Asgerialización para financiar una sociedad sin Banca ni Estado

Redes neuronales simbolizando las redes de asgerias entrelazadas por los fondos comunes
Redes neuronales simbolizando las redes de asgerias entrelazadas por los fondos comunes

En la cosmovisión vigente se da por sentado que no es posible el funcionamiento de una economía moderna y compleja sin la existencia de una red bancaria que sea responsable de la financiación de la producción de bienes y servicios. Si la función razón básica de la Banca es la de hacer de depósito y custodia del dinero, su siguiente función sería la de hacer de motor financiero de la economía. La pregunta que se nos plantea ahora es si una corporación local podría asumir las funciones de depósito y custodia del dinero y de entidad capaz de financiar  la producción de bienes y de servicios que toda sociedad organizada necesita. La respuesta es que las corporaciones locales pueden asumir la función de depósito y custodia individualmente, pero la de financiación de bienes y servicios solo puede hacerlo mancomunadamente. Al mancomunar los recursos financieros que en todo momento permanecen en depósito y custodia de las corporaciones locales, se generan los lazos de interdependencia que partiendo del nivel local humanizan la economía al acercarla al ser humano que integra la comunidad.

En primera instancia se fusiona la función básica de la Banca de hacer de depositaria y custodia del dinero con las corporaciones político-administrativas locales, pero en segunda instancia se produce la mancomunización de los recursos financieros, que es la dinámica legal que va a hacer posible que una sociedad basada en la premisa de asgerializar la Banca articule el mecanismo necesario para pasar a la fase en la que se ha de financiar la producción de bienes y servicios. La asgeria, la entidad político-financiera resultante de la unificación de la función básica de la Banca con la corporación local, se transforma así en la institución que es capaz de financiar no solo la producción de bienes y servicios, sino también cualquier medida de política social potencialmente aplicable. Otra facultad de la asgeria consiste en ser la recaudadora de todos los impuestos que se generan en el ámbito de su jurisdicción. Todo depósito dinerario particular o empresarial está bajo el control legal de la asgeria, así como lo está también todo recurso dinerario procedente de la recaudación de impuestos dentro de su ámbito territorial.

Una ley de base de régimen local impele a las asgerias a mancomunar todos estos recursos financieros captados individualmente, de tal manera que resulta imposible la capitalización de estos recursos financieros en una privilegiada minoría de poderosos capitalistas..tal como rige en el mundo actual. Esta fusión de la atávica función de la Banca con las corporaciones locales y la posterior mancomunización de estos recursos en una red de interdependencia mutua que federalice a las asgerias, va a conformar la dinámica política, financiera, y legal, que hará posible la existencia de recursos financieros de los que tirar no solo para estimular la producción de los bienes y servicios necesarios para articular y mover la sociedad, sino además para capitalizar medidas de fuerte contenido de justicia social que pudieran ser implementadas por los órganos de decisión democrática responsables de gestionar los asuntos públicos que atañen a la ciudadanía. La dinámica descrita no es más que la asgerialización o asgerización concebida como un instrumento político puesto al servicio del bien público en interés de los más desfavorecidos de la sociedad. Un canal que si se abre puede servir para disponer de recursos más allá de lo que en la práctica permite el nefasto posibilismo vigente, y con el que puede hacerse viable otro posibilismo que permita una implementación real de mecanismos de justicia social.

Cuando hablo de asgeria no lo hago de una Sociedad Limitada como es una Caja de Ahorros ni de una Sociedad Anónima como es un Banco. La asgeria no tiene accionistas ni en forma de capitalistas que compran acciones de la Sociedad Anónima que es la Banca ni en forma de fundaciones que tienen participaciones en la Sociedad Limitada que es la Caja de Ahorros. La Asamblea de Gestión Solidaria o asgeria como acrónimo es la entidad resultante de fusionar dos formas organizativas históricas por su fundamento, es decir, por lo más básico de ambas. La estructura organizativa de ámbito local del Estado, ya sea esta de naturaleza rural, tribal o urbana, se fusiona con la fusión básica de la histórica institución de la Banca de hacer de depositaria y custodia del dinero, para posteriormente federar todos los recursos financieros en una red de Fondos Comunes.

Una alegoría de esta forma de organización social propuesta está en la red de sinapsis neuronales, donde las asgerias serían las neuronas y la red de Fondos Comunes los axones. La conexión de las asgerias unas con otras a través del sistema de Fondos Comunes genera el mecanismo de interdependencia mutua que va a sustituir a las viejas formas de organización social basadas en el Estado y la Banca, que de este modo dejan ya de tener razón de ser..

Anuncios

2 comentarios en “Asgerialización para financiar una sociedad sin Banca ni Estado”

  1. Hola, Le mando saludo desde algún lugar.

    Apenas reciente he comenzado a leer su “Sociogénesis de otra forma de vida en la asgeria”, y sinceramente aun no lo termino. Pero no dejo de hallar interesante la crítica que usted realiza a la banca y al estado por una organización social capaz de sostenerse por la cooperación, y no mediante la competencia, según le voy entendiendo. Al menos que me corrija, usted propone una “red integral de fondos”, un “límite a la acumulación patrimonial” (si entiendo, algo semejante a que nadie tendría más de seis casas, por decir algo) y no dejo de tener la sensación de hallar en usted una orientación colectivista, si no es que comunista. Pero mejor le pregunto directamente y me despejo de dudas ¿ustede se definiría según una orientación ideológica? Mejor aun ¿cuáles son sus referencias bibliográficas, las podría exponer?

    Lo que me apura mucho, es que uno tiene la sensación que, al leer el texto, se evitar profundizar en la recuperación histórica que refiere a la crítica al estado y a la banca; pero no menos apremiante, y que subsana en gran medida este vacío, son sus propuestas sociogenéticas, que comparto en definitiva muchos de sus puntos, –sobre todo, la relación estrictamente organizativa entre sociedad y cerebro me parece estimulanbte. Por otro lado, no me es ajena la sociogenética, especialmente la de Norbert Elias y la de Piaget, de manera que podemos ahorrarnos las definiciones sobre el tea (aunque en Piaget se dedica más una ontogénesis, vale aclarar, este viene a complementar el desarrollo social del individuo). Todo esto está muy bien, además del hecho que la actual organización social corresponde a una ingeniería de guerra; considere lo anterior, un aplauso a las premisas empleadas por usted.

    Pero hay algunas cuestiones, repito, que me apura cuestionarle, y es precisamente la orientación ideológica de sus premisas, así como el terreno descrito para la actividad política, o bien, eso llamado “el dominio ciudadano” por el supuesto Derecho Público. En concreto, previendo usted para la asgeria algo semejante a una “normatividad jurídica” existen suficientes críticas tanto a la cuestión jurídica como a los mecanismos de elección de estos cargos. Especialmente retomo aquí a Proudhon, y en definitiva, el punto anarquista. Pues considerando que la actividad política necesariamente es integral a la asgeria, me parece que no es justo delimitar dicha actividad en la configuración jurídica cual sea que adopte la cooperación y la salvaguarda jurídica de la solidaridad. Si le entiendo, el poder político desaparecería pero no dicha actividad política; lo que corresponde necesariamente la actividad política a la caracterización de las relaciones CONVENIDAS dentro de la asgeria, y también en cualquier grupo humano…

    …Bueno, para no hacer más larga dicha caracterización, a lo que usted llama “transmutación de relaciones humanas” me parece que el principio federativo de Proudhon subsana precisamente este hueco acerca de cómo sería la configuración propicia para el acuerdo político convenido entre asociaciones libres. Para Proudhon, el principio federativo se basa en la lógica analítica, esto para enunciarla con mayor sencillez; y después de analizar las relaciones del contrato social aceptado clásicamente por los economistas y publicistas de su tiempo, en su libro “El principio federativo”, llega a la conclusión que la lógica sinalagmática (también llamada bilateral) y la logica conmutativa, ambas describen perfectamente la caracterización de los acuerdos libres y solidarios. Usted aparentemente complementa la caracterización proudhoniana con una tercera, también descrita por la lógica, a saber, la permutabilidad cuando aborda el rendimiento del trabajo. Estos son, ni más ni menos, los principios acordados por la economía colectivista, basados en los simples y beneficiosos principios lógicos del federalismo como lo enunción Proudhon. Al menos, es la manera que me parece es posible caracterizar el aspecto público sin por ello llegar a una complicación jurídica como la suya como a verdaderos acuerdos pactados y libres. Los anarquistas entienden que la economía anarquista será comunista, pero un comunismo económico en ausencia de estado, y rechazan en definitiva la instauración de cualquier estado aunque sea comunista. Con esto me entiendo perfectamente, pues significa que el anarquismo comunista es real aunque sus prácticas se hayan desarrollado en la estrechez del mundo capitalista, como las esxperiencias ucranianas, españolas, italianas y argentinas.

    Me parece innecesaria llegar a elecciones de magistraturas como las que usted propone a las asgeria. De hecho, el principio federativo es mucho más sencillo que el “derecho de mínima representación”, el cual propone que si la asamblea o los individuos investidos en un gobierno, POSEE MÁS PRERROGATIVAS QUE LO QUE INDIVIDALMENTE UNA PERSONA PUEDE EJERCER, entonces se anula de inmediato el principio federativo y está es mera apariencia, y no una dinámica. La creación de una “asamblea de sufragio” crearía necesariamente una nueva casta de especialistas en derecho, como el origen del publicista romano y moderno. Aunque usted diga por un lado que la asgeria no es un micro estado, en la práctica jurídica, por mucho que la solidaridad sea el bien jurídico, dicho bien no puede ser representado, mucho menos, emulado o “conquistado” por elecciones. La solidaridad tiene que ejercerse sin intermediaciones de terceros, sino es una burocracia emulando ejecutivamente su organización. Además, acompañada a la crítica anterior, dentro del principio federativo es NECESARIO SEPARAR FUNCIONES PARA QUE ESTAS SEAN DELEGADAS COMO PARCIALIDADES A LOS MIEMBROS DEL COLECTIVO, y así evitar la centralización de la figura electoral hacia un nuevo magistrado, y evitar una nueva vigilancia para las elecciones que se proponen. Aquí me detendré un poco, pues hace falta un aspecto sociogenético que me gustará complementarle a usted, si usted lo acepta claro, tratando de construir “algo” aunque sea epistetolar por este medio.

    Y es justo la sociogénesis de democracia, la génesis y evolución contrato social; así como la sociogénesis del individuo como entidad socializada (con patrones pedagógicos y morales incluidos) y no aislado. Esto me parece está faltando en la orientación de los análisis propuestos. Sin más, para abundar en lo anterior, copio y pego un texto que me encuentro elaborando llamado “Sobre la individualidad. Hacia una sociogénesis anarquista del individuo”. Precisamente, reuniendo fuentes para una segunda parte que pueda retomar hacia una “sociogénesis anarqista de la entidad colectiva” se me ocurrió leer su texto en una biblioteca viritual de anarquismo:

    “…Dicho modelamiento síquico de la opinión, nombrado como res pública al cuerpo designado a la actividad ciudadana, es uno de los lastres del dominio de la gens romana promovida por aquellos patricios, militares y oligarcas, tratando de legitimar a discreción su influencia entre los pobladores del “divino” imperium. Los senadores romanos eran, en efecto, filiaciones caracterizadas, como lo son, por criterios de parentesco familiar, y valuados por vínculos según el cual obtienen reputación de “nobles” obtenida de su injerencia política, comercial y ciudadana. El sensado romano terminó sustituyendo la apreciación moral del auctoritas (más semejante a un sabio esta figura que a un agente de coacción) por la autoridad del déspota, sustantivado en déspota colectivo o en déspota individual, según convenía el ejercicio político.

    Legitimado este orden gentilicio en la instrumentación legal y divina del despotismo, “pan y circo” es bastante para alejar el espíritu crítico de la propia “res pública” ¡que se valida a través de legitimar la apreciación subjetiva de su dominio republicano! Esta es la auténtica tautología a rechazar, la que contiene en sí premisas autoinvalidantes como las del tipo “círculo vicioso” en caracterización del ejercicio político.

    Llegado a este punto, el de asumir las contradicciones de la configuración social según el republicanismo, no es coincidencia que la profesionalización del publicista responda al ascenso del derecho público en materia constitucional, esto es, de legalizar muy autocomplacientemente sus prerrogativas en tanto falso poder democrático, en tanto potestad social. La falacia de la patria potestad buscará actualizarse siempre en la mediatización del componente público, a veces por vía del nacionalismo, a veces por actitudes de grupo muy peculiares como las segregacionistas; en sí, en la constitución de una “clase social”. Si el efecto actual que tiene la prensa por mediatizar, por conducir muy convenientemente la opinión ciudadana, encima se le llama a ello “democracia” –ayer a nuestros días no es distinta la “democratización”, y otros oráculos semejantes, a cargo de modelar la opinión de la vox populi así como los límites de su instrumentación jurídica.

    No en balde los esfuerzos liberales de Rousseau era justamente reducir la tensión mediática de la vox populi y aumentar la confianza de ella en sus gobernantes, valiéndose del constante bombardeo de la prensa escrita. Para Rousseau, es preciso que la prensa pública adopte las directrices convenientes al establecimiento moral y político de cosas, y considerar enemigo público a los que contravengan esta falacia, como se lee en su “Discurso sobre las ciencias y las artes”. A la consagración de la opinión pública desde clanes de patricios al moderno contrato social cuya base, repitámoslo, reside en la legitimidad pública como su fetiche, se prosigue la democratización meramente representativa del contrato social: esta es la sociogénesis del individuo público en el mundo occidental –que no hacemos más que cosechar los frutos de la semilla gentilicia, sembrada por la organización de la familia como principal reproductor de la jerarquía política, por supuesto, con todo un orden simbólico, prescriptivo y jurídico para soportarlo.”

    …Sin más, me despido, para no hacer demasiado entensivo este mensaje, resumiendo que el principio del sufragio no puede investir la gestión, a lo contrario, el sufragismo limita la gestión a la creación de nuevas instancias que vigilen su proceso, en un nuevo círculo vicioso. La polarización del elemento colectivista en la gestión podría ocultar también las prerrogativas del individuo, en el cual, tendría que basarse toda soberanía colectiva, y no al revés.

  2. Buenas tardes, un cordial saludo ante todo desde Tenerife

    Le agradezco mucho su respuesta, sobre todo por lo profundo de ella.

    Comenzaré por decirle que la verdad es que no tengo fuentes bibliográficas que indicarle, pues este asunto sobre la asgeria fue simplemente un invento que surgió de mi cabeza y que lo he ido moldeando poco a poco, sin tener idea previa de lo que iba a escribir después. No está diseñada esta idea de la asgeria a partir de ideología alguna, sino de una idea que tenía yo en la cabeza de que para poder cambiar el mundo habría que cambiar las premisas mentales sobre las que este se asienta, y no aceptar estas para elaborar a partir de ellas.

    Pensé que en ese sentido era un error proponer la nacionalización de la banca como alternativa a la banca privada, pues esto solo suponía más de lo mismo, y se me ocurrió indagar acerca del porque el homo sapiens sapiens solo podía concebir un mundo asentado sobre estructuras bancarias privadas o públicas, y que estas a la vez se constituyesen en los verdaderos cimientos de las estructuras de Estado que dominan la estructura política mundial.

    Siguiendo este razonamiento y seguro que también viéndome limitado por mis propias carencias académicas, ya que no tengo estudio alguno, se me ocurrió en que no debía fijarme en lo grande, esto es, la macro economía o la macro política, sino que pensé..¿y por qué no fijarme en lo más simple de esta idea de la Banca o de esta idea del Estado?..

    Y se me ocurrió pensar en lo más sencillo, en aquello que es la esencia de la Banca y del Estado..o sea, en la invariancia que sociogenéticamente sostiene las ideas del homo sapiens sapiens sobre estas dos instituciones, y entonces me fijé solo en la necesidad de disponer de un mecanismo que en una sociedad muy organizada y altamente tecnificada diese sustancia a la necesidad de hacer de depositaria y custodia del dinero más allá de colocarlo cada cual bajo un ladrillo de su casa, y asimismo en la necesidad de que las comunidades locales se organizasen sin a su vez la necesidad de sustentar estructuras de Estado. Fusionar la custodia y el deposito del dinero con la estructura política local sea de ámbito rural, tribal o urbana sería la forma de dar sustancia a esta forma de organización social alternativa denominada asamblea de gestión solidaria, asgeria como acrónimo.

    Las asgerias deben evidentemente poner sus recursos financieros en una red integral de fondos comunes para poder hacer funcionar la sociedad. Por ello hablo de de una solidaridad como concepto jurídico, no como actitud humana individual.

    Intentaré respónderle más adecuadamente en otra ocasión si usted me lo pide y sacando tiempo de donde pueda, ya que también trabajo por la noche.

    Encantado de hablar con usted, y muchas gracias otra vez por sus extensos y profundos comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s