El topónimo euskera más antiguo: Bilbao

El topónimo más antiguo del mundo mental de auskolarrak es Bilbao, “Bil-bel-aho” en auskolarra (euskera). Antes de Bil-bel-hao no existían topónimos, pues hominina era gal (errante) por el suroeste francés. No tenía entonces koi (apego) a lugar alguno de Bil-bel (Amalur).

Hominina sintió su koi (apego) en Bil-bel (Amalur) por primera vez cuando se encontró con la aho (boca) de Bil-bel llegado al estuario de La Gironda. Entonces homina se embargó de koi y empezó a reducir su círculo mental, poniéndole fronteras a lur-ra (la tierra). Cuando le pone fronteras al Bil-bel de gal-ak, este círculo vivo deja de ser lurra sin koi de los perdidos para transformarse en Amalur, lurra con koi de auskolarrak. El encuentro con la aho de Bil-bel fue el catalizador que engendró el koi a lurra entre gal-ak del suroeste francés…

Los topónimos que empezaron a otorgar a lurra los primeros bilbaínos sedentarios partían de conceptos animistas que muchas veces no hacían referencia a accidentes geográficos sino a arquetipos derivados de su potente imaginación simbólica y a sonidos onomatopéyicos, como necesidad práctica de adaptar un léxico propio de una mente nómada a otro propio de una mente sedentaria. Hay que tener en cuenta que la mente simbólica de hominina nómada es la causa de la aparición del lenguaje articulado. Hominina no desarrolló primero el lenguaje articulado y a consecuencia de ello creó los símbolos…sino al revés.

Los símbolos surgieron en la mente de hominina a partir de las imágenes mentales que se iban recreando en su subconsciente, imágenes que derivaron en conceptos abstractos que eran incapaces de socializar con gesticulaciones y movimientos corporales o sonidos onomatopéyicos. Esta incapacidad le impelió a tirar de su cerebro izquierdo para empezar a transformar todos esos movimientos corporales y gesticulaciones en sonidos articulados a partir de las onomatopeyas. Por ello las onomatopeyas y los símbolos están en las raíces de los primeros topónimos de auskolarrak. Bil-bel-aho es el primer ejemplo de ello. Bil es una idea mental circular que abarca el universo por el que los gal-ak deambulan perdidos, donde solo hay muerte y nacimiento sin koi a lurra.

Bel es una vibración animada, un sonido de la naturaleza, que otorga vida a Bil. Y aho es la boca por la que Bil respira el bel… Las imágenes y los símbolos abstractos que se recreaban en el subconsciente de hominina para luego ser recreados y socializados mediante el lenguaje articulado es el efecto de la ciencia de hominina. Esta comienza por trabajar la piedra cuando no tenía religión ni lenguaje articulado. Hominina sostiene entre sus manos la piedra en bruto que ya sabe moldear para sus necesidad…y la mira atentamente “imaginando” como será cuando esté acabada de trabajar y sea una herramienta en sus manos. Este simple proceso mental va desarrollando la capacidad mental de hominina para recrear imágenes mentales que no están en su universo sensitivo.

Esta imaginación científica es el origen de los espíritus y de la religión, y la necesidad de transmitir los conceptos abstractos que su cerebro va recreando a consecuencia del desarrollo del hemisferio derecho, donde se genera la imaginación, impulsa los puntos el desarrollo del lenguaje que se encuentran en su hemisferio izquierdo, en una actividad cerebral pendular que es el origen del desarrollo evolutivo de la inteligencia de hominina. Trabaja la piedra cuando aun no tenía religión ni lenguaje articulado; esto desarrolla las imágenes en el hemisferio derecho, y estas le impulsan al desarrollo del lenguaje en el hemisferio izquierdo. Tal es la actividad pendular del cerebro que llevó a la plena humanización de hominina como sapiens sapiens. Y su capacidad para trabajar la piedra es causa de otro proceso que tiene que ver con su bipedización, que no es objeto de este análisis.

Así es que hominina fue primero científico, luego religioso, y con ello llegó al desarrollo del lenguaje articulado. Bil-bel-aho es primigeniamente un concepto mental, no geográfico, aunque luego pasaría a serlo, obviamente. Supone el tránsito entre el nomadismo y el sedentarismo. Es la madre de todos los topónimos auskolarras.

Bilbao, Bil-bel-aho en auskolarra, es el primer asentamiento sedentario de los vascos al norte de Aquitania, en el estuario de La Gironda. Allí se produjo a partir de la primera mitad del VI milenio el paso del euskera nómada y paleolítico al euskera sedentario y neolítico.

El estuario de La Gironda, Bil-bel-aho es el lugar primigenio del desarrollo del euskera de un pueblo con koi a lurra. El euskera de antes de la sedentarización en Bil-bel-aho se fue transformando a partir de este momento histórico.

https://joseangelh.wordpress.com/2019/06/09/primigenia-etimologia-del-gentilicio-de-los-vascos/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s