La crucifixión de Jesús entre la confusión de las pascuas

En los evangelios canónicos se habla de dos festividades de Pascua en el relato que cuenta los sucesos justamente anteriores y posteriores a la crucifixión de Jesús.

Una Primera Pascua se correspondería con la celebración de la Ultima Cena, y una Segunda Pascua lo haría con la que comenzaría justo después de la puesta de sol que precedió a la muerte en la cruz de Jesús, según el relato canónico, y su introducción en el sepulcro.

En el relato de las horas que precedieron y sucedieron al momento de la crucifixión se habla entonces de dos pascuas.

¿Tiene esto algún sentido?.

Lo tiene si consideramos que lo de la celebración de dos pascuas judías en dos días sucesivos fue una práctica que comenzó a implementarse tiempo después de la destrucción del Templo en el 70 d.C. y la consecuente diáspora que esta conllevó, siempre según el relato tradicional.

Los judíos de la diáspora se negaban a comer el cordero en el día señalado para la Pascua, y mientras no estuviesen en Palestina se decidieron a comerlo al día siguiente al del establecido para la Pascua tradicional.

Con el tiempo se llegaron a mezclar, entre los judíos de la diáspora, las dos celebraciones pascuales que debían acontecer el 14 de Nisán para los judíos palestinos, y el 15 para los que vivían fuera de la Palestina histórica.

17 El primer día de los Azimos, los discípulos se acercaron a Jesús y le dijeron: «¿Dónde quieres que te hagamos los preparativos para comer el cordero de Pascua?»

18 El les dijo: «Id a la ciudad, a casa de fulano, y decidle: “El Maestro dice: Mi tiempo está cerca; en tu casa voy a celebrar la Pascua con mis discípulos.”»

19 Los discípulos hicieron lo que Jesús les había mandado, y prepararon la Pascua.

20 Al atardecer, se puso a la mesa con los Doce. (Mateo 26, 17-20)

Mientras que entre los judíos de Palestina la festividad de los ázimos duraba siete días,  entre los judíos de la diáspora lo hacía durante ocho.

Esto era debido precisamente a que el Séder o cena pascual tenía lugar el 14 de Nisán entre los judíos de Palestina y el 15 entre los de fuera de ella. De tal modo que los judíos de la diáspora contaban sus siete días ázimos a partir del de su Séder, el 15 de Nisán, pero como también añadían el Séder tradicional, el de 14 de Nisán, establecieron por ello una semana pascual de ocho días, en lugar de la de siete días que tenían los judíos palestinos.

Pascua solo había una, celebrada el primer día de los siete días ázimos entre los judíos palestinos, y el segundo de estos días entre los de la diáspora, segundo que en realidad para ellos se correspondía con el primero de su semana ázima, por lo que lo de la “semana pascual” es una forma de aludir en realidad a la “semana de los días ázimos”, condicionada porque esta comenzaba con el Séder de Pesaj..

Los judíos de la diáspora, al sumar a sus siete días ázimos el día anterior en que acontecía la celebración de la Pascua tradicional en Palestina, sumaban ocho días ázimos..

El relato de Mateo cuenta unas líneas más adelante lo que aconteció el día después de que tuviese lugar la crucifixión y de que el cuerpo de Jesús fuese depositado en el sepulcro:

62 Al otro día, el siguiente a la Parasceve (preparación para la festividad de Pascua), los sumos sacerdotes y los fariseos se reunieron ante Pilato

63 y le dijeron: «Señor, recordamos que ese impostor dijo cuando aún vivía: “A los tres días resucitaré.”

64 Manda, pues, que quede asegurado el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vengan sus discípulos, lo roben y digan luego al pueblo: “Resucitó de entre los muertos”, y la última impostura sea peor que la primera.»

65 Pilato les dijo: «Tenéis una guardia. Id, aseguradlo como sabéis.»

66 Ellos fueron y aseguraron el sepulcro, sellando la piedra y poniendo la guardia. (Mateo 27, 62-66)

Evidentemente, los autores de los evangelios canónicos al elaborar el relato de la Pasión de Jesús proyectaron sobre el mismo sus propias concepciones mentales, que lógicamente eran válidas para su tiempo y ubicación geográfica, pero no para el tiempo ni la ubicación geográfica de Jesús.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s