Alegorías apocalípticas I, ¿era Jesucristo la Bestia de Apocalipsis 13?

Describe a un hombre que sale del río Jordán (Y vi surgir del mar una Bestia), empezando por sus manos a las que alude por sus dedos largos y huesudos (diez cuernos), siguiendo por su cabellera, larga y recogida en seis trenzas que le caían sobre sus hombros, por eso habla de siete cabezas..

alegorías

Apocalipsis 13: 1-4,

Y vi surgir del mar una Bestia que tenía diez cuernos y siete cabezas, y en sus cuernos diez diademas, y en sus cabezas títulos blasfemos. (Apocalipsis 13,1)

Describe a un hombre que sale del río Jordán (Y vi surgir del mar una Bestia), empezando por sus manos a las que alude por sus dedos largos y huesudos (diez cuernos), siguiendo por su cabellera,  larga y recogida en seis trenzas que le caían sobre sus hombros, por eso habla de siete cabezas, o sea, la cabeza más las seis trenzas (siete cabezas), luego por los anillos que embellecían cada uno de los dedos de sus manos (diez diademas), y termina por los abalorios que tenía enrollados en sus trenzas ( y en sus cabezas títulos de blasfemia)

  • “…Vi como salía del río un hombre de larga cabellera, recogida en seis trenzas sujetas cada una de ellas por abalorios blasfemos que le caían sobre los hombros…Sus manos eran grandes y huesudas..y cada uno de sus dedos lo adornaba con un aro de cobre de poco más de un centímetro y medio de anchura…”

La Bestia que vi se parecía a un leopardo, con las patas como de oso, y las fauces como fauces de león : y el Dragón le dio su poder y su trono y gran poderío. (Apocalipsis 13, 2)

El hombre que salía del río es descrito como delgado, fuerte porte, y con su cuerpo profundamente cubierto de vello muy negro, como una poderosa pantera negra (La Bestia que vi se parecía a un leopardo), dotado de poderosos brazos y piernas (con las patas como de oso), aludiendo a sí mismo a la potente voz que salía de su garganta. Por ello habla de las fauces de león, es decir, de la parte posterior de la boca que va del paladar al esófago, en un hombre que como el león..tenía una larga cabellera..( y las fauces como fauces de león).

Continúa aludiendo a la sensación que el hombre causaba en la multitud que lo veía, impresionados por su aspecto físico, por todos los adornos blasfemos con los que se adornaba, y por su potente y electrizante voz que le daban una hipnótica y fascinante autoridad que parecía provenir del mismo Satán, según sensación transmitida por el hagiógrafo autor del texto apocalíptico (y el Dragón le dio su poder y su trono y gran poderío).

  • “Era delgado y profusamente velludo…más sus brazos y piernas eran poderosos…y su voz áspera y fuerte…inspirando todo su aspecto un temor y autoridad reverencial a cuantos le veían…¿de quien le viene esa aureola de majestad?…se preguntaban…y se sentían admirados de ellos…”

Una de sus cabezas parecía herida de muerte, pero su llaga mortal se le curó; entonces la tierra entera siguió maravillada a la Bestia. (Apocalipsis 13, 3)

El hagiógrafo continúa describiendo una tremenda herida de espada que el hombre tenía en la frente (Una de sus cabezas parecía herida de muerte), la cual pudo haberle costado la vida, pero que milagrosamente se había cicatrizado y cerrado (pero su llaga mortal se le curó), maravillando a todo el mundo de que una herida semejante no le hubiese matado (entonces la tierra entera siguió maravillada a la Bestia)..

  • Tenía en la frente una horrible cicatriz, recuerdo de una antigua herida de espada que había estado a punto de costarle la vida…y la gente se admiraba de que hubiese sobrevivido…

Y se postraron ante el Dragón, porque había dado el poderío a la Bestia , y se postraron ante la Bestia diciendo: «¿Quién como la Bestia? ¿Y quién puede luchar contra ella?. (Apocalipsis 13, 4)

  • “El hombre hizo adeptos que le seguían ciegamente, proclamando que su autoridad le venía de lo alto y motivando que cuantos le escuchaban hablar idolatrasen a la divinidad de la que decía obtenía su autoridad a través de su persona (se postraron ante el Dragón, porque había dado el poderío a la Bestia), haciéndoles creer que ningún poder en la Tierra podría combatirlo y vencerlo” (y se postraron ante la Bestia diciendo: «¿Quién como la Bestia? ¿Y quién puede luchar contra ella?).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s