristianos en las sinagogas de Damasco.

Por otro lado, fue precisamente Pablo de Tarso según los evangelios quien comenzó a predicar la palabra de Jesús en Damasco, ¿como es que entonces fue Saulo de Tarso a perseguir y apresar seguidores de Jesús en Damasco?..

Los relatadores de las diversas versiones de los evangelios canónicos pudieron confundir la Damasco Siria con la denominación de igual nombre que los sectarios de Qumrán daban a la desértica localidad donde se refugiaban del sacerdocio de Jerusalén.

5.-  Me-arat Hamachpelah o la sinagoga en la cueva.

El concepto Ecclesían o Iglesia tenía entre las primeras comunidades cristianos la connotación de “congregación religiosa”.

Pero para los judíos de la primera mitad del siglo I que en arameo empleaban el término knyst y en hebreo keneset, con este concepto, según Emil Schürer, (4)

No se trataba de designar un lugar reservado para el culto, sino del acto de la reunión en sí. Lo importante para los judíos no era el lugar de culto. El único lugar de culto al que verdaderamente reverenciaban los judíos de tiempos de Jesús era el Templo de Jerusalén. Las sinagogas tan sólo eran un lugar donde reunirse para debatir los asuntos de interés comunitario, que casi siempre eran de índole religioso. Hay que decir que en los siglos siguientes, tras la destrucción del Templo, la actitud de los judíos hacia la sinagoga cambió hasta convertirla en centro de sus costumbres.

La Congregación de los Hijos de Sadoc, que se reunía en las cuevas de Qumrán, usaba de estas como lugar de congregación donde debían debatirse los asuntos comunitarios relativos a todas las cuestiones que les incumbían. Al no disponer del recinto del Templo de Jerusalén para sus ceremonias religiosas, debían conformarse con usar el interior de las cuevas donde vivían para estas prácticas.

Fue después de la destrucción del Templo de Jerusalén cuando al verse privados de este, comenzaron los judíos a transformar los lugares donde antes hacían sus reuniones comunitarias en centros exclusivos de culto religioso, dándole así a la sinagoga la característica de templo sagrado que hoy en día conocemos.

¿Acaso iban si no a reunirse los exiliados de Qumrán en una “sinagoga” de Jerusalén para oficiar sus ritos”?.

La tradición judía de usar cuevas como lugar de reunión para fines rituales y de estrechamiento de lazos comunitarios se remonta según la tradición a la época del Profeta Abraham, reverenciado en la “Cueva de los Patriarcas” o  Me-arat Hamachpelah,  en Hebrón.

Las sinagogas de Damasco a las que según la tradición evangélica fue enviado Saulo de Tarso a detener a los seguidores de Jesús, pudieron ser una referencia ocultada en la memoria por el paso del tiempo a las cuevas donde vivían los sectarios de Qumrán.

La conversión de Pablo habría tenido lugar entonces no en el camino de la Damasco de Siria, sino en el camino de la Damasco de Qumrán.

(4)   “Historia del pueblo judío en tiempos de Jesús”, Emil Schürer. Ediciones Cristiandad.

Anuncios

1 comentario en “La conversión de Saulo en el camino de Qumrán”

  1. Excelente, no sólo me lo sospechaba sino que también lo afirme sin ninguna clase de pruebas en mi post. Es como el artículo dice, “no tiene sentido se este hablando de la Damasco de Siria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s