Solidarquía y asgerialización para una federación de recursos financieros

La federación de todos los recursos financieros entre las redes de asgerias conforman entonces la piedra angular de la solidarquía, de tal modo que sin la federación de estos solo hablaríamos de una utopía más al hablar de la asgeria..

redes

“El principio (arjé) de todas las cosas es lo indeterminado ápeiron. Ahora bien, allí mismo donde hay generación para las cosas, allí se produce también la destrucción, según la necesidad; en efecto, pagan las culpas unas a otras y la reparación de la injusticia, según el orden del tiempo”. (1)

Es el primer texto en prosa conocido en el que Anaximandro llamaba Arjé a un supuesto principio de naturaleza indeterminada que creía  residía en la esencia de todo lo existente. Este concepto filosófico pasó al lenguaje griego para conformar la etimología de palabras como mon(arjé)arquía, jer(arjé)arquía, olig(arjé)arquía, o an(arjé)arquía, entre otros muchas.

El Arjé (arquía) es el poder que otorga existencia a las cosas. Su etimología lo conforma como un sustantivo que alude a aquello que hace que algo “sea”, por ello cuando se usa como prefijo o sufijo para conformar una palabra se utiliza como sinónimo de algo que denota ejercicio del mando, del poder primigenio que otorga sustancia. Por ejemplo, como conceptos políticos monarquía equivaldría al ejercicio del poder por una sola persona, y anarquía a la ausencia o al no-poder.

En este sentido, solidarquía es un concepto que surge del nuevo paradigma político y financiero, donde la forma política no reside en la república ni en la monarquía, sino en la interdependencia política y financiera que se establece por la solidaridad que cimenta la relación geopolítica entre las distintas comunidades humanas de ámbito local. La solidaridad de la que hablo es la de un bien jurídico protegido de obligado cumplimiento legal que atañe a las entidades político-financieras las cuales conforman las comunidades humanas locales, no hablo por tanto de la solidaridad como actitud humana individual, que obviamente es una cuestión intima de cada cual.

La asgerialización deriva de la dinámica que nombrando a cada una de estas entidades político-financieras locales como asamblea de gestión solidaria o asgeria como acrónimo, va a deconstruir la Banca a través del mecanismo que supone privar a esta atávica institución financiera de la facultad para hacer de custodia y depositaria del dinero a la vez que traspasa esta función a las corporaciones locales.

Es esta confluencia entre corporación local y función financiera de depósito y custodia del dinero la que va a conformar la entidad denominada ahora asgeria.

Es precisamente este proceso de confluencia al que denomino asgerialización, y es la forma política de organización social que se gesta a partir de esta dinámica la que denomino solidarquía.

Las asgerias no tienen órganos gestores

La organización social sugerida conlleva un cambio en la forma de vida de los seres humanos, a la altura de lo que supuso el paso del modo de vida nómada al sedentario y urbanita. Este cambio se sustancia en la edificación de una forma de vida a partir de la disolución de las premisas sostenedoras del mundo actual, esto es, poder militar, posibilidad ilimitada de acumulación patrimonial, y estructuras bancarias que sustancian la omnipotencia del poder financiero. La consecuencia de estas tres premisas se manifiestan en la existencia de los estados y las corporaciones empresariales con poder equiparable o por encima del de estos estados.

El cambio de forma de vida conllevaría un nuevo concepto de seguridad jurídica que habría de tener como centro de atención al ser humano, y por lo tanto al principio de solidaridad como bien jurídico susceptible de máxima protección.

La solidaridad entendida como bien jurídico protegido constituye en esta sociedad de cooperación denominada solidarquía el principio rector que debe regir toda forma política, económica o financiera.

Las asgerias no tienen órganos gestores, pues su dirección política se sustancia en la dinámica de la democracia directa y asamblearia.

Los órganos gestores solo funcionan en ámbitos territoriales que están por encima del que limita cada corporación local, y en todo momento su capacidad de gestionar los asuntos públicos van a estar supeditados al empoderamiento ciudadano ejercido en las asambleas ad hoc que se desarrollan en cada asgeria, dentro por tanto de los ámbitos del barrio, el distrito, la aldea, el pueblo, la comuna, la tribu local, o la ciudad que quedan bajo la jurisdicción directa de la asgeria a través de la dinámica de las asambleas ad hoc.

Federar los recursos financieros para transformar la utopía en realidad tangible

Las asgerias consideradas individualmente no tienen capacidad para  generar bienes y servicios ni para implementar políticas efectivas de justicia social que lleguen de manera efectiva, más allá de todo utopía, a los ciudadanos que constituyen la base social de esta nueva forma de organización social.

Por ello es imprescindible que las asgerias federen todos sus recursos financieros que ahora ellas controlan..

Este concepto de “federación de los recursos financieros” es vital para comprender aquello que realmente sustancia el nuevo paradigma político-económico al que yo denomino solidarquía, y que es el que le otorga su verdadero sentido conceptual.

Las asgerias controlan todos los recursos financieros en el nivel local, pero necesitan federarlos obligatoriamente para poder sustentar el principio de solidaridad que hace que funcionen las sociedades complejas. Esto es en esencia la solidarquía que se propone como forma de organización social en el campo de la organización política, en sustitución del modelo republicano o monárquico que se nos propone torpemente como alternativas del modelo de Estado..

Las sinapsis neuronales constituyen la alegoría perfecta, obviamente según mi pensamiento, del esquema solidarquico postulado; las neuronas conforman las asgerias, y los fondos comunes que surgen de la federación de todos los recursos financieros controlados por las asgerias conforman los axones..

Es esta federación de los recursos financieros la que teje las redes de interdependencia mutua que posibilita la construcción viable de un modo de organización social alternativo al representado por el nefasto binomio Banca-Estado que históricamente domina el viejo régimen. Y a su vez es esta sinapsis entre las asgerias la que también va a configurar el Posibilismo que se postula para el nuevo paradigma político-económico.

La federación de todos los recursos financieros entre las redes de asgerias conforman entonces la piedra angular de la solidarquía, de tal modo que sin la federación de estos solo hablaríamos de una utopía más al hablar de la asgeria..

Más allá del Estado y la Banca se levanta la realidad de la solidarquía y la asgerialización en espera de reparar la sistémica injusticia histórica que atenaza al ser humano..

(1)   “Sobre la naturaleza”, Anaximandro, 610 a.c – 546 a.c

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s