Alegorías apocalípticas II, ¿a qué Bestia se adora en Apocalipsis 13?

El hagiógrafo vuelve a incidir en el carácter blasfemo de la predica del hombre (Le fue dada una boca que profería grandezas y blasfemias) al que alude como la Bestia, que blasfemaba contra lo sagrado, contra dios, contra su morada, y contra los que en este ocupaban un lugar por la voluntad de dios

alegorías

Apocalipsis 13:5-8

Le fue dada una boca que profería grandezas y blasfemias, y se le dio poder de actuar durante 42 meses; (Apocalipsis 13,5)

El hombre de fauces como de león de Apocalipsis 13:2, larga cabellera y potente y electrizante voz, predicaba sobre lo alto de su ascendencia, pues se decía hijo de dios, (Le fue dada una boca que profería grandezas y blasfemias). Continúa el hagiógrafo aludiendo al tiempo durante el cual este hombre estuvo predicando sus blasfemias, tres años y medio (y se le dio poder de actuar durante 42 meses), al cabo de lo cual cesaron sus prédicas.

  • “…Exhalaba por su boca gran arrogancia cuando constantemente alardeaba sobre el altísimo origen de su ascendencia, y se dedicó a predicar durante 42  meses…tiempo al cabo del cual su misión se dio por concluida”

y ella abrió su boca para blasfemar contra Dios: para blasfemar de su nombre y de su morada y de los que moran en el cielo. (Apocalipsis 13:6)

El hagiógrafo continúa su relato volviendo a incidir en el carácter blasfemo de la predica del hombre (Le fue dada una boca que profería grandezas y blasfemias) al que alude como la Bestia, que blasfemaba contra todo lo sagrado, contra dios, contra su morada a la que llamaba el reino de los cielos, y contra los que en este ocupaban un lugar por la voluntad de dios.

  • “y el hombre abrió su boca para proclamar con un grado de blasfemia sin límites que dios mismo era su padre…y cuando hacía creer a cuantos le escuchaban que conocía mejor que nadie acerca de la realidad del mundo de la preexistencia…así como la de los que en este moraban…”

Se le concedió hacer la guerra a los santos y vencerlos; se le concedió poderío sobre toda raza, pueblo, lengua y nación. (Apocalipsis 13:7)

El hombre engañó a los puros de corazón con su poderosa labia, a los que hizo caer en la idolatría hacia su persona al hacerles creer que era hijo de dios y dios mismo. El haber caído en esta idolatría blasfema hacia un hombre que se había elevado al rango divino es el hecho que para el hagiógrafo constituye la derrota del corazón de los santos (Se le concedió hacer la guerra a los santos y vencerlos).

La acción que conlleva la segunda parte del verso implica una transmutación de la Bestia, que ya no se encarna en la limitación física de un hombre concreto dotado de un enorme poder de seducción sobre las personas de las que se hace oír, sino que ahora se encarna en una entidad abstracta el cual conlleva un poder que se acaba imponiendo en todo el mundo, por encima de las diferencias de raza, pueblo, lengua o nación.

Ese poder es un jinete que utiliza a los seguidores de la Bestia para que las naciones que estos han llegado a constituir impongan su dominio por toda la Tierra, y al hacerlo, otorgan a la Bestia transmutada el medio para que su idea de poder sea objeto de adoración en todo el mundo, por encima de las diferencias de raza, pueblo, lengua o nación (se le concedió poderío sobre toda raza, pueblo, lengua y nación).

Una idea de poder que se impuso en el mundo por la acción imperialista de las potencias cristianas europeas a partir del siglo XIX, y que se encarnada en una entidad que es objeto de adoración en todo el planeta..

  •  “Con el hálito de su nombre muchos puros de corazón fueron embaucados para que le adorasen…y en su nombre  llegó la Bestia a toda la extensión de la Tierra, hasta hacer  que toda raza, pueblo, lengua y nación le mostrasen sumisión..”

Y la adorarán todos los habitantes de la tierra cuyo nombre no está inscrito, desde la creación del mundo, en el libro de la vida del Cordero degollado. (Apocalipsis 13:8)

En este pasaje se incide en el carácter de entidad abstracta que ahora el hagiógrafo le atribuye a la Bestia, a la cual idolatran todos los habitantes de la Tierra (Y la adorarán todos los habitantes de la tierra), excepto aquellos que desde el principio del mundo han sabido mantenerse firmes en la dirección espiritual marcada por la guía de los verdaderos profetas de dios (cuyo nombre no está inscrito, desde la creación del mundo, en el libro de la vida del Cordero degollado)

  • “adorándolo todos aquellos que desde el principio del mundo no se han guiado por el espíritu de los verdaderos profetas..”
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s