¿Que relación tiene el asesinato de Kennedy con la referencia bíblica Josué 15:22?

Para el gobierno de Israel el desarrollo de la central nuclear de Dimona era una cuestión de supervivencia nacional, pues consideraban que el arma nuclear les otorgaba una superioridad militar sobre los estados árabes de la zona sin la cual sentían amenazada su supervivencia como Estado

Central nuclear de Dimona
Central nuclear de Dimona

Lo que sigue es una ficción.

El presidente Kennedy fue asesinado el 22 de Noviembre de 1963 por su insistencia en mandar inspectores al Neguev para inspeccionar la instalación nuclear que Ben Gurión había levantado en Dimona.

Ben Gurión insistía en que la central nuclear de Dimona tendría un fin pacífico, pero Kennedy no quería que una instalación nuclear israelí impulsase una dinámica de competencia nuclear en la zona. Kennedy había sido el primer presidente estadounidense que poco tiempo antes comenzara a vender armas sofisticadas a Israel, pero se mostró disconforme con la posibilidad de que Israel desarrollase planes nucleares.

Ben Gurión dimitió el 16 de junio de 1963; el día anterior, 15 de junio, había recibido una carta de Kennedy en el que este le exigía que permitiese una primera inspección de las instalaciones de Dimona, a las que según el plan del presidente estadounidense habrían de seguir otras cada seis meses.

Kennedy amenazó con que si estas condiciones de inspecciones periódicas no eran aceptadas, “el compromiso y el respaldo de nuestro gobierno a Israel pudieran verse en serio peligro” (misiva de 15 de junio de 1963 dirigida por Kennedy a Ben Gurión)..

Levi Eshkol, a la sazón primer ministro de Israel en sustitución de Ben Gurión,  recibió solo unos días después de su toma de posesión la siguiente carta de Kennedy enviada en forma de telegrama por el Departamento de Estado a la embajada de Israel:

4 de julio de 1963

“Estimado Sr. Primer Ministro:

“Es para mí un gran placer personal a las felicitaciones al asumir sus responsabilidades como primer ministro de Israel. Usted tiene nuestra amistad y los mejores deseos en sus nuevas tareas. Está en uno de ellos que me dirijo a usted en este momento.

“Usted sabe, estoy seguro, de los intercambios que he tenido con el primer ministro Ben Gurión relativa visitantes estadounidenses a la instalación nuclear de Israel en Dimona. Recientemente, el Primer Ministro me escribió el 27 de mayo. Sus palabras reflejan una más intensa consideración personal de un problema que yo sé, no es fácil para su Gobierno, ya que no es la mía. Dimos la bienvenida fuerte reafirmación del ex primer ministro que Dimona se dedicará exclusivamente a fines pacíficos y la reafirmación también de la voluntad de Israel de permitir visitas periódicas a Dimona.

“Lamento tener que agregar a sus cargas tan pronto después de haber asumido el cargo, pero siento la importancia crucial de este problema hace necesario que me tome con usted en esta fecha temprana ciertas consideraciones adicionales, originados por el Sr. Ben-Gurion 27 de mayo carta, como a la naturaleza y la programación de tales visitas.

“Estoy seguro de que estará de acuerdo en que estas visitas deberían estar lo más cerca posible de acuerdo con las normas internacionales, resolviendo todas las dudas en cuanto a la intención pacífica del proyecto Dimona. [3-1/2 líneas de texto de origen no desclasificados]

“Por lo tanto, le pedí a nuestros científicos para revisar los horarios alternativos de visitas que nosotros y que habíamos propuesto. Si los propósitos de Israel han de ser claro más allá de toda duda razonable, creo que el calendario que serviría mejor a nuestros propósitos comunes sería una visita a principios de este verano , otra visita en junio de 1964, y posteriormente a intervalos de seis meses. estoy seguro de que tal esquema no debe causar más dificultad que la que el Sr. Ben-Gurion propuso en su carta 27 de mayo.

Sería esencial, y Yo entiendo que la carta del Sr. Ben-Gurion estaba de acuerdo con esto, que nuestros científicos tienen acceso a todas las áreas del sitio Dimona y hacia cualquier parte relacionada del complejo, como las instalaciones de fabricación de combustible o planta de separación de plutonio, y que el tiempo suficiente ser asignado para un examen completo.

“El saber que usted aprecia plenamente el significado verdaderamente vital de esta cuestión para el futuro bienestar de Israel, a los Estados Unidos ya nivel internacional, estoy seguro de que nuestra solicitud cuidadosamente considerada tendrá su atención más comprensiva.

“Sinceramente,

“John F. Kennedy”

Fuente: http://www.jewishvirtuallibrary.org/…RUS7_4_63.html

El contexto de la negativa de Kennedy al programa nuclear que los israelíes habían levantado en Dimona con la ayuda de Francia, hay que entenderlo en los sucesos de solo unos pocos meses antes, durante la crisis de los misiles de Cuba generada a partir del 15 de octubre de 1962 (ocho meses antes de la carta de Kennedy a Ben Gurión sobre el reactor nuclear de Dimona).

Kennedy quería potenciar en todo el planeta la firma de acuerdos regionales de no proliferación de armas nucleares como el que ya se había gestado en América Latina a través de la firma de la La Declaración de 29 de abril de 1963, mediante la que cinco presidentes latinoamericanos se comprometían a firmar un acuerdo con todos los demás países latinoamericanos para crear en su continente una ZLAN (Zona Libre de Armas Nucleares). Este acuerdo fue el antecedente histórico del Tratado de No Proliferación Nuclear de 1 de julio de 1968, abierto a todos los países del planeta.

Kennedy no quería además poner en peligro el pacto con la Unión Soviética que solo unos meses antes le había permitido solventar la crisis de los misiles de Cuba, evitando con ello el estallido de una Tercera Guerra Mundial con utilización masiva de armamento nuclear..

¿Cómo era posible hacer compatible el haber obligado a la Unión Soviética a retirar los miles nucleares de Cuba con permitir que Israel desarrollase a la vez un programa nuclear con fines militares?..

Este era el gran dilema que atenazaba al presidente estadounidense cuando el 4 de julio de 1963 envió al sustituto de Ben Gurión la misiva en la que le conminaba a aceptar periódicas inspecciones internacionales a la central nuclear israelí de Dimona.

Kennedy quería fomentar, después de la crisis de los misiles de Cuba y la firma del acuerdo con la Unión Soviética para que este país retirara sus misiles de la isla y se comprometiese a no volver a instalarlos, la creación de acuerdos regionales contra la proliferación nuclear por todo el planeta, similares al alcanzado solo poco más de dos meses antes por los países latinoamericanos firmantes del ZLAN.

Pero la postura de Kennedy no parecía contar con el beneplácito del Gobierno Federal de su propia administración, ni con la de los poderes financieros que la dominaban, a la vez que el desarrollo del reactor nuclear israelí de Dimona en el Negev dejaba en papel mojado su intención de respetar un acuerdo con la Unión Soviética que impidiera la proliferación de armamento nuclear por todo el planeta.

La conexión argentina con el programa nuclear israelí e iraní

El uranio procesado necesario para hacer funcionar el reactor de Dimona lo consiguió Israel en Argentina entre 1963 y 1964, a través de la intermediación del almirante Oscar Quihillalt, director de la Comisión Nacional de Energía Atómica de Argentina entre los años 1955 y 1973.

Paradójicamente, el almirante argentino Oscar Quihillalt fue el principal artífice del plan nuclear iraní que el sha Reza Pahlevi comenzó a desarrollar en los años 70, puesto que este almirante argentino fue contratado por el sha entre 1974 y 1979 para desarrollar el programa nuclear iraní que después de la Revolución Islámica continuaría el nuevo régimen surgido de dicha revolución.

Operativo Josué 15:22

EL Shin Bet es un servicio de inteligencia israelí que no suele operar en el exterior del Estado de Israel, actividad generalmente reservada al Mossad, pero si lo hace en lo que tiene que ver con la seguridad de sus embajadas, así como dentro de Israel en la salvaguarda de la seguridad de lugares de importancia estratégica, como es el caso de la central nuclear de Dimona.

No depende del Ministerio israelí de Defensa ni de Interior, sino que responde directamente ante el Primer Ministro de Israel.

Por ello se le encargó que aquel 22 de noviembre de 1963 fuese el ejecutor de la acción que en sus secretos círculos internos fue conocida como Operativo Josué 15:22..

El bautizo de la operación se llamó Josué en alusión al conquistador de la Tierra Prometida para los hebreos, cuyo nombre alude a Yahveh como salvador.

Para el gobierno de Israel el desarrollo de la central nuclear de Dimona era una cuestión de supervivencia nacional, pues consideraban que el arma nuclear les otorgaba una superioridad militar sobre los estados árabes de la zona sin la cual sentían amenazada su supervivencia como Estado.

Renunciar al desarrollo nuclear de Dimona para uso militar suponía a ojos del  gobierno israelí hacer dejación de su deber sagrado de preservar a cualquier precio la seguridad de su pueblo.

El Capítulo 15 del Libro de Josué designó el nombre en clave del tirador que haría de cabeza de turco, púes su nombre habría de componerse de 15 letras. Solo por ello fue elegido entre varios candidatos que el Shin Bet barajaba como candidatos a tirador visible.

Y el versículo 22 designaba la mención a Dimona en el pasaje bíblico, a la vez que era el día señalado para la ejecución del operativo..

El Shin Bet contó con la colaboración de piezas del círculo presidencial que entre otras cosas se encargarían de conducir el vehículo exactamente por donde era necesario que pasase para finiquitar la operación.

Epílogo

Ben Gurión había dimitido el día siguiente, 16 de junio de 1963, al que recibió la primera misiva de Kennedy conminándole a aceptar inspectores internacionales en la central nuclear de Dimona.

En ese mismo momento ya se había decidido que la seguridad nacional de Israel no era compatible con la prolongación de la presidencia de Kennedy, pero el Primer Ministro israelí tuvo un cargo de consciencia y aprovechó su ya avanzada edad para no ser en última instancia el responsable del asesinato del Presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy.

Se había puesto en marcha la operación que el Shin Bet acabó denominando Operativo Josué 15:22.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s