Sociogénesis para superar Banca y Estado en la asgeria (PDF)

sociogenesis-para-superar-banca-y-estado-en-la-asgeria

Anuncios

La asgeria de Molenbeek y la fuerza de los hechos

Lo que sigue no es más que una breve propuesta para poder andar sobre otra dirección diferente a la que los unos y los otros nos impelen.

No es necesario poseer grandes y reconocidos conocimientos académico ni ser una sabia o un sabio también de reconocido prestigio para discernir que tan solo bastaría con mirar en una dirección que esté fuera del histórico posibilismo vigente en aras de romper con la dinámica a la que por la fuerza de los hechos nos vemos impelidos.

El posibilismo se ha construido por una fuerza del derecho que da lugar también a una fuerza de los hechos..mirar en una dirección diferente a la que nos impele el histórico posibilismo vigente implica pues proponer una nueva fuerza del derecho a nivel mundial que por ende conlleve también otra fuerza de los hechos..

Es de la histórica  estructura financiera planetaria de la que se derivan todas las fuerzas del derecho que conforman las estructuras geopolíticas mundiales, y es a consecuencia de estas fuerzas que a su vez se manifiestan las fuerzas de los hechos.

La estructura financiera mundial se basa en la existencia de la banca pública y privada, es pues necesario deconstruir estas históricas estructuras financieras para eliminar toda forma de sociedad anónima o limitada que jurídicamente conforme cualquier entidad pública o privada y sustituirla por otra que deje de de ser una empresa ya sea esta pública o privada.

Edificar un posibilismo financiero implica construir en una dirección diferente a la establecida por el binomio capitalismo-anticapitalismo, y motivar con ello que la custodia y el depósito del dinero dejen estar legalmente en las manos de esas empresas públicas o privadas que llamamos bancos, cajas de ahorro, mutualidades o bancos del pueblo.

Hay que fusionar entonces la custodia y el depósito del dinero con la gestión política-administrativa de las corporaciones locales. De esta fusión surge la asamblea de gestión solidaria o asgeria con la intención de edificar no otro sistema..sino otra forma de organización social que se levante al margen del nefasto posibilismo vigente basado en el binomio aparentemente enfrentado de bancos públicos, cajas, mutualidades o bancos del pueblo con bancas privadas de inversión o bancas privadas comerciales, todas estas entidades con la forma jurídicas de empresas.

¿Por qué no transformar Molenbeek en una asgeria centrándonos entonces en un cambio de forma de organización social en vez de intentar buscar soluciones siempre dentro del posibilismo vigente?..solo con proponer una idea de este tipo se podrían canalizar unas fuerzas de los hechos dirigidas hacia dinámicas distintas a las que como autómatas nos vemos siempre impelidos.

 

Asgerialización para financiar una sociedad sin Banca ni Estado

Redes neuronales simbolizando las redes de asgerias entrelazadas por los fondos comunes
Redes neuronales simbolizando las redes de asgerias entrelazadas por los fondos comunes

En la cosmovisión vigente se da por sentado que no es posible el funcionamiento de una economía moderna y compleja sin la existencia de una red bancaria que sea responsable de la financiación de la producción de bienes y servicios. Si la función razón básica de la Banca es la de hacer de depósito y custodia del dinero, su siguiente función sería la de hacer de motor financiero de la economía. La pregunta que se nos plantea ahora es si una corporación local podría asumir las funciones de depósito y custodia del dinero y de entidad capaz de financiar  la producción de bienes y de servicios que toda sociedad organizada necesita. La respuesta es que las corporaciones locales pueden asumir la función de depósito y custodia individualmente, pero la de financiación de bienes y servicios solo puede hacerlo mancomunadamente. Al mancomunar los recursos financieros que en todo momento permanecen en depósito y custodia de las corporaciones locales, se generan los lazos de interdependencia que partiendo del nivel local humanizan la economía al acercarla al ser humano que integra la comunidad.

En primera instancia se fusiona la función básica de la Banca de hacer de depositaria y custodia del dinero con las corporaciones político-administrativas locales, pero en segunda instancia se produce la mancomunización de los recursos financieros, que es la dinámica legal que va a hacer posible que una sociedad basada en la premisa de asgerializar la Banca articule el mecanismo necesario para pasar a la fase en la que se ha de financiar la producción de bienes y servicios. La asgeria, la entidad político-financiera resultante de la unificación de la función básica de la Banca con la corporación local, se transforma así en la institución que es capaz de financiar no solo la producción de bienes y servicios, sino también cualquier medida de política social potencialmente aplicable. Otra facultad de la asgeria consiste en ser la recaudadora de todos los impuestos que se generan en el ámbito de su jurisdicción. Todo depósito dinerario particular o empresarial está bajo el control legal de la asgeria, así como lo está también todo recurso dinerario procedente de la recaudación de impuestos dentro de su ámbito territorial.

Una ley de base de régimen local impele a las asgerias a mancomunar todos estos recursos financieros captados individualmente, de tal manera que resulta imposible la capitalización de estos recursos financieros en una privilegiada minoría de poderosos capitalistas..tal como rige en el mundo actual. Esta fusión de la atávica función de la Banca con las corporaciones locales y la posterior mancomunización de estos recursos en una red de interdependencia mutua que federalice a las asgerias, va a conformar la dinámica política, financiera, y legal, que hará posible la existencia de recursos financieros de los que tirar no solo para estimular la producción de los bienes y servicios necesarios para articular y mover la sociedad, sino además para capitalizar medidas de fuerte contenido de justicia social que pudieran ser implementadas por los órganos de decisión democrática responsables de gestionar los asuntos públicos que atañen a la ciudadanía. La dinámica descrita no es más que la asgerialización o asgerización concebida como un instrumento político puesto al servicio del bien público en interés de los más desfavorecidos de la sociedad. Un canal que si se abre puede servir para disponer de recursos más allá de lo que en la práctica permite el nefasto posibilismo vigente, y con el que puede hacerse viable otro posibilismo que permita una implementación real de mecanismos de justicia social.

Cuando hablo de asgeria no lo hago de una Sociedad Limitada como es una Caja de Ahorros ni de una Sociedad Anónima como es un Banco. La asgeria no tiene accionistas ni en forma de capitalistas que compran acciones de la Sociedad Anónima que es la Banca ni en forma de fundaciones que tienen participaciones en la Sociedad Limitada que es la Caja de Ahorros. La Asamblea de Gestión Solidaria o asgeria como acrónimo es la entidad resultante de fusionar dos formas organizativas históricas por su fundamento, es decir, por lo más básico de ambas. La estructura organizativa de ámbito local del Estado, ya sea esta de naturaleza rural, tribal o urbana, se fusiona con la fusión básica de la histórica institución de la Banca de hacer de depositaria y custodia del dinero, para posteriormente federar todos los recursos financieros en una red de Fondos Comunes.

Una alegoría de esta forma de organización social propuesta está en la red de sinapsis neuronales, donde las asgerias serían las neuronas y la red de Fondos Comunes los axones. La conexión de las asgerias unas con otras a través del sistema de Fondos Comunes genera el mecanismo de interdependencia mutua que va a sustituir a las viejas formas de organización social basadas en el Estado y la Banca, que de este modo dejan ya de tener razón de ser..

Una explicación alegórica de la asgeria

Todos, capitalistas y anti-capitalistas, somos Sisifo
Todos, capitalistas y anti-capitalistas, somos Sisifo

No se sabe por qué delito fue condenado el Sísifo a arrastrar la piedra una y otra vez por la colina, pero es conocido que a punto de llegar a la cima esta siempre acababa rodando colina abajo. El desgraciado “creía” por ello que debía estar dominado por alguna maldición divina. Nunca se le ocurrió pensar que quizás lo único que tenía que hacer era subir la piedra por un camino distinto por el que empecinadamente se empeñaba en ascender arrastrando ese gran tormo una y otra vez. Pero si así lo hubiese pensado, Sísifo se hubiese vuelto a equivocar..

Capitalismo y anti-capitalismo no son caminos diferentes ni contrapuestos, sino variantes de un mismo camino que estúpidamente nos conduce siempre a la misma cima, la de una forma de organización social vertical regida por la institución de la banca privada o pública. La misma colina por la que los memos hemos arrastrado históricamente esa piedra es la propia civilización humana, siempre organizada socialmente en estructuras verticales de poder como la propia cima de la colina sugiere. ¿Y si no fuese entonces un problema de elección de caminos?.

Si cualquier camino que tomemos conduce a una cima, el problema no es entonces el camino, sino la estructura vertical que siempre nos lleva a una cima, por lo que lo que habría que replantearse no es el camino a elegir para llegar a la cima…sino como nos deberíamos organizar socialmente para no tener la necesidad de arrastrar esa piedra hasta esa nefasta cima y quedarnos entonces en la base de la colina troceando la piedra.

El lastre de la humanidad es la institución de la Banca pública o privada..la piedra que siempre arrastramos en ascenso hacia la cima de la colina, cima que representa el poder sobre la civilización humana que ostenta históricamente esa institución bancaria pública o privada. Trocear la piedra implica extraer la función básica bancaria de custodia y depósito del dinero y fusionarla con las estructuras político-administrativas locales ya sean estas de ámbito rural, tribal o urbano, conformando así unas nuevas estructuras político-administrativas denominadas asambleas de gestión solidarias o asgerias como acrónimo, las cuales deben federarse desde la base mancomunizando todos los recursos financieros que cada asgeria va a controlar en su ámbito local..

La Banca no es necesaria sino un lastre

Las corporaciones locales ya sean de ámbito urbano rural o tribal deben ser facultadas para hacerse con la capacidad que hoy día tiene la estructura bancaria de ser la depositaria y custodia del dinero. Se edifican así unas nuevas estructuras político-financieras denominadas asgerias, asgeria en singular como acrónimo de asamblea de gestión solidaria que son el resultado de fusionar las estructuras político-administrativas locales, tales como los ayuntamientos, entidades rurales o tribales en otras partes del mundo, con la función básica bancaria de hacer de depositarias y custodias del dinero.

Todos los recursos financieros son generados y recaudados en el nivel de la asgeria, pero mancomunizados en una red integral de Fondos Comunes que hacer viable el funcionamiento de una sociedad de cooperación, entendiendo como tal la federación de asgerias. El ostentar la facultad legal de hacer de custodia y depositaria del dinero va a convertir a la asgeria en la entidad responsable de hacer de prestamista en la concesión de créditos. La asgeria, pasa a ser la entidad prestamista a partir de la estructuración de cuentas especiales de créditos mancomunizados y nutridos con fondos de la federación de asgerias. como entidad prestamista concede créditos sin necesidad de aplicar incrementos al prestatario por concepto de intereses o de beneficio pactado antes de la formalización del crédito, y a pesar de ello obtiene beneficios de su actividad prestamista.

Está dinámica financiera se basa en la premisa de la cesión temporal de recursos financieros que las asgerias conceden en favor de la federación de asgerias, que se hace fraccionando las  cuotas que le son devueltas con la finalidad de derivarlas a las cuentas especiales de cesión temporal de recursos financieros de las que va a hacer uso la federación de asgerias, conformando para ello distintas cuentas especiales a plazo fijo a distintos tiempos. La relación prestamista-prestatario del tiempo presente establece que el primero debe recibir del segundo un interés-beneficio (incremento) que ha de cargarse sobre la cantidad monetaria prestada, pero no es así en la forma de organización social postulada.

En la sociedad de la asgeria el interés-beneficio (incremento) no repercute sobre la persona física o empresa de hasta cierto tamaño que actúa en calidad de prestataria, sino que este se va a repercutir en la relación asgeria-federación de asgerias. Es por tanto el sistema de fondos comunes quien va a acabar produciendo el incremento que resulte de beneficio para la asgeria en su actividad como prestamista, y no es ya por tanto necesario repercutirlo en el prestatario que sea un particular o una pequeña o mediana empresa hasta determinada cuantía de créditos.

Las oficinas a las que podría dirigirse el público para hacer realizar operaciones bancarias no serían más que oficinas descentralizadas de la asgeria correspondiente que harían las funciones que hoy en día hacen las oficinas bancarias. Se puede ceder  la gestión administrativa de ciertas operaciones financieras a empresas privadas, pero el control de las cuentas bancarias siempre correspondería a la asgeria,  no a la empresa que realizara la gestión administrativa. Hablo de subcontratas que podrían gestionar por ejemplo oficinas para pagar impuestos o tasas en una asgeria.

No se trata por tanto de trasladar el concepto de beneficio en la actividad de concesión de créditos de la dinámica de prestamista (banca)-prestatario (cliente) a la dinámica prestamista (asgeria)-prestatario (cliente), sino a una nueva dinámica financiera que se establece entre prestamista (asgeria)-prestatario (cliente)-fondos comunes (federación de asgerias).

Este mecanismo produce un beneficio pequeño pero seguro para el prestamista (asgeria), y además liga la concesión de créditos al concepto de ahorro y no al de especulación financiera. El prestamista (asgeria) obtiene así un beneficio ético sin necesidad de cargar incremento al prestatario (cliente). El bancarismo es el sistema, no el capitalismo ni el comunismo que solo son rostros con distintos nombres de este. Nacionalizar la banca, crear mutualidades o bancos del pueblo no son más que florituras del bancarismo con las que este sistema no hace sino perpetuarse.

La banca puede y debe desaparecer, pero todos y todas trabajan para perpetuarla porque piensan que una sociedad organizada no puede vivir sin banca..grave error insertado en el subconsciente colectivo de la humanidad entera.

La innecesaria pervivencia del sistema bancario mundial

La asgeria, como entidad prestamista, concede créditos sin necesidad de aplicar incrementos al prestatario por concepto de intereses o de beneficio pactado antes de la formalización del crédito, y a pesar de ello obtiene beneficios de su actividad prestamista

redasgeria¿Cómo es posible que la asgeria conceda créditos que son devueltos sin incrementos por el cliente y que a la vez la asgeria obtenga beneficio de esta labor crediticia?..

Imaginemos un modo de organización social alegorizado en las complejas estructuras fisiológicas que caracterizan las sinapsis neuronales, donde las neuronas serían las unidades político-financieras que constituirían las bases de dicha sociedad, y los axones las redes de fondos comunes que conectarían en dependencia reciproca unas unidades político-financieras con otras..

Estas unidades político-financieras denominadas asgerias, singular asgeria, acrónimo de asamblea de gestión solidaria, son el resultado de la fusión de las corporación locales rurales, tribales o urbanas con la función bancaria básica de custodia y depósito del dinero, resultando que es el mismo equipo de gobierno de la corporación local rural, tribal o urbana el que se hace legalmente responsable del depósito y la custodia del dinero dentro de su ámbito jurisdiccional, privando de la misma a la Banca.

Todos los recursos financieros son generados y recaudados en el nivel de la asgeria, pero mancomunizados en la red integral de los Fondos Comunes para hacer viable el funcionamiento de la sociedad de cooperación, entendiendo como tal la federación de asgerias. El ostentar la facultad legal de hacer de custodia y depositaria del dinero va a convertir a la asgeria en la entidad responsable de hacer de prestamista en la concesión de créditos.

La asgeria, como entidad prestamista, concede créditos sin necesidad de aplicar incrementos al prestatario por concepto de intereses o de beneficio pactado antes de la formalización del crédito, y a pesar de ello obtiene beneficios de su actividad prestamista.

Esta afirmación parece a primera vista que conlleva una contradicción insalvable, pero no hay contradicción alguna si hacemos el ejercicio mental de concebir que el beneficio no se genera en la dinámica tradicional de “prestamista (asgeria)-prestatario (cliente)-prestamista (asgeria)”, sino en la nueva dinámica financiera de “prestamista (asgeria)-prestatario (cliente)-Fondos Comunes (Federación de asgerias)”.

Esta nueva dinámica financiera se basa en un “sistema integral de ahorros” donde la entidad prestamista (asgeria) va conformando depósitos a diferentes plazos fijos con las cuotas sin incremento que el prestatario (cliente) le va devolviendo periódicamente. Este mecanismo produce un beneficio pequeño pero seguro para el prestamista (asgeria), y además liga la concesión de créditos al concepto de ahorro y no al de especulación financiera. El prestamista (asgeria) obtiene así un beneficio ético sin necesidad de cargar incremento al prestatario (cliente)..

Con la conformación de estos depósitos a diferentes plazos fijos la entidad prestamista (asgeria) va a ceder temporalmente recursos financieros a la federación de asgerias, premisa sobre la que se sustenta su beneficio, o sea, que no es necesario incrementar en concepto de intereses o de beneficio pactado antes de la formalización del contrato de concesión del crédito la cuantía entregada al prestatario (cliente) porque el beneficio se va a obtener del hecho de ceder temporalmente recursos financieros a la federación de asgerias a través del sistema escalonado de diferentes depósitos a plazo fijo.

La sinapsis neuronal como nueva forma de organización social

Cuando hablo de asgeria no lo hago de una Sociedad Limitada como es una Caja de Ahorros ni de una Sociedad Anónima como es un Banco. La asgeria no tiene accionistas ni en forma de capitalistas que compran acciones de la Sociedad Anónima que es la Banca ni en forma de fundaciones que tienen participaciones en la Sociedad Limitada que es la Caja de Ahorros..

La Asamblea de Gestión Solidaria o asgeria como acrónimo es la entidad resultante de fusionar dos formas organizativas históricas por su fundamento, es decir, por lo más básico de ambas..

La estructura organizativa de ámbito local del Estado, ya sea esta de naturaleza rural, tribal o urbana, se fusiona con la fusión básica de la histórica institución de la Banca de hacer de depositaria y custodia del dinero, para posteriormente federar todos los recursos financieros en una red de Fondos Comunes.

Una alegoría de esta forma de organización social propuesta está en la red de sinapsis neuronales, donde las asgerias serían las neuronas y la red de Fondos Comunes los axones. La conexión de las asgerias unas con otras a través del sistema de Fondos Comunes genera el mecanismo de interdependencia mutua que va a sustituir a las viejas formas de organización social basadas en el Estado y la Banca, que de este modo dejan ya de tener razón de ser..