Deconstruyendo la religiosidad primigenia: simbología del cuadrado y el punto rupestre (6ª parte)

Para el Homo del Paleolítico no hay división entre espacio y tiempo, de modo que el espacio se percibe en secuencias temporales y el tiempo se percibe en segmentos espaciales. El Homo nómada del Paleolítico no está ligado a una tierra sobre la que siempre está avanzando en busca de cobijo y alimento, solo está en ese tiempo ligado a aquello que durante su vida siempre es su referencia visible e inalterable, la imagen del cielo que lo cubre sobre su cabeza.

Solo hay en su mente direcciones espacio-temporales, y en el cielo sobre su cabeza concibe ese mundo en la imagen que le transmite la visión del Cuadrado de Pegaso, porque esta le habla de una geometría espacio-temporal de cuatro direcciones, los cuatro putos cardinales que conforman su mundo. La geometría del cuadrado pasa así a representar el mundo en movimiento, porque el Homo del Paleolítico se concibe así mismo como parte del tiempo al no estar sujeto a un lugar concreto de la tierra por su continuo nomadismo.

Los cuatro lados del cuadrado señalan al mundo de las cuatro direcciones, el este y el oeste, el norte y el sur. Un cuadrado aislado sin divisiones internas, un cuadrado con divisiones internas cuadriculadas, un cuadrado con cuatro divisiones triangulares que parten de un vórtice y de dirigen hacia los cuatro lados para formar con ellos sus bases aparentando una X, simbolizando respectivamente todo el horizonte que abarca su vista, la infinidad de horizontes con los que se encuentra a medida que avanza en su nomadismo, y los horizontes visibles en dirección a los cuatro puntos cardinales.

Dos o tres figuras geométricas cuadradas o rectangulares una junta a la otra transmite la idea de dos o tres etapas espacio-temporales diferenciadas. El horizonte del Homo es siempre cuádruple-direccional, y en este caso cada una de estas figuras geométricas representa una secuencia espacial y temporal diferenciada por algún motivo importante.

En la cueva La Pasiega de Cantabria se plasman pictogramas rupestres que transmiten la idea de espacio-temporalidad atribuida en parte a realizadores homo sapiens neanderthalensis como en parte a homo sapiens sapiens, estos últimos autores tardíos del animal fraccionado en dos mitades que aparece cada una de ellas dentro de una de las estructuras de la geometría cuadrado-rectángular del dibujo. Cada una de estas estructuras de la aparente escalera transmite la idea de una secuencia espacio-temporal diferenciada.

Secuencia espacio-temporal rupestre en la cueva de La Pasiega a la izquierda y dibujo de la misma por el prehistoriador Henri Breuil en 1913 a la derecha

Las partes trasera y delantera del animal fueron insertadas dentro de las estructuras geométricas por sapiens sapiens en una época posterior a la realización del dibujo original por sapiens neanderthalensis. La figura geométrica superior se topa con un obstáculo en forma de lineas curvas hechas de puntos que la circunvala por su parte oeste y norte, y luego se dirige hacia el norte, la central se señala con una figura que la limita por el este, y la inferior está abierta por debajo y se continua con un pictograma en forma de punta triangular con el vértice señalando al sur.

La geometría del punto alude a una abstracción de la idea de límite, final y muerte. El punto solo es una posición inescrutable en el final del cielo para el cerebro del Homo, su geometría alegoriza lo más simple e indivisible, pues nada hay más allá de esa geometría. Puede aludir a un obstáculo natural insalvable desde la perspectiva nómada del clan, señalar un lugar de muerte, o puntuar un animal del que se transmite la idea de que murió porque fue cazado. El punto implica así la idea más abstracta que surgida de la mente del Homo se plasmó como pictograma en sus representaciones rupestres.

En la secuencia rupestre de la cueva La Pasiega los sapiens sapiens que la ocuparon con posterioridad a los sapiens neanderthales introdujeron el elemento zoológico que se aprecia en la misma, un animal que siguieron en un lugar y durante un tiempo, y que por ello lo representaron con su lomo, luego se les perdió de vista en dirección al este durante un tiempo en la segunda geometría espacio-temporal, y en la tercera se lo reencontraron de cara regresando por el este hacia donde había desaparecido, disponiéndose a seguirlo en dirección al sur tras abandonar la cueva. El Homo transmitía historias de su vida, hablaba por lo tanto en los pictogramas del pasado, no de sucesos que no conocía porque no habían acontecido aún. Cuando se reencontraron con el animal estaban pues aún en la cueva, desde donde era visible el horizonte espacio-temporal representado por el cuadrante inferior de la secuencia rupestre.

El Homo del Paleolítico aprendía su ciencia de las estrellas antes de que le llegase el tiempo de sentirse ligado a la tierra cuando conoció las técnicas agrícolas que le permitirían sedentarizarse. Y con su ciencia que lo dirigía encaminándose hacia lo abstracto, comenzaría a derivar su realidad hacia la creencia en lo meta sensorial que lo induciría a considerar su existencia como el efecto de la voluntad de una potencia creadora. El conocimiento de lo meta sensorial se va transmitiendo en forma de una memoria ontológica que irá dominando y condicionando generación tras generación la psicología del Homo, hasta que la remembranza de esta memoria se transforme en un elemento socializador indispensable en el clan. La visualización de imágenes transfiguradas se va transmutando en pensamiento religioso en la medida en que esta interactúa con la intención cognitiva para transmitirlas y poder así socializar al grupo, pero a la vez le fortalece en la consciencia sobre una individualidad que diluye lo múltiple en lo indivisible.

En medio de tales procesos mentales su imaginación científica le hará concebir seres sin forma poblando todas las cosas de la naturaleza ya en tiempos del Neolítico.

Ver aquí 5ª parte

Ver aquí 7ª parte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s