La inmigración no es el problema sino la consecuencia del problema

¿Por qué no una simbiosis político-financiera en África?
¿Por qué no una simbiosis político-financiera en África?

Una propuesta para solucionar los desajustes económicos y políticos de África

El debate es engañoso porque nos impele a discernir sobre una dimensión mental que es ajena al verdadero contexto que genera lo que interpretamos como “el problema”..

¿Qué hacer ante la inmigración, atacar sus causas o blindar Occidente ante el éxodo?.

Es recurrente recibir el mensaje de que España no puede contener sola la inmigración en sus fronteras del sur, pues es este un problema internacional que se debe resolver implicando a toda Europa..¿no somos capaces de percatarnos de la manipulación mental que encierra este perverso planteamiento?..Más allá de la confluencia de factores económicos y geopolíticos, el éxodo migratorio de unos países a otros adquiere su razón de ser en la forma de organización social que históricamente nos hemos dado.

Solidaridad como “el sistema”

El sistema no es algo que se construya a partir de la forma de organización social en la que interactuamos como seres sociales, sino que la forma de organización social es el sistema en si mismo..no se puede entonces cambiar el sistema que consideramos fuente de injustica si no cambiamos antes nuestro modelo de organización social. Habría que identificar obviamente en que consiste nuestro modelo de organización social para poder saber que es lo que debemos cambiar.

A mi entender este modelo consiste en la preeminencia de estructuras políticas y financieras de ámbito supralocal que tienen la peculiaridad de conformar entidades jurídicas separadas, es decir, que los fundamentos jurídicos de las entidades políticas se conforman separadamente de la de los fundamentos jurídicos de las entidades financieras. Al hacerlo así ambas estructuras necesitan de lo que hemos dado en llamar Estado.

No parece haber ninguna forma de organización social que suponga una alternativa al Estado, pero esto es así precisamente porque no se diseñan mentalmente estructuras sociales que no conciban la separación entre estructura política y estructura financiera. Si así se hiciese, es decir, si se concibiesen estructuras con el mismo fundamento jurídico para unidades políticas y unidades financieras..el Estado simplemente desaparecería por innecesario.

Tres premisas debieran entonces conformar la posibilidad de otra forma de organización social viable y alternativa a la del Estado: Primera, unificación de estructura financiera y política  en el nivel local. Segunda, depósito y custodia de los recursos financieros en y por la estructura resultante de dicha unificación de tal modo que se garantice su control por parte de esta. Y tercera mancomunización de tales recursos con la finalidad de hacer funcionar lo que habría de ser una verdadera sociedad de cooperación. Consideradas combinadamente pueden llegar a constituir una forma de organización social que de surgimiento a un posibilismo en el que necesariamente la solidaridad habría de ser “el sistema”. Hablo pues de solidaridad como “el sistema”..no de solidaridad como actitud humana individual.

Deconstruir las formas de organización social africanas heredadas de Occidente

El problema reside en los brutales desajustes económicos y políticos que rigen las relaciones humanas en África, manifestadas en el nivel financiero en la existencia de entidades bancarias y en el nivel político en la existencia de los estados.

Las comunidades africanas debieran organizarse en forma que pudieran superar al sistema por debajo, o sea, por lo esencial del mismo. Ello supone mirarse a si mismo por sus raíces, y no por sus estructuras jerárquicas de poder, de tal modo que la estructura política que tiene cada tribu en el ámbito más localista, o la estructura administrativa urbana de ámbito también local, se fusione con la función básica que tiene la Banca de hacer de depósito y custodia de los recursos financieros.

Se trata de edificar un fundamento viable que haga posible la generación de recursos básicos para la subsistencia de la comunidad tomando como referencia siempre el ámbito local, y desde este extrapolarlo al supralocal bajo las premisas ya mencionadas de control exclusivo en este ámbito y de su posterior mancomunización.

Cualesquiera recursos que se generasen en el ámbito local determinado de cualquier comunidad africana, sea tribal o urbana, ¿Qué más daría entonces que fuesen depositados y custodiados por esa tribu o comunidad urbana si al final debieran en cualquier caso ser puestos en mancomunización?..

De esta manera se teje el sistema de solidaridad que habría de sustituir al sistema de bancarismo (1) (2) actualmente vigente.

La función bancaria básica de depósito y custodia puede ser perfectamente ejercida por la tribu o el ayuntamiento, haciendo absolutamente innecesario la existencia de una estructura bancaria pública o privada que se ocupe de dicha función. El Estado es el cuerpo y la Banca la corona del emperador..uno y otro son pues perfectamente prescindibles en África.

Los pueblos africanos están capacitados para primero deconstruirse, y luego reconstruirse a si mismos como constructores sociológicos sin la intermediación de otros poderes que nunca les han llevado más que inmensas tragedias.

Solo tienen que mirar hacia sus propias raíces y construir a partir de ellas..

Identificando las causas de la inmigración

Los intereses geopolíticos y económicos de los estados y de la Banca que custodia los recursos financieros mundiales generan situaciones de guerras civiles o internacionales, conflictos étnicos o religiosos, situaciones de miseria económica y social, opresión e inestabilidad política, y todo ello provoca sentimientos de miedo, desasosiego, y desesperanza que al final van a confluir en la necesidad de buscar un marco de vida que permita huir de todas estas inmensas tragedias y angustias vitales. No es de extrañar entonces que millones de personas que en África nacen sometidas a estas terribles condiciones de vida quieran emigrar hacia lo que desde su perspectiva se percibe como un mundo menos malo en el que ellos y sus seres queridos se ven obligados a tener que vivir.

Las causas por las que emigran la mayoría de los africanos que van a Europa son transversales y variadas, no hay una sola que defina su deseo de inmigración. Saben perfectamente que en Europa hay muchos problemas sociales..pero los problemas sociales y políticos con los que deben lidiar en sus países son de tal magnitud que a muchos les hacen concebir que a pesar de todo lo que se esfuercen, nunca podrán salir allí de la miseria en que ellos y sus seres queridos se encuentran. Simplemente no ven futuro en su tierra.

Para otros emigrar significa escapar a la expectativa de muerte violenta que piensan les pueden deparar las guerras que asolan sus países.

Otros emigran para escapar no a la guerra sino al hambre.

Y otros muchos lo hacen para poder ser el sostén de sus seres queridos. Trabajan en Occidente para ganar dinero y enviárselo a sus familias, las cuales esperan precisamente de ellos que ganen dinero y que se los envíen para con estos recursos poder paliar en la medida de lo posible las terribles penurias que estas personas se ven en la tesitura de tener que soportar día tras día.

¿Cómo es posible que desde Europa se perciba entonces la inmigración como un problema cuando objetivamente esta no es en realidad más que la consecuencia de la economía y la geopolítica mundial?. Porque no queremos ver lo que hay detrás de las personas que se acumulan desesperadas a las puertas de nuestras fronteras..

La responsabilidad simbiótica

La forma de organización social que históricamente nos hemos dado como constructores sociológicos es la causa del posibilismo que permite la marginación política y económica de inmensas cantidades de seres humanos.

Los intereses políticos y económicos que confluyen en el Estado y su corona la Banca conforman el veneno que deforma la civilización humana hasta el punto de haberla convertido en una monstruosa construcción al servicio de la idea de poder que se encarna en la institución bancaria y den el Estado.

Los africanos deben hacer desaparecer el Estado y la Banca al igual que deben hacerlos desparecer los europeos y las demás culturas humanas de los otros continentes.

La función bancaria básica que supone el  depósito y la custodia de los recursos financieros no puede entenderse en ninguna parte del mundo más que en unificación y simbiosis jurídica con la configuración política más básica del Estado, la tribu o el ayuntamiento. No se trata pues de cambiar el sistema sino la forma de organización social con la que interactuamos los seres humanos unos con otros..

El éxodo de africanos hacia Europa es al final un problema de geopolítica y práctica económica, ¿y que domina la geopolítica y la economía mundial?..manifiestamente el Estado y la Banca que son los responsables de que el posibilismo vigente en el mundo genere intereses nefastos consustanciales a la naturaleza de ambas estructuras..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s