Generalitat paralela frente a la independentista del 47,74% de votos

Con el 47,74% de los votos obtenidos en favor de la independencia de Cataluña en unas elecciones autonómicas celebradas el pasado 27 de septiembre de 2015 que fueron planteadas por la Generalitat como unas plebiscitarias, los grupos políticos que apoyaban la independencia, Junts pel si que coaligaba a CDC y a ERC, y la CUP, se presentan a un debate de investidura a presidente de la Generalitat convocado menos de 24 horas antes, y cuando entre el inicio del mismo y el tiempo límite para que automáticamente se disuelva el Parlamento según el estatuto de autonomía vigente solo queden 7 horas..

Artur Mas renuncia a su candidatura a presidir la Generalitat y presenta otro candidato de su partido, Carles Puigdemont actual alcalde de Girona, que a cambio de recibir el voto favorable de la CUP consigue que la cúpula de esta formación política que se autodenomina anticapiltalista y asamblearia de su anuencia para que 2 de sus 10 diputados autonómicos pasen a formar parte de la disciplina de voto de Junts pel si, y que otros 2 dimitan como expiación por sus errores reconocidos oficialmente por la cúpula de la CUP, según Artur Mas..

Además Artur Más obliga a la CUP a que se comprometa a no votar nunca contra las decisiones del Gobierno de la Generalitat, a lo que la CUP ha respondido certificando oficialmente que no hará oposición política al Gobierno de la Generalitat en esta legislatura..y todas estas cesiones de la CUP se implementan sin pasar por sus democráticas dinámicas asamblearias.

Asistimos por ello a un gigantesco fraude democrático.

El referéndum legal es imprescindible..pero aparte de ello se requiere de que en este contexto se reforme la Constitución para que se implemente una Generalitat paralela a la de los independentistas que supone el 48% y que de cabida legal al otro 52% que los independentistas pretenden anular por efecto de la dinámica parlamentaria que otorga más diputados al 48% que representa a los independentistas que al 52% que representa a los no independentistas.

Debe ser levantado un Parlamento Catalán paralelo y un gobierno de la Generalitat paralelo mientras persista la antidemocrática dinámica de los independentistas que con menos del 48% de los votos de los catalanes y las catalanas quieren independizar el territorio catalán del estado del que actualmente forman parte.

Todo ello sin menoscabo de la praxis democrática que debe implementar una reforma constitucional para hacer un referéndum legal que en justicia democrática permita a los catalanes y las catalanas decidir sobre la forma jurídica y política de Cataluña en relación al Estado Español.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s