¿Qué razón verdadera guía al PNV a querer derogar la Prisión Permanente Revisable?

¿Hay justicia y proporcionalidad en la prisión permanente revisable?

La portavoz de Podemos en el Congreso propone un referéndum sobre la Prisión Permanente Revisable con carácter vinculante, así como sobre otros asuntos como si las pensiones deben o no revisarse atendiendo al i.p.c.: https://www.eldiario.es/politica/Podemos-permanente-revisable-referendum-espanoles_0_749625728.html

Ello en el contexto de la petición del PNV de someter al Congreso la derogación de la reforma del Código Penal que implementó en 2015 la Prisión Permanente Revisable. Lo primero que procedería sería preguntar al PNV cuales son los delitos de los considerados en esta reforma del Código Penal sobre los que considera que no debería imponerse la Prisión Permanente Revisable, y a continuación cabría preguntarse cual es la razón para considerar que la Prisión Permanente Revisable no debe ser aplicable a los condenados por esos delitos.

El Código Penal recoge los supuestos penales en los que procedería la Prisión Permanente Revisable, aplicables al asesinato de:

  1. Menores de 16 años
  2. Víctimas de violación
  3. Personas vulnerables por razón de edad, enfermedad o discapacidad
  4. Personas víctimas de organizaciones criminales
  5. Tres o más personas
  6. El Jefe de Estado, su cónyuge o el heredero de la corona
  7. El Jefe de un estado extranjero o persona protegida por tratado internacional
  8. Miembro de una comunidad sometida a genocidio
  9. Miembro de colectivo perseguido por razón política, racial, nacional, étnica, cultural, religiosa, de género, discapacidad u otro motivo universalmente reconocido como inaceptables con arreglo al derecho internacional.

La Exposición de Motivos de la LO 1/2015, de 30 de marzo, de reforma del Código Penal, mediante la que se introduce la Prisión Permanente Revisable establece lo siguiente en relación a la posibilidad de reinserción social recogida en la Constitución:

PREÁMBULO

II

…tras el cumplimiento íntegro de una parte relevante de la condena, cuya duración depende de la cantidad de delitos cometidos y de su naturaleza, acreditada la reinserción del penado, éste puede obtener una libertad condicionada al cumplimiento de ciertas exigencias, en particular, la no comisión de nuevos hechos delictivos. La prisión permanente revisable, cuya regulación se anuncia, de ningún modo renuncia a la reinserción del penado: una vez cumplida una parte mínima de la condena, un tribunal colegiado deberá valorar nuevamente las circunstancias del penado y del delito cometido y podrá revisar su situación personal. La previsión de esta revisión judicial periódica de la situación personal del penado, idónea para poder verificar en cada caso el necesario pronóstico favorable de reinserción social, aleja toda duda de inhumanidad de esta pena, al garantizar un horizonte de libertad para el condenado.

En la prisión permanente revisable, cumplida esa primera parte mínima de la pena, si el tribunal considera que no concurren los requisitos necesarios para que el penado pueda recuperar la libertad, se fijará un plazo para llevar a cabo una nueva revisión de su situación; y si, por el contrario, el tribunal valora que cumple los requisitos necesarios para quedar en libertad, se establecerá un plazo de libertad condicional en el que se impondrán condiciones y medidas de control orientadas tanto a garantizar la seguridad de la sociedad, como a asistir al penado en esta fase final de su reinserción social.

La pena de prisión permanente revisable no constituye, por ello, una suerte de «pena definitiva» en la que el Estado se desentiende del penado. Al contrario, se trata de una institución que compatibiliza la existencia de una respuesta penal ajustada a la gravedad de la culpabilidad, con la finalidad de reeducación a la que debe ser orientada la ejecución de las penas de prisión. https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2015-3439

El Código Penal: https://www.boe.es/buscar/pdf/1995/BOE-A-1995-25444-consolidado.pdf

LIBRO II

Delitos y sus penas

TÍTULO I

Del homicidio y sus formas

Artículo 140

1. El asesinato será castigado con pena de prisión permanente revisable cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:

  • 1.ª Que la víctima sea menor de dieciséis años de edad, o se trate de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o discapacidad.
  • 2.ª Que el hecho fuera subsiguiente a un delito contra la libertad sexual que el autor hubiera cometido sobre la víctima.
  • 3.ª Que el delito se hubiera cometido por quien perteneciere a un grupo u organización criminal.

2. Al reo de asesinato que hubiera sido condenado por la muerte de más de dos personas se le impondrá una pena de prisión permanente revisable.

CAPÍTULO II

Delitos contra la Corona

Artículo 485

1. El que matare al Rey o a la Reina o al Príncipe o a la Princesa de Asturias será castigado con la pena de prisión permanente revisable.

TÍTULO XXIV

Delitos contra la Comunidad Internacional

CAPÍTULO I

Delitos contra el Derecho de gentes

Artículo 605

1. El que matare al Jefe de un Estado extranjero, o a otra persona internacionalmente protegida por un Tratado, que se halle en España, será castigado con la pena de prisión permanente revisable.

CAPÍTULO II

Delitos de genocidio

Artículo 607

1. Los que, con propósito de destruir total o parcialmente un grupo nacional, étnico, racial, religioso o determinado por la discapacidad de sus integrantes, perpetraren alguno de los actos siguientes, serán castigados:

  • 1.º Con la pena de prisión permanente revisable, si mataran a alguno de sus miembros.
  • 2.º Con la pena de prisión permanente revisable, si agredieran sexualmente a alguno de sus miembros o produjeran alguna de las lesiones previstas en el artículo 149.

CAPÍTULO II BIS

De los delitos de lesa humanidad

Artículo 607 bis

1. Son reos de delitos de lesa humanidad quienes cometan los hechos previstos en el apartado siguiente como parte de un ataque generalizado o sistemático contra la población civil o contra una parte de ella. En todo caso, se considerará delito de lesa humanidad la comisión de tales hechos:

  • 1.º Por razón de pertenencia de la víctima a un grupo o colectivo perseguido por motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos, de género, discapacidad u otros motivos universalmente reconocidos como inaceptables con arreglo al derecho internacional.
  • 2.º En el contexto de un régimen institucionalizado de opresión y dominación sistemáticas de un grupo racial sobre uno o más grupos raciales y con la intención de mantener ese régimen.

2. Los reos de delitos de lesa humanidad serán castigados:

  • 1.º Con la pena de prisión permanente revisable si causaran la muerte de alguna persona.

El debate no es si la Prisión Permanente Revisable evitaría que se cometiesen los delitos a los que legalmente se aplicaría esa pena, sino si es justo, proporcionado y acorde a los derechos humanos que a ese tipo de delitos se aplique una pena como la Prisión Permanente Revisable.

El argumento de que la PPR no evitaría los delitos para los que está prescrita es absurdo, pues tampoco los evitaría una pena de privación de libertad de 20, 30 o 40 años, y con ese razonamiento no deberíamos de aplicar entones ninguna pena de privación de libertad para las personas que cometen esos delitos que recuerdo son el asesinato de:

  1. Menores de 16 años
  2. Víctimas de violación
  3. Personas vulnerables por razón de edad, enfermedad o discapacidad
  4. Personas víctimas de organizaciones criminales 
  5. Tres personas o más
  6. El Jefe de Estado, su cónyuge o el heredero de la corona
  7. El Jefe de un estado extranjero o persona protegida por tratado internacional
  8. Miembro de una comunidad sometida a genocidio
  9. Miembro de colectivo perseguido por razón política, racial, nacional, étnica, cultural, religiosa, de género, discapacidad u otro motivo universalmente reconocido como inaceptables con arreglo al derecho internacional.

¿Cual es entonces la razón verdadera para oponerse a la PPR que el PNV y los defensores de la derogación ocultan?. Deben de exponer sus verdaderas razones para someterlas al escrutinio de la opinión pública, y no esconderse tras el  inconsistente y no creíble  argumento de que con la PPR “no se evitaría que se cometiesen los delitos penados con ella”. Yo no me creo ese argumento…y estoy seguro de que nadie que razone sobre ello se lo crea tampoco…

Si el argumento del PNV es que la PPR va contra los derechos humanos, ¿que derechos humanos de los condenados por los delitos mencionados se vulneran en base a la Declaración Universal de los Derechos Humanos?. Que el PNV los concrete entonces, si considera que esto es así, para que sus concreciones en relación a la Declaración Universal de los Derechos Humanos supuestamente vulnerada pueda ser sometida al escrutinio de la opinión pública. O tal vez considere el PNV que con la PPR se vulnera la Constitución.

Que el PNV concrete su razón para pedir la derogación de la PPR con un argumento sincero y creíble, y no escatimemos el verdadero debate sobre este asunto; ¿hay justicia y proporcionalidad en la aplicación de la Prisión Permanente Revisable para delitos de la naturaleza de los mencionados en la revisión del Código Penal de 2015?,  ¿la hay solo para algunos de ellos pero no para  otros?, ¿ o no la hay para ninguna e las tipificaciones delictivas mencionadas?…

 

Anuncios

La solución al problema sionista pasa por el derrumbe del Derecho Internacional

No se puede luchar contra un genocidio sobre los palestinos sin derrumbar el Derecho Internacional y edificar uno nuevo..

consejoonu

Otra vez la vergüenza internacional que avala el genocidio perpetrado sobre el pueblo palestino..un genocidio que no queremos reconocer que está amparado en el Derecho Internacional. El Consejo de Seguridad de la ONU acaba de rechazar un proyecto de resolución palestina que demandaba el fin de la ocupación de la bestia sionista antes de finales de 2017. El veto de Estados Unidos fue suficiente para perpetrar legalmente la ocupación. ver aquí la noticia

Es muy difícil de aceptar la idea de que el genocidio sobre los palestinos es perfectamente legal, pues está amparado en el Derecho Internacional que se comenzó a gestar a partir de la Conferencia de San Remo de 1920.. pero aunque sea una afirmación terrible esto es asi..EL GENCIDIO QUE SE COMETE SOBRE LOS PALESTINOS CUENTA CON EL AVAL DE LA COMUNIDAD INTENACIONAL DESDE 1920..genocidio planificado a raíz del fin de la Primera Guerra Mundial.

El plan para conseguir la desaparición física del pueblo palestino a través de ir creando las condiciones que más tarde aparecerían tipificadas en el Artículo II apartado B de la Convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio, de fecha 9 de diciembre de 1948, en el cual se define el genocidio como el:

“Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial” Palestina, dossier de un genocidio amparado en el Derecho Intenacional

Podemos admitirlo o cerrar los ojos ante esta abominación en que se sustenta el Derecho Internacional que sustenta nuestro mundo..pero yo afirmo que la Conferencia de San Remo de 1920 de la que se hizo cómplice la Comunidad Internacional hace responsable a las Naciones Unidas de un delito de prevaricatio y asociación para cometer genocidio sobre el pueblo palestino El genocidio que se comete sobre los palestinos es legal

La solución al problema sionista..que no problema palestino como cínicamente se dice..pasa pues indefectiblemente por el derrumbe del abominable Derecho Internacional que da amparo legal al genocidio sobre los palestinos..

No se puede luchar contra un genocidio sobre los palestinos sin derrumbar el Derecho Internacional y edificar uno nuevo..

El aparentemente irresoluble problema sionista en Palestina

Hay un plan predeterminado por parte de las autoridades israelíes para reducir la población palestina a su mínimo exponente posible dentro de las fronteras de Israel y Cisjordania; Gaza ya se ha dado por perdida y se la piensa dejar como un gigantesco campo de concentración

El engaño de la Alternativa Palestina en Jordania
El engaño de la Alternativa Palestina en Jordania

“Problema sin solución” sería la definición que más se adecua a la percepción que política, mediática y popularmente se tiene de forma mayoritaria de la tragedia generada en la región que en la tradición religiosa monoteísta se conoce como Tierra Santa.

Pero la falta de perspectivas viables de solución a la tragedia humana que se gestó a raíz de la Resolución 181 de la Asamblea General de Naciones Unidas de 29 de noviembre de 1947 es una consecuencia inevitable de la percepción geopolítica a través de la que se trata de encontrar una solución justa al encaje de los derechos civiles y humanos de la población judía y árabe en Tierra Santa.

La geopolítica de la que hablo es la que instintivamente concibe el problema desde la concepción de un Mundo estructurado en el Estado como base de la organización política, y estructurado en la institución de la Banca pública o privada como base de la organización financiera, y en esta visión se enmarca el deseo presente en la ideología sionista de que Jordania se convierta en el Estado de los palestinos.

Es decir, Israel, Gaza y Cisjordania para los judíos, y los palestinos deportados a Jordania. Esta es la enfermiza visión que domina el pensamiento sionista, una parte del cual ha ido mutando ante las realidades sociológicas con las que se ha tenido que enfrentar, hasta llegar al punto de concebir al superpoblado y minúsculo territorio de Gaza como un lugar desechable en sus perspectivas geopolíticas. No es así el caso de la población palestina de Cisjordania, cuyo futuro desde la visión de este sector sionista está en ser deportada a Jordania con la finalidad de que todo el territorio cisjordano quede libre para la colonización de población judeo-israelí.

La expropiación de tierras en Cisjordania por parte de la autoridad israelí y el levantamiento de asentamientos coloniales judeo-israelíes en esas tierras expropiadas a los palestinos dan fe del plan sionista que pretende despoblar Cisjordania de palestinos y reubicar a estos seres humanos en Jordania.

¿Supone esta dinámica que el Estado de Israel está implementando sistemáticamente una política que podría encuadrarse dentro de lo que en el Artículo II de la Convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio de fecha 9 de diciembre de 1948 se tipifica como genocidio?..

Artículo II

En la presente Convención, se entiende por genocidio cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal:

a) Matanza de miembros del grupo;

b) Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo;

c) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial;

d) Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo;

e) Traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo.

Fuente: http://www.acnur.org/t3/fileadmin/scripts/doc.php?file=biblioteca/pdf/0023

Todos los actos del Estado de Israel desde su fundación oficial en 1948 respecto a los palestinos van destinados a conseguir la extinción física de estos como pueblo dentro de las fronteras de dicho Estado, y de los territorios de Gaza y Cisjordania, a través de la dinámica de someter a la población palestina en ellos establecida a condiciones de vida que les obliguen a considerar como única posibilidad de supervivencia la de emigrar voluntariamente en masa a Jordania.

Se trataría mediante este plan enfermizo de que dentro de las fronteras del Estado de Israel, Gaza y Cisjordania, quedase el número más reducido posible de población palestina que la hiciese fácilmente manejable.

En esta política paranoica de transformar la población palestina en una pequeña minoría dentro de las fronteras de un imaginario Israel muy mayoritariamente judío y sionista, se les ha quedado en el camino a los ideólogos sionistas diseñadores de esta política, Gaza, a la que ya dan por perdida como territorio potencialmente susceptible de ser vaciado de población palestina, por lo que esta idea solo la sostienen ya estos descerebrados para Cisjordania..

Cuando hablo por tanto de genocidio israelí sobre el pueblo palestino no lo hago únicamente para referirme a las matanzas perpetradas cada cierto tiempo por el ejército de Israel sobre la población palestina, lo que podría entenderse como el empleo del término genocidio de una manera figurada para referir a una masacre indiscriminada por parte del ejército del Estado de Israel, sino que hablo de genocidio en el sentido jurídico del concepto.

Hay un plan predeterminado por parte de las autoridades israelíes para reducir la población palestina a su mínimo exponente posible dentro de las fronteras de Israel y Cisjordania; Gaza ya se ha dado por perdida y se la piensa dejar como un gigantesco campo de concentración en el que recluir a la población palestina, sin que las autoridades israelíes tengan a día de hoy plan alguno respecto a lo que hacer con dicha población.

Las dinámicas israelís destinadas a implementar este abominable plan son las que se encuadran dentro de las políticas de genocidio tipificadas como tales en el Artículo II de la Convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio de fecha 9 de diciembre de 1948.

No se trata pues de aplicar a la situación de tragedia que vive el pueblo palestino el término de genocidio para dar más énfasis a las denuncias sobre el Estado de Israel..sino que se aplica el término genocidio porque en la intención de Israel está la de despoblar de población palestina Cisjordania e Israel para intentar reducirla a su mínimo exponente.

Es en este sentido en el que Jordania se convierte en una pieza vital en el plan israelí de genocidio, al ser este Estado la “Palestina Alternativa” diseñada en la mente de los descerebrados dirigentes sionistas para que se convierta en la receptora de la mayor cantidad posible de población palestina.

Por otro lado, Israel no hace sino hacerse eco de las condiciones para provocar este genocidio que ya fueron diseñadas en la Conferencia de San Remo de 1920.

Esta visión que preside la nefasta geopolítica que nos domina es la responsable de que el problema sionista se petrifique como irresoluble, y toda esta visión geopolítica parte de las premisas que conciben al Estado y la Banca como ejes imprescindibles de toda la forma de organización social humana.

La causa de la aparente irresolubilidad está, obviamente según mi entendimiento, en que la tragedia que vive Tierra Santa se analiza desde las premisas mentales que conciben al Estado y la Banca como estructuras de las que es siquiera impensable prescindir.

¿Es posible pensar en una solución que sea capaz de prescindir para su diseño de los parámetros sobre los que se asienta la geopolítica vigente?…

El genocidio que se comete sobre los palestinos es legal

Podemos admitirlo o cerrar los ojos ante esta abominación en que se sustenta el Derecho Internacional que sustenta nuestro mundo..pero yo afirmo que la Conferencia de San Remo de 1920 de la que se hizo cómplice la Comunidad Internacional hace responsable a las Naciones Unidas de un delito de prevaricatio y asociación para cometer genocidio sobre el pueblo palestino

 

El genocidio que lleva décadas cerniéndose sobre el pueblo palestino tiene base legal en el Derecho Internacional que comenzó a gestarse después de la Primera Guerra Mundial durante la Conferencia de San Remo de 1920.

La Resolución 181 de la Asamblea General de Naciones Unidas de 29 de noviembre de 1947 no fue más que el culmen de un proceso que, a nivel de la Comunidad Internacional, comenzó a gestarse veintisiete años antes, durante la Conferencia de San Remo que reunió a las potencias vencedoras de la Gran Guerra, Reino Unido, Francia, Italia y Japón, así como Estados Unidos en calidad de observador y no de partícipe pleno.

Aunque sea desconocido para la opinión pública en general, la Resolución de San Remo del 24 de abril de 1920 constituye la verdadera acta fundacional del estado de Israel.

Nada tiene este pues que ver la fundación de Israel con el genocidio sufrido por los judíos europeos durante la Segunda Guerra Mundial..pues ya estaba diseñado así por las potencias que en 1920 se adjudicaron para sí mismas el ser las depositarias, por el derecho de dominio, de la representatividad del mundo.

Robert Underwood Johnson, embajador de Estados Unidos en Roma a fecha 24 de abril de 1920, representó a su país en calidad de observador en la Conferencia que entonces mantenían los países miembros del Consejo Supremo de las Principales Potencias Aliadas, victoriosos en la Gran Guerra que acababa de terminar dos años antes, en la localidad italiana de San Remo.

Estados Unidos mantenía entonces oficialmente una distancia con las organizaciones internacionales. Era miembro del Consejo de la Sociedad de Naciones, pero en calidad de puesto vacante en la misma, y también era participante en la Conferencia de San Remo, pero solo en calidad de observador.

Todo ello debido a que mantenía una disputa de jurisdicción con las potencias coloniales y la Sociedad de Naciones, debido a que consideraba irrenunciable la aplicación de la Doctrina Monroe y su derecho a sobrepasar las cuotas de producción armamentísticas que pudiera establecer la Sociedad de Naciones. Este hecho concreto fue el que motivó que Estados Unidos se mantuviese en la sombra durante la Conferencia de San Remo.

Estados Unidos era entonces el mayor defensor de los derechos de los pueblos sometidos por el colonialismo..ese era por lo menos su discurso oficial.

El 30 de junio de 1922 la Resolución surgida de la Conferencia de San Remo era aprobada por la Cámara de Representantes y el Senado de los Estados Unidos, que salvaba así su negativa a acatar en 1920 la jurisdicción de las potencias coloniales y de la Sociedad de Naciones, a las que a unas y a la otra acusaba constantemente de representar intereses imperialistas concernientes a esas potencias coloniales, en contra, decía entonces, de los intereses de los pueblos sometidos por aquellas. Así se expresaban entonces los representantes oficiales de este país.

El plan de genocidio sobre los palestinos fue elaborado en Estados Unidos siguiendo la doctrina india:

Colonización masiva de judíos en territorio de Palestina, acoso sistemático de los colonos a los palestinos cuyas tierras pretendían ocupar, cercamiento de los palestinos en áreas cada vez más reducidas a cambio de políticas de paz, control de un ejército judío de las reservas palestinas, para lo que era imprescindible una organización estatal. 

 

Exactamente la política que en el siglo anterior Estados Unidos había seguido respecto a los nativos americanos..

El Reino Unido aceptó el plan de Estados Unidos, pero durante el curso de la Segunda Guerra Mundial empezó a cambiar sus postulados, haciendo promesas a los árabes para que estos no se pusiesen del lado de Alemania. Era una cuestión de necesidad estratégica entonces. Cuando llegó esta pretensión de cambio en el plan sobre el estado judío en Palestina a los dirigentes judíos, estos decidieron presionar para que los planes británicos de contingencia no se llevasen a cabo. A los judíos los británicos les habían prometido que solo aplazarían la constitución de un estado judío en Palestina unos años.

Las organizaciones armadas judías como la Haganah, el Stern, y el Irgun, lanzaron entonces atentados terroristas contra los británicos en Palestina, con la finalidad de presionar a los mandatarios en el sentido de que ese intento de alianza con los árabes no comprometiese a su vez la promesa de levantar un estado judío en la fecha pactada, justo 50 años después de la promesa de Theodor Herzl, fundador del movimiento sionista, que el 3 de septiembre de 1897 había escrito en su diario personal:

Si tuviera que resumir el Congreso en una sola frase (que me guardare de pronunciar en público) diría esto: en Basilea, he fundado el estado judío. De aquí a cinco años quizá, de aquí a cincuenta años seguramente, será una cosa evidente para todos 

(Fuente:http://www.poscla.org/libros/sionismo/estado-judio-por-theodor-herzl.pdf – página 118)

El memorando presentado al gobierno británico por el sionista Herbert Samuel a comienzos de 1915 hablaba explícitamente de estado judío en Palestina, pero cuando el gobierno británico hizo suyo la propuesta recogida en aquel memorando y la plasmó oficialmente en la Declaración Balfour en 1917, sustituyó el concepto estado judío en Palestina por el subterfugio de Hogar Nacional Judío en Palestina..

El secreto de Rudolf Hess

El 10 de mayo de 1941, Rudolf Hess, voló hasta Escocia pilotando personalmente un avión. Iba supuestamente en una misión de paz que los historiadores nunca han aclarado. Hitler lo calificó de loco cuando esta fracasó. El 15 de mayo de 1941 era en principio la fecha prevista para iniciar la Operación Barbarroja, la invasión de la Unión Soviética, que por razones operativas Hitler se vio obligado a posponer hasta el 22 de junio de ese mismo año.

Rudolf Hess había nacido en Alejandría, Egipto, país en el que viviría hasta los catorce años. Voló hasta Gran Bretaña para tantear las posibilidades de que el Imperio Británico se aviniera a una paz con Alemania ante la inminencia del ataque a la Unión Soviética, obviamente con la finalidad de no mantener dos frentes de guerra abiertos, uno en el oeste con Reino Unido y otro en el este con la Unión Soviética.

Hitler supo de la cláusula secreta sobre Palestina y el establecimiento de un estado judío en Palestina veinticinco años después de iniciarse el Mandato Británico por dos de sus aliados presentes en la Conferencia de San Remo, en la que se estipuló que la duración del Mandato Británico sobre Palestina debía durar esos veinticinco años, que eran también miembros permanentes del Consejo de la Sociedad de Naciones, Italia y Japón.

Alemania intentó en mayo de 1941, a través de Rudolf Hess, comprometer a Reino Unido en el sentido de aplazar sine die la constitución de un estado judío en Palestina, a cambio de un ofrecimiento de paz que dejase libre las manos al ejército alemán para volcar todo su potencia bélica en Rusia, sin tener que preocuparse de las acciones británicas en el frente Occidental.

Reino Unido tenía la tentación de hacerlo, pero fue presionado por Estados Unidos para no aceptarlo, lo que se unió a la desconfianza al respecto de los judíos de Palestina. Estados Unidos entraría en la Segunda Guerra Mundial pocos meses después..

Hitler pretendía asegurase la seguridad militar por el oeste para poder centrar todo su esfuerzo bélico en la Unión Soviética, por ello encargó a Rudolf Hess que intentase engañar a los británicos con una oferta de paz que obviamente debía ocultar las pretensiones alemanas de invadir la U.R.S.S. La propuesta de Hitler a través de Hess fue ofrecer la paz a Reino Unido a cambió de que este renunciase a su plan de permitir en breve, a los veinticinco años de vigencia de su Mandato en Palestina que se cumplirían dentro de seis años, la proclamación de un estado judío en tierras palestinas.

Estados Unidos no estaba dispuesto a permitirlo, y la fecha de 1947 prevista para la proclamación del Estado de Israel que había sido fijada en la Conferencia de San Remo en 1920 se mantuvo incólume..

Si el Estado de Israel ya había sido diseñado sobre el papel por las potencias vencedoras en la Gran Guerra durante la Conferencia de San Remo de 1920, Reino Unido ya lo había plasmado por su cuenta en un memorándum de 1915.

Fue el político británico Herbert Samuel (1870 – 1963) quien en ese año presentaría a su gobierno un memorándum conocido como “El Futuro de Palestina” con la finalidad de instarle a anexionar Palestina al Imperio británico, e ir con ello creando las condiciones acordes a la ley pública internacional que favoreciesen el establecimiento de un Estado Judío en aquella tierra de Próximo Oriente:

Si se hiciera el intento de colocar los 400.000 o 500.000 mahometanos de raza árabe bajo un gobierno que se apoyaba en el respaldo de 90.000 o 100.000 habitantes judíos, no puede haber ninguna garantía de que tal Gobierno, aunque establecido por la autoridad de los poderes, sería capaz de exigir obediencia. El sueño de un Estado judío, próspera, progresista, y el hogar de una civilización brillante, podría desaparecer en una serie de conflictos miserables con la población árabe. E incluso si un Estado así constituido tuvo éxito en evitar o reprimir el desorden interno, es dudoso si sería lo suficientemente fuerte para protegerse de las agresiones externas de los elementos turbulentos alrededor.Para intentar hacer realidad la aspiración de un Estado judío un siglo demasiado pronto podría lanzar de nuevo su realización efectiva de muchos siglos más.

Estoy seguro de que la solución del problema de Palestina que sería mucho más bienvenida a los líderes y simpatizantes del movimiento sionista en todo el mundo sería la anexión del país al Imperio Británico. Creo que la solución sería cordialmente la bienvenida también al mayor número de Judios que hasta ahora no hayan estado interesados en el movimiento sionista. Se espera que, en virtud de la regla instalaciones británicas se daría a las organizaciones judías para comprar la tierra, fundar colonias, para establecer instituciones educativas y religiosas, y para pasar útilmente los fondos que serán aportados libremente para la promoción del desarrollo económico del país. Se espera también que la inmigración judía, cuidadosamente regulado, se daría preferencia para que en el transcurso del tiempo el pueblo judío, que se cultiva en una mayoría y establecían en la tierra, podrá ser concedido tal grado de autogobierno como las condiciones de ese día puede justificar.

(Fuente: http://en.wikisource.org/wiki/The_Future_of_Palestine)

El Memorándum de Herbert Samuel fue la base en la que se inspiró dos años después el Foreing Office para elaborar la Declaración Balfour, donde al Estado Judío se lo denominaba con el subterfugio de “Hogar Nacional Judío”..

El texto de la Declaración Balfour se puede consultar originariamente en inglés en la Biblioteca Británica.

(Fuente:http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/8/8e/Balfour_declaration_unmarked.jpg)

Podemos horrorizarnos y escandalizarnos ante una afirmación que puede conmover ante los últimos cimientos de nuestra consciencia..pero esta es la verdad..EL GENOCIDIO QUE ISRAEL COMETE SOBRE LOS PALESTINOS ESTÁ ARRAIGADO EN EL DERECHO INTERNACIONAL, Y TIENE POR TANTO BASE JURÍDICA LEGAL.

Podemos admitirlo o cerrar los ojos ante esta abominación en que se sustenta el Derecho Internacional que sustenta nuestro mundo..pero yo afirmo que la Conferencia de San Remo de 1920 de la que se hizo cómplice la Comunidad Internacional hace responsable a las Naciones Unidas de un delito de prevaricatio y asociación para cometer genocidio sobre el pueblo palestino.

La solución al problema sionista..que no problema palestino como cínicamente se dice..pasa pues indefectiblemente por el derrumbe del abominable Derecho Internacional que da amparo legal al genocidio sobre los palestinos..

Las Naciones Unidas que surgieron de la Sociedad de Naciones se gestaron con intención de favorecer un genocidio..

El vínculo irrenunciable entre el pueblo judío y la tierra de Israel

Participantes en la Conferencia de San Remo de 1920
Participantes en la Conferencia de San Remo de 1920

Anatomía de un genocidio programado

El pasado 27 de enero, el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE), Isaac Querub, compartió tribuna en el Senado de España durante el Acto  de conmemoración del Día Oficial de la Memoria del Holocausto con que el ministro de Justicia, Ruiz Gallardón, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Ignacio Wert, y el presidente del Senado Pío García Escudero.

Los ponentes institucionales abogaron en pos han de la obligación de los poderes públicos de introducir el conocimiento de la Shoá en la educación de las nuevas generaciones a través de la LOMCE (Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa) así como mediante modificaciones en el código penal con la finalidad de imponer penas más severas a las conductas de incitación al odio racista o xenófobo por razón de raza, religión o ascendencia.

Se trata, decían nuestros dos ministros y nuestro presidente del Senado, de condenar con el máximo reproche moral y jurídico “la apología, la trivialización flagrante, la negación de los crímenes de genocidio”, para de tal manera “hacer imposible que por desconocimiento o ignorancia ninguna generación futura vuelva a avergonzar como nunca se ha avergonzado a la humanidad”.

Entre las conmovedoras palabras de estas tres personas resaltaron otras que hablaron de si no es cierto que se siguen viendo “imágenes de cuerpos desnutridos, torturados, como si siempre en algún lugar del mundo hubiera algún aprendiz dispuesto a emular el Holocausto”..

Me han repugnado profundamente estas palabras provenientes de nuestros representantes políticos, pues en el esplendor de su cinismo e hipocresía han ignorado quienes son a día de hoy los mayores emuladores del Holocasto..supongo que cada cual tendrá en la mente a unos u a otros a los que situar en esta categoría de emuladores del Holocausto.

Pero de lo que estoy seguro es de que a nadie se le ocurrirá pensar en situar entre esos emuladores del Holocausto de los que hablaba el ministro Ruiz Gallardón a los israelíes con los palestinos, o a los estadounidenses, británicos o franceses con sus promociones de guerras coloniales por todo el mundo, provocando con ello horrendas y gigantescas hambrunas, genocidios, y migraciones masivas de millones de seres humanos que se ven forzados a abandonar sus casas y su tierra para huir de la desolación y de la muerte que la geopolítica y la explotación de los recursos naturales promueven aquellos países a impulsos de sus jerarquías bancarias.

Cuando le tocó el turno de subir a la tribuna del Senado a Isaac Querub, presidente de la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE), este hombre dijo que había que ir más allá de las reformas propuestas para el código penal y la LOMCE, abogando por que lo que había que hacer era hacer la realidad la enseñanza de la Shoá y de la cultura de los judíos europeos y españoles en colegios, institutos y universidades de España..pero a la vez también del “vínculo irrenunciable entre el pueblo judío y la tierra de Israel”.

Esta última frase expresada en la tribuna del Senado español no ha merecido el reproche de ninguna fuerza política, hasta donde yo sé, con representación  en las Cortes españolas; se ignora que el vínculo irrenunciable del pueblo judío con Israel consagrado por las cinco potencias vencedoras de la Primera Guerra Mundial, en el que en este año de 2014 se cumple el primer centenario de su comienzo, significó la implementación legal de un genocidio que se diseñó prolongado en el tiempo en la Conferencia de San Remo de 1920, celebrada entre el 19 y el 26 de abril de ese año, entre Gran Bretaña, Francia, Italia y Japón, participando Estados Unidos en calidad de observador.

El 30 de junio de 1922 el Congreso y el Senado de los Estados Unidos ratificaron la Resolución de San Remo, y el 24 de julio de 1922 hacía lo propio el Consejo de la Liga de Naciones.

El genocidio contra los palestinos que las potencias coloniales vencedoras de la Gran Guerra comenzaron a organizar durante la Conferencia de San Remo de 1920, y que a día de hoy se encuentra en plena vigencia, está fuertemente cimentado en la legalidad del Derecho Internacional.

El plan para conseguir la desaparición física del pueblo palestino a través de ir creando las condiciones que más tarde aparecerían tipificadas en el Artículo II apartado C de la Convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio, de fecha 9 de diciembre de 1948, en el cual se define el genocidio como el:

“Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial”.

Fue la aportación de Estados Unidos a esta Conferencia internacional, desde su calidad oficial de observador en la misma. Era la compensación que este país pedía por su implicación y aportación a la victoria de los aliados en la Gran Guerra impulsada por poderes financieros ligados al movimiento sionista, muy influyente ya en ese entonces en la política estadounidense. El otorgamiento de un Mandato a Reino Unido sobre Palestina no era sino el primer paso en la implementación de este genocidio programado en etapas distanciadas en el tiempo.

La razón por la que en ese año Estados Unidos solo estuviese representado como observador era que mantenía oficialmente una distancia con las organizaciones internacionales. Era miembro del Consejo de Naciones Unidas, pero en calidad de puesto vacante en la misma, así como era participante en la Conferencia de San Remo, pero solo en calidad de observador. Todo ello debido a que mantenía una disputa de jurisdicción con las potencias coloniales y la Sociedad de Naciones, debido a lo que consideraba de aplicación irrenunciable la Doctrina Monroe y su derecho a sobrepasar las cuotas de producción armamentísticas que pudiera establecer la Sociedad de Naciones. ¿Por qué si no iba la potencia americana a participar únicamente en calidad de observador en San Remo?..

El objetivo de la Conferencia fue precisamente sentar las bases de lo que habría de ser el sometimiento de los palestinos a condiciones de existencia que acarreasen su destrucción física total o mayoritariamente..

La tipificación del delito de genocidio contenida en el apartado C del Artículo II de la “Convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio”, de fecha 9 de diciembre de 1948, vino a implementarse cuando el genocidio sobre los palestinos ya se venía realizando en forma diferida desde que así lo decidieron las potencias que dominaban el mundo en 1920..

El año de 1947 solo fue el último paso en la instauración de un estado sionista en Palestina que ya había sido decidida veintisiete años antes.

¿Se está produciendo en Palestina un genocidio amparado por el derecho internacional desde hace noventa y cuatro años y que podría ubicarse dentro de los parámetros reseñados por el apartado C del Artículo II de la “Convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio”?..

Las palabras de Isaac Querub en la tribuna del Senado de nuestro país apelando a que se promocionase en los colegios, institutos y universidades de España la idea sobre el “vínculo irrenunciable entre el pueblo judío y la tierra de Israel” ..¿no merecen acaso el reproche en sede parlamentaria de ninguna fuerza política representada en las Cortes españolas?..

Palestina, dossier de un genocidio amparado en el Derecho Internacional

El genocidio contra los palestinos que las potencias coloniales vencedoras de la Gran Guerra comenzaron a organizar durante la Conferencia de San Remo de 1920, y que a día de hoy se encuentra en plena vigencia, está fuertemente cimentado en la legalidad del Derecho Internacional

genocidio palestino amparado en el Derecho Internacional
genocidio palestino amparado en el Derecho Internacional

La solución al problema sionista pasa por el derrumbe del Derecho Internacional

El Primer Congreso Sionista celebrado entre el 29 y el 31 de agosto de 1897 en la ciudad suiza de Basilea adoptó el denominado Programa de Basilea, según el cual habría de instaurarse un estado judío en Palestina amparándose para ello en el Derecho Internacional, tal como se refleja en la siguiente frase recogida en el texto contenido en el susodicho Programa de Basilea:

“el sionismo aspira a asegurar un hogar nacional en Palestina para el pueblo judío, garantizado por la ley pública; es decir, internacional”

Los acontecimientos desarrollados a partir de entonces en relación al movimiento sionista tendrían como objetivo cimentar jurídicamente esa ley pública internacional que habría de avalar en el futuro el establecimiento de un estado judío en Palestina.

Lo que sigue es una relación de diferentes enlaces ordenados cronológicamente en dos grupos diferenciados:

El primero relativo a documentos históricos de relevancia para el proceso de constitución de un estado judío, encaminados todos ellos a implementar la ley pública reclamada en el Primer Congreso Sionista que pretendía mediante esta legitimar el Estado Judía en Palestina.

El segundo relativo a la Corte de Arbitraje Permanente, institución de las Naciones Unidas a la que en mi opinión podría recurrirse para demandar a la Organización de las Naciones Unidas y dilucidar las conexiones de esta a través de su antecesora la Sociedad de Naciones, con las potencias coloniales vencedoras de la Gran Guerra, de tal manera que se pudiera determinar en una comisión de investigación su implicación en un delito de prevaricatio, y su complicidad con aquellas potencias en otro delito de asociación para cometer genocidio sobre el pueblo palestino.

Grupo I: Documentos históricos

1.- Anexo del Diario de Theodor Herzl a su obra “El Estado Judío” – 3 de septiembre de 1897

Theodor Herzl estableció en su diario un plazo máximo de cincuenta años para el establecimiento de un estado judío en Palestina:

“Si tuviera que resumir el Congreso en una sola frase (que me guardare de pronunciar en público) diría esto: en Basilea, he fundado el estado judío. De aquí a cinco años quizá, de aquí a cincuenta años seguramente, será una cosa evidente para todos”

(Referido en “Clàssics del nacionalisme”, en el capítulo Theodor Herlz – Ramon Sentmartí, Estorial Portic, 2001, en relación a las anotaciones del diario de Theodor Herzl de fecha 3 de septiembre de 1897)

Se puede consultar también el texto en la página 118 del siguiente aquí

2.- El Futuro de Palestina – enero de 1915

El Futuro de Palestina es el nombre de un Memorándum que a comienzos de 1915 el político británico Herbert Samuel (1870 – 1963) presentó a su gobierno con la finalidad de instarle a anexionar Palestina al Imperio británico, e ir con ello creando las condiciones acordes a la ley pública internacional que favoreciesen el establecimiento de un estado judío en aquella tierra de Próximo Oriente.

Se puede consultar el texto en inglés de este Memorándum en el siguiente enlace:

3.- Declaración Balfour  – 2 de noviembre de 1917

Estados Unidos obligó a Reino Unido a hacer pública una declaración en la que manifestara su intención de establecer un Hogar Nacional Judío (subrepticio de estado judío) en Palestina a cambio de comprometer su intervención en la Gran Guerra. El gobierno británico hizo pública la Declaración Balfour siete meses después de la declaración oficial de guerra de Estados Unidos a Alemania y al Imperio Austro-Húngaro, aunque no a Turquía.

Pocas semanas después de esa declaración británica, los Estados Unidos pasaron de una mera declaración oficial de guerra sin acción efectiva en la misma, a una intervención masiva de sus efectivos militares en Europa..

Se puede consultar el texto original en inglés expuesto en la Biblioteca Británica en el siguiente enlace

4.- Pacto de la Sociedad de las Naciones – 28 de junio de 1919

Los artículos 20 y 22 de este tratado internacional fueron los sustentadores del otorgamiento a Reino Unido del Mandato sobre Palestina. Roger Garaudy explica como el artículo 20 al decir que

«El presente Pacto abroga todas las obligaciones o entes internas incompatibles con estos términos»,

entraba en contradicción con el Mandato que sobre Palestina se otorgaría posteriormente al Reino Unido, al recoger este en su preámbulo una referencia a la Declaración Balfour, referencia mediante la cual el gobierno británico se otorgaba en 1917 el poder de asumir compromisos para con los judíos sobre un territorio que aún no le pertenecía.

Mediante al artículo 22 se otorgaba el susodicho Mandato en plena conciencia de que a través del mismo serían conculcados de manera irremediable los derechos civiles de los palestinos, en clara contradicción también con otros articulados del mismo Pacto sobre el deber de velar por la preservación de los derechos civiles de las diferentes comunidades.

El artículo 22 en su apartado 4 dice:

Ciertas comunidades que antes pertenecían al Imperio Otomano, han alcanzado tal grado de desarrollo que su existencia como naciones independientes puede ser reconocida provisoriamente a condición de que los consejos y la ayuda de un mandatario guíen su administración hasta el momento en que ellas sean capaces de manejarse solas. Los deseos de esas comunidades deben ser tomados en especial consideración para la elección del mandatario.

¿Por qué se otorgó el Mandato a Reino Unido si los representantes palestinos se opusieron entonces a ello?..

Se puede consultar el texto en el siguiente enlace

5.- Actas de la Conferencia de San Remo – 24 de abril de 1920

Los círculos sionistas presionaron al Presidente de Estados Unidos Woodrow Wilson (1913-1921) con la finalidad de que su país entrara en la Gran Guerra, consiguiendo que el gobierno de Estados Unidos presionase a su vez para que la Conferencia de San Remo de 1920 aceptara el principio de que el Estado Judío habría de fundarse oficialmente 25 años después del otorgamiento de un Mandato sobre Palestina al Reino Unido, previsto para 1922.

La fijación del año 1947 por la que los sionistas decidieron apostar para la fundación de su estado fue el homenaje que estos le rindieron a Theodor Herzl, al que de tal manera encumbrarían al altar de los profetas visionarios de Israel.

Las Actas se pueden visualizar en inglés en el siguiente enlace

6.- Mandato Británico sobre Palestina – 24 de julio de 1922

El Consejo de la Sociedad de Naciones que otorgó el Mandato sobre Palestina estaba conformado por las mismas potencias coloniales presentes en la Conferencia de San Remo celebradas dos años antes en calidad de miembros permanentes, y otros cuatros países en calidad de miembros no permanentes, resultando que dicho Consejo de la Sociedad de Naciones no hizo sino revestir de legalidad jurídica internacional los acuerdos tomados entonces por estas potencias a nivel individual en la ciudad italiana de San Remo en 1920.

Todo ello para sentar las bases de la necesaria adecuación del futuro estado judío que se estaba gestando a la ley pública internacional demandada en el Primer Congreso Sionista de 1897.

Se puede consultar el texto en el siguiente enlace

Grupo II: Documentos legales 

7.- Corte Permanente de Arbitraje – 29 de julio de 1899

Convención de 1899, para la solución pacífica de controversias internacionales, adoptada en la I Conferencia de la Paz, de La Haya.

Fue una institución creada antes del otorgamiento del Mandato sobre Palestina, y antes incluso de la constitución del Pacto de la Sociedad de Naciones que formaba parte del Tratado de Paz de Versalles de 1919. La Corte Permanente de Arbitraje se encarga de determinados hechos en controversia que involucran y permiten el recurso a la misma para dirimir sobre un contencioso, de combinaciones de varios estados, partes privadas, u organizaciones intergubernamentales.

Esa característica que permite la combinación de estados, partes privadas, y organizaciones intergubernamentales, hace de la Corte Permanente de Arbitraje una institución internacional que se considera situada en la intersección entre el derecho internacional público y el derecho internacional privado. La CPA ofrece soluciones mediante cuatro métodos basados en la Carta de las Naciones Unidas, mediación, conciliación, arbitraje, e investigación.

Se puede consultar el texto en el Apartado 8.1 del siguiente enlace

8.- Convención de 1907 para la solución pacífica de controversias internacionales- 18 de octubre de 1907 

La presente Convención debidamente ratificada remplazará, en las relaciones entre las Potencias Contratantes, a la Convención para la resolución pacífica de controversias internacionales del 29 de julio de 1899

Se puede recurrir a una comisión internacional de investigación que dirima sobre las causas objetivas que determinen la responsabilidad de la Organización de las Naciones Unidas en el conflicto de derechos civiles que afecta a la población palestina, como heredera de las consecuencias que se generarían a raíz de le decisión de la por aquel entonces Sociedad de Naciones debido al otorgamiento a Reino Unido de un Mandato sobre Palestina.

La parte demandada debiera ser la Organización de las Naciones Unidas, y solo se deber pedir una comisión de investigación en el marco de la Corte Permanente de Arbitraje que dirima sobre el asunto referido que implicaría una prevaricatio por parte de Naciones Unidas como heredera de la Sociedad de Naciones, y sobre otro asunto que implicaría un supuesto de asociación para cometer genocidio sobre el pueblo palestino.

Se puede consultar el texto en el Apartado 8.2 del siguiente enlace

9.- Convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio – 9 de diciembre de 1948 

La Conferencia de San Remo celebrada en abril de 1920 constituyó un acto de “Asociación para cometer genocidio” , acto susceptible de ser perseguido penalmente en base al Apartado b del Artículo III de la Resolución 260 A (III), adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1948.

En el Artículo II de dicha convención se estipula lo que se entiende por genocidio, y entre otras definiciones en el Apartado c, se dice:

“Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial”

Se puede consultar el texto en el siguiente enlace

10.- Corte Permanente de Arbitraje: Reglamento  facultativo para el establecimiento de hechos – 15 de diciembre de 1997

Una comisión de “investigación de hechos” en base al reglamento del CPA de 15 de diciembre de 1997 “Reglamento facultativo para el esclarecimiento de hechos”, requeriría de que la parte que demanda que la CPA se pronuncie sobre un hecho, remita una invitación a la parte demandada (Naciones Unidas en este caso), para que esta acceda a participar en la determinación de los hechos.

Aplicación de las Reglas

Artículo 1 

1. El presente Reglamento será de aplicación cuando las partes hayan acordado recurrir a un hecho- encontrando comisión de encuesta (“Comisión”) de conformidad con la Corte Permanente de Arbitraje (PCA) Reglamento facultativo de determinación de los hechos comisiones de investigación, a establecer, por medio de una investigación imparcial e independiente, hechos con respecto a la que existe una diferencia de opinión entre ellos.

2. Las partes podrán convenir en excluir o modificar cualquiera de estas reglas en cualquier momento.
Iniciación de los Procedimientos determinación de los hechos

Artículo 2 

1. La parte que inicie investigación de los hechos deberá enviar a la otra parte una invitación por escrito para participar en la determinación de hechos conforme al presente Reglamento, mencionando brevemente los hechos que deban probarse. Una copia de la invitación también se enviará a la Oficina Internacional de la PCA
(«La Oficina Internacional»).

2. Si la otra parte rechaza la invitación, no habrá procedimiento determinación de los hechos bajo este Reglamento.

3. Si la parte que ha iniciado investigación de los hechos no recibe una respuesta dentro de los sesenta días siguientes a la fecha en que se envió la invitación, o dentro de cualquier otro período de tiempo especificado en la invitación, se puede optar por tratar esto como un rechazo de la invitación a participar en los hechos encontrando. Si así lo decide, deberá informar a la otra parte.

4. Las partes también podrán conjuntamente solicitar por escrito, dirigida al Secretario General de la la Corte Permanente de Arbitraje (el “Secretario General”), que una Comisión se establecido. La solicitud deberá, en la medida de lo posible, especificar los hechos que deban probarse, sin excluir ningún hecho nuevo pertinente que pueda surgir en el curso de la misión de encontrando.

En su introducción, el Convenio del CPA de 15 de diciembre de 1997, “Reglamento facultativo para el esclarecimiento de hechos”, dice:

(b) the Rules create a system of fact-finding that does not depend on the Conventions it can be used by States and other parties that are not necessarily parties to the Conventions;

(b) las Reglas de crear un sistema de determinación de los hechos que no depende de los convenios que puedan ser utilizadas por los Estados y otras partes que no necesariamente son partes en los Convenios;

Se puede consultar el texto original en inglés en el siguiente enlace

Epílogo

Para entender todo el proceso histórico-jurídico que se desarrolló a partir del Primer Congreso Sionista de Basilea de 1897, mediante el que se comenzó implicando a las potencias del momento, especialmente Reino Unido en la claridad y Estados Unidos en la oscuridad, y posteriormente a la Sociedad de Naciones mediante el Mandato otorgado sobre Palestina, y su sucesora la Organización de las Naciones Unidas, mediante la Resolución 181 de 1947, hay que tener muy presente la declaración final que se derivó de aquel Congreso, y que es conocida como “Programa de Basilea”, en la que se alude a la necesidad de fundamentar el estado judío en Palestina en “la ley pública internacional”:

Programa de Basilea

En el segundo día de sus deliberaciones (30 de agosto), la versión presentada al congreso por un comité bajo la presidencia de Max Nordau, se dijo: “El sionismo busca establecer un hogar para el pueblo judío en Eretz Israel garantizado en virtud del derecho público.” Esto dio a Herzl clara expresión política del sionismo en contraste con la solución orientada a las actividades de la más vagamente organizada Hovevei Sion. Para hacer frente a la mitad las peticiones de numerosos delegados, entre los cuales el más prominente fue Leo Motzkin, quien solicitó la inclusión de la frase “por el derecho internacional”, una fórmula de compromiso propuesta por Herzl que fue finalmente aprobada.

El programa político, que llegó a ser conocido como el Programa de Basilea, establece las metas del sionismo. Se aprobó en los siguientes términos:

El sionismo tiene por objeto establecer para el pueblo judío un hogar hogar seguro pública y jurídicamente en Eretz Israel. Para el logro de ese objetivo, el congreso considera los siguientes medios prácticos:

1. La promoción de asentamientos judíos de agricultores, artesanos, comerciantes en Eretz Israel.
2. La federación de todos los judíos en grupos locales o generales, de acuerdo con las leyes de los diferentes países.
3. El fortalecimiento del sentimiento y la conciencia judía.
4. Medidas preparatorias para el logro de los subsidios gubernamentales necesarios para la realización de los objetivos sionistas.

(Actas del Primer Congreso Sionista realizado en la sala de conciertos del Casino Municipal de Basilea, Suiza, el 29 y el 31 de agosto de 1897)

La solución al problema creado por la presencia de estructuras militares sionistas en Palestina pasa, a mi entender, por asumir un hecho muy difícil de aceptar y de digerir..

El genocidio contra los palestinos que las potencias coloniales vencedoras de la Gran Guerra comenzaron a organizar durante la Conferencia de San Remo de 1920, y que a día de hoy se encuentra en plena vigencia, está fuertemente cimentado en la legalidad del Derecho Internacional, como patética muestra de la abominación jurídica que este Derecho supone.

El plan para conseguir la desaparición física del pueblo palestino a través de ir creando las condiciones que más tarde aparecerían tipificadas en el Artículo II apartado B de la Convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio, de fecha 9 de diciembre de 1948, en el cual se define el genocidio como el:

“Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial”

Fue diseñado en Estados Unidos para ser luego refrendado en la Conferencia de San Remo de 1920, y dos años más tarde para serlo por el Consejo de la Sociedad de Naciones, todo ello a fin de ubicar el genocidio prolongado del pueblo palestino dentro de los parámetros legales establecidos por la ley pública del Derecho Internacional.

Si no somos conscientes de que nos enfrentamos ante el hecho del genocidio prolongado de un pueblo amparado en el Derecho Internacional, no entenderemos nada. La solución al problema generado en Palestina por las potencias coloniales con la complicidad de las Naciones Unidas como heredera de la Sociedad de Naciones, para por la denuncia y derrumbe del Derecho Internacional vigente..

Para más información sobre este asunto pinchar aquí