Sábana Santa: imagen plasmada sin contacto y sangre que fluye hacia el cielo

Como se puede observar en la fotografía tomada de las manos del cuerpo que aperece en la Síndone, el reguero de sangre que se produce a consecuencia de las heridas recibidas por los clavos se extiende desde el centro de la palma de la mano hasta la zona de la muñeca.

Al resultar esa segunda tela que recubría la plancha de cobre recortada por el área que tapaba la imagen, en el momento del contacto de la plancha con el entramado de fibras de la Síndone, la zona que comprendía la imagen no pudo impactar de lleno sobre la superficie del lienzo, sino que se quedó a una distancia milimétrica de la red de fibrillas que la configuraban, de tal modo que la imagen no resultaría plasmada en el tejido por contacto pleno y directo..sino que lo haría por la transmisión de los vapores nitrosos que se producían a consecuencia del calentamiento de la solución de ácido nítrico y agua.

Las fibras de la Sábana Santa fueron por tanto chamuscadas a distancia ínfima, sin que se llegase a producir por tal motivo un contacto pleno y directo entre su tejido y la imagen tallada en la plancha de cobre.

En lo que respecta al rastro de sangre que se aprecia en las manos a consecuencia de haber sido estas traspasadas por clavos, los defensores de la sobrenaturalidad del Santo Sudario resaltan la peculiaridad de que de la imagen se infiere que esos clavos traspasaron las manos por las muñecas, y no como erróneamente creía la tradición popular de que lo hicieron por las palmas de las manos.

Como se puede observar en la fotografía tomada de las manos del cuerpo que aperece en la Síndone, el reguero de sangre que se produce a consecuencia de las heridas recibidas por los clavos se extiende desde el centro de la palma de la mano hasta la zona de la muñeca.

Esta característica se presta a diferente interpretación, pues para unos es señal de que las heridas fueron infringidas en las muñecas, mientras que para otros lo es de que las mismas se produjeron sobre las palmas de las manos.

Lo absurdo del primer planeamiento se ve claramente en el siguiente razonamiento:

Si los clavos hubiesen penetrado por las muñecas, y el reguero de sangre hubiera fluido  hasta cubrir la zona de las manos comprendida entre la muñeca y el centro de la palma,  significaría que estando las manos sujetas al travesaño en posición inclinada y con los dedos apuntando en dirección al cielo, la sangre hubiera tenido que fluir hacia este para que la mancha producida por el rastro de sangre adquiriese el aspecto con el que aparece en la imagen.

¿Como es posible que los defensores del caracter sobrenatural de la Síndone, presenten testimonios de médicos y forenses que avalen la postura de que según se desprende de la disposición del rastro de sangre en el dorso de la mano, esta habría tenido su origen en una herida provocada por un clavo que penetró por la zona de la muñeca?..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s