En respuesta a ABC.es sobre la democracia directa propuesta por Podemos

La democracia directa no motiva incongruencias

En respuesta al artículo “Así sería un país gobernado por Podemos” publicado hoy en ABC.es ver aquí sobre una supuesta incongruencia presente en una teórica democracia directa, me viene señalar lo siguiente, desde una perspectiva absolutamente personal, y sin que ella presuponga en modo alguno la opinión que al respecto pueda tener Podemos en relación a la implementación práctica de este principio de democracia directa.

Una dinámica de democracia directa y participativa debiera conllevar el abandono del principio de delegación de la voluntad ciudadana como norma, pero no como complemento, lo que significa que se articularía una combinación de asambleas ad hoc, específicas para tratar asuntos concretos, y en las que cada ciudadano participante solo se representa a sí mismo,  con asambleas de sufragio, estas permanentes y con representantes de los ciudadanos como el Parlamento.

A través de un sistema de asambleas ad hoc se articularía un mecanismo que permitiese la participación ciudadana en los procesos políticos de toma de decisiones, en las que cualquier decisión que se tomase en estas asambleas solo adquiriría la condición legal de “Propuesta”.

La “Propuesta” podría ser tanto elevada a la “asamblea de sufragio” como directamente podría ser sometida a referéndum ciudadano. Para ello se determinaría primero un número mínimo de votos (M) a partir del cual la “Propuesta” ya podría ser elevada a la “asamblea de sufragio” o ser sometida directamente a referéndum ciudadano.

Y segundo se determinaría un número de votos por encima de esta cuantía (D) a partir del cual ya no sería necesario hacer pasar la “Propuesta” por la “asamblea de sufragio” para su aprobación o no en esta, sino que tal “Propuesta” por encima de la cuantía de votos (D) ya podría ser sometida directamente a referéndum ciudadano.

Otras asambleas ad hoc podrían constituirse en el mismo nivel administrativo que la primera, y tomar una decisión contraria a la de las otras asambleas, por lo que una y otra “Propuesta” podrían ser tanto elevada a la “asamblea de sufragio” como ser sometida a refrendo ciudadano directo, dependiendo de igual manera de que el número de votos favorable a esta segunda “Propuesta” estuviese entre (M) y (D) o por encima de (D), respectivamente.

No hay pues incongruencia alguna en la democracia directa..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s