El aparentemente irresoluble problema sionista en Palestina

Hay un plan predeterminado por parte de las autoridades israelíes para reducir la población palestina a su mínimo exponente posible dentro de las fronteras de Israel y Cisjordania; Gaza ya se ha dado por perdida y se la piensa dejar como un gigantesco campo de concentración

El engaño de la Alternativa Palestina en Jordania
El engaño de la Alternativa Palestina en Jordania

“Problema sin solución” sería la definición que más se adecua a la percepción que política, mediática y popularmente se tiene de forma mayoritaria de la tragedia generada en la región que en la tradición religiosa monoteísta se conoce como Tierra Santa.

Pero la falta de perspectivas viables de solución a la tragedia humana que se gestó a raíz de la Resolución 181 de la Asamblea General de Naciones Unidas de 29 de noviembre de 1947 es una consecuencia inevitable de la percepción geopolítica a través de la que se trata de encontrar una solución justa al encaje de los derechos civiles y humanos de la población judía y árabe en Tierra Santa.

La geopolítica de la que hablo es la que instintivamente concibe el problema desde la concepción de un Mundo estructurado en el Estado como base de la organización política, y estructurado en la institución de la Banca pública o privada como base de la organización financiera, y en esta visión se enmarca el deseo presente en la ideología sionista de que Jordania se convierta en el Estado de los palestinos.

Es decir, Israel, Gaza y Cisjordania para los judíos, y los palestinos deportados a Jordania. Esta es la enfermiza visión que domina el pensamiento sionista, una parte del cual ha ido mutando ante las realidades sociológicas con las que se ha tenido que enfrentar, hasta llegar al punto de concebir al superpoblado y minúsculo territorio de Gaza como un lugar desechable en sus perspectivas geopolíticas. No es así el caso de la población palestina de Cisjordania, cuyo futuro desde la visión de este sector sionista está en ser deportada a Jordania con la finalidad de que todo el territorio cisjordano quede libre para la colonización de población judeo-israelí.

La expropiación de tierras en Cisjordania por parte de la autoridad israelí y el levantamiento de asentamientos coloniales judeo-israelíes en esas tierras expropiadas a los palestinos dan fe del plan sionista que pretende despoblar Cisjordania de palestinos y reubicar a estos seres humanos en Jordania.

¿Supone esta dinámica que el Estado de Israel está implementando sistemáticamente una política que podría encuadrarse dentro de lo que en el Artículo II de la Convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio de fecha 9 de diciembre de 1948 se tipifica como genocidio?..

Artículo II

En la presente Convención, se entiende por genocidio cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal:

a) Matanza de miembros del grupo;

b) Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo;

c) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial;

d) Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo;

e) Traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo.

Fuente: http://www.acnur.org/t3/fileadmin/scripts/doc.php?file=biblioteca/pdf/0023

Todos los actos del Estado de Israel desde su fundación oficial en 1948 respecto a los palestinos van destinados a conseguir la extinción física de estos como pueblo dentro de las fronteras de dicho Estado, y de los territorios de Gaza y Cisjordania, a través de la dinámica de someter a la población palestina en ellos establecida a condiciones de vida que les obliguen a considerar como única posibilidad de supervivencia la de emigrar voluntariamente en masa a Jordania.

Se trataría mediante este plan enfermizo de que dentro de las fronteras del Estado de Israel, Gaza y Cisjordania, quedase el número más reducido posible de población palestina que la hiciese fácilmente manejable.

En esta política paranoica de transformar la población palestina en una pequeña minoría dentro de las fronteras de un imaginario Israel muy mayoritariamente judío y sionista, se les ha quedado en el camino a los ideólogos sionistas diseñadores de esta política, Gaza, a la que ya dan por perdida como territorio potencialmente susceptible de ser vaciado de población palestina, por lo que esta idea solo la sostienen ya estos descerebrados para Cisjordania..

Cuando hablo por tanto de genocidio israelí sobre el pueblo palestino no lo hago únicamente para referirme a las matanzas perpetradas cada cierto tiempo por el ejército de Israel sobre la población palestina, lo que podría entenderse como el empleo del término genocidio de una manera figurada para referir a una masacre indiscriminada por parte del ejército del Estado de Israel, sino que hablo de genocidio en el sentido jurídico del concepto.

Hay un plan predeterminado por parte de las autoridades israelíes para reducir la población palestina a su mínimo exponente posible dentro de las fronteras de Israel y Cisjordania; Gaza ya se ha dado por perdida y se la piensa dejar como un gigantesco campo de concentración en el que recluir a la población palestina, sin que las autoridades israelíes tengan a día de hoy plan alguno respecto a lo que hacer con dicha población.

Las dinámicas israelís destinadas a implementar este abominable plan son las que se encuadran dentro de las políticas de genocidio tipificadas como tales en el Artículo II de la Convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio de fecha 9 de diciembre de 1948.

No se trata pues de aplicar a la situación de tragedia que vive el pueblo palestino el término de genocidio para dar más énfasis a las denuncias sobre el Estado de Israel..sino que se aplica el término genocidio porque en la intención de Israel está la de despoblar de población palestina Cisjordania e Israel para intentar reducirla a su mínimo exponente.

Es en este sentido en el que Jordania se convierte en una pieza vital en el plan israelí de genocidio, al ser este Estado la “Palestina Alternativa” diseñada en la mente de los descerebrados dirigentes sionistas para que se convierta en la receptora de la mayor cantidad posible de población palestina.

Por otro lado, Israel no hace sino hacerse eco de las condiciones para provocar este genocidio que ya fueron diseñadas en la Conferencia de San Remo de 1920.

Esta visión que preside la nefasta geopolítica que nos domina es la responsable de que el problema sionista se petrifique como irresoluble, y toda esta visión geopolítica parte de las premisas que conciben al Estado y la Banca como ejes imprescindibles de toda la forma de organización social humana.

La causa de la aparente irresolubilidad está, obviamente según mi entendimiento, en que la tragedia que vive Tierra Santa se analiza desde las premisas mentales que conciben al Estado y la Banca como estructuras de las que es siquiera impensable prescindir.

¿Es posible pensar en una solución que sea capaz de prescindir para su diseño de los parámetros sobre los que se asienta la geopolítica vigente?…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s