Deconstruyendo la religiosidad primigenia: el camino del Homo geometricus (7ª parte)

Nuestro género Homo miraba al cielo creyendo visualizar en este imágenes que en su cerebro se le grababan en forma de geometrías simples. Si pensamos en la representación gráfica de las constelaciones conocidas desde la Antigüedad, muy complejas, elaboradas y con enormes dosis de imaginación como para ver en ellas formas de caballos alados, osos, hombres cazadores, escorpiones o perros, entre otras, no nos será muy difícil razonar que el Homo del Paleolítico lo primero que veía al mirar al cielo eran triángulos, círculos, cuadrados, puntos y líneas. De tal manera que las representaciones zoológicas, humanas o instrumentales de las constelaciones en la época de la Antigüedad constituyeron una evolución psicológica que partió de aquellas primeras imágenes de geometría simple que en el Paleolítico dominaba la mente del Homo.

Fue nuestra especie Homo sapiens la que plasmaría las primeras representaciones pictóricas de esas figuras geométricas simples en cuevas, y fue nuestra subespecie Homo sapiens sapiens la que con el tiempo acabaría inventando la escritura propiamente dicha, como reminiscencia compleja y elaborada de aquellos pictogramas rupestres del Paleolítico, dando con ello inicio a lo que consensuadamente hemos dado en llamar época histórica.

¿Pero había alguna razón por la que el Homo del Paleolítico se fijase tanto en el cielo?. La había, y era meramente biológica, como consecuencia de su bipedismo que trajo consigo la hipercefalización y verticalización del cráneo. Su anatomía le inducía mecánicamente a mirar al cielo, es así de sencillo. Y cuando el Homo se irguió comenzó a su vez el proceso de liberación de sus manos, que ya no necesitaba para desplazarse sobre el terreno en coordinación con sus extremidades inferiores ni para desplazarse por los árboles saltando de rama en rama.

Con sus manos ahora libre comienza la primera revolución intelectual entre el Homo, la fabricación de instrumentos que le va a permitir enfrentarse son éxito a las enormes dificultades que la naturaleza le plantea para su supervivencia. Primero eran solo instrumentos para romper huesos o rasgar la carne de animales muertos, luego armas de caza, y más tarde utensilios para curtir las pieles de esos animales cazados con las que cubría su cuerpo para protegerse de las inclemencias climáticas. En el trabajo de la piedra el Homo comienza a vislumbrar una diferencia entre su especie y la de los otros animales que poblaban su mundo, es lo que le impulsa a desarrollar su primer atisbo de superioridad respecto al resto de animales al despertar a la consciencia sobre una fuerza invisible que lo diferenciaba del resto de bestias de la naturaleza, la inteligencia que le permitía fabricar instrumentos para superponerse a la naturalezaogra. La inteligencia es algo que no puede ser observado, por lo tanto el Homo se siente poseedor de algo que no es sensorial, aunque aún no logra desarrollar el mecanismo cognitivo que le permita aislar en su mente algo que no sea sensorial para diferenciarlo. Se siente diferente, integrado en la naturaleza, pero al fin y al cabo diferente.

La inteligencia es algo que aún no logra cosificar en su cerebro, pues aún no puede concebir una realidad fuera de la sensorial, pero la imaginación científica que se va a desarrollar como efecto de su trabajo sistemático de la piedra le va a proporcionar el mecanismo cognitivo que le permitirá bifurcar mentalmente su realidad existencial.

Primates superiores como el bonobo o el chimpancé utilizan piedras y trozos de ramas para ayudarse a conseguir alimento, pero no están aún en el salto evolutivo que en el Homo supuso pasar a trabajar la piedra de manera sistémica con la finalidad de otorgarle una forma precisa con la cual conseguir un objetivo predeterminado. Es lo que se llama ciencia artificial, diferente a la ciencia natural que pueda utilizar un bonobo o chimpancé al golpear con una piedra sostenida entre sus manos un alimento potencial del que necesita romper la coraza dura que lo protege para acceder a su parte blanda y comestible, o de un alimoche que suelta con fuerza la piedra que sostiene en su pico para romper con ella la cáscara del huevo que pretende comerse. El Homo no se limitaba a usar piedras en bruto como herramientas, como podían hacer otros animales, sino que las trabajaba de manera sistémica para darle la forma adecuada a la función para las que pretendía utilizarlas.

Ciencia natural. Chimpancé usando una piedra en bruto como herramienta

La diferencia fundamental que hace que el chimpancé o el bonobo utilicen la piedra en bruto sin someterla a un trabajo de remodelación y adaptación para funciones herramentales precisas y el Homo que si remodelaba y adaptaba la piedra para conseguir con ella funciones herramentales precisas está en la anatomía de la columna vertebral de unos y otros, lo que a su vez influye en su desarrollo cerebral y en la funcionalidad de sus manos. Mientras que el chimpancé o el bonobo son cuadrúpedos semierguidos que usan sus manos para apoyándose en ellas desplazarse por la tierra o trepar a los árboles y agarrándose a sus ramas pasar de un árbol a otro, el Homo es ya un ser bípedo erguido que libera sus manos completamente. Por ello mientras el uno utiliza ciencia natural el otro utiliza ciencia artificial.

La adquisición del bipedismo pleno es condición indispensable para elaborar la ciencia artificial que es efecto de la inteligencia desarrollada a consecuencia de la hipercefalización y verticalización de su cráneo, así como el bipedismo le impulsa además al acto mecánico de mirar al cielo, donde encontrará las imágenes astronómicas que en su cerebro darán lugar a las visualizaciones geométricas que condicionarán su cosmovisión del mundo que le rodea.

La visualización de imágenes cósmicas en forma de geometría simple va ha ayudar al desarrollo en el Homo de una cualidad que pasará a formar parte de su memoria genética, la imaginación pura que hace que el Homo conciba durante los primeros años de su infancia a todas las cosas dotadas de vida e intenciones, como ya señalábamos en el apartado primero. Con la revolución intelectual que supone el trabajo sistémico de la piedra llega la imaginación científica que le hace percibir objetos en bruto ya transformados en artilugios herramentales destinados a una finalidad práctica concreta. Es el proceso que seguirían bonobos y chimpancés, las únicas dos especies animales que según el conocimiento actual estarían en condiciones de seguir el proceso que dio origen a la aparición de la religiosidad en el Homo.

Cuando el Homo se yergue libera sus manos capacitándolas para trabajar la piedra, y es a través de esta liberación que llega a adquirir consciencia sobre su inteligente singularidad en el mundo del que es parte indisoluble. Los artistas rupestres representaban a sus semejantes con el tronco anatómico recto y de frente..como una linea recta. La linea recta pasa así en el cerebro del Homo a configurar su idea sobre la inteligencia y su propia singularidad, es el principio del que nace su capacidad para trabajar la piedra con su manos; inteligencia, singularidad, principio.

Entender nuestro género antropológico como un Homo geometricus es el punto de partida para escrutar en las premisas mentales que lo conducirían a bifurcar su cosmovisión en una realidad sensorial y en otra meta sensorial. El Homo geometricus ya miraba al cielo antes de conocer la ciencia artificial, y antes de concebir espíritus en su mente ya concebía figuras de una geometría básica; fue por tanto geométrico antes que científico, y científico antes que religioso.

Hay un camino que comienza en la geometría más básica para llevarlo a la plena humanidad…

Ver aquí 6ª parte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s