PPSOE y la Realeza, Casta son de gran vileza

ppsoe

En lenguaje periodístico, es habitual utilizar la frase “es un político de casta” o “es un periodista de casta” cuando se quieren resaltar las arraigadas cualidades profesionales de una persona en el campo de la política o el periodismo respectivamente.

Sin embargo Pablo Iglesias, el portavoz más activo del movimiento ciudadano Podemos, utiliza en su lenguaje de crítica política una expresión donde intercala el artículo determinado femenino “la” entre la proposición “de” y el sustantivo femenino “casta”, de tal modo que en vez de decir “es un político de casta” dice que “es un político de la casta”.

Casta sin “la” o Casta con “la”.. he ahí el dilema.

La Casta de un político sin “la” nos trae a la mente la idea de un político de cualidades loables y dignas de alabanza, pero por lo contrario la Casta de un político con “la” nos trae a la mente la idea de un político encasillado en la vileza moral y por tanto susceptible acreedor de ser sometido a la más tenaz de las críticas y del cuestionamiento político.

¿Podemos referirnos objetivamente a la familia monárquica como Casta Real o debemos hacerlo exclusivamente como Casa Real?. Y a los políticos de las jerarquías del PP y del PSOE, ¿podemos referirnos a ellos o a ellas aludiendo a que “son políticos o políticas de Casta” o aludiendo a que “son políticos o políticas de “la” Casta”?..

Como podemos observar, la diferencia de concepto entre el significado de una y otra expresión es sumamente visible.

Los periodistas que alaban a políticos dicen en ocasiones de estos cuando pretenden resaltar sus arraigadas cualidades como político que este lo es “de Casta”, pero ahora muchos que critican a determinados políticos de las jerarquías reinantes en el PP o el PSOE dicen de estos que lo son “de la Casta”..

La corrupción sistémica que ha impregnado las labores de gobierno y las actividades de financiación de los partidos rotantes en el Poder, PP y PSOE, se han visto amparadas y justificadas subrepticiamente en la dinámica comisionista del jefe de la Casta Real.

El PSOE no solo es un partido impregnado de corrupciones en sus labores gubernativas y en sus actividades de financiación del partido, sino que además los políticos que conforman su jerarquía se acaban de posicionar a favor de la continuidad de la monarquía y en contra de la implementación de un referéndum ciudadano para que todos podamos decidir si queremos un Estado monárquico o un Estado republicano, a pesar de su autoproclamado ADN republicano, y lo que es más definitorio, de las bases de la militancia del Partido Socialista que o comparte e absoluto esta decisión de su cúpula dirigente.

¿No constituye esta nítida diferenciación entre la decisión de la cúpula del PSOE y los deseos de su base de militantes y votantes, que no solo de militantes, una prueba inequívoca de que la jerarquía del PSOE si que es “de la Casta”..

Unificar las siglas PP y PSOE para conformar la Casta denominada PPSOE que niega el derecho democrático a que los ciudadanos puedan elegir democráticamente su modelo de Estado es más que una ironía..pues visto está que PPSOE y la Realeza, Casta son de gran vileza.

¿Dónde si no están las cuentas del PPSOE y la Realeza puestas de manera absolutamente transparente a disposición del conocimiento de la opinión pública?.

No me cabe pues ninguna duda de que los jerarcas del PP y del PSOE, así como los miembros de la Casta Real son precisamente eso..”de la Casta” con “la”..

¿Hay relación entre el asesinato de Isabel Carrasco y la violencia social?

¿Tienen los asesinatos causas sociales?
¿Tienen los asesinatos causas sociales?

Redes mafiosas y corrupción política

Comenzaría por preguntar que entendemos por violencia social para a raíz de los últimos acontecimientos ocurridos en nuestro país llegar a replantearnos la verdad de la realidad socio-política en la que vivimos.

La corrupción política no es un hecho que se pueda analizar de manera aislada y puntual, sino como un mal intrínseco que pervierte la ya escasa democracia política que tenemos y los escasos también principios de justicia social que hasta ahora disfrutábamos en cierta medida.

Desde sectores periodísticos y políticos del entorno del liberalismo teórico se lanzan acusaciones de una relación causa-efecto entre los movimientos de resistencia social y el reciente asesinato de una política del Partido Popular, pero en mi opinión quizás debiéramos centrar la búsqueda de una relación entre este asesinato y una teórica realidad sociológica en la corrupción política aceptada como un derecho natural al enriquecimiento ilícito por parte de muchos políticos españoles. Cuando este derecho natural se ve en peligro, algunos políticos beneficiados por el podrían reaccionar violentamente al sentir que sus intereses se ven seriamente perjudicados.

El asesinato de la Sra. Isabel Carrasco, presidenta de la Diputación de León y presidenta también de la organización del Partido Popular de esta misma provincia, el pasado 12 de mayo de 2014 a manos según los primeros indicios y pruebas incriminatorias de dos mujeres, madre e hija, militantes también del Partido Popular, ha disparado en muchos profesionales del periodismo y personalidades políticas del ámbito ideológico del liberalismo, la idea de que este crimen está relacionado con los movimientos ciudadanos que en los últimos años se manifiestan en la calle contra lo que estiman como agresiones del gobierno y los poderes financieros a los derechos sociales y humanos que amparan a las personas económicamente más débiles.

Las pruebas hasta ahora recopiladas, que incluyen la confesión de la autora material del crimen, no dejan espacio para establecer con criterios objetivos que en este asesinato cometido el 12 de mayo sobre la persona de la Sra. Isabel Carrasco haya relación alguna entre los presuntos autores del crimen y los movimientos de protesta social aludidos por los periodistas y políticos liberales que se empecinan en hacer llegar a la opinión pública la idea de que esa relación existe, y que es el clima político generado por las protestas sociales el que ha motivado a las dos presuntas asesinas a quitar la vida a la política del Partido Popular.

La periodista Isabel San Sebastián escribió en un twitter el mismo día en que se cometió el crimen:

El asesinato de Isabel Carrasco NO ES una venganza personal, sino vinculada al cargo. Quienes defienden los escraches personales tomen nota!. (12 de mayo de 2014)

Y la alcaldesa de Valencia Rita Barberá ha hecho la siguiente declaración a los medios de comunicación:

“Esta barbaridad de asesinato es un hecho que no tenemos que vincularlo a nada, más que a un hecho aislado, al parecer, de una venganza pero que se está produciendo en un clima de violencia social que va creciendo en espiral, un clima de radicalidad que todos vemos y va creciendo en espiral”.(13 de mayo de 2014)

La Sra. Isabel San Sebastián vincula el crimen a la relación entre el cargo político que ostentaba la Sra. Carrasco y los movimientos sociales que se articulan en torno a los escaches, y la Sra. Rita Barberá juega al cinismo político al comenzar diciendo que el asesinato no hay que vincularlo a nada, para seguidamente vincularlo al clima que ella llama “de violencia social”..

Obviamente la violencia social está en la agresión que sufren los ciudadanos más desfavorecidos económicamente a través de los inmisericordes recortes sociales, pero de igual manera lo está en la corrupción política que genera inmensos canales de enriquecimiento ilícito para muchos políticos con mandatos teóricamente ciudadanos para ejercer el poder de gestionar los asuntos públicos.

La Sra. Rita Barberá debiera saber que los recortes sociales y la corrupción política constituyen en nuestro país las verdaderas piedras angulares de la violencia social, que la sufren masivamente los ciudadanos, sobre todo aquellos más débiles económicamente, y no los políticos como perversa y cínicamente intentan hacernos creer para desmotivar y desmovilizar a la opinión pública.

¿Apaleados y callados debemos permanecer Sra. Rita Barberá?. Por qué no, es una opción más, pero que encima tengamos que vernos dominados por sentimientos de culpabilidad por ejercer una inexistente violencia social contra los políticos ya es una burla a la inteligencia. Está bien que nos apaleen y que permanezcamos callados, pero esto de encima tener que sentirnos culpables porque en nuestro subconsciente  los liberales nos metan la idea de que a pesar de ello ejercemos la violencia social contra los políticos ya es demasiado.

Puteados y apaleados sí, faltaría más, pero imbéciles no por favor.

Quizás esté frivolizando al insertar una ironía en el contexto de este artículo donde hablo de un asesinato aún muy reciente, pero esta dinámica de los movimiento liberales manifestada en declaraciones de este tipo de parte de políticos y periodistas afectos al liberalismo teórico, tiene la intención no solo de criminalizar a los movimientos sociales de resistencia ciudadana, sino a la vez también de desarmar a muchas personas tanto en el plano ideológico como en el de las consciencias que reclaman  principios de justica social.

Isabel y Rita solo son exponentes periodísticos y políticos respectivamente de estos movimientos del liberalismo internacional que desprecian los principios de justicia social y valores humanos presentes en esos otros movimientos de resistencia ciudadana a los que pretenden criminalizar y acallar..

Las opiniones soeces o miserables que se han vertido en relación a este crimen en Twitter o Facebook lo han hecho en realidad en servicios de redes sociales que son medios de comunicación que se implantan en el mundo como multinacionales estadounidenses, al servicio precisamente de ese mismo liberalismo profesado y fervorosamente defendido por las señoras Isabel San Sebastián y Rita Barberá.

La inquina alegada por la presunta asesina confesa de la Sra. Isabel Carrasco para justificar su asesinato desde su percepción mental, quizás nos podría llevar a establecer otro tipo de relación entre su asesinato y la realidad social de España..

¿Existen redes mafiosas imbricadas en los partidos políticos españoles con capacidad de gobernar que cuando vean que comiencen a desmoronarse sus entramados corruptos reaccionen con crímenes mafiosos para tratar de frenar y vengar los perjuicios a su enriquecimiento ilícito?.

Encabezaba este artículo preguntando en el título si había relación entre el crimen mencionado y la violencia social, y a continuación comenzaba por preguntar que se podía entender por violencia social. No debe ser un secreto para nadie que la violencia social puede llegar perfectamente a degenerar en crímenes contra seres humanos..

El útero de la mafia

¿Es la tesorería del PP una correa de conexión con la mafia?
¿Es la tesorería del PP una correa de conexión con la mafia?

La sospechosa tesorería del Partido Popular

Luis Bárcenas ha formado parte de la gerencia de tesorería del Partido Popular desde la fundación de esta formación política en enero de 1989, así como también formaba parte de la tesorería de la formación antecesora de esta, Alianza Popular, desde el 2 de marzo de 1982, tiempo en que Fraga Iribarne era presidente de la misma. Desde esta fecha ocupó el cargo de Gerente, puesto que en la pirámide jerárquica de este departamento donde se controlan las finanzas del partido le colocaba por debajo del de Tesorero.

Sucesivamente y desde 1982 estuvo bajo las ordenes de los tesoreros Ángel Sanchís, Rosendo Naseiro y Álvaro Lapuerta.

Angel Sanchís fue Tesorero de la formación antecesora del Partido Popular entre 1982 y 1987. Había sido el mentor de Luis Bárcenas en 1982, cuando se lo presentó a Fraga Iribarne, que entonces le nombró Gerente del partido que presidía a causa de ser hombre de confianza de su Tesorero. En 1989 sería procesado en el caso de financiación ilegal del Partido Popular que lleva el nombre de su sucesor en el cargo de Tesorero.

Rosendo Naseiro, Tesorero del partido de 1987 a 1990, sucedió en el cargo a Angel Sanchís. Fue procesado junto con este en el asunto de financiación ilegal del PP que lleva su nombre, el Caso Naseiro, posteriormente archivado por una artimaña legal que conseguiría la invalidación de las escuchas telefónicas sobre las que se sustentaba el potencial caso de corrupción por decisión del Tribulan Supremo.

Desde 1990 hasta 1993 el cargo de Tesorero del PP se mantuvo vacante, en una situación semejante a la de Sede Vacante que se produce en el período que transcurre desde que un Papa muere, o renuncia, como ha ocurrido en el caso del último Papa Benedicto XVI, hasta que es nombrado en nuevo Sumo Pontífice, a causa de la investigación judicial sobre el Caso Naseiro.

Pero en julio de 1992 se produce la invalidación de las escuchas telefónicas que implicaban a Sanchís y a Naseiro, y ambos resultan entonces absueltos.

Es en febrero de 1993 cuando Alvaro Lapuerta accede al cargo de Tesorero, responsabilidad que ostentaría hasta que se jubila en 2008, momento en que pasa el testigo a su segundo, el eterno Gerente de Partido Popular, Luis Bárcenas, que pasaría entonces a ocupar el puesto de Tesorero del PP hasta abril de 2010, según fuentes oficiales del partido en el gobierno. Desde esa fecha y hasta el 31 de enero de 2013 habría estado contratado como asesor del partido, según la versión del propio Luis Bárcenas, o en simulación contractual para abonarle durante ese tiempo un finiquito en diferido según una enrevesada versión oficial de la formación política para la que Luis Bárcenas trabajó durante prácticamente 31 años.

He considerado necesaria esta breve historia para ordenar cronológicamente la enmarañada y confusa información que día tras día, según mi entendimiento, llega al público a través de los medios de comunicación. También para aclarar los conceptos a los que se alude cuando se habla indistintamente de Gerente o Tesorero del Partido Popular, que llegan confusamente a la opinión pública, y que en ocasiones se utilizan para manipular la mente de los receptores de la información haciendo concebir la falsa idea de que Bárcenas solo ha tenido que ver con el control de las finanzas del PP desde el período que abarca de 2008 a 2010, durante el cual ostentaba el cargo de Tesorero, obviando que ya desde 1982, como Gerente del partido, tenía responsabilidades en el control de dichas finanzas nada menos que como mano derecha y segundo de los sucesivos tesoreros que en el PP se sucederían entre 1982 y 2008.

Angel Sanchís y Rosendo Naseiro implicados en el Caso Naseiro, Alvaro Lapuerta y Luis Bárcenas implicados en el caso Bárcenas. Una continuidad en el tiempo desde 1982 hasta enero de 2013 que no puede deberse a corruptos aislados que se han aprovechado de sus puestos en el Partido Popular, sino a una trama organizada que se escenifica a través de una parcela muy concreta de esta formación política, la que tiene que ver con los puestos de máxima responsabilidad de su gerencia de tesorería.

Las tramas oscuras de financiación que se vienen escenificando en este partido desde 1982, precisamente el año en que se produce su eclosión en cuanto a acceso al poder político se refiere, tanto en el ámbito municipal como autonómico, implican a poderosos intereses financieros ligados especialmente al sector de la construcción.

Las donaciones de empresas del ámbito de la construcción a los partidos políticos suponen la compra de voluntades políticas que implican concesiones de obras civiles que enriquecen a estas empresas.

Es cuanto menos extraña la implicación de todos los tesoreros del PP y de su Gerente, cargos relacionados con el control de las finanzas del partido, en asuntos de financiación ilegal asociada a empresas de construcción y las concesiones a estas de obras civiles. Da la sensación de que los tesoreros del PP constituyen de alguna forma un nexo organizado con empresas donantes que previamente deben dar el consentimiento para su nombramiento.

Cristina de Borbón y su ética impúdica

El peso de la injusticia de una ética corrupta

La opacidad informativa favorece las dinámicas corruptas. La ciudadanía tiene derecho a estar informada sobre todo lo que afecta a la familia real, y a lo que no hay derecho es precisamente a que se mantenga a la familia real en una burbuja de irrealidad e impunidad que coloca a las personas pertenecientes a esta como seres por encima  del bien y del mal, de lo humano y de lo divino.

La presunción de inocencia es un concepto jurídico, y como tal corresponde su aplicación al ámbito jurídico. Como figura jurídica-penal, la presunción de inocencia no es lo mismo que como concepto ético-social.

Los medios de comunicación han aportado documentos pertenecientes al sumario instruido por el juez instructor referidos al caso Palma Arena, en cuya pieza separada denominada operación Babel se implica a Iñaki Urdangarinque, y en los que se demuestra fehacientemente que este se ha beneficiado de la percepción de grandes sumas de dinero provenientes de administraciones públicas, a las que les fueron ofrecidos servicios sobrevalorados o incluso ficticios de parte de las empresas de su propiedad.

Los contratos que estas administraciones públicas concedieron  a las empresas de Urdangarin le fueron concedidos a este sin la intermediación de un concurso público , sino por la mera intermediación del esposo de la Infanta Cristina, que fue considerada por las administraciones públicas implicadas garantía suficiente para la concesión de los contratos, algunos de ellos para prestar servicios que nunca llegaron a materializarse.

Lo que queda en evidencia de todas estas informaciones es que Urdangarin tejió con su socio Diego Torres una red de tráfico de influencias que amparándose en la corrupción institucional implementó una dinámica de expoliación de fondos públicos que entre otros beneficiarios han tenido como favorecidos al propio Urdangarin y a su esposa la Infanta Cristina.

Urdangarin sigue teniendo la presunción de inocencia, entendida esta como precepto jurídico-penal, pero esto no puede ser utilizado como excusa para justificar socialmente una conspiración de silencio masiva en la que se impliquen medios de comunicación, comunicadores sociales, políticos o sindicales, y opinión pública en general. Todo ello teniendo en cuenta los signos nítidos de probables prácticas corruptas que se muestran como imputables a miembros del entorno de la familia real española.

Dar información sobre estas prácticas y expresar sentimientos de impotencia y asqueo debido a ellas hacia Urdangarin u otros miembros de la familia real no ponen en duda la presunción de inocencia de Iñaki Urdangarin como imputado en el caso Palma Arena, lo que ponen en duda es su inocencia como actor social al evidenciar su falta de ética cuando se aprovecha de su pertenencia a la familia real para enriquecerse expoliando los fondos públicos.

El mismo Urdangarin ha declarado ante el juez instructor que el rey le conminó a dejar de hacer negocios con su socio Diego Torres, negocios con administraciones públicas y a largo plazo según dijo, después de que apareciesen en prensa noticias que empezaban a poner en duda la legalidad de sus negocios con Diego Torres.

La Casa de Su Majestad el Rey actúo entonces al impulso de informaciones mediáticas, según el relato testifical de Urdangarin.

¿Qué valor tiene la persona de Urdangarin para que por si mismo las comunidades autónomas de Baleares o Valencia le hayan concedido contratos por valor de millones de euros sin la intermediación de concursos públicos?..

Es evidente que ninguno..pues su “valor” reside exclusivamente en su condición de cónyuge de la Infante Cristina.

A raíz de la conminación de la Casa de Su Majestad el Rey a Urdangarin en el año 2006 para que cesase su relación empresarial con Diego Torres, fue este compensado con la concesión de un alto cargo en Telefónica que le reportó desde entonces un salario millonario.

¿Cómo se hace compatible qué la Casa de Su Majestad el Rey conminase a Urdangarin a dejar unos negocios que entendía como ilícitos, y como compensación le premiase con un alto cargo y un sueldo millonario en una empresa multinacional?..

La opacidad informativa favorece las dinámicas corruptas. La ciudadanía tiene derecho a estar informada sobre todo lo que afecta a la familia real, y a lo que no hay derecho es precisamente a que se mantenga a la familia real en una burbuja de irrealidad e impunidad que coloca a las personas pertenecientes a esta como seres por encima  del bien y del mal, de lo humano y de lo divino.

Cínicamente, Urdangarin ha utilizado una asociación sin ánimo de lucro, el instituto Nóos, para lucrarse impúdicamente explotando su condición de esposo de la Infanta Cristina.

Cristina ha sido actriz necesaria en toda esta ingeniería de enriquecimiento  ilícito, pues sin su concurso como hija real, la persona de Urdangarin no hubiera tenido peso alguno en el éxito de toda esta dinámica corrupta.

Cristina de Borbón ha demostrado tener una ética impúdica al aceptar pasivamente lucrarse con el dinero procedente de las prácticas empresariales ilícitas de su esposo.

Su actitud la hace partícipe de la corrupción que alimenta la injusticia social.