El velo en la escuela pública como derecho a la integridad moral de la alumna

Conciencia e integridad moral
Conciencia e integridad moral

Una argumentación jurídica sobre un derecho civil

A mi juicio el asunto del uso del velo en los colegios públicos debiera plantearse como el ejercicio de un derecho civil que debiera amparar la libertad individual, y no como el del ejercicio de un deber religioso que por su naturaleza debiera estar por encima de cualquier norma civil. En el primer caso se apelaría a la conciencia de una sociedad que reclamándose laica debiera ser consecuente con sus principio teóricos de igualdad y tolerancia, en el segundo se estaría intentando manipular las creencias para que se aceptase que estas pueden colocarse por encima de las normas civiles, y de tal modo poder así ser utilizadas para intereses políticos. Este es el verdadero dilema del velo, a mi parecer.

El derecho a la integridad moral y a no ser sometido a trato degradante está recogido en la Constitución. En mi opinión, si se demostrase que el uso del velo se debe a una práctica relacionada con un sentimiento profundo de naturaleza moral, la aplicación de una norma que suponga forzar a su abandono en el espacio público donde se ejercen derechos fundamentales, como es aquel en el que se recibe educación, equivaldría a un acto mediante el que se sometería a la persona afectada a una situación de socavación de su integridad moral..

No hablo de lo que debiera demostrarse ante la sociedad ni ante nadie en concreto, sino de lo que en todo caso debiera probarse ante el Tribunal Constitucional si se formalizase un recurso ante esta instancia (1).

El  hecho de que una mujer musulmana lleve velo no significa que posea superioridad moral alguna sobre aquellas que no lo portan, que no tenga a los mismos apegos materialistas que pudieran tener estas, o que no se deje también manipular por la moda. Así como de igual manera, una mujer que no lo porte puede ser perfectamente poseedora de cualidades humanas destacables, no ser nada materialista, y no ser de las que se dejan manipular por la moda. Esto me parece muy obvio. El mero hecho de portar el velo, o de no hacerlo, no es en absoluto indicativo de lo que hay en el corazón de las personas. Pero si lo es  para apelar a la conciencia moral de la alumna como argumento jurídico que impida imponer una prohibición del velo en la escuela pública en base a la definición que de “integridad moral” da el propio Tribunal Supremo, doctrina jurisprudencial que expondré unas líneas más adelante.

Desde mi punto de vista, para que el uso del velo en la escuela pública fuese considerado como una práctica religiosa desde la perspectiva jurídica, debieran aportarse pruebas preceptúales que demostrasen que el fundamento para calificarlo como tal se encuentra en la base doctrinal que sustenta la creencia. Si así se demostrase, sí que sería procedente plantear la prohibición de su uso en la escuela pública como un cercenamiento del derecho a la libertad religiosa. Pero siendo fácilmente demostrable que desde las mismas instancias desde las que se apela a este argumento para oponerse a la prohibición, se dice bajo otras circunstancias que el uso del velo no es una práctica religiosa sino cultural, se está cayendo en una contradicción que pone en situación de debilidad evidente esta estrategia de defensa, pues queda patente que la misma no se basa en argumentos sólidos y probatorios, sino en meras especulaciones condicionadas por la adhesión a intereses determinados, según yo lo entiendo.

Elevar la tradición al mismo rango que el que se encuentra la inteligencia revelada equivale a asociarla a la voluntad de dios manifestada en aquella. La realidad histórica y sociológica de que es esto precisamente lo que ha ido conformando el Islam a lo largo del tiempo, evidencia que no todo aquello que se engloba bajo el epíteto de islámico es inteligencia revelada, pues bajo tal calificativo quedaría entonces englobado tanto la aportación de la inteligencia divina, manifestada en el Corán, como la de la humana, recogida en la Sunna y los hadits. Bajo tal premisa, el uso del velo solo podría ser definido como práctica religiosa si constituyese parte del fundamento de la Revelación, pero no si lo hiciese del de la Tradición, pues resulta absolutamente incongruente atribuirle a esta características divinas. Es el propio Corán el que condena la asociación de algo a dios.

Tal como yo lo veo, los consejos escolares no pueden implementar normas que obliguen a una alumna a renunciar a un hábito como es el de llevar velo, que, desde su convicción interna, suponga un elemento esencial de su conciencia moral. Utilizar una normativa fijada por el consejo escolar para obligarla a renunciar a sus convicciones profundas, supone someterla a un trato degradante. La Constitución en su artículo 15 es muy clara a este respecto. La normativa que prohíbe hábitos estéticos alegando buscar el respeto en el centro escolar, se transforma precisamente en su reverso cuando su aplicación tiene por objetivo eliminar una práctica que atañe a la conciencia moral de la persona, pues nunca buscar la denigración de un ser humano ha significado avanzar en la promoción de ese respeto que hipócritamente se invoca.

Jurídicamente, la integridad moral se define como “un atributo de la persona, como ente dotado de dignidad por el solo hecho de serlo, esto es, como sujeto moral, fin en sí mismo, investido de la capacidad para decidir responsablemente sobre el propio comportamiento” (2), según El Tribunal Supremo. La legislación penal española la considera como un bien jurídico penalmente protegido. En la Ley Orgánica 10/1995 de 23 de noviembre, queda concretada la responsabilidad penal ante una conculcación del derecho a la integridad moral en el párrafo 1, artículo 173, Título VII, del Libro II.

Según mi percepción, reflexionar sobre el hecho de que para algunas alumnas musulmanas portar el velo signifique exteriorizar lo que en su conciencia consideran un elemento esencial de su integridad moral, podría ayudar a encontrar el punto de equilibrio entre los principios de laicidad y de libertad religiosa en la escuela pública. La integridad moral constituye un atributo de la dignidad de la persona, según ha dictaminado el propio Tribunal Supremo, por lo que concebir el uso del velo como un asunto que atañe a la dignidad personal de las alumnas que voluntariamente decidan portarlo, debiera ayudar a evitar tanto los reparos de los sectores laicos, como la manipulación que desde determinados sectores religiosos se pretendiese sobre su uso, pues desde tal consideración, el asunto del velo en la escuela pública quedaría acotado en el campo de los derechos civiles.

En lo referente a la argumentación jurídica sostenida por aquellos líderes de las diversas asociaciones musulmanas que en lugar de apelar al derecho a la libertad religiosa lo hacen a la del derecho a la Propia Imagen para amparar el uso del velo en la escuela pública, se puede constatar a través de un análisis más detallado de este derecho fundamental recogido como tal en el artículo 18 de la Constitución, que su verdadera significación jurídica nada tiene que ver con lo que ellos parecen interpretar de la misma. En la Ley Orgánica 1/1982 de 5 de mayo, se desarrolla el significado jurídico del derecho a la Propia Imagen en su Capítulo II, artículos Séptimo, Octavo, y Noveno. Cotejando lo que se dice en esta ley Orgánica con el contexto en el que estos líderes utilizan el concepto del derecho a la Propia Imagen, se puede extraer objetivamente la conclusión de que confunden el derecho a usar el velo en la escuela pública, con la significación jurídica del “Derecho a la Propia Imagen” recogida en la legislación española.

Los aspectos que de nuestra persona deseamos preservar de la difusión pública constituyen el fundamento de derecho sobre el que se asienta el principio del derecho a la Propia Imagen en su dimensión constitucional, tal como viene recogido en la Sentencia del Tribunal Constitucional 81/2001 de 26 de marzo. Preservar la visión del cabello de la mirada de los demás no encajaría en esta figura jurídica, pues no estamos ante un caso de divulgación de aspectos que atañan a la intimidad de la alumna por medio de canales de difusión púbica.

El abogado defensor de Najwa Mahla no apeló al derecho a la Propia Imagen como fundamento de su estrategia jurídica en defensa del derecho de la joven a llevar velo en el colegio público al que asistía, pero si lo hizo a los artículos 10 (dignidad de la persona) y 16 (libertad religiosa) de la Constitución. Recurrió en noviembre de 2010 la Resolución dictada tres meses antes por el Viceconsejero de Organización Educativa de la Comunidad de Madrid (Exp 586/10), mediante el que se sancionaba a la joven Najwa por llevar velo en clase, contradiciendo según alegaba el colegio las normas internas de este.

El recurso que fue desestimado en enero de 2012 por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 32 de Madrid, fundamentando en derecho que la prohibición del colegio a la alumna para que asistiese a clase con velo no constituye una vulneración de los artículos 10 (dignidad de la persona) ni 16 (libertad religiosa) de la Constitución (Sentencia nº 35/2.012).

Quizás debiera replantearse el asunto desde la perspectiva del concepto jurídico del derecho a la integridad moral recogida en el artículo 15 de la Constitución y la sentencia del Tribunal Supremo (2).

 (1) El presente artículo es un compendio de los comentarios realizados por el autor del mismo entre el 24 de abril y el 5 de mayo de 2010 en la “Carta a Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid” redactada en su momento por los  movimientos de apoyo a la joven Najwa Malha.
(2) Sentencia del Tribunal Supremo de 3.10.2001 ( RJ 2001/8551).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s