Interacción entre Asamblea de Sufragio y Asamblea Ad Hoc en la asgeria

Democracia asamblearia viable
Democracia asamblearia viable

Mecanismos asamblearios en la sociedad de cooperación

En teoría, una dinámica asamblearia con intención de implementar una democracia directa y participativa debiera conllevar tanto el abandono del principio de delegación de la voluntad popular a través de representantes, como la disolución de todo liderazgo personalizado como forma de jefatura política en cualquier ámbito territorial, aspecto este último que  habrá de ser objeto de un posterior análisis.

A través de la implementación de un sistema de asambleas ad hoc se articularía un mecanismo  democrático que permitiese la participación ciudadana en los procesos políticos de toma de decisiones. Evidentemente, si cualquier ciudadano puede formar parte de una asamblea constituida ad hoc significa que en esta solo se estaría representando a sí mismo, por lo que cualquier decisión que se tomase en estas estas asambleas ad hoc solo tendrían el carácter de “Propuesta” que luego sería elevada a la asamblea de elección por sufragio universal que correspondiese.

Podría ocurrir que otra asamblea se constituyese ad hoc en el mismo nivel administrativo que la primera y tomase una decisión contraria a la de la otra asamblea. Ninguna de estas asambleas podría pretender que si toman una decisión respecto de un asunto, este fuese de aplicación automática en el nivel que se hubiesen constituido si su decisión afecta al resto de los ciudadanos implicados en ese nivel administrativo, objetivamente solo podría dirimirse sobre la implementación de una Propuesta aprobada en Asamblea Ad Hoc en una Asamblea de Sufragio.

Las asambleas ad hoc constituirían los cauces democráticos y legítimos en los que se debatiría sobre los asuntos de interés público y donde se elaborarían propuestas relativas a estos, mientras que las asambleas de sufragio serían el cauce donde se debatiría sobre las propuestas previamente elaboradas por las asambleas ad hoc, y donde se decidiría acerca de la implementación legal o no de dichas propuestas. Las asambleas ad hoc podrían decidir someter directamente a referéndum una propuesta por ellas elaboradas sin someterla al escrutinio de la Asamblea de Sufragio, si para aprobarla han conseguido sumar un número de votos igual o superior al que se correspondiese con la Cuantía Básica de las últimas elecciones a la Asamblea de Sufragio que procediese.

Ilustremos esta dinámica con un ejemplo práctico:

En las elecciones generales de 2008 se emitieron 25.514.671 votos válidos.

La Cuantía Básica (total votos válido/350 representantes) sería de 72.899. (1)

En este supuesto, si las asambleas ad hoc lograsen aprobar su Propuesta X con un mínimo de 72.899 votos en todo el territorio de jurisdicción de la Asamblea de Sufragio, podrían exigir legalmente que su propuesta se sometiese directamente a votación popular sin necesidad de pasar por dicha Asamblea de Sufragio.

Para poder elevar la Propuesta a la Asamblea de Sufragio se requeriría que las asambleas ad hoc hubiesen conseguido un porcentaje determinado sobre la Cuantía Básica, por ejemplo entre un 10 y un 20% de esta.

La viabilidad de una democracia asamblearia va a depender de la premisa mental que supone aceptar una dinámica de interacción entre asambleas de sufragio y asambleas ad hoc que de efectividad a la democracia directa y participativa. Si no se plantea desde esta premisa ineludible, la democracia asamblearia se prestará a la manipulación del sistema, que no dejará de presentarla como una utopía inviable.

La interacción entre Asamblea de Sufragio y Asamblea Ad Hoc es de naturaleza simbiótica. La Asamblea se Sufragio puede aprobar propuestas para implementarlas socialmente sin esperar a que estas les llegue de la dinámica de asambleas ad hoc, pero estas asambleas tienen también la potestad de exigir que la Propuesta de la Asamblea de Sufragio sea sometida a votación popular si consiguen reunir un número de votos igual o superior al necesario para conseguir la Cuantía Básica que de acceso directo a un representante a la Asamblea de Sufragio responsable de la elaboración de dicha Propuesta.

Con esta dinámica de interacción entre asambleas de sufragio y asambleas ad hoc se evita la imposición antidemocrática de ninguna ley a la vez que se evita la parálisis de los procesos legislativos.

Resumiendo los atributos de ambos tipos de asambleas.

– Primero: Las asambleas ad hoc debaten y elevan propuestas a las asambleas de sufragio.

– Segundo: Las asambleas de sufragio debaten y deciden sobre la implementación o no de las propuestas elaboradas por las asambleas ad hoc.

– Tercero: Las asambleas ad hoc pueden exigir legalmente someter sus propuestas a votación popular directa si estas han sido aprobadas por un número de votos igual o superior al de la Cuantía Básica (1) necesaria para obtener un representante en la Asamblea de Sufragio. Si el número de votos que estas consiguen está entre el 10 y el 20% de la Cuantía Básica solo tienen potestad para elevarlas al juicio de las asambleas de sufragio.

– Cuarto: Las asambleas de sufragio pueden elaborar sus propias propuestas legislativas, pero si las asambleas ad hoc alcanzan en votación la Cuantía Básica, pueden exigir legalmente que tales propuestas sean sometidas a referéndum.

Cuando las asambleas ad hoc adquieran legalmente el derecho a elevar sus propuestas a la Asamblea de Sufragio en base a lo señalado al respecto en el apartado Tercero, deberán estas nombrar un ponente o comisión de ponentes que se encargarán de presentarla directamente ante dicha asamblea, y de debatir con los miembros de esta en defensa de su Propuesta. No se puede delegar la presentación o defensa de tal Propuesta procedente de las asambleas ad hoc en ninguna de las personas que son representantes en la Asamblea de Sufragio pertinente.

El análisis básico descrito en estas líneas tiene la finalidad de articular un mecanismo que haga viable la implementación de una dinámica de democracia participativa y directa que huya de los mitos utópicos que descalifican esta idea por impracticable.

La premisa de la interacción entre asambleas de sufragio y asambleas ad hoc es indisociable de la de la necesaria deconstrucción del sistema bancario mundial que se prescribe para la asgeria. La nueva cultura política como proyección de la nueva cultura financiera, no podemos disociar este principio.

(1) La asgeria y la ley electoral para las asambleas de sufragio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s