Alegorías apocalípticas III, San Pablo como la segunda Bestia de Apocalipsis 13

Las grandes señales que hacían bajar fuego del cielo nos hablan de las actuaciones teatrales de San Pablo cuando relataba su conversión después de que en su camino se cruzase una luz cegadora como fuego del cielo (Realiza grandes señales, hasta hacer bajar ante la gente fuego del cielo a la tierra)

alegorías

Apocalipsis 13:9-13

El que tenga oídos, oiga. (Apocalipsis 13:9)

El hagiógrafo comienza su alocución sobre la segunda Bestia con una llamada de atención sobre el receptor del mensaje, para advertirle de la importancia de lo que va a decir.

  • “El que tenga oídos que preste atención”

«El que a la cárcel, a la cárcel ha de ir; el que ha de morir a espada, a espada ha de morir». Aquí se requiere la paciencia y la fe de los santos. (Apocalipsis 13:10)

Leyendo más allá de la literalidad de las palabras, y entendiéndolo en su contexto global, el versículo comienza advirtiendo sobre la inexorabilidad del castigo que espera a cuantos no cumplan con la ley prescrita por dios (El que a la cárcel, a la cárcel ha de ir). Continúa advirtiendo también sobre lo indefectible del destino que ha de alcanzar a cada ser humano, en el contexto igualmente de la ley espiritual y su incumplimiento (el que ha de morir a espada, a espada ha de morir).

Y termina requiriendo paciencia y confianza en dios a los verdaderos creyentes como prueba de verdadera virtud (Aquí se requiere la paciencia y la fe de los santos).

  • “Toda acción contraria a los designios de dios tiene su consecuencia, y la vida de cada ser humano un destino marcado que se acabará cumpliendo de manera inexorable. Por ello en saber cultivar la paciencia y la confianza en dios para evitar  lo que ante él es detestable hay una prueba para los creyentes virtuosos.”

Vi luego otra Bestia que surgía de la tierra y tenía dos cuernos como de cordero, pero hablaba como una serpiente. (Apocalipsis 13:11)

Tras la llamada de atención del versículo 9 y la advertencia del 10, el hagiógrafo habla sobre el asunto que considera de importancia y hacia el que quería centrar tanto su llamada de atención como su advertencia, la segunda Bestia que precedió a la primera de los versículos 1-8 (Vi luego otra Bestia).

Llama la atención que esta segunda Bestia no viene del mar como la primera..sino de la tierra (que surgía de la tierra)..

La tierra es en este contexto una alusión a un lugar donde no hay prevalencia de la ley divina, es por tanto un lugar alejado de la protección de dios, mundano, o sea, un lugar de gentiles (Vi luego otra Bestia que surgía de la tierra).

Este hombre que provenía de tierra de gentiles y que es aludido por el hagiógrafo como la segunda Bestia se presenta ante el gentío al que predica como representante del cordero de dios, pero confunde a este con la primera Bestia, y les habla con falsedades cautivadoras (y tenía dos cuernos como de cordero, pero hablaba como una serpiente).

  • “Vi otro predicador que venía de tierra de gentiles, se presentaba ante el gentío como representante del cordero de dios, pero en verdad que de su boca no brotaban sino hipnóticas falsedades”

Ejerce todo el poder de la primera Bestia en servicio de ésta, haciendo que la tierra y sus habitantes adoren a la primera Bestia, cuya herida mortal había sido curada. (Apocalipsis 13:12)

Esta segunda Bestia tiene tanto poder de seducción sobre las gentes que la escuchan hablar como tenía el primer predicador, de quien decía que estaba a su servicio (Ejerce todo el poder de la primera Bestia en servicio de ésta), y hace que los gentiles (haciendo que la tierra y sus habitantes) adoren al primer predicador, la primera Bestia (adoren a la primera Bestia), aquella que tenía la herida de espada de la que, ante el asombro de todos cuantos la veían, había sobrevivido contra todo pronóstico.

  • “Tiene el mismo poder de seducción que el primer predicador, de quien se dice seguidor, haciendo que todos cuanto le escuchen sean gentiles o no adoren a aquella primera Bestia, la cual había sobrevivido a la herida de espada…escapando milagrosamente a su destino..”

Realiza grandes señales, hasta hacer bajar ante la gente fuego del cielo a la tierra; (Apocalipsis 13:13)

Este versículo es sumamente ilustrativo para identificar al personaje al que el hagiógrafo se refiere como la segunda Bestia en su alocución.

Las grandes señales que terminaban por hacer bajar ante la gente fuego del cielo a la tierra, nos hablan de las actuaciones teatrales de San Pablo ante el público que embelesado escuchaba el relato sobre su repentina conversión a la fe en la primera Bestia, relato rodeado de grandes gesticulaciones y recreación de poderosas imágenes que hacían imaginarse a su hipnotizado público como había sido aquella ocasión en que yendo en persecución del primer predicador, se cruzó repentinamente en su camino una luz cegadora, como un fuego procedente del cielo (Realiza grandes señales, hasta hacer bajar ante la gente fuego del cielo a la tierra), que asustó a su caballo hasta el punto de hacerle caer al suelo y cegarle temporalmente.

  • Maravillaba a quienes le escuchaban haciéndoles imaginarse como había sido aquella luz que como fuego procedente del cielo de este descendió, cegándole por unos momentos y haciéndole caer del caballo, más sintiendo entonces la presencia de la Bestia reclamándole sobre el porqué de su persecución, , en la que desde entonces comenzó a creer..”
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s