Darwin y la genética evolutiva

Retrato de Darwin junto a su esposa tocando el piano

Quisiera aclarar que considero que hay una confusión respecto al término “darwinismo social”, frecuentemente utilizado para aludir a una teoría racista que preconiza que las leyes naturales inciden en las construcciones sociales elaboradas por los grupos humanos atendiendo a criterios raciales. Aunque el llamado darwinismo social hace referencia a una extrapolación racista y supremacista de las leyes naturales a las sociedades humanas, la inspiración para este pensamiento inhumano no tiene que ver con la obra de Darwin “El origen de las especies” (1859) y su teorización acerca de la evolución biológica, ni tampoco con su obra ““El origen del hombre, y la selección en relación al sexo” (1871).

El darwinismo social constituyó la elaboración intelectual de un ingeniero y pensador supremacista británico llamado Herbert Spencer (1820-1903), que no se inspiró en la obra de Darwin para construirlo, puesto que su teoría racista comenzó a exponerla en su obra ”La estática social” (1850), aparecida por tanto nueve años antes que la mencionada obra de Darwin. El pensamiento de este hombre si que estaba inspirado, según el mismo admitía, en la obra de un naturalista francés llamado Jean-Baptiste-Pierre-Antoine de Monet (Caballero de Lamarck (1744-1829), que fue quien antes que Charles Darwin formularía una teoría acerca de la evolución biológica, y utilizaría por vez primera el término “biología”.

Lo que ocurrió fue que ya desde su época, la obra de Darwin ensombreció a la de Lamarck, razón por la que la teoría racista de Spencer pasó a ser conocida como “darwinismo social”. Más en justicia habría que haberla llamado entonces lamarckismo social.

Todo lo dicho no quita para hacer dos puntualizaciones acerca de la obra de Charles Darwin.

La primera es que su obra “El origen de las especies”, que hablaba de animales y plantas, no de seres humanos, salvo en una excepción (2), solo fue una teoría que en su tiempo abrió nuevos campos de investigación, pero que hoy en día está absolutamente sobrepasada por los avances científicos que corroboran de manera irrebatible la certeza de la evolución biológica. La obra de Darwin solo es una teoría acerca de la evolución expuesta hace ciento cincuenta años; no es lo que hoy en día se entiende por teoría de la evolución biológica, una evidencia científica indiscutible en base a la contundencia de las pruebas paleontológicas, embriológicas, o genéticas, que poco tienen ya que ver con aquella teoría elaborada hace un siglo y medio.

La segunda es que realmente Darwin si que expresó en su obra pensamientos racistas y supremacistas, pero no fue en “El origen de las especies “, sino que lo hizo en su otra obra de innegable repercusión en el pensamiento científico de la época, “El origen del hombre, y la selección en relación al sexo” (1871).

El patrón genético común sufrió múltiples desviaciones evolutivas

La evolución biológica es considerada hoy en día por todo el mundo científico como una cualidad inherente a los seres vivos. No hay debate alguno en la comunidad académica sobre este asunto más allá de las reticencias expresadas por algunos círculos científicos impregnados de fundamentalismos religiosos. Aunque la negativa a aceptar la evolución como una realidad no proviene de una base argumental científica, sino de un enroscamiento defensivo en la creencia religiosa personal.

Existe el mito popularmente extendido de la que la evidencia científica acerca de la evolución humana lo que proclama es que el ser humano desciende del mono, lo que es una creencia errónea. Lo que viene a postular la evidencia de la evolución biológica, es que la línea humana y las diversas líneas evolutivas que desembocaron en la aparición de los primates superiores actuales, compartieron en un pasado ignoto una especia antecesora en común.

A raíz de este mito popular se me viene la importancia de destacar una evidencia científica digna de reseñar para nuestra comprensión mental del significado de la evolución: no se conoce contemporaneidad entre una especie moderna que sea antecesora de otra especie actual, siendo entonces que antecesores y sucesores no conviven en el mismo espacio temporal..

Hace millones de años primates superiores y homínidos comenzaron a separarse en linajes evolutivos diferentes. Según la prueba genética, los primeros primates en comenzar a escindirse del ancestro común, fueron los que acabarían dando lugar a los orangutanes, hace unos dieciséis millones de años, hace unos ocho millones de años comenzaron a escindirse del patrón genético común los primates que darían lugar a los gorilas, y hace unos seis millones de años, el patrón genético común se bifurcaría en dos linajes evolutivos separados, dando como resultado el que uno de estos acabase desembocando en los primates superiores actuales, y el otro en el homo sapiens sapiens u hombre moderno. Incluso en lo que respecta al linaje del que se derivaría el ser humano, la ciencia empieza a encontrar evidencias de que tampoco esta habría seguido, como tampoco lo haría la del linaje de los primates superiores, una única y homogénea línea evolutiva..

Programación genética primordial

Cuando se produce la unión del gameto masculino y el femenino, se forma una célula que en biología se denomina cigoto, y que ya desde su génesis posee una determinada constitución genética programada que va a desarrollar una configuración fisiológica y psicológica resultado de la cual surgirá un ser indefectiblemente humano.

Esa inevitable programación genética del cigoto humano, fisiológica y psicológica, constituye una realidad primordial en nuestra naturaleza. Las características humanas están ya pues en estado latente desde el momento de la fecundación. Durante las distintas etapas del crecimiento humano, estas características tan solo sufrirán un proceso de desarrollo que estará condicionado por esa programación genética primordial.

La alteración de esta programación genética es lo que nos haría entrar en una dimensión evolutiva, tal como ha venido sucediendo desde hace millones de años, la cual podría potencialmente hacernos perder nuestra condición de homo sapiens sapiens, por lo menos fenotípicamente.

En toda manifestación aparente de los caracteres de un individuo (fenotipo), hay una serie de caracteres genéticos que se transmiten por herencia (genotipos) pero que pueden resultar también modificados por los efectos del medio ambiente (peristasis).

Estos últimos, la perístasis, no se transmiten en los caracteres hereditarios a menos que esos efectos medioambientales sean de naturaleza muy intensa, supuesto que podría darse a consecuencia de una exposición muy continuada en el tiempo a radiaciones denominadas ionizantes. Sería precisamente este tipo de radicación la que podría darse a consecuencia de la reducción de absorción de la radiación solar que se produjo a raíz del impacto medioambiental de la Glaciación Würm y sus consecuentes repercusiones en la biología humana.

Parece ser que este tipo de incidencia medioambiental de poderosa repercusión puede afectar a las células germinales, generadoras de los gametos tanto masculinos como femeninos, las cuales son las depositarias del material genético que será transmitido de una generación a otra. La naturaleza de la peristasis tiene fuerte repercusión en la transmisión del fenotipo, pero obviamente, con el condicionante de la exposición a una fuerte intensidad en un espacio de tiempo muy prolongado que habría de abarcar el transcurso de muchas generaciones.

Los aspectos fenotípicos de los diferentes grupos humanos están pues condicionados por la evolución y repercusión en el desarrollo biológico del sapiens de la peristasis, por lo que ni la estructura genética humana es pues eterna.

Notas
1. Capítulo XIV, hacia la página 490 de la primera edición inglesa de “El origen de las especies”, donde venía a decir..”se arrojará luz sobre el origen del hombre y su historia”.
Anuncios

El dilema de los homínidos de Dmanisi

En referencia al primer poblamiento homínido fuera de Africa, sería de destacar el caso de Dmanisi, que rompería la idea generalmente admitida entre la mayoría de los especialistas de que la primera migración de homínidos fuera del continente africano se produjo hace un millón de años aproximadamente.

Hace un millón novecientos mil años hubo un grupo de homínidos que  podría haber salido de Africa siguiendo migraciones de animales. Sus descendientes se habrían establecido en torno a la actual localidad de Dmanisi, en la república caucásica de Georgia.

Pero esta migración de homínidos de hace, al parecer, un millón novecientos mil años, no parece tener solución de continuidad, en base siempre a los datos disponibles hasta el momento.

¿Es posible que esta supuesta primera migración de un homínido africano haya sido una excepción que no pone en entredicho la segunda migración, tal vez de hace un millón de años, como causa del definitivo poblamiento homínido del resto del planeta?..

Otra de las hipótesis que intenta abrirse paso a raíz del descubrimiento de los fósiles que se han bautizado como homo georgicu,s es la de la posible evolución del género homo a partir de una ubicación geográfica euroasiática.

Homo georgicus plantea para la ciencia un dilema fascinante que deja abiertos muchos interrogantes.

Causas de la división humana en los teóricos grupos raciales

Glaciación e incidencia de la radiación solar en los procesos de pigmentación de la piel

East Side Story es el nombre de una teoría propuesta por el paleontólogo francés Yves Coppens en 1994 acerca del origen del bipedismo en los homínidos, conocido por la antropología como el primer paso en el camino de la humanización.

La hipotética secuencia de la hominización aceptada en la actualidad por el mundo académico comenzaría por el desarrollo de un proceso de bipedismo que surgiría en el este de África, teoría del East Side History, aunque descubrimientos de fósiles en otras regiones africanas alejadas del Rift podrían echar por tierra esta teoría. Pero hasta el presente, los antropólogos no han constatado que los fósiles localizados correspondan a verdaderos homínidos, razón por la que la hipótesis del East Side History sigue siendo la más válida para la antropología moderna.

Bipedismo y prueba genética

“En 1986 los Científicos británicos James Wainscoat y Adrian Hill trabajaron usando agentes biológicos llamados enzimas para aislar cinco fragmentos de DNA de un gen responsable de la producción de parte de la molécula de hemoglobina de los eritrocitos. Ellos apuntaron los modelos distintos que esos fragmentos formaban en 600 individuos, incluyendo africanos, ingleses, indios, melanesios y thais. Surgió que los no africanos compartían un número de modelos comunes limitados, mientras que en los africanos se acentuaba un modelo no encontrado en otros grupos. Los científicos concluyeron que un pequeño grupo endogámico de africanos prehistóricos había dado lugar a todos los demás individuos del mundo. Muchos seguidores de esta teoría creen que el hombre moderno apareció en Africa hace unos 100000 años, entró en Asia no mucho tiempo después, y hace 30000 años había alcanzado todos los continentes excepto la Antártida. Los científicos norteamericanos Rebeca Cann y Mark Stroneking llegaron a conclusiones geográficamente similares estudiando genes mitocondriales, estudiando solo a las hembras. Esto implica que nuestra subespecie comenzó con una mujer en Africa hace 200000 años, mucho más pronto de lo que la evidencia fósil sugiere.”(1)

Esta es una referencia a los primeros estudios genéticos en torno a la aparición del hombre moderno que ya no hablan de homínidos bípedos, sino de verdaderos homo sapiens. Todos los estudios genéticos posteriores confirman la cuna africana no ya de los primeros homínidos bípedos, sino también además del homo sapiens sapiens.

Las investigaciones genéticas y antropológicas más recientes apuntan a una antigüedad en torno a los 200000 años para la aparición del primer grupo genéticamente humano en Africa.

Los hitos de la evolución humana están inmersos en brumas que solo permiten a los especialistas elaborar hipótesis en base a los datos paleontológicos, ecológicos, o genéticos de los que hasta el momento se tiene constancia.

La antigüedad del proceso de bipedismo habría comenzado hace unos tres millones quinientos mil años.

Parece ser que la primera actividad mediante la que los grupos de homínidos obtenían alimentos fue la de la recolección de plantas, seguida de la de hacer de carroñeros de la carne de animales muertos por los depredadores. La actividad cinegética habría aparecido muy posteriormente en la evolución humana. La principal actividad de subsistencia, la recolección de alimentos, habría sido sostenida por los individuos femeninos del grupo.

El Homo Habilis habría sido el primer homínido cazado, y evolucionando de este, el Homo Ergaster habría sido el primero homínido que hace en torno a un millón de años saldría de Africa y comenzaría a expandirse por otros continentes.

La evolución humana seguiría a su proceso en Africa, lugar donde acabarían surgiendo los primeros grupos de Homo Sapiens hace unos 200000 años, según la constatación de la huella genética. Los Sapiens comenzarían a salir del continente africano hace unos 100000 años, y con ellos la especie humana habría de extenderse por toda la extensión de la Tierra..

  Acerca del origen del homo sapiens se han elaborado teorías que giran entorno a dos variantes, conocidas por la antropología como monogenismo y poligenismo.

La primera avalaría la hipótesis de que todos los Homo Sapiens tienen un origen común en una única pareja que habría tenido una existencia vital en algún un lugar del continente africano. La segunda avalaría la hipótesis de que distintos grupos de homínidos expandidos por toda la extensión de la tierra habrían evolucionado sin conexión alguna entre sí hacia el Homo Sapiens Sapiens. Según esta última hipótesis, este origen múltiple explicaría la distribución de la humanidad en grupos raciales.

El poligenismo ha sustentado en el siglo XIX tanto teorías racistas como de justificación moral y biológica de una jerarquía de clases. Sin embargo, las pruebas genéticas se han ido desarrollado en el sentido de avalar la primera de estas hipótesis.

Ya en las ponencias elaboradas en el VII Congreso Internacional de Biología y Antropología celebrado en Moscú en 1964, se acordó admitir que las diferentes razas se habían formado a partir de una sola especie de Homo Sapiens Sapiens, más sin que en esas ponencias se aclarasen el como y el cuando habrían se habrían gestado los distintos grupos de homo sapiens sapiens a partir de una pareja primigenia.

La teoría de la selección sexual como origen de las razas humanas

El antropólogo estadounidense Jared Diamond indaga en la cuestión de la selección sexual en su obra escrita en 1991, “El tercer chimpancé”, y la propone como una posible causa a tener en cuenta en los procesos de diferenciación del color de la piel entre los diferentes grupos humanos. La selección natural sería otra de esas posibles causas.

¿Porqué las personas de distintos lugares lucen distintas? La selección sexual aparece como mejor explicación que la selección natural. El origen de las razas puede rastrearse hasta diez mil años atrás, cuando los fósiles humanos de distintas áreas del planeta presentaban diferencias similares a las que se constatan hoy entre esqueletos de distintas razas. La selección natural explica en cierta medida la variación genética de los humanos, como en el caso de la piel negra: esta protege mejor de las quemaduras solares y del cancer de piel. Pero la cosa no es tan simple: el cancer y las quemaduras provocan pocas muertes, y además se han encontrado humanos de piel negra en regiones con menos luz solar como en Tasmania, e inversamente hay regiones con mucha luz solar que tienen humanos de piel clara, como el sureste asiático o en centroamérica. Otras características como el color de los ojos y del pelo no tienen correlación alguna con la ubicación geográfica. La selección sexual puede explicar mejor el desarrollo de rasgos arbitrarios en cuanto a que la especie seleccionará los genes que producen esos rasgos haciendo que los individuos portadores dejen más descendencia. El interior de nuestro cuerpo, invisible a nosotros, ha sido modelado únicamente por la selección natural. La apariencia exterior en cambio está sujeta a la selección sexual. Las diferentes apariencias de las razas huamnas se fundamentan en las diferentes preferencias sexuales, que pueden haberse desarrollado inicialmente por el llamado “efecto del fundador”: cuando unos pocos individuos colonizan una región deshabitada, la población que desciende de ellos y ocupa ese territorio hereda las preferencias de sus antecesores, y se produce entonces una ilusión de causalidad entre área geográfica y apariencia física de las personas que la habitan. (2)

No existe actualmente consenso entre los especialistas al respecto de considerar la selección sexual como determinante en los procesos de diferenciación por el color de la piel en los humanos, pero diferentes expertos consideran que podría ser cierta esta hipótesis de Jared, teoría que Darwin solo esbozaría muy de pasada.

Darwin propuso tomar en consideración como otra de las causas de los procesos evolutivos la selección sexual, más se refirió a ella en el caso de los animales, no considerándola para el caso de los seres humanos, peso a que si hizo una breve consideración al respecto..

“La selección sexual podría dar cuenta de las diferencias raciales en los humanos: “Hemos visto que cada raza tiene su propio estilo de belleza (…) La selección de las mujeres más atractivas por parte de los hombres más poderosos de cada tribu, que en promedio criarían un mayor número de hijos, después de muchas generaciones modificaría en cierto grado el carácter de la tribu”. (3)

El propio Jared Diamond admite que aún hay mucho que debatir en torno a este asunto.

La teoría de la evolución según los autores clásicos

“El principio (arjé) de todas las cosas es lo indeterminado ápeiron. Ahora bien, allí mismo donde hay generación para las cosas, allí se produce también la destrucción, según la necesidad; en efecto, pagan las culpas unas a otras y la reparación de la injusticia, según el orden del tiempo”. (4)

Es el primer texto en prosa conocido. Su autor, Anaximandro, está considerado el primer teórico de la evolución. En su obra “Sobre la naturaleza”, explica la existencia de un principio indeterminado al que denomina arjé, compuesto a su vez por una materia indeterminada a la que llama ápeiron.

Según su teoría, en el ápeiron se habrían producido los procesos de separación de los contrarios, lo caliente de lo frío, o lo húmedo de lo seco, procesos que constituirían el origen de todas las cosas.

Relata Anaximandro que los primeros animales habrían surgido del agua o del limo calentado por el sol, luego del agua habrían pasado a la tierra. Continuaba su teoría explicando que los hombres habrían descendido de los peces. Estos principios fueron ampliamente debatidos y reformados por otros filósofos griegos posteriores a Anaximandro.

Podemos afirmar entonces que la base teórica del evolucionismo científico tiene pues su origen en las escuelas de pensamiento de la Grecia clásica.

Otro de los autores clásicos que teorizaron acerca de la evolución fue Aristóteles (384 a.c.-322 a. C.), quien escribió una obra conocida como “Escala de la Naturaleza” en la que explicaba su concepto de que todas las cosas vivientes tenían una jerarquía natural.

Las cosas inanimadas estarían en la base de esta jerarquía, luego vendrían las plantas, a continuación los animales, y finalmente el hombre como cumbre de la creación.

Este estado de jerarquía en la naturaleza es una idea aristotélica que pervivió en la creencia cristiana acerca de la Creación hasta el siglo XIX, e impregnó muchos estudios científicos hasta entonces.

Lucrecio, poeta y filósofo latino del siglo I a.c. está considerado otro de los teóricos clásicos de la idea de evolución biológica.

“Más como debe un término preciso Tener la facultad engendradora, La Tierra se cansó, como la hembra Consumida de años, porque el tiermpo Hace mude de faz el mundo entero, Y un nuevo orden de cosas se sucede Al primer orden necesariamente; Ni siempre guarda un mismo ser su estado Todo a la ley del cambio está sujeto; Todo lo muda la Naturaleza, Todo lo altera, todo lo transforma Pues empobrece un cuerpo y se consume A fuerza de años; otro crece y sale A la verdad del cieno; de este modo Todo lo muda el tiempo, y de continuo Pasa la tierra de un estado a otro Y pierde la energía que tenía Por hacerse de nuevas propiedades..” (5)

Otros filósofos de la época clásica incidieron en la idea de resaltar que las formas vivas no son fijas sino que están sujetas permanentemente al cambio. Este es el principio esencial de la teoría de la evolución presente ya en las obras del pensamiento hace 26 siglos.

Aculturación por la piel

El siguiente razonamiento no está entresacado de teoría científica alguna, pero según como yo lo percibo, para asumir la incidencia de la selección sexual en la aparición de grupos humanos con distinto color de piel, hay que tener en cuenta una serie de condicionantes.

El comienzo de la diversificación de grupos en orden al color de piel de sus integrantes comenzó a gestarse en un lapso temporal abarcado en el Paleolítico Superior, entre 40.000 y 30.000 años atrás.

Los grupos humanos de entonces se distribuían por la tierra en clanes nómadas que vivían ignorantes unos de otros, y que estaban constituidos por muy pocos individuos, en muchas ocasiones por menos de una decena. En este contexto no es difícil imaginar como la selección sexual podría tener incidencia en la cohesión de un grupo.

La simple diferencia de tonalidad de piel en algunos individuos podría generar rechazo en el resto del clan, lo que daría lugar a una marginación sexual en el seno del mismo, hecho que motivaría a los individuos de igual tonalidad de piel a unirse entre ellos. Se irían creando así una segregación étnica dentro del clan, que con el tiempo podría generar en la separación física de los grupos en base a la tonalidad de la piel.

Los clanes se irían así compactando por la semejanza en cuanto a la tonalidad de su piel. El nomadismo los impulsaría a alejarse cada vez más los unos de los otros, de modo que comenzarían a distribuirse por diferentes áreas geográficas. Sobre estos grupos nómadas irían a la vez incidiendo otros factores de naturaleza medio ambiental.

La tendencia del ser humano a unirse con individuos de su misma apariencia física es un hecho antropológico constatado; incluso en grupos culturales con la misma coloración de piel, es habitual que se produzca una aculturación separada de aquellos que la tienen más o menos clara que lo que es habitual en el seno del grupo.

La diferenciación por las tonalidades de la piel habría sido pues la primera causa de aculturación por separado de un grupo minoritario en el seno de una comunidad nómada, y motivo por tanto de la separación física primigenia acontecida en el clan.

Origen psicológico del desafecto interhumano

Los clanes nómadas del Paleolítico Superior comenzaban a sufrir un proceso de segregación interna a medida que los miembros del clan se agrupaban entre sí en base al patrón determinado por la mayor o menor oscuridad de la piel. El rechazo sexual hacia los individuos de piel más clara conducía a la marginación de estos en el seno del clan, comenzando entonces estos individuos a constituir una minoría que cada vez más profusamente iba debilitando los nexos de unión psicológica con la mayoría dominante caracterizada por poseer una tonalidad de piel diferente a la de esa minoría cada vez más aislada y marginada en el seno del clan.

El hecho de verse forzados a la marginación dentro del clan provocaba que se replegasen sobre sí mismos, lo que a su vez motivaba el fortalecimiento de un sentimiento que les impelía a intentar interactuar cada vez más exclusivamente entre los individuos de su misma tonalidad de piel, fomentándose de tal manera el surgimiento de nexos de unión psicológica paralelos a los que predominaban entre el grupo dominante.

La minoría así marginada acabaría desarrollando un sentimiento de pertenencia a una comunidad que era manifiestamente diferente al sentimiento de pertenencia que mayoritariamente prevalecía en el seno del clan. La segregación final del grupo podría acontecer bien por la expulsión forzada del grupo minoritario por parte de la mayoría, o bien porque los individuos pertenecientes a la minoría decidiesen voluntariamente abandonarlo.

Los clanes acabarían así fraccionándose, y cada grupo por separado se cuidaría de conservar la pureza de piel de sus miembros. El proceso se repetiría de manera exponencial cada vez que en un clan iban apareciendo individuos de piel más clara o más oscura de lo que era lo habitual en el patrón matriz, resultando de ello que la tierra comenzaría a poblarse por clanes nómadas conformados exclusivamente por individuos de coloración cutánea semejante.

El nomadismo de las sucesivas generaciones los llevaría a colonizar la Tierra en toda su extensión, donde los factores medio ambientales se combinarían con el resultado social producto de la selección sexual.

La asociación de clanes de un mismo patrón de coloración cutánea en busca de factores que favoreciesen su supervivencia, conduciría a la humanidad a la superación de la estructura de clanes y a su agrupamiento en estructuras sociales tribales.

Glaciación determinante

Los procesos geológicos que caracterizan al planeta Tierra tienden a reflejar un porcentaje de la radiación solar que esta recibe, hecho que necesariamente incide en los procesos biológicos que acontecen en el planeta

Durante la última Glaciación Würm, el porcentaje de radiación solar reflejado aumentó, lo que paralelamente provocó una disminución de la cantidad de radiación solar absorbida por la Tierra, y por lo tanto por los organismos que esta poblaban. Su incidencia repercutió así en el desarrollo del ser humano, especialmente en lo que se refiere a la repercusión que estos procesos biológico-geológicos iban a tener entre las poblaciones humanas que se asentaban en el hemisferio norte, zona geográfica fundamentalmente afectada por los efectos de esta glaciación.

Según la huella geológica, la Glaciación Würm puede haber comenzado hace unos 80.000 años, y terminado hace unos 12.000. Abarcó el período de desarrollo humano conocido como Paleolítico Superior, que tuvo lugar durante la segunda mitad de aquella glaciación. Los cambios climáticos extremos que caracterizaron este período casi llevan a la extinción a los clanes de Homo Sapiens, frenando bruscamente su vitalidad demográfica. Es en este contexto de clima extremo y reducción de la absorción de la radiación solar, donde periódicamente se van produciendo nacimientos de individuos con una coloración cutánea más clara que la del patrón matriz dominante hasta entonces en los clanes.

Con el final de la Cuarta Glaciación hace unos 12.000 años, se produce una eclosión demográfica de las comunidades humanas, y con ella una nueva oleada de migraciones que se expanden por toda la extensión de la tierra. Es entonces cuando se acentúan los procesos de distribución en áreas geográficas de grupos humanos diferenciados por su coloración cutánea.

Podemos inferir entonces que los procesos astronómicos y biológicos que conllevaron la Cuarta Glaciación fueron determinantes en la conformación de la Humanidad en grupos diferenciados por la coloración de su piel, erróneamente teorizados como grupos raciales.

Notas

1. Extracto de la obra “Guía de Cambridge del Hombre Prehistórico”, de su capítulo 9, “Hombre moderno en el mundo”, David Lambert, 1987
2 “El tercer chimpancé: origen y futuro del animal humano”, Jared Mason Diamond, 2007
3.“El origen de las especies”, Charles Darwin, 1859
4.“Sobre la naturaleza”, Anaximandro, 610 a.c – 546 a.c)
5. Extracto del poema “De la naturaleza de las cosas”, de su Libro V, Tito Lucrecio Caro, 99 a.c – 55 a.c.

La negación de Iblis a postrarse ante Adán según la antropología coránica

El nombre de Iblis, sinónimo de Satán según la tradición islámica, aparece nueve veces nombrado en el Corán. Lo hace en el contexto de ocho textos, en uno de ellos se le cita en dos ocasiones, de los cuales en siete su nombre está ligado directamente al relato de la creación de Adán recogido en el Corán.                  

Veamos cuales son esos ocho textos coránicos en los que se le cita nueve veces:

Y cuando dijimos a los ángeles: “¡Postraos ante Adán!” –se postraron todos, excepto Iblis, que se negó y se mostró arrogante: y así se convirtió en uno de los que niegan la verdad. (Corán 2:34)

Y, ciertamente, os hemos creado y luego os dimos forma; y luego dijimos a los ángeles: “¡Postraos ante Adán!” –y se postraron [todos] excepto Iblis, que no fue de los que se postraron. (Corán 7:11)

Entonces, los ángeles se postraron todos juntos, (30) excepto Iblís que rehusó ser de los que se postraron. (31) (Corán 15:30-31)

Y, HE AHÍ, que dijimos a los ángeles: “Postraos ante Adán” –y se postraron todos excepto Iblís.Dijo: “¿Es que voy a postrarme ante quien has creado de barro?” (Corán 17:61)

Y [recuerda que] cuando dijimos a los ángeles: “Postraos ante Adán,” se postraron todos, excepto Iblís: él [también] era uno de esos seres invisibles, pero se rebeló contra la orden de su Sustentador. ¿Vais, pues, a tomarle a él y a sus secuaces por señores [vuestros] en vez de a Mí, cuando son enemigos vuestros? ¡Mal canje hacen los malhechores! (Corán 18:50)

Pues [así fue:] cuando dijimos a los ángeles: “¡Postraos ante Adán!” –se postraron todos, excepto Iblís, que se negó [a hacerlo]; (Corán 20:116)

[Pues,] he ahí, que tu Sustentador dijo a los ángeles: “¡Ciertamente, voy a crear un ser humano de arcilla; (71) y cuando lo haya formado por completo y haya insuflado en él [algo] de Mi espíritu, caed postrados ante él!” (72) Entonces, los ángeles se postraron todos juntos, (73) excepto Iblís, que se mostró arrogante, y se convirtió [así] en uno de los que niegan la verdad. (74) Dios] dijo: “¡Oh Iblís! ¿Qué te ha impedido postrarte ante ese [ser] que he creado con Mis manos? ¿Eres demasiado orgulloso [como para inclinarte ante otro ser creado], o eres de los que se creen superiores [a todos]?” (75) (Corán 38:71-75)

La característica más notoria de estas ocho ocasiones en las que se cita a Iblis, es que en la antropología coránica se le hace interactuar con Adán, exactamente en el sentido de manifestar su negativa a postrarse ante el (Adán) cuando Allah les ordena a los ángeles hacerlo.

Solo en una ocasión Iblis es citado sin la alusión directa a su negativa a postrarse ante Adán:

y serán preguntados: “¿Dónde está ahora todo lo que solíais adorar (92) en vez de Dios? ¿Pueden esos [objetos o seres] auxiliaros o auxiliarse a sí mismos?” (93) Serán entonces arrojados al infierno –ellos y también todos los [demás] descarriados, (94) y las huestes de Iblís –todos juntos. (Corán 26:92-95)

En esta única ocasión en la que citando a Iblis el Corán no alude a su negativa a postrarse ante Adán, podemos observar como el contexto se enmarca sin embargo en el de la adoración a dios, en este caso para referires al hecho de que Iblis adora precisamente  a algo que no es dios, de ahí la razón de la condena de sus huestes al infierno..

Del relato creacionista de Adán plasmado en el Corán, las interpretaciones tradiciones elaborados por los musulmanes han entendido mayoritariamente que las referencias a los ángeles, los yinns, Adán, e Iblis, han de ser entendidas en el sentido de concebirlos como seres de personalidad y esencia individualizada los unos respecto de los otros.

La dispersión mental ha presidido históricamente la comprensión psicológica que los musulmanes han tenido acerca de la naturaleza de Adán, Iblis, ángeles y yinns. Pero la comprensión teniendo en cuenta el principio del tawhid emanado de la antropología coránica, permite una relaboración mental de esa comprensión.

Desde esta perspectiva psicológica derivada del tawhid, el acontecimiento de la postración de los ángeles ante Adán y la negativa de Iblis a hacerlo, se entiende como una alegoría que transcurre toda ella en el seno mismo de la naturaleza del ser humano creado por dios.

Angeles, yinns, Adán, e Iblis, conforman por tanto la naturaleza humana.

Desde la perspectiva de esta comprensión en estado de tawhid, Adán sería una alegoría de la consciencia en estado puro, los ángeles representarían las intenciones puras que guían al ser humano hacia el encuentro con esa consciencia primordial que es Adán.

Esa guía de las intenciones puras (ángeles) equivaldrían en el lenguaje alegórico manifestado en el Corán al acto de postración (sumisión o islam) ante la consciencia en estado puro (Adán), es decir, ante la voluntad de Allah.

Postrarse ante Adán es la forma alegórica en que el relato coránico se refiere entonces al acto de mostrarse sumiso a la voluntad de dios, la cual se manifiesta precisamente en la consciencia pura con la cual fue creado el ser human

Los atributos del fuego

Esta consciencia pura relacionada con el concepto de fitra recogido por las tradiciones islámicas, tiene su plasmación en el concepto coránico de ahsan taqwim:

En verdad, creamos al hombre en la mejor constitución (ahsan taqwim) (Corán 95, 4)

Este concepto de ahsan taqwim revelado en el Corán es el que la tradición coránica conoce como fitra o naturaleza original del ser humano, naturaleza que le predispone a buscar la forma de reconocer a su creador.

En esta comprensión mental desde el tawhid del relato creacionista adánico, Iblis representa alegóricamente la intención impura que se manifiesta en actos contrarios a la voluntad de dios.

La postración de los ángeles ante Adán ocurre pues en el seno de la naturaleza humana, y la negativa de Iblis a postrarse ante el también.

En cuanto a los yinns de los que se habla en el Corán, se nos dice en este:

Hemos creado de barro al hombre, de esa arcilla a que se da forma fácilmente(26). Antes de él habíamos creado ya los genios (yinns) de un fuego sutil (27). (Corán 15:26-27)

La Revelación coránica nos transmite la realidad de estos seres en la preexistencia cognitivizados a través de la noción del fuego.

El fuego se asimila en un primer nivel de entendimiento a un elemento de destrucción de la realidad, pero más allá de ese primer nivel, podemos inferir que lo que hace el fuego como elemento alegórico no es destruir la realidad..sino distorsionar la percepción que podamos tener de esta..

Es por lo tanto un elemento de ocultación de la misma.

El ser humano tan solo es capaz de desvelarse o velarse a si mismo la realidad de su creación través de la manifestación de su intención.

En la prexistencia, es la combinación en estado de tawhid de las facultades de Adán (consciencia en estado puro), intenciones puras (ángeles, o la completa sumisión a Allah), intención impura (Iblis), y velos mentales que ocultan la realidad (yinns).

Pero al aludir al barro con el que dios reviste a Adán (la consciencia pura), es está recreando alegóricamente la causa que hace posible la manifestación en estado de dispersión de aquellas facultades humanas que en la prexistencia están en estado de tawhid. La consecuencia de tal descenso a la realidad física repercute así en la distorsión de la comprensión a través del principio del tawhid.

Los atributos del fuego o yinns son creados en la prexistencia, antes por tanto del descenso del ser humano a la existencia física a través del barro, de ahí la sentencia coránica revelada en Corán 15:26-27.

Los yinns conforman de tal manera  esos atributos ligados al fuego que nos hacen ocultarnos la realidad de nuestra naturaleza primordial (fitra), y olvidarnos así de nuestra procedencia del seno de Allah instigados por la acción dispersora de nuestra intención impura (Iblis).

Corán 18:50 se refiere a Iblis como “uno de los seres invisibles”..

¿Que hay de invisible en nosotros que sea más importante ante dios que las intenciones reales que guian nuestos actos y de las cuales tan solo el es verdadero conocedor?..

La rahma de Allah a la luz de los monogramas del Corán


El texto coránico resultante del desciframiento y ordenamiento de las secuencias binarias contenidas en los monogramas que encabezan 29 de las 114 suras del Corán ver aquí, lo concebimos ahora sin las divisiones internas que establecen las referencias a las suras y a las aleyas.

La primera de las suras que encabeza el texto, construido por la primera aleya después de los monogramas y por la última contenida en cada una de estas suras, se denomina  El cálamo, y la última, El trueno.

Las suras centrales del texto vienen encabezadas por la secuencia de monogramas Alif. Lam. Ra.

Pasemos ahora a dividir el texto coránico surgido de las 29 suras encabezadas por monogramas en tres partes, que llamaremos respectivamente El cálamo, La Misericordia, y El trueno..

 

El cálamo

Nun. ¡CONSIDERA la pluma, y todo lo que escriben! pues esto no es sino un recordatorio para toda la humanidad. Qaf.¡CONSIDERAD este sublime Qur’án! Somos plenamente conscientes de lo que dicen; y tú no puedes obligarles en absoluto. Aún así, advierte, por medio de este Qur’án, a todo aquel que tema Mi amenaza. Sad.¡CONSIDERA este Qur’án, que contiene todo cuanto uno debiera tener presente! y sin duda llegaréis a conocer el alcance de su mensaje pasado un tiempo!” Alif. Lam. Mim. Sad. ESTA ES una escritura divina que se ha hecho descender sobre ti –y que no haya duda acerca de esto en tu corazón– para que adviertas con ella, y amonestes a los creyentes: Ciertamente, quienes están próximos a tu Sustentador no tienen a menos adorarle; proclaman Su infinita gloria y se postran ante Él. Ya. Sin. ¡OH TÚ, ser humano! ¡Infinita es la gloria de Aquel en Cuya mano está el dominio absoluto sobre todas las cosas; y a Él seréis todos devueltos!.  Kaf. Ha. Ia. Aain. Sad. UN RECORDATORIO de la gracia que tu Sustentador concedió a Su siervo Zacarías: pues, cuantas generaciones anteriores a ellos hemos destruido –, ¿puedes percibir  a alguno de ellos, u oír un susurro suyo? Ta. Ha.¡OH HOMBRE! Di: “Todos aguardan esperanzados: ¡aguardad, pues, qué entonces sabréis quién ha seguido el camino llano, y quién ha encontrado guía!” Ta. Sin. Mim. ESTOS SON MENSAJES de la escritura divina, que es clara en sí misma y que muestra claramente la verdad. salvo los que han llegado a creer y hacen buenas obras, y recuerdan a Dios sin cesar, y se defienden  después de que han sido tratados injustamente, y los que se empeñan en hacer el mal sabrán pronto qué vuelco tan nefasto han de dar sus destinos! Ta. Sin. Mim. ESTOS SON MENSAJES de la escritura divina que es clara en sí misma y que muestra claramente la verdad. y no invoques jamás a otra deidad junto con Dios. No hay deidad sino Él. Todo está abocado a perecer, excepto Su Ser. A Él pertenece por entero el juicio; y a Él seréis devueltos todos. Ta. Sin.ESTOS SON MENSAJES del Qur’án –una escritura divina clara en sí misma y que muestra claramente la verdad: Y di: “¡Toda alabanza pertenece a Dios! Él os hará ver Sus mensajes, y entonces los conoceréis. “Y tu Sustentador no está desatento a lo que hacéis.

 La Misericordia

Alif. Lam. Ra. ESTOS SON MENSAJES de la escritura divina, llena de sabiduría. Y sigue sólo lo que te es revelado, y sé paciente en la adversidad, hasta que Dios dicte sentencia: pues Él es el mejor de todos los jueces. Alif. Lam. Ra. UNA ESCRITURA DIVINA, con mensajes que han sido hechos claros en y por sí mismos, y además han sido enunciados explícitamente — por la gracia de Uno que es sabio, consciente de todo, Y sólo Dios conoce la realidad oculta de los cielos y de la tierra: pues, todo cuanto existe retorna a Él Adoradle, pues, y poned vuestra confianza sólo en Él: porque tu Sustentador no está desatento a lo que hacéis. Alif. Lam. Ra. ESTOS SON MENSAJES de una revelación clara en sí misma y que muestra claramente la verdad: Sin duda, en las historias de estos hombres hay una lección para los dotados de perspicacia. no podría ser un discurso inventado: bien al contrario, confirma la verdad de lo que aún queda, exponiendo con claridad todas las cosas, y guía y misericordia para una gente dispuesta a creer. Alif. Lam. Ra. Estos son mensajes de la revelación –de un discurso claro en sí mismo y que muestra claramente la verdad. y adora a tu Sustentador hasta que te llegue la muerte. Alif. Lam. Ra. UNA ESCRITURA DIVINA que hemos hecho descender sobre ti para que saques a toda la humanidad, con la venia de su Sustentador, de las tinieblas a la luz: al camino que lleva al Todopoderoso, el Digno de Toda Alabanza — ESTE ES UN MENSAJE para toda la humanidad. Así pues, ¡qué tomen nota de él, y que sepan que Él es el Dios Único; y que los dotados de perspicacia recapaciten sobre esto!

El trueno

Alif. Lam. Mim. ESTOS SON MENSAJES de la escritura divina, llena de sabiduría, En verdad, sólo Dios conoce cuando ha de llegar la Última Hora; y Él hace caer la lluvia; y Él conoce lo que hay en los úteros: mientras que nadie sabe lo que adquirirá mañana, y nadie sabe en que tierra morirá.Ciertamente, Dios es omnisciente, consciente de todo. Alif. Lam. Mim. LA REVELACIÓN de esta escritura divina procede, sin lugar a duda, del Sustentador de todos los mundos: y luego, déjalos y espera que ellos, ciertamente, están esperando… Alif. Lam. Mim. LOS BIZANTINOS han sido vencidos Sé, pues, paciente en la adversidad: ciertamente, la promesa de Dios es verdadera –¡y no te dejes inquietar por quienes carecen de toda certeza interior! Alif. Lam. Mim. ¿PIENSAN LOS HOMBRES que con decir: “Hemos llegado a creer”, se les va a dejar en paz, y que no serán puestos a prueba? Pero a los que luchan esforzadamente por Nuestra causa –sin duda les guiaremos por caminos que conducen a Nosotros: pues, ciertamente, Dios está en verdad con quienes hacen el bien. Alif. Lam. Mim. Esta escritura divina –sin lugar a duda– es una guía para quienes son conscientes de Dios “Dios no impone a nadie sino en la medida de su capacidad: a su favor tendrá el bien que haga, y en su contra el mal que haga. “¡Oh Sustentador nuestro! ¡No nos culpes si olvidamos o erramos, sin querer!”¡Oh Sustentador nuestro! ¡No nos impongas una carga como la que impusiste sobre los que nos precedieron! ¡Oh Sustentador nuestro! ¡No nos hagas llevar una carga que no podamos soportar!”¡Y borra nuestras faltas, perdónanos y concédenos Tu misericordia! ¡Tú eres nuestro Supremo Señor: auxílianos, pues, contra las gentes que rechazan la verdad!”Alif. Lam. Mim. ¡DIOS –no hay deidad sino Él, el Viviente, la Fuente Autosubsistente de Todo Ser!¡Oh vosotros que habéis llegado a creer! Sed pacientes en la adversidad y superad a los demás en paciencia, y estad siempre preparados y manteneos conscientes de Dios, para que así alcancéis la felicidad. Ha. Mim. LA REVELACIÓN de esta escritura divina procede de Dios, el Todopoderoso, el Omnisciente, Pero su fe, una vez que vieron Nuestro castigo, no podía servirles de nada –tal es el proceder de Dios que ha regido siempre para Sus criaturas–: y así, se vieron perdidos entonces los que habían negado la verdad. Ha. Mim. LA REVELACIÓN [] procede del Más Misericordioso, el Dispensador de Gracia: ¡Si, en verdad, dudan del encuentro con su Sustentador ¡Si, en verdad, Él abarca todas las cosas! Ha. Mim. CONSIDERA esta escritura divina, clara en sí misma y que muestra claramente la verdad: Aun así, sé tolerante con ellos, y di: “¡ paz!” –pues en su momento habrán de saber. Ha. Mim. ¡CONSIDERA esta escritura divina, clara en sí misma y que muestra claramente la verdad! Espera, pues,: ellos, ciertamente, están también a la espera. Ha. Mim. LA REVELACIÓN de esta escritura divina procede de Dios, el Todopoderoso, el Sabio. ¡Suya es la majestad en los cielos y en la tierra; y sólo Él es todopoderoso, realmente sabio! Ha. Mim. LA REVELACIÓN de esta escritura divina procede de Dios, el Todopoderoso, el Sabio. ¡SÉ, PUES, paciente en la adversidad, como lo fueron todos los enviados, dotados de un corazón firme. Y no pidas que se adelante la destrucción de esos: el Día en que vean lo que se les prometió, como si no hubieran permanecido más que una hora de un día! comunicado. ¿Quién será, entonces, destruido sino la gente malvada? Ha. Mim. Aain. Sin. Qaf.ASÍ te ha revelado Dios, el Todopoderoso, el Sabio, a ti y a los que te precedieron: el camino que conduce a Dios, de quien es todo cuanto hay en los cielos y cuanto hay en la tierra. ¡Si, en verdad, en Dios están el principio y el fin de todas las cosas! Alif. Lam. Mim. Ra. ESTOS SON MENSAJES de la revelación: y lo que se ha hecho descender sobre ti por tu Sustentador es la verdad –pero la mayoría de la gente no cree. Y quienes se obstinan en negar la verdad dicen: “Tú no has sido enviado”; di: “Nadie puede dar testimonio entre vosotros y yo como Dios; y quien entiende realmente esta escritura divina.”

El cálamo es la pluma de la revelación que cumple su función de advertencia divina, la misericordia es la rahma o compasión que el creador derrama sobre su creación, y el trueno es la señal que indica que el tiempo de espera para el juicio final está pronto a cumplimentarse.

Cada una de las tres partes del texto habría que entenderla, a mi parecer, a la luz de estos conceptos.

Entre el cálamo y el trueno..se encuentra la rahma de Allah..

Alif. Lam. Ra., entre el cálamo y el trueno

Secuencias binarias ocultas en el Corán

Tomando como referencia la traducción-interpretación del Corán de Muhammad Assad, solo por comodidad a la hora de copiar y pegar, el siguiente texto coránico es el resultado de la descodificación y ordenación de las secuencias numéricas binarias presentes en el encabezamiento de 29 de las suras del Corán.

El primer dígito entre paréntesis se corresponde con el del orden de revelación de las suras coránicas, el segundo con el orden tradicional de estas conocido en Occidente, y el tercero con la numeración de las aleyas según Assad.

Se han tomado de cada una de esas 29 suras la primera aleya después de la secuencia de letras, y la última, o sea, el principio y el final del lenguaje coránico contenido en cada una de la ellas.

Se han colocado en primer lugar en orden de revelación, y luego se han unificado las suras atendiendo al criterio de que tengan el mismo encabezamiento de secuencia de letras, de tal modo que si por ejemplo las suras 26 y 28 (según el orden de Muhammad Assad) tienen el encabezamiento Ta. Sin. Mim., y la 27 el de Ta. Sad., la sura 28 se pondría a continuación de la 26.

Según mi interpretación personal, el texto resultante, “entre el cálamo y el trueno”, quedaría como sigue:

 

Nun. ¡CONSIDERA la pluma, y todo lo que [] escriben! (2-68:1) [] pues esto no es sino un recordatorio [] para toda la humanidad. (2-68:52Qaf.¡CONSIDERAD este sublime Qur’án! (34-50:1) Somos plenamente conscientes de lo que dicen []; y tú no puedes obligarles en absoluto []. Aún así, advierte, por medio de este Qur’án, a todo aquel que tema Mi amenaza. (34-50:45Sad.¡CONSIDERA este Qur’án, que contiene todo cuanto uno debiera tener presente! (38-38:1) y sin duda llegaréis a conocer el alcance de su mensaje pasado un tiempo!” (38-38:88Alif. Lam. Mim. Sad. (1) ESTA ES una escritura divina que se ha hecho descender sobre ti –y que no haya duda acerca de esto en tu corazón– para que adviertas con ella [], y amonestes a los creyentes: (39-7:2) Ciertamente, quienes están próximos a tu Sustentador no tienen a menos adorarle; proclaman Su infinita gloria y se postran [] ante Él. (39-7:206Ya. Sin. ¡OH TÚ, ser humano! (41-36-1) ¡Infinita es la gloria de Aquel en Cuya mano está el dominio absoluto sobre todas las cosas; y a Él seréis todos devueltos! (41-36:83)  Kaf. Ha. Ia. Aain. Sad. (1) UN RECORDATORIO de la gracia que tu Sustentador concedió a Su siervo Zacarías: (44-19:2) pues, cuantas generaciones anteriores a ellos hemos destruido –[], ¿puedes percibir [] a alguno de ellos, u oír un susurro suyo? (44-19:98Ta. Ha.¡OH HOMBRE! (45-20:1) Di: “Todos aguardan esperanzados []: ¡aguardad, pues, [] qué entonces sabréis quién ha seguido el camino llano, y quién ha encontrado guía!” (45-20:135Ta. Sin. Mim. (1) ESTOS SON MENSAJES de la escritura divina, que es clara en sí misma y que muestra claramente la verdad. (47-26:2) [] salvo los que han llegado a creer y hacen buenas obras, y recuerdan a Dios sin cesar, y se defienden [] después de que han sido tratados injustamente, y [] los que se empeñan en hacer el mal sabrán pronto qué vuelco tan nefasto han de dar sus destinos! (47-26:227Ta. Sin. Mim. (1) ESTOS SON MENSAJES de la escritura divina que es clara en sí misma y que muestra claramente la verdad. (49-28:2) y no invoques jamás a otra deidad junto con Dios.No hay deidad sino Él. Todo está abocado a perecer, excepto Su Ser []. A Él pertenece por entero el juicio; y a Él seréis devueltos todos. (49-28:88Ta. Sin.ESTOS SON MENSAJES del Qur’án –una escritura divina clara en sí misma y que muestra claramente la verdad: (48-27:1) Y di: “¡Toda alabanza pertenece a Dios! Él os hará ver [] Sus mensajes, y entonces los conoceréis [].”Y tu Sustentador no está desatento a lo que hacéis. (48-27:93Alif. Lam. Ra.ESTOS SON MENSAJES de la escritura divina, llena de sabiduría. (51-10:1) Y [] sigue sólo lo que te es revelado, y sé paciente en la adversidad, hasta que Dios dicte sentencia: pues Él es el mejor de todos los jueces. (51-10:109)   Alif. Lam. Ra.UNA ESCRITURA DIVINA [], con mensajes que han sido hechos claros en y por sí mismos, y además han sido enunciados explícitamente –[] por la gracia de Uno que es sabio, consciente de todo, (52-11:1) Y sólo Dios conoce la realidad oculta de los cielos y de la tierra: pues, todo cuanto existe retorna a Él [].Adoradle, pues, y poned vuestra confianza sólo en Él: porque tu Sustentador no está desatento a lo que hacéis. (52-11:123Alif. Lam. Ra. ESTOS SON MENSAJES de una revelación clara en sí misma y que muestra claramente la verdad: (53-12:1) Sin duda, en las historias de estos hombres hay una lección para los dotados de perspicacia.[] no podría ser un discurso inventado []: bien al contrario, [] confirma la verdad de lo que aún queda [], exponiendo con claridad todas las cosas, y [] guía y misericordia para una gente dispuesta a creer. (53-12:111Alif. Lam. Ra. Estos son mensajes de la revelación –de un discurso claro en sí mismo y que muestra claramente la verdad. (54-15:1) y adora a tu Sustentador hasta que te llegue la muerte. (54-15:99Alif. Lam. Ra.UNA ESCRITURA DIVINA [] que hemos hecho descender sobre ti para que saques a toda la humanidad, con la venia de su Sustentador, de las tinieblas a la luz: al camino que lleva al Todopoderoso, el Digno de Toda Alabanza — (72-14:1) ESTE ES UN MENSAJE para toda la humanidad. Así pues, ¡qué tomen nota de él, y que sepan que Él es el Dios Único; y que los dotados de perspicacia recapaciten sobre esto! (72-14:52Alif. Lam. Mim. (1) ESTOS SON MENSAJES de la escritura divina, llena de sabiduría, (57-31:2) En verdad, sólo Dios conoce cuando ha de llegar la Última Hora; y Él [] hace caer la lluvia; y [] Él conoce lo que hay en los úteros: mientras que nadie sabe lo que adquirirá mañana, y nadie sabe en que tierra morirá.Ciertamente, [] Dios es omnisciente, consciente de todo.(57-31:34Alif. Lam. Mim. (1) LA REVELACIÓN de esta escritura divina procede, sin lugar a duda, del Sustentador de todos los mundos: (75-32:2) y luego, déjalos y espera [] que ellos, ciertamente, están esperando… (75-32:30Alif. Lam. Mim. (1) LOS BIZANTINOS han sido vencidos (84-30:2) Sé, pues, paciente en la adversidad: ciertamente, la promesa de Dios [] es verdadera –¡y no te dejes inquietar por quienes carecen de toda certeza interior! (84-30:60Alif. Lam. Mim. (1) ¿PIENSAN LOS HOMBRES que [] con decir: “Hemos llegado a creer”, se les va a dejar en paz, y que no serán puestos a prueba? (85-29:2) Pero a los que luchan esforzadamente por Nuestra causa –sin duda les guiaremos por caminos que conducen a Nosotros: pues, ciertamente, Dios está en verdad con quienes hacen el bien. (85-29:69Alif. Lam. Mim. (1) Esta escritura divina –sin lugar a duda– es una guía para quienes son conscientes de Dios (87-2:2) “Dios no impone a nadie sino en la medida de su capacidad: a su favor tendrá el bien que haga, y en su contra el mal que haga.”¡Oh Sustentador nuestro! ¡No nos culpes si olvidamos o erramos, sin querer!”¡Oh Sustentador nuestro! ¡No nos impongas una carga como la que impusiste sobre los que nos precedieron! ¡Oh Sustentador nuestro! ¡No nos hagas llevar una carga que no podamos soportar!”¡Y borra nuestras faltas, perdónanos y concédenos Tu misericordia! ¡Tú eres nuestro Supremo Señor: auxílianos, pues, contra las gentes que rechazan la verdad!” (87-2:286Alif. Lam. Mim. (1) ¡DIOS –no hay deidad sino Él, el Viviente, la Fuente Autosubsistente de Todo Ser! (89-3:2) ¡Oh vosotros que habéis llegado a creer! Sed pacientes en la adversidad y superad a los demás en paciencia, y estad siempre preparados [], y manteneos conscientes de Dios, para que así alcancéis la felicidad. (89-3:200Ha. Mim. (1) LA REVELACIÓN de esta escritura divina procede de Dios, el Todopoderoso, el Omnisciente, (60-40:2) Pero su fe, una vez que vieron Nuestro castigo, no podía servirles de nada –tal es el proceder de Dios que ha regido siempre para Sus criaturas–: y así, se vieron perdidos entonces los que habían negado la verdad. (60-40:85)   Ha. Mim. (1) LA REVELACIÓN [] procede del Más Misericordioso, el Dispensador de Gracia: (61-41:2) ¡Si, en verdad, dudan del encuentro con su Sustentador []!¡Si, en verdad, Él abarca todas las cosas! (61-41:54) )  Ha. Mim. (1) CONSIDERA esta escritura divina, clara en sí misma y que muestra claramente la verdad: (63-43:2) Aun así, sé tolerante con ellos, y di: “¡[] paz!” –pues en su momento habrán de saber []. (63-43:89Ha. Mim. (1) ¡CONSIDERA esta escritura divina, clara en sí misma y que muestra claramente la verdad! (64-44:2) Espera, pues, []: ellos, ciertamente, están también a la espera. (64-44:59Ha. Mim. (1) LA REVELACIÓN de esta escritura divina procede de Dios, el Todopoderoso, el Sabio. (65-45:2) ¡Suya es la majestad en los cielos y en la tierra; y sólo Él es todopoderoso, realmente sabio! (65-45:37Ha. Mim. (1) LA REVELACIÓN de esta escritura divina procede de Dios, el Todopoderoso, el Sabio. (66-46:2) ¡SÉ, PUES, paciente en la adversidad, [] como lo fueron todos los enviados, dotados de un corazón firme. Y no pidas que se adelante la destrucción de esos []: el Día en que vean [] lo que se les prometió, [] como si no hubieran permanecido [] más que una hora de un día []![] comunicado. ¿Quién será, entonces, destruido [] sino la gente malvada? (66-46:35)  Ha. Mim. (1) Aain. Sin. Qaf. (2)ASÍ te ha revelado Dios, el Todopoderoso, el Sabio, [] a ti y a los que te precedieron: (62-42:3) el camino que conduce a Dios, de quien es todo cuanto hay en los cielos y cuanto hay en la tierra.¡Si, en verdad, en Dios están el principio y el fin de todas las cosas! (62-42:53Alif. Lam. Mim. Ra.ESTOS SON MENSAJES de la revelación: y lo que se ha hecho descender sobre ti por tu Sustentador es la verdad –pero la mayoría de la gente no cree []. (96-13:1) Y [] quienes se obstinan en negar la verdad [] dicen []: “Tú no has sido enviado []”; di: “Nadie puede dar testimonio entre vosotros y yo como Dios; y [] quien entiende realmente esta escritura divina.” (96-13:43)

Varón hereda tercio según Corán

El reparto de la herencia según el Corán

Dicho así, el titular que encabeza el presente artículo recuerda al estilo sensacionalista de muchos titulares de la prensa escrita, diseñados para atraer la atención del lector, pero que una vez lees todo el artículo, te percatas de que el titular resaltado por el editor guarda en realidad poca relación con el contenido del mismo.

A pesar de lo dicho, en el caso que nos trae, el titular no es una mero sensacionalismo descontextualizado del desarrollo del análisis pormenorizado que a continuación se expondrá sobre el significado y la plasmación matemática de las leyes de herencia contenidas en el Corán, concretamente en la aleya 11 de la sura Las Mujeres (sura 4).

Que al hijo varón no le corresponde, en base a las prescripciones coránicas, heredar el doble que a su hermana es una verdad que desvelaremos en las próximas líneas.

No obstante, habría que comenzar por distinguir entre lo que al respecto dice el Corán, y lo que se dice en la jurisprudencia islámica, no siempre legitimada en la Revelación pese a las apariencias tomadas por dogmas de fe dentro de los círculos del pensamiento islámico preponderante.

La jurisprudencia islámica ha establecido un consenso en torno al modo en que se ha de repartir la herencia, consenso que parte de una ocultación, tergiversación, y desconocimiento de lo que al respecto se dice en la aleya 11 de la sura Las Mujeres.

Pero los pormenores de dicho consenso no cuadran con la lógica matemática que se desprende de la aleya 11.

Lo que heredan las hijas según la tradición islámica y según el Corán

Las distintas escuelas de jurisprudencia islámica han avalado tradicionalmente la idea, ¿coránica?, de que en lo referente a las leyes de herencia, al hijo varón le debe ser asignada una cantidad que suponga el doble de la que ha de corresponderle en derecho a su hermana.

…………………………………………………………………………………………………………………………

Supuesto 1 : solo hay hijos que heredan, cinco varones y tres féminas. (la cantidad a repartir son 1.000€, y se establece un reparto según la tradición islámica).
Según las normativas religiosas islámicas presentes en los códigos de familia, los 1.000€ habrían de dividirse en trece partes, dos por cada varón, y una por cada fémina, de tal modo que a cada varón le corresponderían 153,85€, y a cada fémina 76,92€.

…………………………………………………………………………………………………………………………

La aleya en que se basan las distintas escuelas de jurisprudencia islámicas para avalar este derecho del varón a recibir el doble de la herencia que la fémina está recogida en la sura Las Mujeres (sura 4):

CON RELACION a la herencia de vuestros hijos, Dios os prescribe lo siguiente: al varón le corresponde el equivalente a la porción de dos hembras; pero si hay más de dos mujeres, les corresponden dos tercios de lo que sus padres dejen; y si sólo hay una, recibirá la mitad. Y a los padres del difunto, les corresponde a cada uno un sexto de lo que deje, si tiene algún hijo; (Corán 4:11)

En la aleya siguiente se refiere al caso de la herencia que ha de corresponderle a la viuda en el supuesto de que también haya hijos que hereden, que es la situación que analizaremos aquí:

A vuestras viudas les corresponde un cuarto de lo que dejéis, si no tenéis hijos; pero si dejáis algún hijo, entonces les corresponde un octavo de lo que dejéis una vez descontados los legados que hayáis hecho, o las deudas pendientes (Corán 4:12)

Una cuestión a tomar en cuenta, sería la consideración jurídica del legado del que se habla en las aleya 12 de la sura Las Mujeres. Con la referencia al legado, se presupone que el cedente de la herencia ha dejado estipulado una cuantía determinada a repartir entre determinadas personas que no tienen por qué formar parte de su núcleo familiar, pero que no ha dejado nada establecido respecto a como a de ser repartido el resto de la herencia entre sus familiares.

Adquiriría sentido desde esta perspectiva lo que se dice en la aleya 12 respecto a la herencia de la viuda:

pero si dejáis algún hijo, entonces les corresponde un octavo de lo que dejéis una vez descontados los legados que hayáis hecho, o las deudas pendientes (Corán 4:12)

Observemos entonces que en el Corán se establece la premisa de que “el octavo” que le corresponde a la viuda en caso de que también haya hijos que hereden, no se toma del total de la herencia..sino del resto que queda después de “descontar los legados” que potencialmente hubieran podido ser distribuidos entre personas ajenas al círculo familiar.

Esta observación será muy importante para comprender de lo que hablaremos en el siguiente apartado de este artículo.

Respecto a la expresión..” al varón le corresponde el equivalente a la porción de dos hembras”..consideremos que es la longitud conceptual que se toma como referencia para otorgar carácter coránico a la premisa jurídica que estipula que el hijo varón debe heredar una cantidad doble que su hermana.

Pero si fijamos ahora la atención en la longitud conceptual que viene justamente después de la señalada, veremos que pone..” pero si hay más de dos mujeres, les corresponden dos tercios de lo que sus padres dejen”..

Ante esta prescripción coránica ya se plantea una primera duda ante el supuesto 1; si hay tres féminas..¿no deberían de corresponderles entonces 666,67€ (dos tercios), a repartir entre las tres?.

La jurisprudencia islámica establece que ante el supuesto 1, a las tres féminas les corresponde una cantidad total de 230,76€ a repartir entre las ellas, pero siguiendo el criterio estrictamente coránico, el importe a dividirse entre las tres debiera ascender a 666,67€ (dos tercios).

Tomemos ahora en consideración un supuesto en el que además de hijos e hijas, han de heredar también por encontrarse vivos cuando fallece el cedente de la herencia, los progenitores de este y su viuda.

…………………………………………………………………………………………………………………………

Supuesto 2: heredan los hijos, dos varones y tres hembras, los progenitores, y la viuda (siempre sobre los 1.000€, pero ahora estableciéndose un reparto según el Corán).
Cada uno de los progenitores hereda 166,66€ (un sexto), y la viuda 125€ (un octavo). Entre los dos progenitores y la viuda se reparten entonces 458,33€ (un sexto + un sexto + un octavo).
Restarían por repartir entre los dos varones y las tres féminas 541,67€.
Según la aleya 11 de la sura Las Mujeres (sura 4), a las tres féminas les corresponderían 666,67€ (dos tercios).
La cantidad ya repartida entre los progenitores, la viuda, y las tres hijas ascendería a un monto total de 1.125€, y aún quedarían por repartir la cantidad de los dos varones, que según las distintas jurisprudencias islámicas la cantidad asignada a cada uno de ellos habría de ser el doble de la que correspondería a cada una de las féminas.

…………………………………………………………………………………………………………………………

Obviamente, las cuentas no cuadran..atendiéndonos a la combinación de lo que podemos leer en la aleya 11 con lo que dice la jurisprudencia islámica que dice el Corán.

Entonces simplemente eliminamos la longitud secuencial que reza..” pero si hay más de dos mujeres, les corresponden dos tercios de lo que sus padres dejen”..y establecemos un consenso entre juristas que se refleje en las distintas escuelas de jurisprudencia, y que a su vez se proyecten luego sobre los códigos de familia..y ya tenemos “lo que dice el islam” respecto al modo de repartir esta herencia..

Pero separemos por un momento nuestra mente del camino diseñado desde el islam a través de su jurisprudencia, y centremosla en lo que dice el estricto lenguaje coránico.

Acerca de los conceptos “legado inicial y “resto de descendientes”

Consideremos así que las cantidades asignadas a los progenitores y a la viuda constituyen un primer concepto jurídico que podríamos denominar como legado inicial, cuyo importe habría de aplicarse sobre la cantidad total a repartir (1.000€ en este caso), y que quedaría un resto de descendientes después de descontar ese legado inicial que sería sobre el que debería aplicarse la distribución de la herencia entre los hijos, varones y féminas.

La técnica consistiría entonces en considerar un porcentaje inicial de aplicación sobre el total de la herencia después de impuestos (legado inicial), conformado por las sumas correspondientes a los progenitores y a la viuda, y a partir de este punto tomar el importe resultante como cantidad restante después de aplicar los legados correspondientes (resto de descendientes)..

…………………………………………………………………………………………………………………………

Supuesto 3: aplicamos los porcentajes recogidos en la aleya 11
– Progenitor: 166,66€ (un sexto)
– Progenitora: 166,66€ (un sexto)
– Viuda: 125,00€ (un octavo)
– Total legado inicial: 458,33€
– Resto después de descontado el legado inicial: 541,67€
– Tres hijas: 361,11€ (dos tercios sobre 541,67)
– Dos hijos: 180,56€ (un tercio sobre 541,67)
– TOTAL: 1.000€

…………………………………………………………………………………………………………………………

En el supuesto 3 se ha tenido en cuenta para distribuir la herencia lo que al respecto se dice en la aleya 11, no en las distintas jurisprudencias islámicas.

Si buscamos una lógica matemática en la aleya 11, tendremos que tener en cuenta que no todos los porcentajes no son de aplicación absoluta sobre el total de la herencia.

Si lo serían las cantidades que debieran corresponder a los progenitores del cedente de la herencia y a su viuda, que es lo que constituiría el legado inicial, pero no las cantidades que habrían de distribuirse entre los hijos, varones o féminas, que habrían de aplicarse sobre el “resto de descendientes” resultante de aplicar el legado inicial sobre la cantidad total de la herencia.

Atendiendo a que el concepto jurídico de legado inicial puede estar constituido tanto por cantidades pertenecientes a los progenitores como a la viuda, podría entonces conformarse con las siguientes posibilidades:

1ª Únicamente uno de los progenitores (un sexto)

2ª Únicamente la viuda (un octavo)

3ª Ambos progenitores (dos sextos)

4ª Uno de los progenitores y la viuda (un sexto + un octavo)

5ª Ambos progenitores y la viuda (dos sextos + un octavo)

El legado inicial podría entonces configurarse de distintas maneras, atendiendo a la existencia o no de los progenitores y la viuda, y las posibilidades de combinaciones entre unos y otros.

El resto de descendientes que quedase después de aplicar una u otra configuración del legado inicial, según procediese, sería la cantidad sobre la cual debiera aplicarse la distribución correspondiente a varones y féminas.

Tendríamos de tal modo un único legado inicial, aunque como hemos visto podría estar fraccionado internamente entre distintos sujetos jurídicos.

Cabría preguntarse por otro lado, si el legado inicial no podría conformarse con cantidades atribuibles a sujetos jurídicos diferentes a los progenitores y la viuda.

Atendiendo a la lectura estricta de la aleya 11, tomemos la longitud conceptual que dice..”pero si hay más de dos mujeres, les corresponden dos tercios de lo que sus padres dejen”..y partamos entonces de la base de que son esos dos tercios los que, si se diese el caso de que hubiesen más de dos hijas, habrían que investir con la condición jurídica de legado inicial.

Proyectemos esta premisa en el siguiente supuesto práctico:

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Supuesto 4: el legado inicial lo constituyen los dos tercios que corresponden a las féminas (siempre sobre los 1.000€)
– Se reparten dos tercios entre las tres hijas: 666,66€ (legado inicial)
– Restan 333,33€ de la herencia –
– Se reparten 55,55€ entre cada progenitor (un sexto sobre los 333,33€), constituyendo el total asignado a los dos progenitores un monto de 111,11€
– Se reparten 41,67€ a la viuda (un octavo sobre los 333,33€)
– Quedan por repartir entre los dos hijos varones 180,56€
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Esta cantidad de 180,56€ pendiente de repartir entre el varón (los varones en este caso)..¿como se puede relacionar con la prescripción coránica que establece que lo que corresponde al varón equivale a la porción de dos féminas?..

La porción de dos féminas es en este caso 333,33€ (la mitad de la cantidad total asignada de dos tercios).

Simplemente atendiendo a la realidad matemática, se nos hace imposible determinar que “los dos tercios” de los que se habla en la aleya 11 de la sura 4 pudieran llegar a constituir el legado inicial, pues con cantidad que en tal caso correspondería asignar a los varones, 180,56€, no se puede establecer ninguna equivalencia matemática con la longitud conceptual que en la aleya 11 dice:

“al varón le corresponde el equivalente a la porción de dos hembras”..

Es una prueba matemática indiscutible que invalida la probabilidad de que esos “dos tercios” pudieran corresponderse con el legado inicial que habría de descontarse de la herencia total.

La prescripción que establece el reparto de los dos tercios no pueden en ningún caso desligarse de la parte que corresponde al varón, es decir, debe entenderse desde la perspectiva de la comprensión unificada de la aleya, no desde la dispersión de cada una de sus longitudes conceptuales.

Si nos atenemos a la prescripción estrictamente coránica, y no a la jurisprudencia islámica, lo que hereda el varón tiene que tener equivalencia en la expresión coránica que reza..”pero si hay más de dos mujeres, les corresponden dos tercios de lo que sus padres dejen”..

¿Como sino encontrarle equivalencia matemática con esa longitud conceptual que dice ..”al varón le corresponde el equivalente a la porción de dos hembras”..?

¿Hereda el varón el doble que la fémina?

En la primera parte de la aleya 11 de la sura Las Mujeres, se dice:

“CON RELACION a la herencia de vuestros hijos, Dios os prescribe lo siguiente: al varón le corresponde el equivalente a la porción de dos hembras; pero si hay más de dos mujeres, les corresponden dos tercios de lo que sus padres dejen; y si sólo hay una, recibirá la mitad”

La porción es la cantidad que se separa de otra mayor. El equivalente a la porción de dos hembras, según se lee en la traducción-interpretación de Muhammad Assad, equivaldría entonces a la porción que se separa de la cantidad correspondiente a dos hembras..si no se especifica nada en la aleya, se supone que esa porción que se inserta en la cantidad que corresponde a dos hijas ha de suponer el 50% de la misma. La cantidad que habría de heredar el varón equivaldría a la porción que correspondiese distribuir a dos hembras, según se lee en el texto coránico.

¿Pero cual sería la cuantía de esa porción que de la herencia correspondería a dos féminas?.

La única atribución de porcentajes de la herencia que se asigna al varón según la aleya 11, está recogida en la siguiente longitud conceptual:

“al varón le corresponde el equivalente a la porción de dos hembras”..

La primera premisa para comprender cual sería la cuantía atribuible al varón, sería determinar, siguiendo la lógica del lenguaje coránico, cual es “la porción de dos hembras”.

Para dilucidar sobre este asunto, nos ceñiremos a lo señalado estrictamente en el lenguaje coránico, no en los textos legales contenidos en las distintas jurisprudencias islámicas.

La Revelación da dos pistas al respecto:

1ª  “pero si hay más de dos mujeres, les corresponden dos tercios de lo que sus padres dejen”..

2ª “y si sólo hay una, recibirá la mitad”..

El lenguaje coránico utiliza dos conceptos de los que se pueden deducir realidades numéricas; estos son “dos tercios” y “la mitad”.

Es pues a estos a los que hay que remitirse para hallar una ecuación numérica que establezca una equivalencia entre lo asignado al varón y lo asignada a la fémina.

Hay que tener una visualización global de la aleya, y no una visualización dispersa de las distintas longitudes conceptuales perceptibles en la misma. Empezando de atrás hacia adelante de la fracción de la aleya 11 expuesta en este apartado 3º, tenemos entonces que “la mitad” que se le asigna a la fémina cuando solo hay una, lo es en relación a los “dos tercios” que les corresponden a las féminas cuando hay más de dos, y que a su vez estos “dos tercios”, están en relación a lo que le corresponde al varón en la misma cuantía que la porción de dos féminas.

La clave estaría entonces en “el tercio” que se le atribuye a la fémina cuando solo hay una, que es el equivalente a “la mitad” de los dos tercios de los que se habla en la aleya 11.

Imaginemos que nos hacemos la pregunta del modo siguiente:

¿Es la cantidad que se le atribuye al varón equivalente a la porción de tres o más féminas?..

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Supuesto 5: heredan dos varones y tres féminas (aplicado sobre la cantidad de 1.000€)
– Se distribuyen 666,66€ (dos tercios) entre las tres féminas
– Se fracciona la porción de cada fémina, resultando 222,22€
– Se distribuyen 333,33€ (un tercio) entre los dos varones

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Tomando este supuesto 5 como referencia..¿constituye en este caso lo asignado al varón una cantidad equivalente a la porción de las tres féminas?..

Obviamente no es así, pues lo asignado al varón tan solo resulta equivalente cuando ello se equipara con la porción de dos féminas.

Veamos el siguiente caso:

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Supuesto 6: heredan un varón y dos féminas (aplicado sobre la cantidad de 1.000€)
Si en el caso de que hubiese una sola fémina esta debiera heredar “la mitad de los dos tercios”, la porción de dos féminas no puede ser otra que “un tercio”.
– Se distribuyen a cada fémina una porción de 333,33€, sobre una cantidad total asignada a ambas de 666,67€ (dos tercios)
– Se asigna al varón una cuantía de 333,33€ (un tercio)

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

En este supuesto 6, lo que hereda el varón, si que es equivalente a la porción de lo que heredan dos féminas.

Si diseccionamos esta fracción de la aleya 11, tendremos un cuadro con lógica matemática perfecta.

Un tercio para la fémina cuando solo hay una (cuadra con la asignación del varón), dos tercios para distribuir entre tres o más féminas cuyas porciones no cuadran con la cantidad correspondiente al varón (al ser tres o más a cada fémina le correspondería una porción inferior a un tercio), y dos tercios a distribuir en porciones de un tercio cuando solo hay dos féminas (tercio que si sería equivalente a la cantidad que hereda el varón).

De este diseccionamiento se entiende que la aleya coránica especificase que en el primer supuesto, cuando hay varón y dos féminas, habría de producirse una equivalencia entre la cantidad de herencia correspondiente al varón, y la porción correspondiente a las dos hermanas de este.

Por otro lado, la aleya habla del varón, concepto que no tiene por qué corresponderse con el de hijo varón único al no constar especificado de tal modo en el lenguaje coránico, por lo que la herencia de un tercio puede corresponderse con lo que a de heredar un único hijo varón, o con lo que habría de distribuirse a partes iguales entre varios hijos varones si se diese la circunstancia de que hubiese más de uno.

En el lenguaje coránico revelado en la aleya 11 de la sura Las Mujeres, la referencia al término varón constituye la materialización de un sujeto jurídico que por no constar especificidad alguna que diferencie al varón único del hecho de que hubiesen dos o más, se a de entender como atribuible al varón como concepto genérico, es decir, sin diferenciar entre si hay uno solo o varios.

Esta distribución de la herencia que establece un tercio para el varón, sea este único o sean varios, un tercio para la fémina cuando hay una sola, y dos tercios para las féminas cuando son dos o más, dándose la particularidad de que cuando son dos la porción que corresponde a cada una de ellas si que es equivalente a la cantidad a asignar al varón único o a distribuir entre estos si se diese la circunstancia de que fuesen varios, tiene la peculiaridad de que se da paridad entre las porciones atribuidas a cada varón o fémina, cada vez que el número de estas dobla al de varones.

Obsérvense los siguientes tres supuestos que avalan esta afirmación:

(Sobre una cantidad a heredar de 1.000€)

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Supuesto 7: heredan un varón y dos féminas
– Al varón le corresponden 333,33 (un tercio)
– A cada fémina le corresponden 333,33€ (la mitad de dos tercios)
Supuesto 8: heredan dos varones y cuatro féminas
– A cada varón le corresponden 166,66€ (la mitad de un tercio)
– A cada fémina le corresponden 166,66€ (la cuarta parte de dos tercios)
Supuesto 9: heredan tres varones y seis féminas
– A cada varón le corresponden 111,11€ (un tercio de un tercio)
– A cada fémina le corresponden 111,11€ (la sexta parte de dos tercios)

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Cada vez que el número de féminas doblase al de varones se produciría una paridad absoluta en cuanto al porcentaje de la herencia a repartir entre unas y otros.

De esta sencilla constatación matemática deriva la expresión contenida al comienzo de la aleya 11 de la sura 4 relativa a que lo que recibe el varón equivale a “la porción de dos hembras”..

Los espacios vacíos del Corán

¿Podría existir alguna relación entre lo que se dice en las aleyas 1-3 de la misma sura Las Mujeres (sura 4), respecto a los huérfanos y la permisión de la poligamia, y la distribución de la herencia prescrita en la aleya 11 de esta misma sura?..

Una herencia distribuida de la manera descrita, con la cual en muchos casos se favorecería que a las féminas les correspondiese una porción superior de la herencia que a sus hermanos varones, podría tener el valor de constituir una protección para las estas a la hora de favorecer su adopción, pues el hecho de aportar bienes en determinada cuantía a los padres potencialmente adoptantes, podría servir para solventar algunos prejuicios a la hora de que estos eligiese entre adoptar un varón o una chica, a la que habitualmente podrían ver como una carga más pesada de soportar que la que podría percibir en su hermano varón..

¿No podría tener entonces esa distribución de la herencia, aparentemente subjetiva, una objetiva y oculta intencionalidad de justicia?..

Para comprender lo que se dice en las aleyas 11 de la sura 4 no se puede desglosar cada referencia a la distribución de la herencia intentando encontrarle sentido por separado, sino que lo que procede es unificar mentalmente todas esas referencias y buscar el cuadro matemático en el que es posible la combinación de todas ellas sin saltarse las reglas de la lógica matemática elemental.

En las aleya 11 de la sura Las Mujeres no se especifica prescripción alguna respecto a cual debiera ser la distribución de la herencia entre los hijos si solo hubiese varones o solo féminas. Para dilucidar cual debiera ser la distribución de la herencia si se diesen caos de esta características, habría que recurrir a realizar extrapolaciones de lo que si se dice en esta aleya con respecto a los varones y a las féminas cuando hay combinaciones de unos y otras.

Pero observemos ahora como dentro de esa lógica matemática elemental, el lenguaje coránico nos muestra subrepticiamente una enseñanza de justicia social a través de la visualización de espacios vacíos..o sea..de longitudes conceptuales que no se nombren explícitamente en la Revelación..

Los tales espacios vacíos conforman los destellos de la nada aparente que caracterizan el mensaje contenido en el lenguaje coránico..

Observemos el caso siguiente:

…………………………………………………………………………………………………………………………

Supuesto 10: heredan un varón y una fémina (sobre la cantidad de 1.000€)
– Se le asignan 333,33€ al varón (un tercio)
– Se le asignan 333,33€ a la fémina (un tercio)
– Quedan 333,34€ sin asignar a heredero alguno

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Tomado el supuesto 10 como referencia, quedaría un tercio de la herencia sin asignar..¿donde habría de ir a parar entonces el tercio sobrante?..

De las referencias coránicas al reparto de la herencia se pueden deducir algunas circunstancia excepcionales a raíz de cumplidas la cuales, una parte de la herencia habría de ser destinada a fines sociales en beneficio de la comunidad.

Si partimos de la base de que la forma de organización social que se puede deducir del mensaje coránico tiene que tener como premisa fundamental la de la implementación de justicia social, y no la del acaparamiento ilimitado de bienes, se podría concebir que la distribución de la herencia descrita en la Revelación deja un margen para que ante determinadas circunstancias, una parte de los bienes que podrían resultar de la herencia, fueran derivados a un Tesoro Público con la intención de ser destinados a fines sociales.

Con esta premisa por delante no sería difícil dilucidar que “los espacios vacíos” perceptibles en el lenguaje coránico relativos a la cuestión del reparto de la herencia, estaban destinados a ser “rellenados” con construcciones sociales destinadas a implementar la justicia social. No haría falta señalarlo explícitamente si la lectura del Corán se hiciera realmente con la intención de buscar en este la forma de implementar aquella.

Aunque este sea ya un tema que se salga del estricto análisis del lenguaje coránico, el Tesoro Público, en base a esta premisa de la implementación de la justicia social, debiera estar legalmente obligado a renunciar a sus prerrogativas de ser depositario de parte de la herencia cuando los herederos no dispusiesen de determinados niveles mínimos de rentas, en cuyo caso la parte de la herencia que en principio debiera de corresponder al Tesoro, debiera ser redistribuido por este entre los herederos.

El Tesoro Público tendría por tanto la finalidad de limitar las acumulaciones de patrimonio por encima de determinadas cuantías a la hora de ser repartidas entre los herederos, no de hacerse con la propiedad de patrimonios que son básicos o que están por debajo de determinadas niveles.

Habrían herencias que podrían estipularse según la voluntad del donante, o de lo contario aplicar las prescripciones coránicas al respecto si no mediase testamento, pero en otros casos, referidos a patrimonios por encima de determinadas cuantías, podría ser de obligada aplicación las prescripciones coránicas, y por lo tanto la intervención del Tesoro Público para hacerse con parte de este patrimonio..

Para limar las acumulaciones ilimitadas de patrimonio, se podría establecer un límite al que podría ser susceptible de ser heredado. Este límite repercutiría en aquellos casos en que según las prescripciones coránicas, procediese el reparto del 100% de la herencia.

Pongamos por caso que se establece un tope legal de reparto de herencia de 50.000.000€, y que el cedente de la herencia deja un patrimonio de 60.000.000€.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Supuesto 11: heredan dos varones y tres féminas
– A cada varón le corresponden 8.333.333,33€ (la mitad de un tercio sobre 50.000.000€)
– A cada fémina le corresponden  11.111.111,11€ (un tercio de dos tercios sobre 50.000.000€)

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

En este caso se debería de repartir a priori el 100% de la herencia, al corresponder un tercio a los varones y dos tercios a las féminas, pero al establecerse un límite de 50.000.000€ que legalmente puede ser considerado “herencia”, quedan 10.000.000€ de los dejados por el cedente, que no tendrían la condición jurídica de herencia.

Esta cuantía de 10.000.000€ iría a parar al Tesoro Público, pero no en este caso por constituir una porción de la herencia que hubiese quedado sin asignar en base a las prescripciones coránicas, sino porque ese importe no tendría la condición jurídica de herencia al estar por encima del tope máximo fijado para tomar en consideración este concepto jurídico a la hora del reparto entre los herederos.

¿Se estarían vulnerando en tal caso las prescripciones coránicas respecto al reparto de la herencia al considerar que legalmente esos 10.000.000€ deben ir al Tesoro Público?.

Las prescripciones coránicas de las que se podían derivar construcciones sociales, no estaban destinadas a ser implementadas sobre el posibilismo vigente, que fue lo que históricamente se hizo, superponerlas y hacerlas convivir con el posibilismo conocido entonces, sino que su intención era sentar las bases para que a partir de ellas, se elaborasen nuevas premisas mentales sobre las que comenzar a edificar una forma distinta de organización social y política.

Que las leyes sobre la herencia estaban destinadas a ser modelo de referencia para la edificación de otras construcciones sociales significa que de ellas se debían haber extrapolado sus principios rectores, no sus implicaciones legales literales..

Tales principios rectores serían el favorecimiento de colectivos humanos históricamente desfavorecidos, limitación de la acumulación patrimonial, equidad en el reparto de los bienes teniendo en cuenta la situación social de aquellos colectivos humanos históricamente relegados, participación poderosa del Tesoro Público en el tejido social, cesión de bienes a este Tesoro a partir de determinadas cuantías, estructurar las familias sin discriminación de las mujeres en su seno, en resumen, implementar los fundamentos sobre los que debían haberse erguido los cimientos materiales de la justicia social.

Pero es obvio que se corrompió interesadamente el sentido de la Revelación, pues se optó por superponer premisas con intención de justicia social en las vigentes estructuras corruptas de poder.

Conclusión

Teniendo en cuenta una lectura y una comprensión unificada de la aleya 11, las prescripciones en ella contenida adquieren pleno significado social y lógica matemática.

El consenso de los juristas se ha conformado en base a la creencia de que la aleya no tenía sentido en si misma atendiendo al lenguaje literal del Corán, por lo que se hacía necesario inventarse reglas matemáticas para hacerlo comprensible y lógico ante el raciocinio de creyentes y no creyentes.

La consecuencia de ese consenso de sabios se plasmó legalmente en la configuración de las distintas jurisprudencias islámicas, que a su vez fueron luego plasmadas en los códigos de familia vigentes en diversos países de mayoría sociológica musulmana.

Todo ello aceptando como verdad indiscutible una premisa injusta y falsa..

“El hombre debe heredar el doble que la mujer”..

Para hacer aceptable este principio se ha articulado un discurso que ha buscado absurdamente convertir en justo lo que racionalmente es una enorme injusticia.

Esta percepción de una evidente injusticia como una justicia atribuida a la intención de dios, es el fruto de una hipnosis colectiva que ha afectado a todas las generaciones de musulmanes, y también de no musulmanes, que se han sucedido desde hace 1.400 años.

Cualquier prescripción que se cree proviene del Corán es tomada automáticamente por justa por el creyente. Primero se cree, y luego se racionaliza sobre el carácter de mandamiento justo de la prescripción.

Aquello que racionalmente es una injusticia, se transmuta en una justicia por efecto de la fe, de tal modo que se acepta pasivamente que dios puede proponer actitudes humanas contrarias a toda justicia racional.

Podemos ver en ello una similitud con la historia coránica que narra el sacrificio del hijo de Abraham..¿hubiera sido justo que realmente dios hubiese pedido a Abraham que sacrificase a su hijo para que le demostrase con ello que estaba absolutamente en estado de sumisión a su voluntad?..

Quizás tampoco ha sido entonces justo la implementación de la supuesta ley coránica que otorga al varón la potestad de ser receptor en concepto de herencia de una cantidad doble que la que se le asigna a la fémina.

Cabría preguntarse así..¿por qué nos hemos dejado engañar tan inocentemente?..