Relocalización y supralocalización en la alternativa a la Banca y al Estado

Relocalización política y financiera
Relocalización política y financiera

Sociedad de cooperación sin asimilación al Microestado

Se da por hecho que una economía moderna y compleja no puede funcionar sin la existencia de Bancos que actúen como entidades que financien la producción de bienes y servicios necesarios para hacer funcionar la sociedad. Si la razón básica de la existencia de la Banca reside en su función de hacer de depósito y custodia de capitales, su siguiente función sería entonces la de hacer de motor financiero.

¿Puede un ayuntamiento o corporación equivalente o una comunidad tribal de ámbito local asumir las funciones de depósito y custodia de recursos financieros, así como la función de entidad que financie la producción de bienes y de servicios?.

Para asumir la primera de las funciones mencionadas no se requiere más que de la propia gestión interna de cada ayuntamiento o equivalente o comunidad tribal de ámbito local, pero para asumir la segunda, esto es, la capacidad de financiar la producción de bienes o servicios, si que se precisa de la interacción con otras entidades de igual ámbito. La comunitarización de los recursos financieros es pues imprescindible para implementar la necesidad de hacer funcionar una sociedad con una economía moderna y compleja.

Las corporaciones locales pueden asumir de manera perfectamente viable tanto la función de depósito y custodia de capitales, esta individualmente, como la de financiación de bienes y servicios, esta mancomunadamente. Al mancomunar los recursos financieros que en todo momento permanecen en depósito y custodia de las corporaciones locales, se generan los lazos de interdependencia que partiendo del nivel local humanizan la economía al acercarla al ser humano que integra la comunidad, haciendo de esta manera posible la generación de redes socio-políticas que se extiendan de manera horizontal como alternativa a las arcaicas estructuras verticales del Estado y la Banca.

La alternativa que se ha de levantar al Estado y la Banca consiste así en un proceso de “relocalización” de los parámetros financieros y políticos sobre los que habrían de constituirse las formas de organización social. Tanto el custodia del capital como depósito y la la financiación de la producción de bienes y servicios deben tener por lo tanto una base de partida localista, siendo que este modelo de desarrollo y sostenimiento social iría en sentido inverso al históricamente aceptado como indubitable.

Pero llegado a este punto donde se acepta que todo recurso financiero se controla en el nivel de la corporación local ya sea esta el ayuntamiento o similares o la comunidad tribal dependiendo de la sociedad de la que hablemos, se deben repensar también las formas de gestión política bajo las que debieran encuadrarse estas corporaciones locales,  así como también las de la capacidad de actuación judicial que pudieran cercenar desde la raíz cualquier gestión de naturaleza corrupta por parte de los gestores de la corporación local político-administrativa o tribal.

Si los gestores responsables de las mismas deben tener obviamente carácter local,  los miembros del estamento judicial como la Fiscalía General o las máximas instancias judiciales tendrían que  tener carácter supralocal, de modo que el organigrama del aparato judicial estuviese por encima del ámbito estricto de la corporación político-administrativa o tribal que habría de desarrollar la gestión política y financiera unificada.

La relocalización debe ser por tanto el principio que sustente el proceso de deconstrucción mental de los conceptos de Banca y Estado, pero no así el del Estamento Judicial, que debe ser completamente liberado de la posibilidad de verse sometido en manera alguna a la influencia de los órganos gestores que se habrían de responsabilizar de las corporaciones locales político-administrativas o tribales.

Relocalización para los elementos más básicos sobre los que históricamente se han sustentado los arcaicos conceptos de Banca y Estado..pero a la vez supralocalización para la Fiscalía General o las altas instancias judiciales.

La alternativa integral al Estado y la Banca no es pues el Microestado, pues esta alternativa integral conlleva la comunitarización de los recursos financieros depositados y controlados en el ámbito local de la comunidad tribal o de la corporación político-administrativa correspondiente, a la vez que la supralocalización de las competencias judiciales.

Ambos parámetros, el de la relocalización y el de la supralocalización, habrían de implementarse pues a la vez en la sociedad de cooperación, dependiendo de que hablasemos respectivamente del ámbito político o financiero por un lado, o del de la Fiscalía General o de las más altas instancias judiciales por otro..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s