La historia jamás contada de la ignota etimología de galaxia

Galaxia no es Vía Láctea. Es una palabra compuesta por un lexema sustantivo en euskera antiguo -gal, y un lexema adjetivo griego -axias. En griego se escribe γαλαξίας, por lo que pasó transliterado al latín como galaxias.

Respecto a -gal, como raíz euskera significa “perdido”, así consta en diccionarios de euskera o muchos trabajos sobre etimología de esta lengua como el Diccionario-Euskera-Ibérico-Castellano o el Diccionario etimológico vasco en español-francés-inglés.

Índice

1. Galaxia no es círculo de leche

2. Los versos originales que confundieron galaxia con Vía Láctea

3. Epílogo

La galaxia de Eudoxo
Galaxia de Eudoxo en su teoría de las esferas

Etimología auténtica del concepto galaxias

1.Galaxia no es círculo de leche

-Gal alude a perdido en euskera, y por extensión a errante o nómada, y -axias a eje rotatorio. Galaxia equivale entonces a “rotante errante”. De –gal viene galo en latín o gálata en griego. Está en el primigenio topónimo de Burdeos, “Bur-di-gala”, que tiene una interesante etimolgía procedente de la psicología de los primeros sedentarios vascos.

Como no se conocía la relación del lexema -gal en el euskera de Aquitania con la etimología que designaba a los galos de esa misma región, ni asimismo el hecho de que los griegos lo tomasen para formar la palabra γαλαξίας junto con el lexema αξίας, que también lo tomaron en su significación de la religión animista de los antiguos vascos de la Aquitania, los romanos lo transliteraron como γαλα-ξίας, de donde γαλα es leche, en lugar de transliterarlo γαλ-αξίας, donde γαλ es perdido, nómada, errante, y αξίας círculo en movimiento o rotante.

El lexema αξίας como eje en torno al cual gira un objeto o rotatorio está también relacionado con la religión animista de los antiguos vascos, haciendo referencia al círculo vivo que en su mente animista aludía a la Madre Tierra, tema desarrollado en el siguiente estudio Etimología animista de Bilbao.

El matemático y astrónomo griego Eudoxo de Cnido vivió entre c. 408/390 a.C. – c. 355/337 a.C. y su nacimiento y primeros años de infancia coincidieron con la invasión gala de Roma e Italia (c. 390/387 a.C.). Eudoxo recibió la influencia de dos griegos nacidos en el sur de Italia y Sicilia que fueron contemporáneos de esta invasión, su profesor de matemáticas Arquitas (Tarento, 430 a. C. -360 a. C.), y su tutor e historiador Filisto (Siracusa, 435 a.C. – 356 a. C.). Las fuentes romanas contabilizaron a aquellos galos nómadas (-gal en singular) en número infinito como las estrellas, hasta 170.000 según algunas fuentes. Obviamente fueron muchos menos, pero así se grabó en el subconsciente colectivo de quienes fueron testigos de tales invasiones, y así se transmitió a la posteridad, sobre todo porque los historiadores romanos quisieron esconder la vergüenza de la derrota de las legiones romanas en la Batalla de Alia a manos de los galos y el posterior saqueo de Roma por estos.

Eudoxo elabora la teoría de las 27 esferas concéntricas dentro de las cuales estaban los planetas con trayectorias inclinadas y las estrellas fijas, esferas que según estableció giraban en torno a un eje. Fue a cada una de ellas a las que llamó gal-axias. Un escritor griego llamado Arato (Solos, 310 a. C. – 240 a. C.) elaboró una obra llamada “Fenómenos” (c. 275 a. C.) donde transformaba en poemas información astronómica, entre ella de Eudoxo.

Eudoxo y el origen de la palabra galaxia

Esta poemización donde mezclaba mitología con conocimientos científicos la tradujo Marco Tulio Cicerón (106 a. C. – 43 a. C.) al latín, llamando por primera vez Via Láctea a la idea de galaxia contenida en el poema de Arato. Luego sería traducida también por el general romano Germánico Julio César (15 a. C. – 19 d. C.), quien fuera adoptado por su tío que pasaría a la historia como el emperador Tiberio. La traducción de Germánico sería la que se popularizaría durante la Edad Moderna, y esta solo consolidó el error en la traducción de Cicerón llamando Vía Láctea a la galaxia. 

2. Los versos originales que confundieron galaxia con Vía Láctea

El error del que proviene la confusión del término galaxias viene del enfoque poético que le dio Arato, mezclando ciencia y mitología, y del desconocimiento del término -gal empleado en la etimología de galaxias al haberse perdido la obra original de Eudoxo, que solo se conserva entonces por referencias de terceros como la citada obra de Arato.

Fenómenos de Arato

En los siguientes versos entresacados de la traducción que hizo Germánico de los Fenómenos de Arato, se aprecia claramente el origen del error en la versión latina respecto a la versión original en griego:

Dissimilis quintus liquida sub nocte uidetur, 455

El quinto parece diferente en una noche clara

 

Sidera cum reddunt sinceros eminus ignis. 456

cuando los astros muestran a lo lejos sus puros resplandores.

 

Lactis ei color, et mediis uia lucet in umbris. 457

La Vía tiene color de leche y resplandece en medio de las tinieblas.

 

Lacteus hic orbis nullo minor orbe rotatur. 458

Este círculo lácteo no tiene un giro más pequeño que cualquier otro círculo.

 

Celsior ad Borean qui uergit circulus alto. 459

El círculo más elevado, que está inclinado hacia el Bóreas

Fenómenos de Arato, por Germánico

En la traducción al latín que hiciera Cicerón ya se llamaba Vía Láctea a la galaxia, Germánico solo persistió en el error de aquel. Analizamos detenidamente los aspectos más importantes de los versos expuestos:

1º: Se hace referencia al “quinto”, obviamente círculo (v. 455).

2º. Se utiliza la expresión “Cuando los astros muestran”, que se refiere a los astros contenidos en el quinto círculo (v. 456).

3º. Dice “La Vía tiene color de leche, y resplandece”, cuando aquí se refiere a que la galaxia resplandece, o sea, el quinto círculo resplandece. Cada círculo era una galaxia en el modelo astronómico de las 27 esferas concéntricas que giraban en torno a un eje en la teoría de Eudoxo. (v. 457).

4º. Aquí dice “Este círculo lácteo no tiene un giro más pequeño que cualquier otro círculo.”, lo que implica que el círculo gira. (v. 458).

5º. Ahora expone que “El círculo más elevado, que está inclinado”, por lo que está hablando de una galaxia inclinada, como hacía Eudoxo al referirse a algunas de ellas. (v. 459).

Eudoxo denominó galaxias en su obra perdida a sus 27 esferas, inspirado en su etimología por sus mentores griegos del sur de Italia que habían sido testigos de la invasión gala de Roma de c. 390 a. C. para tomar el término -gal como sustantivo, no como adjetivo, en relación al errante galo, teniendo conocimiento del origen etimológico de la palabra entre las tribus vascas de la Aquitania a través de su mentor greco-siciliano. Y -axias lo tomó de su propia teoría de las esferas concéntricas sobre la que introdujo la idea de hipopede para reforzar la idea de rotación en torno el eje.

A -axias podía haberle añadido delante la palabra πλανητης, planeta, que etimológicamente significa errante en griego, pero entonces hubiera perdido el significado que Eudoxo pretendía darle al concepto galaxias, pues si hubiera puesto “planeta” hubiera indicado que lo que rotaba errante era precisamente este astro, y no las esferas en las que estos y las estrellas se insertaban, que es a lo que pretendía aludir Eudoxo acuñando un nuevo término para sus esferas errantes, gal-axias (γαλαξίας), para distinguirlo de los errantes planetarios (πλανητης)      

Utilizó el término -gal inspirado por sus mentores para indicar las esferas que englobaban astros, no para indicar los astros. Es por esta razón que siempre se ha relacionado galaxias con cúmulo de astros, Y ello llevó también a Cicerón a pensar en la leyenda de las gotas de leche para establecer la etimología de Vía Láctea…

El término galaxias lo estableció Eudoxo  de Cnido, lo legó para la posteridad Arato en su obra Fenómenos al haberse extraviado en las brumas de la historia la obra original de aquel, y lo tradujo Cicerón al latín estableciendo el error histórico que identificaba galaxia con círculo lechoso, error que acabaría consagrando Germánico en una traducción de los Fenómenos de Arato que se haría popular en la Edad Moderna con el Renacimiento y los grandes astrónomos y matemáticos que empezaban a despuntar entonces, llegando con ellos hasta nuestros días. 

3. Epílogo

Eudoxo de Cnido supo por medio de su tutor e historiador Filisto de Siracusa que los galos que habían saqueado Roma unos años atrás eran llamados errantes por las tribus aquitanas del suroeste de Galia, en cuya región sureste los griegos habían fundado colonias como Marsella poco más de 200 años atrás (c. 600 a. C.). Los massaliote habían a su vez fundado la colonia de Agda en la misma costa mediterránea de la Galia solo una decena de años antes (c. 400 a. C.) de la invasión gala de Roma. Agda fue desde entonces un activo puerto por el que los massaliote o marselleses comerciaban con mercancías diversas, entre ella esclavos galos y vascos de la Aquitania, con Sicilia, el resto de la Magna Grecia y con Grecia misma. Filisto conoció así que los galos en el lenguaje de los vascos de la Aquitania eran “los planetas”, o sea, “los errantes”.

Eudoxo supo así por su tutor que aquellos galos errantes eran llamados “gal-ak”, plural de -gal como sustantivo (planetas o errantes), y se inspiró en ello para utilizar el concepto como sinónimo de planeta en griego (errante) pero sin utilizar este nombre para no confundirlo con el de sus 27 esferas. Planetas por un lado y esferas que incluían planetas y estrellas en su interior por otro, ambos errantes, pero diferenciados, por ello utilizó -gal en vez de planeta para unirlo a su concepto circular en movimiento como adjetivo, -axias. Digamos que en vez de llamar a su concepto sobre las 27 esferas “planeta-axias” lo llamó “gal-axias” para diferenciar el rotante errante planetario del rotante errante esférico.

Respecto al concepto -axias se lo inspiró su profesor de matemáticas Arquitas a través de su invento de la polea, máquina simple que consiste en una rueda con un canal en su periferia por el cual pasa una cuerda que gira sobre un eje central…axias. Filisto le inspiró el -gal errante y Arquitas el -axias giratorio. Cuando Eudoxo elabora su modelo de las 27 esferas unió ambos conceptos para formar la palabra gal-axias y designar con esta cada una de esas 27 esferas concéntricas que rotaban sobre su eje conteniendo planetas y estrellas en su interior…

Esta es la verdadera historia jamás contada sobre el origen científico, que no mitológico, de la palabra galaxias.

Anuncios

Los versos originales que confundieron galaxia con Vía Láctea

Eudoxo y el origen de la palabra galaxia

El matemático y astrónomo griego Eudoxo de Cnido vivió entre c. 408/390 a.C. – c. 355/337 a.C. y su nacimiento y primeros años de infancia coincidieron con la invasión gala de Roma e Italia (c. 390/387 a.C.). Eudoxo recibió la influencia de dos griegos nacidos en el sur de Italia y Sicilia que fueron contemporáneos de esta invasión, su profesor de matemáticas Arquitas (Tarento, 430 a. C. -360 a. C.), y su tutor e historiador Filisto (Siracusa, 435 a.C. – 356 a. C.). Las fuentes romanas contabilizaron a aquellos galos nómadas (-gal en singular) en número infinito como las estrellas, hasta 170.000 según algunas fuentes. Obviamente fueron muchos menos, pero así se grabó en el subconsciente colectivo de quienes fueron testigos de tales invasiones, y así se transmitió a la posteridad, sobre todo porque los historiadores romanos quisieron esconder la vergüenza de la derrota de las legiones romanas en la Batalla de Alia a manos de los galos y el posterior saqueo de Roma por estos.

Eudoxo elabora la teoría de las 27 esferas concéntricas dentro de las cuales estaban los planetas con trayectorias inclinadas y las estrellas fijas, esferas que según estableció giraban en torno a un eje. Fue a cada una de ellas a las que llamó gal-axias. Un escritor griego llamado Arato (Solos, 310 a. C. – 240 a. C.) elaboró una obra llamada “Fenómenos” (c. 275 a. C.) donde transformaba en poemas información astronómica, entre ella de Eudoxo.

Esta poemización donde mezclaba mitología con conocimientos científicos la tradujo Marco Tulio Cicerón (106 a. C. – 43 a. C.) al latín, llamando por primera vez Via Láctea a la idea de galaxia contenida en el poema de Arato. Luego sería traducida también por el general romano Germánico Julio César (15 a. C. – 19 d. C.), quien fuera adoptado por su tío que pasaría a la historia como el emperador Tiberio. La traducción de Germánico sería la que se popularizaría durante la Edad Moderna, y esta solo consolidó el error en la traducción de Cicerón llamado Vía Láctea a la galaxia.

El error del que proviene la confusión del término galaxias viene del enfoque poético que le dio Arato, mezclando ciencia y mitología, y del desconocimiento del término -gal empleado en la etimología de galaxias al haberse perdido la obra original de Eudoxo, que solo se conserva entonces por referencias de terceros como la citada obra de Arato.

En los siguientes versos entresacados de la traducción que hizo Germánico de los Fenómenos de Arato, se aprecia claramente el origen del error en la versión latina respecto a la versión original en griego:

Dissimilis quintus liquida sub nocte uidetur, 455

El quinto parece diferente en una noche clara

Sidera cum reddunt sinceros eminus ignis. 456

cuando los astros muestran a lo lejos sus puros resplandores.

Lactis ei color, et mediis uia lucet in umbris. 457

La Vía tiene color de leche y resplandece en medio de las tinieblas.

Lacteus hic orbis nullo minor orbe rotatur. 458

Este círculo lácteo no tiene un giro más pequeño que cualquier otro círculo.

Celsior ad Borean qui uergit circulus alto. 459

El círculo más elevado, que está inclinado hacia el Bóreas

Fenómenos de Arato, por Germánico

En la traducción al latín que hiciera Cicerón ya se llamaba Vía Láctea a la galaxia, Germánico solo persistió en el error de aquel. Analizamos detenidamente los aspectos más importantes de los versos expuestos:

1º: Se hace referencia al “quinto”, obviamente círculo (v. 455).

2º. Se utiliza la expresión “Cuando los astros muestran”, que se refiere a los astros contenidos en el quinto círculo (v. 456).

3º. Dice “La Vía tiene color de leche, y resplandece”, cuando aquí se refiere a que la galaxia resplandece, o sea, el quinto círculo resplandece. Cada círculo era una galaxia en el modelo astronómico de las 27 esferas concéntricas que giraban en torno a un eje en la teoría de Eudoxo. (v. 457).

4º. Aquí dice “Este círculo lácteo no tiene un giro más pequeño que cualquier otro círculo.”, lo que implica que el círculo gira. (v. 458).

5º. Ahora expone que “El círculo más elevado, que está inclinado”, por lo que está hablando de una galaxia inclinada, como hacía Eudoxo al referirse a algunas de ellas. (v. 459).

Eudoxo denominó galaxias en su obra perdida a sus 27 esferas, inspirado en su etimología por sus mentores griegos del sur de Italia que habían sido testigos de la invasión gala de Roma de c. 390 a. C. para tomar el término -gal como sustantivo, no como adjetivo, en relación al errante galo,  teniendo conocimiento del origen etimológico de la palabra entre las tribus vascas de la Aquitania a través de su mentor greco-siciliano. Y -axias lo tomó de su propia teoría de las esferas concéntricas sobre la que introdujo la idea de hipopede para reforzar la idea de rotación en torno el eje.

A -axias podía haberle añadido delante la palabra πλανητης, planeta, que etimológicamente significa errante en griego, pero entonces hubiera perdido el significado que Eudoxo pretendía darle al concepto galaxias, pues si hubiera puesto “planeta” hubiera indicado que lo que rotaba errante era precisamente este astro, y no las esferas en las que estos y las estrellas se insertaban, que es a lo que pretendía aludir Eudoxo acuñando un nuevo término para sus esferas errantes, gal-axias (γαλαξίας), para distinguirlo de los errantes planetarios (πλανητης)      

Utilizó el término -gal inspirado por sus mentores para indicar las esferas que englobaban astros, no para indicar los astros. Es por esta razón que siempre se ha relacionado galaxias con cúmulo de astros, Y ello llevó también a Cicerón a pensar en la leyenda de las gotas de leche para establecer la etimología de Vía Láctea…

El término galaxias lo estableció Eudoxo  de Cnido, lo legó para la posteridad Arato en su obra Fenómenos al haberse extraviado en las brumas de la historia la obra original de aquel, y lo tradujo Cicerón al latín estableciendo el error histórico que identificaba galaxia con círculo lechoso, error que acabaría consagrando Germánico en una traducción de los Fenómenos de Arato que se haría popular en la Edad Moderna con el Renacimiento y los grandes astrónomos y matemáticos que empezaban a despuntar entonces, llegando con ellos hasta nuestros días. 

Galaxia no es círculo de leche

Galaxia no es círculo de leche, su etimología en euskera

Los rotantes errantes, las gal-axias

Galaxia no es Vía Láctea. Es una palabra compuesta por un lexema sustantivo en euskera antiguo -gal, y un lexema adjetivo griego -axias. En griego se escribe γαλαξίας, por lo que pasó transliterado al latín como galaxias.

Respecto a -gal, como raíz euskera significa “perdido”, así consta en diccionarios de euskera o muchos trabajos sobre etimología de esta lengua como el Diccionario-Euskera-Ibérico-Castellano o el Diccionario etimológico vasco en español-francés-inglés.

-Gal alude a perdido en euskera, y por extensión a errante o nómada, y -axias a eje rotatorio. Galaxia equivale entonces a “rotante errante”. De gal viene galo en latín o gálata en griego. Está en el primigenio topónimo de Burdeos, “Bur-di-gala”, que tiene una interesante etimolgía procedente de la psicología de los primeros sedentarios vascos.

Como no se conocía la relación del lexema -gal en el euskera de Aquitania con la etimología que designaba a los galos de esa misma región, ni asimismo el hecho de que los griegos lo tomasen para formar la palabra γαλαξίας junto con el lexema αξίας, que también lo tomaron en su significación de la religión animista de los antiguos vascos de la Aquitania, los romanos lo transliteraron como γαλα-ξίας, de donde γαλα es leche, en lugar de transliterarlo γαλ-αξίας, donde γαλ es perdido, nómada, errante, y αξίας círculo en movimiento o rotante.

El lexema αξίας como eje en torno al cual gira un objeto o rotatorio está también relacionado con la religión animista de los antiguos vascos, haciendo referencia al círculo vivo que en su mente animista aludía a la Madre Tierra, tema desarrollado en el siguiente estudio Etimología animista de Bilbao.

El euskera: origen y causa de un aislamiento voluntario

El euskera, la lengua aislada voluntariamente

El euskera tuvo su origen no en Euskadi ni en Navarra sino en un asentamiento Neolítico situado en torno a las cuencas fluviales de los ríos Dordoña y Garona, que terminan rodeando el Ambès y confluyendo en el estuario de La Gironda. El pueblo que lo hablaba era fluvial y marítimo, no originariamente montañés. Las cuencas de estos ríos y el estuario con el que penetraban en el Golfo de Vizcaya eran su hábitat natural. El euskera se desarrolló desde los primeros exiguos asentamientos neolíticos de esa zona francesa a partir de la primera mitad del VI milenio, provenientes de clanes nómadas paleolíticos que deambulaban por el suroeste francés.

La sedentarización de los clanes nómadas en las cuencas fluviales del Dordoña y el Garona supuso una ruptura cultural con otros clanes nómadas de su mismo grupo lingüístico que decidieron no sedentarizarse. Los que si lo hicieron evolucionaron hacia el neolítico chassenses, los primeros en domesticar animales y en cruzar por primera vez los Pirineos y llegar al territorio de Navarra durante el Neolítico Medio, habitado entonces por poblaciones prevascas que desconocían la domesticación de animales y la agricultura, dedicándose a la caza como medio principal de subsistencia. Esta primera migración de vascos chassenses franceses se produjo en la segunda mitad del IV milenio, llevando a los prevascos navarros el conocimiento de la agricultura y la domesticación de animales.

Los colonos vascos sedentarios del noroeste de los Pirineos (suroeste francés) comenzaron así su proceso de superposición sobre los cazadores prevascos navarros, en una secuencia de asimilación milenaria, pues aquel primer contacto de prevascos navarros con vascos chassenses franceses solo fue el inicio de una larga migración en solitario de los vascos, que nunca se unían a otras tribus para migrar, hacia el sur, migración que duraría en torno a 2.100 años, terminando el proceso de asimilación de prevascos del sur por vascos del norte en el tiempo en que acontecían las invasiones celtas del suroeste de Francia hacia el 1.000 a.c. Los vascos del noroeste de los Pirineos estaban cultural, técnica y económicamente mucho más desarrollados que los cazadores prevascos de Navarra, Euskadi y La Rioja asentados en sus montañas y valles del suroeste de los Pirineos, que con la entrada del I milenio a.c. acabarían por completo asimilados a los vascos ante el traslado masivo de estos al sur de los Pirineos empujados por las invasiones celtas del otro lado de la cadena montañosa.

Otras migraciones de vascos franceses se llevarían a cabo en los siglos posteriores a aquella primera de la primera mitad del IV milenio a través de pequeñas embarcaciones de cabotaje, siempre pegadas a las costas del Golfo de Vizcaya, donde ya transportaban consigo animales domésticos con los que desembarcaban en las costas de Euskadi, enseñando así la domesticación a los pobladores cazadores montañeses prevascos de estas tierras. lo que constituyó un elemento vital en el proceso de asimilación de esta población por los colonos vascos provenientes de Francia. La población de cazadores prevascos era muy escasa y nómada, lo que facilitó su absorción por los vascos.

A su vez la presión de los celtas hacia el 1.000 a.c. fue arrinconando a los vascos hacia los Pirineos, que cruzaron masivamente hacia el sur para guarecerse del invasor celta. Allí estaban menos expuestos a la agresividad expansiva de esas tribus indoeuropeas. Fue entonces cuando el núcleo principal de las comunidades vascas se trasladó del norte de los Pirineos al sur de este, colonizando principalmente el noroeste navarro, quedando los actuales territorios de Euskadi y La Rioja (a través de Euskadi) expuestos a una colonización más lenta y aislada al realizarse vía marítima por pequeñas embarcaciones de cabotaje. Esta doble colonización contando con su carácter discontinuo en el tiempo con cientos o miles de años de diferencia entre una colonización y otra fue la causa de lo que en la Edad Media daría lugar a los fueros vascos y navarros basados en leyes particulares para los diferentes territorios de estas tierras, que no pertenecían a ninguna dinastía real unificada.

En lo que se refiere a la causa del exclusivismo del euskera tiene relación con la causa del exclusivismo de la lengua sumeria, perteneciente a un pueblo que también se desarrolló entre dos ríos, el Tigris y el Éufrates, y la confluencia de estos con el mar en el Golfo Pérsico…exactamente la misma condición geográfica del primer asentamiento vasco “unificado” a partir del estuario de La Gironda. Los clanes mesopotámicos franceses e iraquíes fueron los primeros de su entorno geográfico en decidir voluntariamente sedentarizarse y “unificarse” en sus respectivas mesopotamias con una puerta abierta al mar en el estuario, en contra de la voluntad del resto de clanes vascos y sumerios que voluntariamente decidieron seguir siendo nómadas y socializarse en clanes dispersos. Antes de la escisión sedentaria los clanes compartían acervo lingüístico, tanto entre vascos como entre sumerios, por lo que al principio había vascos y sumerios sedentarios que compartían tiempo histórico con vascos y sumerios nómadas.

La escisión llevó a europeos y asiáticos a dividirse en dos comunidades que comenzaron a diferenciarse por su forma de socializar: sedentarios y unificados por un lado, nómadas y dispersos en pequeños clanes por otro. Los primeros se fortalecieron e hicieron frente de manera efectiva a las potentes migraciones nómadas que arrasaban su entorno geográfico, prevaleciendo en medio de ellas como oasis en medio del desierto, al tiempo que los segundos se debilitaron al verse reducidos drásticamente en su número y quedar expuestos al choque con las grandes migraciones que tenían lugar en el sur de Francia y de Irak, migraciones que terminaron por arrollar y hacer desaparecer a los vascos y sumerios que continuaron siendo nómadas.

Mientras sus hermanos nómadas desparecían de la historia arrollados por las migraciones indoeuropeas y semitas, los vascos y sumerios sedentarios y unificados crecían entre los ríos que confluían en el mar, creando una cultura agrícola y de domesticación de animales. Voluntariamente decidieron aislarse de su entorno y no mezclarse con sus hermanos nómadas que deambulaban dispersos en sus pequeños clanes paleolíticos. Este mar hacia el que miraban vascos y sumerios sedentarios era tabú para sus hermanos nómadas que entraban en contacto con potentes migraciones de otros pueblos mucho más numerosos que sus pequeños clanes hasta su irremediable desaparición definitiva a manos de estos pueblos ajenos a vascos y sumerios. Al dividirse en sedentarios y unificados por un lado y nómadas y en clanes dispersos por otro, ambos grupos que compartían sustrato lingüístico común sufrieron procesos históricos diferentes. Los nómadas vascos y sumerios fueron aculturizados por indoeuropeos y semitas respectivamente, en tanto que vascos y sumerios sedentarios se socializaron entre ellos exclusivamente, cerrándose a la mezcla con aquellos pueblos indoeuropeos y semitas que aniquilaban a sus hermanos nómadas…

A consecuencia de este aislamiento voluntario de estos pueblos sedentarios los dialectos euskeras y la lengua sumeria se transformaron en lenguas aisladas, como derivada psicológica de la división entre nómadas y sedentarios en un momento en qué vascos y sumerios habían evolucionado desde clases paleolíticos muy reducidos que no tenían nexos lingüísticos con grandes grupos étnicos como si los tenían las diferentes tribus migrantes de indoeuropeos y semitas. Eran nómadas en su origen…pero ni vascos ni sumerios formaron parte nunca de confederaciones de tribus migrantes…

Lo que al final aisló a vascos y sumerios fue la combinación de tres factores sociológicos; su sedentarización mirando al mar, su escisión de los clanes que voluntariamente decidieron seguir siendo nómadas, y muy importante, su negativa a migrar en grandes confederaciones tribales… decisivo esto último en su proceso de aislamiento cultural…

Sobre el origen de la religión, la intención, la consciencia, y los grupos fenotípicos humanos (PDF)

El objetivo del presente trabajo es exponer las premisas mentales que al irse desarrollando en la psique humana fueron haciendo surgir la religiosidad, la consciencia, la intencionalidad profunda en los actos, y la separación de los seres humanos en colectivos fenotípicos.

La sistemática actividad científica que tenía lugar entre los homínidos desarrolló el potencial imaginativo que acabó derivando en pensamiento religioso, y la necesidad de transmitir los conceptos de esta nueva realidad cognitiva forzó la mente humana a desarrollar un lenguaje articulado.

Cuando se hace consciente de su capacidad para superponerse a la naturaleza, aquel ser al que la evolución llevaría a ser plenamente humano, comienza a percibir su singularidad en la naturaleza. Su religiosidad desarrolla una psicología que le separa lentamente del mundo de los instintos y le sumerge en el de las intenciones profundas y ocultas.

En lo que respecta a la cuestión de lo que tradicionalmente se ha entendido desde el propio mundo académico como diversificación racial de la humanidad, hay actualmente una corriente crítica con esta teoría comúnmente aceptada, que desde la antropología y la biología moderna empiezan a pronunciarse contra este concepto de raza atribuido a las variedades fenotípicas humanas, puesto que no hay base biológica para avalar entre los seres humanos una diferenciación determinante en base a criterios genéticos.

Por ello he hablado en el título de este articulo de grupos fenotípicos para sustituir el lenguaje a mi entender erróneo, que alude a las diferentes características apreciables entre los humanos encerrándolas bajo el apelativo confuso de razas, lo que biológicamente supondría que habría entre estos grupos humanos características genéticas sustancialmente diferentes entre unos y otros, hecho que científicamente no es cierto. El lenguaje es un elemento importante a la hora de transmitir información que ha de convertirse en conocimiento después del razonamiento individual de cada cual.

El origen de la religión

Sobre los enigmas guanches de las momias y la carencia de técnicas náuticas

Xaxo guanche
Xaxo guanche

Los guanches, habitantes prehispánicos de las Islas Canarias, aunque en realidad este gentilicio solo aludía a los habitantes de Tenerife que luego los autores hicieron extensivo al resto de los habitantes del archipiélago, no conocían ni las más rudimentarias técnicas de navegación, no hay ni rastro de huesos de peces atribuidos a la dieta de los guanches que pudiesen corresponderse con fauna marina para la que se requiriese alejarse algunos metros de la costa para pescarla, absolutamente nada, no sabían ni nadar, según atestiguan las crónicas de la época de la invasión española. Ni rastro arqueológico de embarcación alguna, a pesar de que obviamente llegaron al archipiélago por mar. Los guanches de una isla no tenían el más mínimo contacto con los de otras islas a pesar de que estas son visibles a simple vista.

Hay un hecho que hace más extraordinario aún el que los guanches desconocieran cualquier técnica de navegación. Podría haber ocurrido que los guanches de una de las islas no tuviera medios de navegación debido a algún tabú que les prohibía adentrarse en el mar a pesar de haber llegado obviamente a la isla en algún tipo de embarcación, pero el problema es que carecían absolutamente de técnica alguna de navegación en todas las islas, lo que supone que toda la población del archipiélago estaba afectada por esta extraña carencia náutica, única en un pueblo insular. La pregunta que se nos abre entonces es el por qué estos amazighs insulares desconocían totalmente cualquier técnica de navegación..

Sin rastro de técnicas náuticas entre los amazighs insulares

El poblamiento de las islas Canarias por pueblos bereberes no parece ser más antiguo del siglo V a.C. o del siglo I a.C – I d.C., según los datos antropológicos aportados por la mayoría de los especialistas en base a las evidencias físicas disponibles. Algunos hallazgos de cerámica de hace solo unos cuatro años indican una fecha entorno al siglo X a. C., pero solo se habla aquí de cerámica preliminarmente así datada que no está asociada a restos óseos, lo que abre la posibilidad de que se trate solo de asentamientos ocasionales de carácter comercial, que tampoco se conoce si su procedencia era fenicia debido a que la expansión comercial de este pueblo de marineros fenicia hacia occidente no se hizo patente hasta después del siglo IX a.C.

Lo que si se conoce por evidencias históricas es que el rey mauritano Juba II (51 apróx. a,C. – 23 d.C) realizó expediciones de reconocimiento a las islas, tiempo en el que es posible que se haya efectuado el primer poblamiento estable de las Islas Canarias, pues hacia esa fecha a la que apuntan la mayoría de las dataciones de restos óseos conocidos.

No hay datos históricos ni arqueológicos que permitan decir a ciencia cierta si los primeros pobladores del archipiélago llegaron a las islas por sus propios medios o fueron llevados a ellas en embarcaciones de alguna potencia marítima de la época. Tampoco se sabe con qué intención pudieron en tal caso ser llevados aquellos primeros pobladores a las islas, más teniendo en cuenta que las navegaciones de los siglos X a.C., V a.C. o I d.C. eran de cabotaje (1) que siempre se hacían con las embarcaciones navegando en paralelo a la costa y sin dejar en ningún momento de verla. No se solía pues perder esta de vista salvo excepciones impelidas por la necesidad, más teniendo en cuenta que entonces no existían brújulas para orientarse en el mar, siendo así difícil imaginarse que algunos barcos se atreviesen a alejarse sin más de las costas africanas para adentrarse hacia el occidente en un mundo desconocido de infinitas extensiones de mar.

En este punto es importante resaltar que las islas Canarias ni siquiera son visibles desde la costa africana, dada la distancia que las separa. No había pues razón para dirigirse a las islas si no sabían con certeza que ahí estaban..

Las islas Canarias son por otra parte de origen volcánico, y no hay rastros geológicos de cataclismos marinos que hubieran podido afectar a la vez a todas las Islas Canarias hacia el siglo I. Aunque hubiera sucedido algo que hubiera provocado un tabú que les impidiese adentrarse en el mar, hubieran quedado rastros arqueológicos de la construcción de pequeñas embarcaciones costeras para labores de pesca, y además se hubiera conocido por los relatos de los cronistas tradiciones orales que hubieran aludido a este hecho, pero no hay absolutamente nada de eso.. Parece que por alguna razón las islas fueron sumidas intencionadamente en la invisibilidad, en lo que pudo incidir la prohibición impuesta de que los amazighs de las islas pudiesen usar cualquier tipo de embarcación ni siquiera para pesca de bajura.

El númida y la prohibición de navegar a los guanches

Lo de la ausencia absoluta de conocimientos náuticos por parte de los guanches es algo muy extraño y para lo que ningún especialista ha logrado dar todavía una explicación coherente. Además es una carencia que caracterizaba a las poblaciones de todas las islas del archipiélago, no solo a alguna en concreto, a pesar de que no había ni el más mínimo contacto entre unas islas y otras. La teoría del olvido de las técnicas de navegación no tiene mucha lógica, pues aún que hubiera sido así habría quedado constancia arqueológica del tiempo en que si se utilizaba algún tipo de embarcación, y habría habido quedado constancia a través de la transmisión oral de un tiempo en que si utilizaban los guanches medios de navegación, aunque fuera para pescar, o tal vez para desplazarse de una isla a otra. Por otro lado es imposible que este olvido se hubiera producido sistemáticamente en las siete islas a la vez, esto no tiene ningún sentido. En todo caso se podría haber producido el olvido de las técnicas de navegación en alguna de las islas, pero no en todas al mismo tiempo, pues en ese caso tendría que haber habido alguna de las islas en las que aún se conociera algún tipo de técnica de navegación en el momento del contacto con los españoles.

Cada isla tenía creencia religiosas diferentes, por lo que lo del tabú tampoco se entiende que alcanzase a las poblaciones de todas las islas, sino que hubiera sido posible que se hubiese instalado en alguna de ellas, pero en todas a la vez teniendo además en cuenta que no había contacto alguno entre ellas. La ausencia de técnica náutica fue consecuentemente forzada por alguien que ejercía control sobre la población de las islas, por la potencia marítima que trasladó del interior del norte africano a poblaciones amazighs que jamás habían visto el mar hasta entonces; se precavió de que el ingenio de estos amazighs no les llevase a construir algún tipo de embarcación que les permitiese salir de las islas y comunicarse así con el exterior. Es como si la potencia marítima que en algún momento las controló las islas no quisiera que ninguna otra potencia rival tuviera conocimiento de la existencia de este archipiélago.

El poblamiento de las islas a partir de Juba II lo corrobora el hecho histórico de que en un informe atribuido a la expedición de Juba II (51 apróx. a.C. – 23 d.C.) al que aludió Plinio el Viejo (23 – 79) (2) se habla de la flora y la fauna de las islas, pero no se menciona a sus posibles habitantes, por lo que se deduce que en el momento en que la expedición de Juba II desembarcó por primera vez en estas para elaborar el informe del que habla Plinio el Viejo no había en ellas poblamiento humano alguno.

Juba II trasladó población amazigh del interior de su reino a las Islas Canarias y les prohibió utilizar cualquier medio que permitiese a estos deportados salir de las islas. La prohibición pasó de generación en generación, téngase en cuenta que la población trasladad a un territorio insular tan pequeño podía no pasar en la primera generación de unas pocas decenas de individuos en cada isla, y acabó por dominar el subconsciente colectivo de las futuras generaciones de pobladores de las islas.  La explicación de la prohibición en todas las islas, controladas por Juba II directamente sin conocimiento de Roma o como vasallo de esta, puede explicar el porqué de la carencia sistemática de técnicas de navegación en todas las islas del archipiélago, prohibición que acabaría transformándose en olvido en las generaciones venideras de los amazighs insulares.

Podrían haber rastros de cerámicas o de inscripciones anteriores al tiempo de Juba II, pero al no haber estado estos asociados a restos óseos humanos pudieron perfectamente deberse a asentamientos humanos ocasionales generados por expediciones comerciales transitorias que en modo alguno constituyen prueba de que en las islas habían asentamientos humanos estables que ya podían tener la condición de nativos de las islas.

Los xaxos y la conexión egipcia

Un dato también extraño en la cultura de los guanches en la práctica religiosa de los xaxos (3) conocidas en las islas de Tenerife y Gran Canaria, aunque al parecer, según las evidencias antropológicas disponibles, desconocidas en el resto de islas del archipiélago. Es extraño porque a pesar de ser los guanches de origen amazigh, según la evidencia disponible, estos no conocían la práctica de la momificación entre sus ritos mortuorios del norte de Africa, pero si en cambio lo conocían los egipcios. No hay pues una continuidad cultural entre Egipto y Canarias que pase por los amazighs continentales en lo que se refiere a esta práctica religiosa de los xaxos (3). ¿Cómo se pudo transmitir entonces a los amazighs de Tenerife y Gran Canaria la práctica de momificar a los muertos con métodos muy similares al que seguían los egipcios?.

La respuesta está en las relaciones conyugales de Juba II, que se casó con Cleopatra Selene II (40 a.C. – 6 d.C.), hija única del cónsul romano Marco Antonio y la reina egipcia Cleopatra. Juba II gobernó sobre parte del Marruecos y la Argelia actuales, realizando una expedición a las islas Canarias con el beneplácito de emperador romano Octavio Augusto, de quien era vasallo, y al cual le remitió el informe del que habla Plinio el Viejo (2). Deportó población amazigh a las islas con la intención de poblarlas de manera permanente, prohibiéndoles a estos colonos forzosos construir cualquier medio náutico para hacerles imposible todo intento de abandonar las islas.

Fue por medio de su esposa egipcia Cleopatra Selene II que tuvo contacto con sacerdotes egipcios a los que envió junto con los amazighs a las islas, siendo entonces estos quienes enseñarían a los nuevos pobladores de las Canarias los conocimientos sobre momificación de los muertos.

No es difícil imaginarse que los amazighs provenientes del norte de África, acostumbrados a no ver el mar por ningún lado y a vivir nómadas en inmensas extensiones de tierra sin fin, se sintiesen encerrados en las islas a las que habían sido forzosamente llevados por Juba II para poblarlas. Los amazighs eran nómadas, ¿cómo podían resignarse a vivir voluntariamente en islas que podían recorrer a pie en pocos días o algunas incluso en pocas horas?. Debió de ser traumático verse forzados a vivir en un espacio tan reducido, acostumbrados como estaban a estar constantemente desplazándose por las inmensas extensiones del norte de África. El deseo de estas gentes por abandonar las islas debió de ser percibido como un problema por Juba II, que concebía a la población amazigh como una garantía para asegurase el predominio del comercio con las mismas ante la potencial tentación romana por arrebatárselo.

Es interesante lo que se sabe de la fauna que había en las islas en el momento de la llegada de los españoles, perros, ovejas, cabras y cerdos. Traer estos animales desde el continente africano requiere evidentemente de navíos pesados, no se pueden llevar cerdos por ejemplo en pequeñas canoas rudimentariamente construidas y meterse con ellas en el tenebroso océano Atlántico. Es obvio que estos animales tuvieron que ser transportados en navíos, no en canoas, lo que incide en la teoría de que los amazighs fueron llevados a las islas por una potencia marítima, y no porque se hubiesen trasladados por su cuenta a las islas en canoas.

Porqué hablar de un traslado forzado a las islas en lugar de uno voluntario

Es interesante lo que se sabe de la fauna que había en las islas en el momento de la llegada de los españoles, perros, ovejas, cabras y cerdos. Traer estos animales desde el continente africano requiere evidentemente de navíos pesados, no se pueden llevar cerdos por ejemplo en pequeñas canoas rudimentariamente construidas y meterse con ellas en el tenebroso océano Atlántico. Es obvio que estos animales tuvieron que ser transportados en navíos, no en canoas, lo que incide en la teoría de que los amazighs fueron llevados a las islas por una potencia marítima, y no porque se hubiesen trasladados por su cuenta a las islas en canoas.

Formaban estos animales parte de su alimentación, incluso los perros, a los que al parecer previamente a su sacrificio para ser comidos eran castrados. Los cerdos debieron tener algún tipo de carácter ritualista, pues se han encontrado colmillos de estos animales en cuevas donde se enterraba a los muertos. Consumían también moluscos o peces de costa. Otro aspecto a tener en cuenta respecto al poblamiento de las Canarias es que la isla más cercana a África es Fuerteventura, a 97 km del punto más cercano a la costa africana. Esta zona continental frente a la isla majorera es absolutamente desértica, y no había poblamiento humano alguno esa zona de la costa africana en época anterior a la invasión española durante el siglo XV.

No es difícil inferir que difícilmente iba una tribu nómada amazigh a atravesar el Sahara con cerdos, cabras y ovejas para llegar a la costa africana del sur del actúan Marruecos y en algún ponto de la desolada costa construir canoas, meterse ellos y sus animales en ellas, y lanzarse a navegar por el tenebroso océano Atlántico, teniendo además en cuenta que las costas de Lanzarote y Fuerteventura ni siquiera son visibles a simple vista desde la costa africana, ni siquiera en el supuesto de que la tribu nómada amazigh hubiese llegado exactamente al punto de la costa africana donde esta es más próxima a la costa de Fuerteventura, lo que equivale a una distancia marítima de 97 kilómetros.

¿Pudieron llegar los nómadas amazighs a un territorio absolutamente inhóspito en esa época (siglo I o antes) y se ponerse a construir canoas y meter en ellas a sus animales para luego lanzarse a atravesar con ellos la tenebrosa extensión de mar que se presentaba ante sus ojos?. Los guanches eran fundamentalmente pastores trashumantes como muchas tribus amazighs del siglo I o anteriores, que en el continente eran además nómadas. Juba II era rey de los númidas, que precisamente significa nómadas en griego. El nomadismo y la trashumancia pastoril son actividades difícilmente compatibles con la cría del cerdo, un animal de granja propio de culturas sedentarias. Los nómadas amazighs no podía atravesar el desierto del Sahara llevando consigo animales como el cerdo.

Los contactos más o menos habituales con las Canarias desaparecieron después de las invasiones germánicas en Europa Occidental y el derrumbe del Imperio Romano en occidente, hacia el siglo IV, y en este lapso temporal que va de Juba II al siglo IV no se conocen expediciones que pudieran haber llevado animales a las islas. El primer contacto bien documentado de árabes con las islas se refiere a una expedición llevada a cabo por Ben Farrouckh, quien partió de Lisboa en 999 y llegó a Gran Canaria donde llevó a cabo una expedición pacifica pactando con los canarios a cambio de reabastecimiento, relato conocido a través del escritor Edrisi o Al-Idrīsī (1100 – 1165). No tendría lógica que estos animales hubiesen sido llevados por navíos árabes durante la Edad Media si estos tenían relaciones con las islas, ya que los árabes al ser musulmanes no comerciaban con cerdos.

Después de este tiempo no se conocen contactos con el archipiélago hasta la llegada del genovés Lancelloto Mallocello a la isla de Lanzarote en 1312, y que ya entonces había cerdos en las islas, ¿quién pudo entonces haber llevado los cerdos al archipiélago si no fueron los mismos navíos de Juba II que entre el siglo I a.C. y el I d.C. transportaron a los amazighs al archipiélago Canario?..

La posibilidad de un traslado voluntario de amazighs a las Islas Canarias en canoas desde la inhóspita costa africana carece pues de sentido alguno..

(1) Las embarcaciones navegaban siempre en paralelo a la costa y sin dejar de perder esta de vista en ningún momento
(2) Plinio el Viejo, Historia natural, capítulo XXXVII, textos 202-205
(3) Los xaxos eran los cadáveres momificados de los guanches con técnicas similares a las de las momias egipcias

Sobre el concepto islámico del poder en la Comunidad de Medina

fundamentos mentales
fundamentos mentales

Una pregunta a modo de prolegómeno:

¿Podría una shura mundial de la ummah en la que estuviesen representadas todas las tendencias del islam, incluidas las shiitas, sufíes y cualquiera de las derivadas de estas, emitir una fatua en la que se declarase fuera del islam al wahabismo?

La primera generación de musulmanes que conoció al Profeta no solo tenían la guía de la Revelación aún viva de la que habían sido testigos directamente, sino que además tenían la del ejemplo de vida que el mismo Profeta Muhammad daba en cuanto a la posición que este ostentaba en el seno de la Comunidad de Medina, y de cómo ésta favorecía el desarrollo de una forma de organización social muy sui generis en su época.

El Profeta nunca fue un tirano, ni siquiera un gobernante en el sentido del término, pues gobernaba en Medina una asamblea en la que él era un miembro más,  pero a su muerte los musulmanes que en vida le conocieron imitaron no su ejemplo en la Comunidad social de Medina basada en una forma de gobierno democrática y asamblearia, sino que volvieron sus ojos a las formas de gobierno que entonces imperaban entre persas y bizantinos.

1.- El prematuro eclipse de la Comunidad de Medina

Si la primera construcción sociológica que levantaron los musulmanes fue la Comunidad de Medina, la primera construcción sociológica que sentó las bases del islam que hoy día conocemos no fue esa misma Comunidad de Medina..sino el Califato edificado a imagen y semejanza de la estructura geopolítica de los imperios persa y bizantino. El Profeta no fue rey ni intentó crear un estado militar con fines expansionistas, a pesar de lo cual con la entronización del primer Califa tras su muerte se comenzaron a sentar las bases del islam que hoy en día conocemos. Esta construcción sociológica que es el islam de base califal algo negativo tendría en sus cimientos para haberse convertido en la tiranía política, económica, religiosa, que hoy día rige en el islam, y que obviamente tiene bases históricas.

El Corán no establece una determinada forma de gobierno, pero la práctica de la Comunidad de Medina si lo transmitió, y sobre todo el ejemplo del Profeta Muhammad en el seno de esta, que no era obedecido como un rey, pues a pesar de lo que popularmente puede creerse las decisiones se tomaban en asamblea de la que el profeta era parte, y durante ella el profeta exponía sus puntos de vista como un miembro más. Esta forma de regir los destinos de la comunidad no significaba que se la privaba de tener un gobierno, o de defenderse de las agresiones externas, sino que además de defenderla de las agresiones externas se la defendía también de la posibilidad de caer en manos de un tirano. Pero los compañeros del Profeta no gobernaron como miembros de la asamblea de Medina sino como guías coronados de los creyentes o califas,  posicionándose con ello en un puesto cuyo ejemplo no podrían haberlo tomado de Muhammad..sino de los monarcas persas y bizantinos que eran sus enemigos.

No hay nada de inocencia en esta forma de gobierno asamblearia que era la Comunidad de Medina, sino de inteligencia al salvaguardar a los musulmanes de la tiranía de los reyes. Se podía gobernar perfectamente siguiendo las pautas establecidas por Muhammad en Medina, haberse defendido de las agresiones externas, y empezar a ensañar a las comunidades vecinas que así es como debían regirse, formando con ellas comunidades locales federadas. Medina se podía haber de esta manera proyectado como ejemplo para las localidades vecinas. Los cimientos del islam se edificaron así sobre la construcción sociológica del califato, pero no sobre los cimientos establecidos en la Comunidad de Medina. La dirección para una edificación sociológica del islam era un sistema asambleario de gobierno indisociable del comercio sin usura, pero este se edificó sobre el califato, sistema imperial de gobierno con economía basada en la usura.

El islam como construcción sociológica de base coránica nunca llegó pues a edificarse, porque a la muerte del Profeta Muhammad sus compañeros decidieron edificar un islam de base califal, o sea, sobre una construcción sociológica que imitaba las dinámicas geopolíticas persas y bizantinas. La dirección marcada por la Comunidad de Medina quedó eclipsada a la muerte del Profeta Muhammad no llegando a implementarse nunca, renunciando a la posibilidad de haberse constituido en arquetipo sociológico y geopolítico que ante sus vecinos contrarrestase la visión de persas y bizantinos basada en el espejismo de poder con el que estos imperios deslumbraron a los primeros líderes musulmanes.

2.- El Pacto de Medina como prototipo de organización asamblearia

La Comunidad de Medina se asentó sobre unas bases jurídicas que son conocidas como un documento histórico denominado Pacto de Medina. Había tres grandes comunidades entonces, musulmanes nativos de Medina, musulmanes emigrados, y los paganos, a ojos de los musulmanes. Era un pacto equitativo tripartito, que incluía incluso a los no musulmanes en pie de igualdad con los musulmanes. El Pacto de Medina establecía un sistema de gobierno basado en la shura o asamblea y en una economía basa en un comercio exento de usura que era el prototipo de una forma de organización social con fundamento coránico diseñado para ser trasplantado a las comunidades vecinas, pero fue el islam califal el que se edificó tras la muerte de Muhammad.

La Comunidad de Medina marcó la dirección hacia la que, si esa era su voluntad, los musulmanes debían edificar su construcción sociológica para par con ella incidir en el mundo. Cada colectivo humano edifica construcciones sociológicas para vivir en sociedad e incidir en el mundo. A los musulmanes se les mostró el ejemplo del profeta en la Comunidad de Medina para que les sirviese de guía, pero tras su muerte aquellos musulmanes que tenían la capacidad de decidir hacia que dirección debía dirigir la construcción de su sociedad, ya sea la marcada por la Comunidad de Medina ya sea por cualquier otra, tomaron su decisión libremente, y en base a ello decidieron obviar la guía de la Comunidad de Medina y decantarse por “otra” construcción sociológica, que fue el califato, inspirada en las estructuras de poder persas y bizantinas.

La Comunidad de Medina promovía la disolución del poder jerárquico en su seno, procuraba una forma de organización social que pudiese integrar a las distintas comunidades que la constituían, al aceptar iguales derechos para musulmanes nativos, musulmanes emigrados, y paganos, todo ello reflejado en el Pacto de Medina, así como promovía también la génesis de un sistema económico y financiero diferente al vigente en las tierras de los imperios persa y bizantino. Constituyóe el prototipo sociológico a través del cual se podía haber superado el concepto de Estado, no ya por su configuración política, que de una manera más arcaica también se había manifestado en las polis griegas, sino por su configuración económica. Y es este punto el que yo considero esencial..el de no disociar el asamblearismo político del asamblearismo económico y financiero..

La Comunidad de Medina no tenía porque ser concebida como una meta idílica petrificada en el tiempo a la que aspirar como ejemplo, sino como un punto de partida a través del cual desarrollar nuevas formas de organización social, teniendo en cuenta la premisa de que las formas políticas locales debían estar fusionadas con las estructuras financieras también locales, impidiendo con ello el desarrollo de estructuras políticas basadas en la idea de imperio. Pero este punto de partida se quedó solo en eso al no haber pasado nunca de la fase embrionaria que comenzó a gestarse en los tiempos en que Muhammad vivió en la Comunidad de Medina. El islam sociológico no fue levantado entonces sobre el prototipo diseñado en Medina, y obviamente pendiente de desarrollar, sino sobre el prototipo derivado de la mentalidad islamocrática que supuso el Califato como espejo de los imperios persa y bizantino.

El Pacto de Medina, el instrumento legal que cimentó la Comunidad de Medina, estableció las bases legales para gobernar la ciudad. Se gobierno con pues con leyes consensuadas. Dicho consenso fue establecido sobre el principio del taaruf, acercamiento y conocimiento entre las comunidades humanas que conformaban Medina, cuya máxima manifestación fue la shura, a través de la que se ejercía la consulta popular. En la Comunidad de Medina no había fiqh ni juristas (alfaquís o fuqahas), ni siquiera son estos conceptos coránicos. Este consenso basado en el principio del taaruf y manifestado en el ejercicio del gobierno a través de la consulta en la shura constituyeron los principios rectores sobre los que se ejercía el gobierno entonces en Medina.

El fundamento del taaruf y de la shura se encuentran en Corán 3:159,, donde se vislumbre la praxis asamblearia en la cual se conmina a Muhammad a gobernar a través de la consulta, y también en Corán 42:36-39 donde se exhorta a los miembros de la comunidad a consultarse mutuamente para decidir sobre los asuntos que les atañen y a defenderse también mutuamente cuando son víctimas de opresión independientemente de la adscripción religiosa a la que esté adheridos.

No tiene sentido defender la idea de que la Comunidad de Medina no se gobernaba mediante la consulta sino que lo hacía mediante los privilegios jerárquicos otorgados por Allah a Muhammad. ¿Desobedeció entonces Muhammad a Allah gobernando en Medina con los privilegios de un jerarca que no nesecitaba gobernar mediante la consulta en asamblea (shura).

3.- El Califato manipuló las premisas financieras coránicas con el hiyal

El jurista y filósofo persa Al-Gazali (1058 – 1111) escribió una obra enciclopédica denominada “La revivificación de las ciencias religiosas”,donde recogió algunos capítulos relativos a temas económicos, donde determinaba asuntos como las premisas que debían sustentar el interés público (maslaha), o donde hacía una fuerte denuncia de las políticas de especulación financiera, ampliamente difundidas entonces, que incidían en la manipulación de la moneda, que a su juicio debía mantenerse estable (sunnah monetaria), y en la que denunciaba también la acumulación de dinero.

Una práctica económica típica de la especulación financiera que se practicaba en el orbe islámico era el hiyal, dispositivos legales de naturaleza ficticia que tenían por objetivo crear un subterfugio de legalidad que permitiese saltarse la teórica prohibición de la riba. El hiyal de entonces tendría su proyección en el presente en las técnicas financieras utilizadas por la banca islámica para crear una ficción legal respecto a que sus técnicas financieras respetan la prohibición coránica de la usura.

La práctica del hiyal en la economía y las técnicas financieras que han caracterizado toda la historia económica del islam comenzaron siendo un hábito no institucionalizado, al no consistir en técnicas legales documentadas en tratados jurídicos, pero hacia comienzos del siglo IX (tercero de la Hégira), empezaron a surgir tratados jurídicos donde se detallaban procedimientos con técnicas del hiyal para poder compaginar la práctica económica y financiera fundamentada en la especulación con el principio coránico que prohibía la riba. La especulación financiera estuvo desde los primeros tiempos del islam separada del concepto coránico que podía abarcar la riba, y esta separación llegó incluso a institucionalizarse a comienzos del siglo IX con el visto bueno de los juristas de mayor prestigio de la época. El hiyal es el fundamento de la ocultación de la condena de la especulación financiera contenida en la Revelación, a través de la exhortación a evitarla como abominación que era, según Corán 5:90.

La riba al-fadl, especulación financiera o maysir según se desprende de Corán 5:90, estuvo siempre presente en la historia del islam sociológico o califal. Los musulmanes inventaron muchas cosas que luego los europeos cristianos adoptaron e hicieron pasar como suyas, despreciando e ignorando su origen islámico por razones que seguro no se nos escapan. Y entre esos inventos musulmanes estaban por ejemplo el de las letras de cambio (sulfaya), cuya práctica entraba dentro de la riba al-fadl o maysir (especulación financiera). Estas letras de cambio y otras técnicas derivadas de ellas están en el origen de las corruptas prácticas de especulación financiera que los europeos cristianos harían luego suyas y que les servirían más adelante para desarrollar el capitalismo financiero que luego acabarían extendiendo por todo el mundo.

Jamás históricamente la economía islámica ha funcionado sin riba (riba al-nasia, incremento con intercambio de bienes en tiempo diferido) o sin especulación financiera (riba al-fadl o maysir en Corán 5:90, incremento con intercambio de bienes en tiempo simultáneo o con manipulaciones monetarias especulativas). La riba ha sido condenada por ulemas o juristas islámicos, en menor medida que la especulación financiera por cuanto esta ha tenido más detractores a la hora de considerarla haram, como lo ha sido por juristas de otras culturas monoteístas o politeístas históricas. Pero en todas ellas, tanto la riba como la especulación financiera han sido práctica habitual. Incluso los papas han condenado la usura, lo que supone un signo más del carácter esperpéntico de la susodicha condenan.

La condena más antigua conocida a la usura, popularmente, se remonta a un texto indio del II milenio a.C., donde a esta se la denomina bekanaṭa en sánscrito védico (*). Pero esta referencia védica a la usura, a pesar de que así consta reflejada en una enciclopedia de internet muy popular, no es científicamente correcta, pues los especialistas en sánscrito védico y religiones de la India consideran que la alusión a la bekanata está en un himno del Mandala 8 (el 55) que figura entre los once himnos, entre seis y ocho para una minoría de especialistas, considerados valakhilya (aunque no literalmente, es un término que viene a significar apócrifo), pues se piensa fueron interpolados en época posterior a la redacción de los vedas. Un ensi de la ciudad-estado de Lagash llamado Urukagina (gobernó entre 2380 a.C – 2360 a.C. aprox. ), tiene atribuida por la arqueología la siguiente inscripción, contenida en el código jurídico que se conoce por su nombre, anterior en muchos siglos al Código de Hammurabi.

“Él liberó a los habitantes de Lagash de usura, los controles onerosos, el hambre, el robo, el asesinato, y la incautación (de su propiedad y las personas). Estableció la libertad. La viuda y al huérfano ya no estaban a la merced de un hombre poderoso”. (Código de Urukagina)

La especulación financiera siempre fue una práctica de uso común entre los comerciantes musulmanes. Por ello se ocultó la exhortación coránica a evitar el maysir (especulación financiera) contenida en Corán 5:90, dándole a la condena de la especulación financiera un carácter poco claro que solo se encontraba en algún hadiz, pero según la tradición que se impuso, no lo estaba en el Corán. La tradición dice por ejemplo que el Profeta Muhammad murió exactamente después de recogerse sus palabras en un hadiz sobre la riba al-fadl, y que por esta razón no llegó a darle tiempo de explicar que era exactamente esa segunda riba a la que se refería como al-fadl. Estas técnicas de especulación financiera tienen por tanto base en el islam califal o islamocracia.

(*) Rig-Veda, Libro (Mandala) 8, himno 55, verso 10

4.- Muhammad fue juez en Medina no gobernante absoluto

 El Corán habla de Muhammad de su condición de juez que ha dirimir sobre las disputas en base al espíritu de la Revelación, pero no de su condición de gobernante absoluto. En los tiempos de la década medinense, aun en vida de Muhammad, no había ninguna jurisprudencia desarrollada, ni juristas o ulemas a los que acudir para dirimir judicialmente sobre una disputa que enfrentase a dos parte, por ello El Corán les dice a los creyentes que en materia de disputas deben remitirse al Profeta y obedecer las decisiones que al respecto este sancione, por ello Muhammad hizo de juez entre los musulmanes.

 “Juro que no se consideraran verdaderos creyentes a menos que te acepten como juez de sus disputas; y no se resistan a aceptar tu decisión y se sometan completamente.” Corán 4:65

Cuando el Corán habla de la obediencia que los creyentes deben a Muhammad no lo hace pues posicionando al Profeta como un líder político al que se le deba obediencia ciega, pues esta idea es totalmente ajena al Corán, sino que lo hace posicionándolo como juez que ha de dirimir acerca de los asuntos sobre los que los miembros de la Comunidad discrepan (Corán 4:65). Los musulmanes de la década de Medina parece que comprendieron perfectamente la distinción del profeta como juez al que debían elevar sus disputas.

El Corán conmina a Muhammad a legislar mediante el método de la consulta en asamblea o shura (Corán 3:159), así como exhorta también a los creyentes a legislar mediante la consulta en asamblea (Corán 42:38), lo que da idea de la concepción del ejercicio del poder que se trasmite en la Revelación coránica que claramente sanciona una separación entre lo judicial y lo legislativo que solo habría tenido implementación en la década medinense que conoció a Muhammad en vida. Esta Revelación diluye el potencial del poder ejecutivo en el legislativo al conminar a Muhammad a consultar en asamblea con los otros miembros de la Comunidad (Corán 3:159), hecho que supone la esencia de la horizontalidad del poder sancionada en la Revelación..en contraposición al posibilismo históricamente vigente que sanciona una verticalidad del poder que se encuentra también en la esencia del Califato surgido en imitación de los imperios persa y bizantino.

Según la Revelación coránica Muhammad debía ser obedecido en lo que se refiere a dirimir sobre asuntos relativos al fiqh (Corán 4:59 y 4:65), pues no había entonces ningún fiqh desarrollado ni juristas que sostuviesen el mismo durante los diez años en que Muhammad dirigió la Comunidad de Medina. Si ni el Profeta se atribuyó para si la supremacía de los gobernantes absolutos, ¿por qué si lo hicieron aquellos que aceptaron revestirse con la calidad de Califa tras su muerte?..