Sobre la marginación política y económica de millones de seres humanos

Elaborando nuevas premisas mentales
Elaborando nuevas premisas mentales

Repensando nuestra forma de organización social

Las condenas de la represión policial en las manifestaciones de los ciudadanos españoles que se rebelan contra las criminales injusticias sociales pierden toda credibilidad cuando a la par se justifican y a la vez se niegan las criminales represiones policiales de estados a los que se considera revolucionarios.

Agitar la bandera de la revolución anticapitalista no justifica que los gobiernos que en el mundo sostienen oficialmente este discurso puedan masacrar sin piedad en las calles a los ciudadanos que se manifiestan contra las también criminales injusticias sociales que implementan estos gobiernos por todo el mundo.

En mi opinión, no existe en el mundo lucha alguna contra la injusticia..solo existe una lucha entre grupos de poder para intentar hacerse con el control absoluto de los mecanismos que garantizan la pervivencia de esa injusticia..esto es, el control de los estamentos de la Banca y del Estado. Y punto.

Fuera de la lucha por el control de ambos estamentos todo el discurso en pos de la justicia social no es sino un engaño mental.

No es el dominio del Estado ni el control de la Banca a través de su nacionalización lo que procede para poder implementar la justicia social, obviamente desde mi relativa y subjetiva visión de las realidades del mundo, sino una transformación en nuestro modo de organización social que necesariamente implique un cambio en nuestra forma de vida.

Ni la socialización del Estado ni la nacionalización de la Banca han significado nunca la implementación de una dinámica que vaya en el sentido que acabo de mencionar, pues solo el cambio del posibilismo vigente puede a mi entender redirigir la sociedad humana hacia formas de organización y de relaciones inter e intracomunitarias que hagan viable el principio de justicia social.

Los revolucionarios anticapitalistas que se han hecho con el control del Estado y la Banca han traído más represión a los ciudadanos, mas militarismo, más estado policial, más ausencia de democracia, más injustica..

La cuestión no consiste entonces en hacer exclusivamente un cambio del sistema político, ni siquiera de quedarse en la sustitución de un liderazgo político personalizado, que también,  por un liderazgo político colectivo, sino que el cambio de sistema político tan solo debe ser percibido como un instrumento más para el verdadero cambio que se precisa.

La sociedad de justicia social por la que se aboga no podrá edificarse sobre el hedor de las premisas vigentes, las dos más importantes de las cuales las constituyen las construcciones sociológicas del Estado y la Banca,  por lo que se hace necesario redirigir nuestras prioridades cerebrales hacia una dimensión mental donde se perciba que estas premisas que histórica y psicológicamente conforman nuestros patrones de edificación sociológica, son perfectamente prescindibles.

Tenemos así que la necesidad de ejercer el poder, legitimar la violencia desde este, y acumular patrimonio sin límite, conforman pautas sociales desechables ante los nuevos postulados de formas de organización social que se vislumbran como factibles. Es en este sentido donde adquieren sentido la deconstrucción del orden bancario y del orden geopolítico vigente.

Deconstruirlos para tomar como puntos de referencia a partir de los cuales reedificar desde las comunidades humanas a nivel local a la necesidad básica que hay en una sociedad moderna de disponer de un sistema de depósito y custodia del dinero.

Si desaparece el posibilismo que hace viable la acumulación infinita de patrimonio, queda sin sentido la necesidad de articular un poder financiero que a su vez controle el Estado y el ejército. Y respecto a la necesidad que tenemos los seres humanos de defendernos del enemigo, quizás no hemos llegado a comprender que es  precisamente el nefasto posibilismo  vigente el responsable de la viabilidad de hacer un acopio infinito de patrimonio..que es en realidad el verdadero enemigo que por todas partes nos asedia..

Es pues la forma de organización social que históricamente nos hemos dado como constructores sociológicos la que permite el posibilismo que conlleva la marginación política y económica de tantos seres humanos por toda la extensión de la Tierra. Los intereses políticos y económicos que confluyen en el Estado y la Banca son el veneno que deforma la civilización humana hasta el punto grotesco de haberla transformado en una construcción monstruosa al servicio del poder, y no de las verdaderas necesidades humanas.

Anuncios

La oscura intencionalidad de los parasoldaditos del 22-M

Dignidad sin militarismo paramilitar
Dignidad sin militarismo paramilitar

Contra el paramilitarismo antisocial

En el caso concreto del 22-M, los responsables fueron los parasoldaditos que utilizaron a los ciudadanos que en razón se manifestaban contra la violencia social del poder establecido. Pretendían estos ejercer la violencia contra los policías que consideran están al servicio de aquellos que ostentan en la actualidad los resortes del poder, pero no porque estos parasoldaditos esté luchando contra la injusticia social que nos ahoga..sino porque ellos mismos responden a intereses que lo que pretenden es que sean  otros los que se beneficien del control de los resortes de esa injusticia.

La actitud de los parasoldaditos que el 22-M intentaron impedir que un miembro del Samur atendiese a un policía caído al grito de “Dejadlos morir” fue inhumana. ¿Qué falta de humanidad es esa de intentar rematar en el suelo a un policía caído por los impactos de objetos en su cabeza, e impedir además que los servicios sanitarios accediesen a él para darle asistencia médica?.

En mi opinión, los parasoldaditos del 22-M no representan a los ciudadanos que se manifestaban por la dignidad en ese día..sino que representan a oscuros intereses de poder ajenos a los deseos reales de los ciudadanos necesitados de justicia social.

Por una aplicación de la Sharia en los códigos civiles europeos

Dirimiendo conflictos
Dirimiendo conflictos

Visualizando una sharia laica

En realidad el título de este artículo es intencionadamente equivoco, pues la sharia no es sinónimo de ley o jurisprudencia islámica, sino que es un concepto que alude al código de pautas éticas o morales que favorecen el  desarrollo de la naturaleza espiritual del ser humano, desarrollo que habría de conducirle en la dirección correcta del reencuentro con Allah, de ahí lo de su significado etimológico que le relaciona con “la senda correcta”.

La sharia es pues una actitud espiritual que tiene implicaciones en los niveles de la conducta humana, y que consiste por tanto en evitar aquello que nos causa perjuicio espiritual o físico, en manifestar actitudes loables hacia los otros seres humanos y hacia la naturaleza misma que nos rodea, y en una relación de intimidad personal con dios que nos va marcando el camino de retorno hacia él, todo ello según se puede inferir de la antropología coránica.

Alegóricamente, la sharia sería entonces como un rio, donde tanto el cauce como el agua que discurre por este conformarían un todo indisociable. El cauce es el camino transmitido en la Revelación, el cual solo adquiere sentido para nosotros si hacemos que por el mismo fluyan las aguas, siempre en constante evolución, que suponen nuestras acciones. Si tenemos la intención de llevarlas al océano de Allah serán entonces fructíferas..pero si tenemos la intención de llevarlas a una fuente cenagosa serán entonces perniciosas. Obviamente solo Allah conoce sobre este asunto, según la psicología religiosa islámica, por lo que el seguimiento de la sharia tan solo atañe a nuestra intimidad personal.

La ley islámica entendida como jurisprudencia no constituye por tanto la sharia, sino otro concepto que se denomina fiqh. El fiqh o jurisprudencia islámica, que no la sharia, tiene a su vez una vertiente civil y una vertiente penal. Para ser correctos tenemos que hablar pues de la aplicación del fiqh o jurisprudencia islámica en los códigos civiles europeos, y no de la sharia, la cual supone en realidad un camino espiritual que atañe al corazón humano.

Acotando conceptos, hablamos en primer lugar de un fiqh aplicado únicamente a los códigos civiles europeos en materias concretas como testamentos y herencias, divergencias de orden financiero, custodia de los hijos en casos de divorcio, u otras materias civiles que no entrasen en conflicto con el principio ineludible de igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, sin distinciones de género, estatus social o de adhesiones a formas de  consciencias seculares o religiosas.

Imbricación de la sharia en un único código civil laico

Vuelvo a utilizar el término sharia intencionadamente de manera errónea, pues esta idea de asimilar sharia a jurisprudencia islámica está profundamente arraigada en el subconsciente colectivo tanto de musulmanes como de ateo-cristianos, increyentes en general, o seguidores de cualquiera otros credos.

Hablo en realidad de fiqh, y siempre aplicado exclusivamente a las cuestiones relativas al derecho civil antes mencionadas, nunca a los hudud o castigos corporales contemplados también en determinados fiqh que han sido implementados en algunos países de mayoría sociológica islámica, y que son materia de los códigos penales y no civiles.

Se trataría de imbricar normas del fiqh relativas a  testamentos y herencias, disputas financieras, u otras del derecho familiar, siempre de que fuesen compatibles con la premisa ineludible de respeto al principio de igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, en el mismo código civil que fuese de aplicación para todos los ciudadanos, de tal manera que en un mismo artículo se permitiese, en las materias reseñadas, acogerse a una u otra opción, esto es, la opción estrictamente secular o la opción del fiqh.

Cualquier ciudadano podría acogerse a una u otra opción, sin necesidad de declarar sobre su religión a ausencia de ella, por lo que por tanto un matrimonio de ateos podría perfectamente decidir optar acogerse a la alternativa marcada por la norma del fiqh en lugar de a la norma secular, en las mismas condiciones que podría hacerlo un matrimonio constituido por musulmanes.

Al no haber tribunales islámicos que se encargasen específicamente de impartir jurisprudencia en las materias señaladas según el fiqh, serían jueces ordinarios presidiendo tribunales ordinarios los que lo impartirían. El fiqh relativo a estas cuestiones concretas sería entonces no más que una opción alternativa sobre la que jueces, fiscales, y abogados debieran estar formados.

Sería entonces perfectamente viable tener un solo código civil de aplicación a todos los ciudadanos por igual, sin necesidad de plantearse la implementación de un código civil paralelo exclusivamente para musulmanes, y de esta manera articular un mecanismo que sirviese para favorecer el principio de integración social sin asimilación de aquellas minorías musulmanas que dentro de las minorías musulmanas europeas se sienten desarraigadas social y jurídicamente de las sociedades europeas en las que conviven.

Hablo de minorías musulmanas dentro de las minorías musulmanas porque entiendo que este sentimiento de desarraigo es minoritario incluso dentro de las propias comunidades musulmanas europeas.

Ni tribunales islámicos ni sharia..sino normas del fiqh islámico perfectamente imbricadas en nuestros códigos civiles seculares, como una opción alternativa a la que pudiera acogerse cualquier ciudadano independientemente de la forma de consciencia a la que haya decidido acogerse.

La sharia..o hablado ahora correctamente el fiqh, puede entonces comenzar a insertarse en el subconsciente colectivo de los ciudadanos europeos como una normativa legal de naturaleza laica, que sea factiblemente compatible con el carácter secular de los códigos civiles vigentes en cualquier país de Europa.

La premisa de un solo código civil con determinados artículos que permitiesen tanto el acogerse a la opción secular como a la del fiqh, optativo para todos los ciudadanos sin distinción alguna, y con jueces y tribunales ordinarios de carácter absolutamente civil..

¿Sería esta premisa de imbricar un fiqh islámico sobre las materias señaladas en los códigos civiles europeos, compatible con el principio de respetar la laicidad y la necesidad de aplicar una sola ley a todos los ciudadanos?..

Acerca de los fundamentos zurdos del origen de la vida en la Tierra

El misterio de la mano izquierda de dios

El asteroide V precipitándose sobre el océano primigenio
El asteroide V precipitándose sobre el océano primigenio

Unos desvían el plano de luz polarizada hacia la izquierda, y otros hacia la derecha. Simbólicamente son como nuestras manos, las cuales tienen tal configuración que al superponer la una sobre la otra no pueden coincidir estructuralmente. A los primeros se les conoce como “levógiros” o “zurdos” y a los segundos como “dextrógiros” o “derechos”. Ambos son aminoácidos, pero en la Tierra solo los “ levógiros o zurdos” tienen función biológica, mientras que los “dextrógiros o derechos” son biológicamente inactivos.

Los “aminoácidos levógiros o zurdos” constituyen así la sustancia primordial sobre la que están edificados comúnmente todos los organismos vivos. Surgieron de la tierra depositada en el fondo de los océanos, y lo hicieron a partir de la combinación de elementos físico-químicos que interactuaron entre sí en el contexto de determinados acontecimientos geológicos y ambientales científicamente identificables.

El origen de la primigenia actividad biológica en la Tierra está pues en la combinación de elementos inorgánicos sometidos a determinados sucesos geológicos y ambientales.

El espermatozoide divino

La teoría de la Panspermia propuesta por el químico sueco Svante August Arrhenius en 1908 que viene a decir que la vida en la Tierra procede del espacio exterior y fue traída por meteoritos en los que viajaban bacterias, tiene dos interrogantes que la dejan inutilizada; cómo es posible que las bacterias mantuviesen su actividad biológica viajando por el espacio a lomos de un meteorito durante millones de años y que sobreviviesen al impacto de este contra la Tierra, y la más importante, las bacterias necesitan una base previa de ADN para formarse. ¿Cómo se formaron entonces las bacterias que viajaban en el supuesto meteorito que las trajo a la Tierra?.

Visualicemos la secuencia inversa de la constitución de la vida: las bacterias se forman a partir de moléculas de ADN, las moléculas de ADN se forman a partir de moléculas de proteínas, las moléculas de proteínas se forman a partir de moléculas de aminoácidos.

La Panspermia presupone que los aminoácidos se formaron entonces en un cuerpo celeste ajeno a la Tierra, ¿cómo se formaron en ese cuerpo celeste esos aminoácidos supuestamente extraterrestres?. La pregunta nos encierra en un círculo de imposible salida. Pero los aminoácidos de los que surgieron las proteínas, de las que luego derivaron las moléculas de ADN a partir de las cuales se formaron las bacterias, pudieron tener su origen en la misma Tierra, pese a sí que fue un asteroide el que dio origen al surgimiento de la vida en nuestro planeta.

¿Cómo es posible hacer compatible el hecho de que las moléculas básicas de la vida, los aminoácidos, surgiesen en la Tierra, con el hecho de que la vida en este mismo planeta proviniese de un asteroide venido del espacio exterior?..

Un meteorito caído en Australia en 1969 denominado Murchison por la localidad del estado australiano de Victoria donde cayó, contenía algunos de los 20 aminoácidos proteicos, es decir, de los aminoácidos que conforman las proteínas que componen los organismos vivos terrestres. Pero el hecho de que los meteoritos contengan aminoácidos no tiene porqué implicar automáticamente que estas moléculas orgánicas que en la Tierra conforman los ladrillos básicos de la vida tengan un origen necesariamente extraterrestre. Los aminoácidos pueden haber surgido también en la propia naturaleza terrestre.

Alegorizando el mecanismo del surgimiento de los aminoácidos podemos decir que un  asteroide hizo las veces de espermatozoide cósmico que fecundara  el óvulo dispuesto en el útero de la receptiva madre. Si el asteroide es el espermatozoide, el óvulo la parte de la tierra depositada en el fondo del océano primordial donde el asteroide impactó, el útero el océano primordial mismo, y la receptiva madre la Tierra..¿quién habría de ser el progenitor?..

El gran padre cósmico

El espermatozoide (el asteroide) viajaba en el esperma (la lluvia de asteroides), y contenía los elementos que lo hacían potencialmente fecundo (el carbono y el nitrógeno). Se unió al óvulo (el área de impacto en la tierra del océano primordial) que contenía también elementos que lo hacían fecundo (el oxígeno y el hidrógeno) en el útero (el océano primordial) de la progenitora (el planeta Tierra), para hacer germinar las primogénitas moléculas de la vida (los aminoácidos zurdos o levógiros).

Obviamente pueden haber interactuando aminoácidos extraterrestres en el origen de la vida en nuestro planeta, pero también pueden haber surgido estos en la propia Tierra, mediante la combinación de carbono y nitrógeno procedente del espacio exterior con oxígeno e hidrógeno terrestre, todo ello interactúando en las condiciones de presión y temperatura surgidas a raíz del impacto del meteorito con el fondo oceánico.

¿Pero por qué y cuándo se pudo haber precipitado este asteroide, al que podemos llamar “V” por su función alegorizada de asteroide que fecundara el primordial océano terrestre, sobre la superficie acuosa terrestre?.

Hace unos 4.000 millones de años las órbitas de Júpiter y Saturno sufrieron una resonancia orbital que alteró su velocidad de desplazamiento entorno al Sol, de tal modo que por cada vuelta que daba Júpiter, Saturno daba dos (resonancia orbital 1:2). Téngase en cuenta que la actual resonancia orbital Júpiter-Saturno es 5:2, o lo que es lo mismo, en nuestro momento astronómico actual en el tiempo que Júpiter da cinco vueltas al Sol, Saturno da solo dos.

Esta resonancia orbital entre Júpiter y Saturno produjo en el primero el efecto contrario que en el resto de los planetas, pues mientras estos se vieron impelidos a alejar sus órbitas del Sol a consecuencia de esta resonancia orbital, Júpiter se vio impelido a iniciar un lento acercamiento de su órbita a la estrella solar, a causa de que esta resonancia provocó una de las cíclicas perturbaciones que periódicamente azotan a este padre de los planetas del Sistema Solar, forzando una alteración de su eje de rotación.

Así, durante cientos de millones de años, en un período comprendido entre los 4.000 y los 3.500 millones de años, la variación en la velocidad de rotación de Júpiter entorno al Sol conllevó que su campo gravitatorio se viese afectado por ello, y como consecuencia incontables cuerpos celestes menores que se encontraban en el cinturón de asteroides próximos a este se viesen lanzados fuera de su área natural hacia el interior del Sistema Solar. Lo hicieron en forma de una lluvia de asteroides, muchos de los cuales fueron a caer sobre la superficie de la Luna, otorgándole a este satélite terrestre su actual configuración surcada de cráteres, y otros sobre la superficie terrestre, siendo en este contexto de perturbaciones astronómicas en el que el asteroide V compuesto de carbono y nitrógeno iría a impactar sobre el océano primordial de la Tierra.

En torno a un período comprendido entre los 3.800 y los 3.500 millones de años se estabilizó la órbita de Júpiter en torno al Sol, lo que supuso el cese de su aproximación orbital al mismo. Esto conllevó a su vez el fin de la lluvia de asteroides hacia el interior del Sistema Solar, y por tanto también sobre la Luna y la Tierra, tiempo astronómico que coincide con la gestación de las primitivas formas de vida en la Tierra.

La colisión de V con la tierra yaciente en el fondo oceánico rico en oxígeno e hidrógeno a una velocidad X, produjo determinadas magnitudes físicas de presión y temperatura, que conjuntamente con los procesos físico-químicos en los que interactuarían la materia inorgánica extraterrestre con la terrestre, darían lugar a la aparición de los considerados por la ciencia biológica como los ladrillos de la vida, los primigenios aminoácidos zurdos o levógiros que actuarían desde entonces como primogénitas moléculas orgánicas.

Entre 200 y 500 millones de años después del impacto estos acabarían dando lugar a las primitivas formas de vida bacteriana, luego de que durante estos inmensos lapsos temporales los aminoácidos levógiros hubiesen ido constituyendo procesos biológicos durante los que estas moléculas se irían uniendo unas con otras a través de enlaces peptídicos hasta conformar proteínas,  las que a su vez acabarían constituyendo las moléculas de ADN bases de la información genética que se iría transmitiendo durante la evolución biológica de las especies.

El mayor misterio de la vida es el porqué de su naturaleza zurda y no diestra

De las dos configuraciones bioquímicas de los aminoácidos, aquellos que tienen el grupo amina proyectado hacia la derecha del carbono asimétrico, y que por ello desvían el plano de luz polarizada hacia la derecha, denominados dextrógiros o derechos, y aquellos que tienen el grupo amina proyectado hacia la izquierda del carbono asimétrico, y que por ello desvían el plano de la luz polarizada hacia la izquierda, denominados levógiros o zurdos, solo estos últimos parecen ser los ladrillos de la vida, que en la Tierra es por tanto levógira y no dextrógiros.

Se desconoce la razón de que sean los aminoácidos levógiros los fundamentos de la vida en lugar de los dextrógiros. Si la Tierra gira de oeste a este en su rotación y en su traslación (movimiento levógiro), también la vida parece girar de oeste a este al disponer las moléculas fundamentales de esta (aminoácidos zurdos o levógiros) los grupos amina de su configuración química orientados hacia la izquierda de sus carbonos asimétricos.

Nuestro Sol se desplaza por la Vía Láctea, y desde su nacimiento se considera que puede haber dado 20 vueltas a esta, dada su velocidad de desplazamiento y la distancia recorrida en cada órbita galáctica, pero este astro no conforma realmente el centro cósmico en torno al que orbitan los planetas del Sistema Solar.

Lo hacen en torno a un Centro de Masas llamado Baricentro , que hace que un sistema cósmico formado por dos cuerpos celestes se conecten entre sí por la gravedad que los atrae. En el caso del sistema Tierra-Sol, el Baricentro estaría en un punto imaginario situado en el interior del mismo Sol, y muy cercano a su centro, a solo unos 450 km de este.

En el caso del sistema Júpiter-Sol, al ser este planeta mucho más grande que la Tierra y disponer de una masa cientos de veces mayor que esta, el Baricentro entre ambos estaría situado en un punto diferente al que está ubicado en el sistema Tierra-Sol. Tenemos entonces que el Baricentro, el centro de masas en torno al que orbitan los planetas del Sistema Solar, varía dependiendo de la masa del objeto celeste que se encuentra conectado gravitacionalmente con el Sol. Este mismo astro rey tiene también su propio centro de masas en torno al cual gira.

Consideramos entonces que astrofísicamente no es que los planetas de nuestro Sistema Solar orbiten en torno al Sol, sino que el Sol y los planetas orbitan en torno a su respectivo Baricentro o centro de masas. Esta órbita del Sol en torno a su respectivo Baricentro hace que este astro realice un característico movimiento de bamboleo..

orbita

El punto pequeño es la Tierra, y el grande el Sol, ambos mantienen una órbita en torno a la cruz que se encuentra en el interior del Sol, muy próxima a su centro. La cruz simularía el centro de masas o Baricentro.

Por un lado hay un Baricentro del Sol con respecto a cada planeta, y por otro hay un  Baricentro o centro de masas global del Sistema Solar. En el caso del Baricentro del Sistema Solar, la posición de este respecto del Sol variará dependiendo de la distribución de las masas de los distintos planetas  en cada momento, de tal modo que el imaginario Baricentro o centro de masas del Sistema Solar unas veces pueda situarse dentro del Sol y otras fuera de él.

Para comprender como es posible que el Baricentro o centro de masas del Sistema Solar se encuentre unas veces fuera y otras de dentro del Sol, visualicemos el siguiente esquema sobre la distribución de distintos planetas respecto a la posición del Sol, donde B es Baricentro, y J, S, U, y N las iniciales respectivas de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno:

  • Momento astronómico 1: SOL (B. EXERNO) — J + S + U + N
  • Momento astronómico 2: J — SOL (B. INTERNO) — S + U + N

En el momento astronómico 1, el Baricentro o centro de masas del Sistema Solar es externo al Sol porque las masas de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno se encuentran todas posicionadas a la derecha de la estrella, mientras que en el momento astronómico 2, el Baricentro o centro de masas del Sistema Solar se encuentra en el interior de la estrella porque la masa de Júpiter está posicionada a la izquierda, pero las del resto de los planetas a la derecha.

La suma de las masas de los planetas teniendo en cuenta su posición relativa respecto al Sol en cada momento astronómico determinado, establece una  conexión gravitacional variable entre los planetas y el Sol, la cual resulta responsable de que una veces el imaginario Baricentro se sitúe dentro de la estrella y otras se desplace fuera de ella..

Los cuerpos celestes orbitan entonces en torno a un lugar variable en el espacio vacío denominado Baricentro o centro de masas, que puede estar dentro o fuera de un cuerpo celeste dependiendo de las masas, las posiciones espaciales, y las relaciones gravitacionales con las que interactúan unos con otros.

El Baricentro o centro de masas del sistema Tierra-Sol puede influir en los ciclos climáticos de la Tierra, ¿puede haber también influido en los condicionantes medioambientales que originaron la vida en nuestro planeta y tener esto alguna relación entre los movimientos levógiros de la Tierra y la configuración química también levógira de las moléculas fundamentales de la vida?..

¿Influyó el Baricentro del sistema Tierra-Sol en el origen de la vida?

El invisible centro orbitacional del Sistema Solar

El invisible centro orbitacional del Sistema Solar

Los planetas y el Sol orbitan en torno a un punto del espacio vacío

Nuestro Sol se desplaza por la Vía Láctea, y desde su nacimiento se considera que puede haber dado 20 vueltas a esta, dada su velocidad de desplazamiento y la distancia recorrida en cada órbita galáctica, pero este astro no conforma realmente el centro cósmico en torno al que orbitan los planetas del Sistema Solar.

Lo hacen en torno a un Centro de Masas llamado Baricentro , que hace que un sistema cósmico formado por dos cuerpos celestes se conecten entre sí por la gravedad que los atrae. En el caso del sistema Tierra-Sol, el Baricentro estaría en un punto imaginario situado en el interior del mismo Sol, y muy cercano a su centro, a solo unos 450 km de este.

En el caso del sistema Júpiter-Sol, al ser este planeta mucho más grande que la Tierra y disponer de una masa cientos de veces mayor que esta, el Baricentro entre ambos estaría situado en un punto diferente al que está ubicado en el sistema Tierra-Sol. Tenemos entonces que el Baricentro, el centro de masas en torno al que orbitan los planetas del Sistema Solar, varía dependiendo de la masa del objeto celeste que se encuentra conectado gravitacionalmente con el Sol. Este mismo astro rey tiene también su propio centro de masas en torno al cual gira.

Consideramos entonces que astrofísicamente no es que los planetas de nuestro Sistema Solar orbiten en torno al Sol, sino que el Sol y los planetas orbitan en torno a su respectivo Baricentro o centro de masas. Esta órbita del Sol en torno a su respectivo Baricentro hace que este astro realice un característico movimiento de bamboleo..

La Tierra girando en torno al baricentro situado en el Sol
La Tierra girando en torno al baricentro situado en el Sol

El punto pequeño es la Tierra, y el grande el Sol, ambos mantienen una órbita en torno a la cruz que se encuentra en el interior del Sol, muy próxima a su centro. La cruz simularía el centro de masas o Baricentro.

Por un lado hay un Baricentro del Sol con respecto a cada planeta, y por otro hay un  Baricentro o centro de masas global del Sistema Solar. En el caso del Baricentro del Sistema Solar, la posición de este respecto del Sol variará dependiendo de la distribución de las masas de los distintos planetas  en cada momento, de tal modo que el imaginario Baricentro o centro de masas del Sistema Solar unas veces pueda situarse dentro del Sol y otras fuera de él.

Para comprender como es posible que el Baricentro o centro de masas del Sistema Solar se encuentre unas veces fuera y otras de dentro del Sol, visualicemos el siguiente esquema sobre la distribución de distintos planetas respecto a la posición del Sol, donde B es Baricentro, y J, S, U, y N las iniciales respectivas de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno:

  • Momento astronómico 1: SOL (B. EXERNO) — J + S + U + N
  • Momento astronómico 2: J — SOL (B. INTERNO) — S + U + N

En el momento astronómico 1, el Baricentro o centro de masas del Sistema Solar es externo al Sol porque las masas de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno se encuentran todas posicionadas a la derecha de la estrella, mientras que en el momento astronómico 2, el Baricentro o centro de masas del Sistema Solar se encuentra en el interior de la estrella porque la masa de Júpiter está posicionada a la izquierda, pero las del resto de los planetas a la derecha.

La suma de las masas de los planetas teniendo en cuenta su posición relativa respecto al Sol en cada momento astronómico determinado, establece una  conexión gravitacional variable entre los planetas y el Sol, la cual resulta responsable de que una veces el imaginario Baricentro se sitúe dentro de la estrella y otras se desplace fuera de ella..

Los cuerpos celestes orbitan entonces en torno a un lugar variable en el espacio vacío denominado Baricentro o centro de masas, que puede estar dentro o fuera de un cuerpo celeste dependiendo de las masas, las posiciones espaciales, y las relaciones gravitacionales con las que interactúan unos con otros.

El Baricentro o centro de masas del sistema Tierra-Sol puede influir en los ciclos climáticos de la Tierra, ¿puede haber también influido en los condicionantes medioambientales que originaron la vida en nuestro planeta?..